Durante la tertulia de ayer hablé de la teoría de Josh Marshall sobre la navaja de Trump: cuando tengas que analizar una acción, discurso o decisión de Donald J. Trump, presidente de los Estados Unidos, asume que esta ha sido tomada por el motivo más estúpido posible. Esta hipótesis demostró ser cierta más de una vez durante primarias y generales, cuando expertos de ambos lados se preguntaban si Trump era un genio en esto de ser candidato o realmente no tenía ni puñetera idea de lo que estaba haciendo. También, al final de la campaña, se demostró que lo que vino a ser un paseo aleatorio de un niño malcriado por unos comicios presidenciales era una estrategia electoral más efectiva que los planes de un montón de consultores demócratas y republicanos muy bien pagados, pero ese es otro tema*.

La incógnita, en último término, era si este estilo político de Trump, caótico, iracundo, impulsivo y desordenado, iba a seguir siendo efectivo una vez llegara de forma casi incomprensible a la presidencia. Los politólogos (o aquellos politólogos lo suficiente cínicos como para creerse esta parte de la literatura, que estos días parece mucho más convincente) siempre habían sospechado que las campañas electorales en el fondo no importan demasiado, y los votantes escogen al próximo presidente más según el humor en que estén y la situación económica que en lo que digan los candidatos**.

A la hora de gobernar, sin embargo, dentro de la disciplina sí que hay cierto consenso que un estado moderno es una cosa un poco complicada, y que ser presidente de Estados Unidos, España o Poldavia no es algo que uno se pueda tomar a broma. Una democracia consolidada tiene una serie de guardarraíles, protecciones, trampas de arena y sistemas de seguridad para proteger a los políticos de su propia inconsciencia o torpeza. Nos reímos mucho de las burocracias, funcionarios, agencias y Sir Humphreys que se dedican a entorpecer la tarea de nuestros gloriosos representantes electos, pero su memoria institucional es lo que asegura a veces que el país funcione a pesar de (o en ausencia de, como en España el año pasado) los políticos. Un presidente que no entienda su papel e insista en gobernar a boleo sin prestar atención a prácticas legales, consejo profesional o la realidad que está dirigiendo un país puede meterse en problemas serios rápidamente.

Tras apenas diez días en la Casa Blanca parece bastante claro que Donald Trump y los suyos no acaban de entender esto que gobernar es difícil. La imagen que están dando es de un grupo de gente que ha llegado al poder con ganas de hacer las cosas a su manera, y no acaban de ser conscientes que dirigir el gobierno federal americano no tiene nada que ver con dirigir una empresa privada.

Para empezar, casi todas las órdenes ejecutivas aprobadas hasta ahora han sido redactadas, según todos los medios, por un equipo relativamente reducido dentro de la Casa Blanca. Cuando han buscado opiniones fuera lo han hecho en secreto y a espaldas del Congreso (esta historia ella sola da para cinco artículos); en el caso de la ya infame orden sobre inmigración, ni el secretario de homeland security (el ministro del interior, vamos) ni el secretario de estado fueron consultados, y se enteraron de su contenido en la prensa. El secretario de defensa al menos la leyó antes de publicación, aunque había dicho antes repetidamente que estas prohibiciones eran mala idea.

El secretismo sería justificable si habláramos de una maniobra diplomática de altos vuelos, pero en este caso lo que ha provocado es un fin de semana caótico en los aeropuertos, con media administración implementando una medida sin preparación alguna. Dado que en la elaboración del texto habían participado una docena escasa de personas, Trump pilló totalmente por sorpresa a los que deberían ser sus aliados en el Congreso. La Casa Blanca se pasó el fin de semana lanzando mensajes contradictorios tratando de justificar sus acciones, mostrando nula disciplina de mensaje ya que francamente nadie parecía saber qué narices habían firmado. El vacío fue llenado (justificadamente) por manifestantes iracundos, y la torpe redacción de la orden ejecutiva y su incompetente implementación hicieron que el ejecutivo sufriera derrotas judiciales apenas una semana de tomar posesión del cargo.

