Para los fans de lo absurdo, este país es estupendo. No sé si habrá llegado a Europa, pero Merck ha retirado un medicamento (Vioxx) porque según parece aumentaba el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Pues bien, parece que los abogados ya velan armas para llevar todo el asunto a los tribunales, y cobrar los cadáveres a buen precio.

Lo mejor de todo: ¡se anuncian en la tele! Ya he visto dos veces un anuncio de una asociación de víctimas (sin comentarios) dando un teléfono para todo aquel que quiera se apunte a la juerga. Me tendrían que dejar a mí hacer este anuncio: «¿Murió su abuelo? ¡Sáquele provecho!«. En fin….