Para que digan que son incultos. Vuelvo de Nueva York en tren, llego a New Haven a la 1.30 am. Cojo un taxi hasta casa, con un tipo que recordaba el Samuel L.Jackson de Pulp Fiction al volante. El tipo me pregunta que piensan los europeos de Bush. Me tuvo como 15 minutos explicándome porque había ganado… el tío paro el taxímetro, y me estuvo dando el rollo ese rato delante de mi casita, con estadísticas y todo.

Será que el tener una universidad gafosa les pega cosas a los taxistas y todo, oiga. Me quedé a cuadros.