Si sólo fuera la orden sobre inmigración, no sería preocupante. La cuestión es que Trump se las ha arreglado para poco menos que declarar una guerra comercial con México, ha presentado a varios potenciales miembros de su gobierno para confirmación cómicamente mal preparados, lanzado un montón de promesas imposibles sobre la reforma de la sanidad de Obama, anunciado una investigación sobre fraude electoral para unos comicios que ganó basada en anécdotas y fantasía, y metido en una absurda guerra de cifras sobre los asistentes a su toma de posesión usando datos inventados. Cada día la Casa Blanca tiene filtraciones sobre lo mal que se llevan unos con otros, lo mal que lo hace Priebus, lo malvado que es Bannon, cómo han exiliado a Conway al piso de arriba (Trump, dicen ahora, tiene miedo a las escaleras) y las batallas perdidas del yernísimo y su mujer.

Y después tenemos los tweets de Trump (igual de maduros que siempre) y cosas como esta, la carta anunciando el despido de la fiscal general en funciones Sally Yates por su rechazo a defender la orden ejecutiva sobre inmigración en los tribunales. El despido en sí es un poco feo pero es justificable legalmente; no tiene nada que ver con hazañas pasadas de Richard Nixon. El tono de la carta, sin embargo, es otra cosa.

Cosas como decir que Yates ha traicionado al departamento de justicia, que es débil en temas de fronteras y de inmigración ilegal o decir que es hora de ponerse serios es retórica de un niño de 13 años, siendo generoso, no del jefe de estado del país más poderoso de la tierra. El despido es legal y justificable (es feo y torpe, pero el presidente estaba casi obligado a hacerlo), pero el lenguaje, el tono de esto y de todo lo que hace la administración es más de una turba de cuñados enfurecidos que de alguien que quiere gobernar un país medio en serio.

Es perfectamente comprensible y normal que una administración nueva cometa errores tontos al principio, incluso cuando está llena de veteranos de Washington. El sistema político americano es muy complicado, mucho más que el de cualquier democracia parlamentaria europea, y es bastante sencillo intentar impulsar una medida sin consultar a todo el mundo que debe ser consultado, informar a todas las agencias que deben estar implicadas o comprobar que no te saltas algún oscuro precedente legal. Con tantos cargos políticos, es muy fácil que alguien diga una bobada, se salga de guión o saque alguna chapuza a medio hacer. Todo esto se cura con el tiempo, a base de llevarse tortas de la prensa y el congreso.

Lo que no es normal, sin embargo, es una administración en que nadie tiene experiencia de gobierno medio decente a nivel federal entre el puñado de asesores que controlan la Casa Blanca, un presidente que nunca parece preocuparse por detalles como saber de lo que se está hablando y donde todo el mundo parece estar haciendo cosas más o menos al tuntún, más preocupados de decir que cumplen con sus fantasias de campaña que en preparar políticas públicas coherentes.

No sé si la Casa Blanca de Trump derivará en algo horrible y autoritario*** o alguna de las pesadillas que los más pesimistas proclaman estos días. A estas alturas mi preocupación es que estos tipos son tan torpes como para no saber ni redactar una orden de cese que no dé vergüenza ajena. Cuando toque gobernar en serio o responder a una emergencia, no quiero ni imaginar lo que serán (in)capaces de hacer.

*: tener al Kremlin y al FBI haciendo campaña por ti ayuda.
**: véase el punto anterior. También es verdad que los modelos asumen que los dos candidatos son igual de competentes y se cancelan mutuamente, pero mira.
***: Steve Bannon es ciertamente un fascista de primera, pero eso es para otro día.


58 comentarios

  1. Argos dice:

    >> Para empezar, casi todas las órdenes ejecutivas aprobadas hasta ahora han sido redactadas, según todos los medios, por un equipo relativamente reducido dentro de la Casa Blanca. Cuando han buscado opiniones fuera lo han hecho en secreto y a espaldas del Congreso

    Curiosamente, Obama fue criticado por actuar de una manera similar. ¿Como funciona esto? ¿Si eres republicano entonces si lo hace Trump bien, si lo hace Obama mal? ¿Si eres demócrata, cuando lo hace Obama bien, pero si lo hace Trump, mal?

    >> El secretismo sería justificable si habláramos de una maniobra diplomática de altos vuelos, pero en este caso lo que ha provocado es un fin de semana caótico en los aeropuertos

    Luego resulta que la orden afectó a 100 viajeros de entre 300.000, y qu eel caos se debió a un problema informático. Pero no dejes que la realidad te estropee un buen titular 😉

    >> La Casa Blanca se pasó el fin de semana lanzando mensajes contradictorios tratando de justificar sus acciones, mostrando nula disciplina de mensaje ya que francamente nadie parecía saber qué narices habían firmado.

    La orden está disponible públicamente, es sencilla de encontrar y tiene solo cinco páginas.

    https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/FR-2017-01-30/pdf/2017-02095.pdf

    La función de la Casa Blanca no es explicarles a los periodistas la orden. Se supone que estos deben estar alfabetizados y ser capaces de leerla ellos por sí mismo.

    >> anunciado una investigación sobre fraude electoral para unos comicios que ganó basada en anécdotas y fantasía

    Basado en que algunos estados había muy poco control sobre quien votaba, lo que posibilita el fraude. Es lo mismo que ocurre con las torturas: si no las controlas, nunca investigas ninguna denuncia, y además luego indultas si de vez en cuando hay algún condenado, entonces puede estar seguro de que habrá torturas. ¿Porqué? Por que has creado el incentivo para que las haya.

    >> y metido en una absurda guerra de cifras sobre los asistentes a su toma de posesión usando datos inventados

    Vamos, la clásica guerra de cifras entre los organizadores de cualquier evento, que dan una cifra, y la oposición, que da otras. Es decir, lo mismo que ocurre SIEMPRE. Pero por alguna extraña razón, ahora es especial.

    • Leuthen dice:

      Pues no sé si será sencilla de encontrar, porque lo cierto es que usted no la ha encontrado. La que enlaza no es la orden de la que escribe Roger en el artículo, sino la de la frontera con Méjico.

        • Leuthen dice:

          Bien, no me negará que ciertamente resulta chocante venir a enmendar la plana al autor con la difusión de la orden, y no ser capaz de enlazar la orden correcta.

          Dicho esto, aquí tiene usted un par de noticias que le explican a qué se refería el autor con la frase en cuestión:

          http://edition.cnn.com/2017/01/28/politics/donald-trump-travel-ban/

          http://edition.cnn.com/2017/01/29/politics/donald-trump-travel-ban-green-card-dual-citizens/

          Creo que lo de la confusión inicial sobre la aplicación de la orden ha sido bastante evidente.

          • Argos dice:

            Pero mira que eres pedante, joder.

            A ver, yo me equivoqué porque era un comentario en internet escrito a toda caña. La idea es que la orden es fácil de encontrar, y lo es. Un periodista mainstream de un medio yanqui tiene una jornada laboral completa para llevarla comprobada, leida y estudiada.

            En cuanto al artículo, es el sensacionalismo de tabloide típico de la CNN. Resulta que solo había un tema confuso que era el caso de los green cards y que se resolvió rápidamente.

            • Leuthen dice:

              Si la idea es que la orden es fácil de encontrar, tampoco es que diga mucho la idea. Sólo faltaba que una norma que se tiene que aplicar en todo el pais no pudiera encontrarse.

              Y si el domingo miembros de la administración estaban dando declaraciones contradictorias sobre cómo se iba a aplicar una orden emitida el viernes, pues tú verás, pero eso es confusión

              Pero es que además, no sé que tiene que ver lo que estudiaran y comprobaran los periodistas. Como si el personal de aduanas hubiera interpretado la norma con las noticias de la CNN y la Fox y la confusión viniera de ahí.

            • Estilpon dice:

              No sé si se ha dado cuenta que el problema es el amateurismo de Trump y su séquito: firmar la orden sin prever problemas evidentes (por ejemplo, gente de Universidades dando charlas en Canadá y ahora NO pueden volver a su casa), prohibir a los iraníes (deben de haber hecho un montón de atentados y no me he enterado, quizás se ha liado con saudíes), y lo del lenguaje de la carta de despido…”débil”, “ponerse serios”…tiene pinta de que es un tweet de Trump extendido…

      • Vellana dice:

        “Méjico” lindo.

        • Argos dice:

          Al Cesar lo que del Cesar. El término está bien escrito. Tanto “Méjico” como “México” son válidos, aunque el último sea mucho más común.

          • Vellana dice:

            Sí, yo también escribía Méjico hace unos 39 años. Y una vez leí “güisqui” en un novela de Delibes…
            Un saludo.

            • Argos dice:

              A ver, el tipo es un pedante y probablemente escribe “Méjico” por elitismo repipi. Pero vamos, lo que se dice correcto, pues es correcto.

    • Ubil dice:

      La del problema informático lo dijo Trump en un tweet. Y tú lo tomas como hecho real.
      Mejora tus fuentes (o tus ganas de trolear) antes de escribir por favor

    • PaulJBis dice:

      Un par de cosas nada más: la orden NO afectó a 100 personas, sino a bastantes más:

      http://www.thedailybeast.com/articles/2017/01/30/white-house-lowballs-impact-of-trump-ban.html

      A más de 300 personas se les impidió tomar el avión en su punto de origen, y a otras 200 se les impidió entrar en los USA una vez que llegaron a destino.

      En cuanto al “problema informático” de Delta Airlines, sucedió el domingo, dos días después de que entrara en vigor la orden.

      En otras palabras: estos dos argumentos, que has sacado directamente del Twitter de Trump, son mentira.

    • Roger Senserrich dice:

      a. Obama no hizo NUNCA esta clase de chapuzas infantiles en la redacción de leyes. La ACA, no lo olvidemos, tomó 14 meses. No es en absoluto comparable.

      b. Bastantes más de 100. http://www.thedailybeast.com/articles/2017/01/30/white-house-lowballs-impact-of-trump-ban.html

      c. Se pasaron todo el puto fin de semana dando respuestas contradictorias sobre si la orden afectaba a gente con Green Cards o no. Esto no es trivial, es un tema básico. Hay medio millón de personas con Green Cards de estos países. Nadie sabía qué hacer con ellos.

      d. Hay decenas de estudios sobre el tema, y responsables de controlar el fraude en todos los estados. No hay NINGUNA evidencia que haya millones de votos ilegales.

      e. Es especial cuando el secretario de prensa del hombre más poderoso de la tierra se inventa datos e insiste que las fotos del evento dicen lo contrario de lo que ve todo el mundo.

      • Argos dice:

        a. Obama tiene unas cuantas chapuzas en su haber. Y además bastante gordas y en temas importantes. Desde el Obamacare al acuerdo de Irán.

        Pero vamos, en el caso de esta orden particular, he mirado el articulo que enlazas sobre la “redacción torpe” y son básicamente objeciones ideológicas: “no está claro que hacer en el caso de los refugiados”. Va a ser que sí, que sí está claro. Otra cosa es que al articulista le gustaría que hiciese una excepción explícita y no la hace, pero eso es ideológico. “Entre las condiciones para no permitir la entrada a un green card no está una orden ejecutiva”. Las leyes siempre se hacen de forma que se pueda añadir una ley adicional más restrictiva para un caso no contemplado o imprevisto. Si el articulista tiene razón y en este caso no se puede, la chapuza no es la orden, la chapuza (y además, gorda) es la ley que regula las green cards.

        b. Según el artículo, en vez de 100 de 300.000, entre 200 y 250 de 300.000. Pues vale.

        c. No hay ninguna contradicción. La orden se aplica a los green cards, pero, dado que la orden permite hacer excepciones, de momento se les deja pasar. Si bien no está garantizado.

        ¿Es una putada para los green cards?. Pues sí. ¿Es contradictorio?. No. Es como cuando de chaval te colabas para echar una pachanga al futbol con los colegas en un campo. ¿Nos dejaban?, sí. ¿Teniamos permiso oficial?, no. Cualquier dia nos decían que no más y no más.

        d. No hay ninguna prueba de que haya habido torturas en España en las últimas décadas, pero puedes estar seguro de que ha habido y unas cuantas. La situación es similar, es una cuestión de falta de control, que a su vez genera falta de pruebas. Lo que plantea Trump es aumentar el control sobre ese tema. Y la respuesta es la misma que cada vez que se habla de poner cámaras en las comisarías españolas: “No es necesario, ese problema no existe”.

        Es curioso como en ambos casos algo que (si es cierto que en realidad tal problema no existe), algo que no debiera tener ningún efecto más allá de ser un control que diga que todo va bien, pueda despertar tanta oposición…

        e. La administración US lleva inventándose los datos del GDP y del desempleo desde hace un década, pero oye, lo terrible son las discusiones de cifras de asistencia a un evento.

        • Roger Senserrich dice:

          a. Tanto la ACA como el acuerdo con Irán son justamente ejemplos de legislación y diplomacia bien hecha. La ACA ha cumplido sus objetivos, diga lo que diga el GOP, y el acuerdo con Irán ha recibido el apoyo del tipo que Trump ha nominado para secretario de defensa.

          b. Si te parece poco relevante dejar colgados 300 tipos en apenas 24 horas, adelante. No es un daño trivial en absoluto.

          c. ¿Qué parte de “legal permanent resident” da sensación de provisionalidad? Sacarte la Green Card es muy, muy chungo. Que te retiren este status es delirante. Hablamos de gente que puede llevar décadas viviendo en USA.

          d. Hay decenas de estudios independientes, públicos y privados, hechos por republicanos y demócratas, buscando fraude electoral. Cero evidencia que sea sistemático o que afecte el resultado de unas elecciones, no ya hablemos genere tres millones de votos. Es mentira, pura y simplemente, que esto sea un problema. https://www.washingtonpost.com/politics/the-tale-of-a-trump-falsehood-how-his-voter-fraud-claim-spread-like-a-virus/2017/01/30/47081e32-e4ed-11e6-ba11-63c4b4fb5a63_story.html

          e. No tienes ni idea como funciona la BLS o la administración americana. La Casa Blanca no tiene acceso a las cifras de paro hasta el día de su misma publicación, por ejemplo. Decir que estos datos son falseados es creer en teorías de la conspiración.

        • Estilpon dice:

          Me quedo con una respuesta de calidad trumpiana: “¿Es una putada para los green cards?. Pues sí. ¿Es contradictorio?. No. Es como cuando de chaval te colabas para echar una pachanga al futbol con los colegas en un campo. ¿Nos dejaban?, sí. ¿Teniamos permiso oficial?, no. Cualquier dia nos decían que no más y no más.”
          O sea que las green cards se asemejan a “hacer las cosas mientras nos dejen y los responsables estén mirando para otro lado”. Olé usted. Pero no venga dando lecciones de que sabe mucho de estos temas.
          (y no tiene empacho en decir que “no, no es contradictorio”, le dan un permiso a uno, ya sea una green card, un visado de viaje etc… y se le deniegan en tránsito…). En fin.
          Lo del PIB…deje de leer webs chorras de EEUU.

          • Argos dice:

            Pues resulta que la situación de la VISA para la entrada a Estados Unidos ha sido esa durante años: no te garantiza la entrada, te garantiza que puedes presentarte en la frontera y posiblemente te dejen pasar, pero pueden denegarte la entrada. La VISA (en el caso particular de US) no te da derecho entrar sino a presentarte y pedir la entrada.

            Es decir, la situación legal de alguien con una green card de uno de los países afectados es la misma que la de alguien con una VISA para entrar al país: probablemente se le deje entrar pero no está garantizado.

            Eso nunca ha sido un problema, pero ahora de repente es “trumpiano”. Lo mismo que los bailes de cifras de asistencia a eventos. No recuerdo una sola vez donde un partido haya coincidido con la oposiciónen las cifras de asistencia, pero que ahora no coincida es “trumpiano”. Y suma y sigue. La gente necesita buscar excusas para convencense de que tenían razón de Trump era el nuevo Hitler, aunque resulte que eso mismo por lo que ahora gritan como histéricas nunca haya sido antes un problema.

          • Lester dice:

            Cuando estás en un país extranjero nadie te garantiza la permanencia, en cualquier momento, incluso si eres un embajador, te pueden declarar persona non grata.

            Pero como un país aplica ese criterio demuestra su catadura.

            Para echar a una persona que lleva años en el país deberías temer algún motivo. Y sospecho que desde un punto de vista legal ha de verse cada caso por separado. Quizá de un manera discriminatoria se les podría someter a una vigilancia especial para pillarlos con una tontería como excusa para echarlos. Lo que no se puede, en un estado de derecho, es hacer una ley con efecto retroactivo, se aplique a nacionales o extranjeros.

      • Alex N. dice:

        Una aclaración: Una Executive Order (Orden Ejecutiva) es potestad exclusiva del Poder Ejecutivo, es decir del Presidente (Trump, Obama…). En Latinoamérica (Argentina…) se les llama Decretos. No es necesario notificar, consultar o pedir permiso al Poder Legislativo. Quien puede entender que un E.O. es inconstitucional (no ilegal) es el Poder Judicial, como cuando Obama emitió una E.O. sobre la inmigración que varios estados republicanos entendieron que era “inconstitucional” y apelaron a los jueces. Así que no entiendo que un politólogo yanqui diga “a espaldas del Congreso (esta historia ella sola da para cinco artículos)”.
        Me acuerdo cómo si fuera hoy del titular del Time: “Sebelius: Obamacare Rollout Was ‘Terribly Flawed'” y eso después de 14 meses de sesudos estudios…
        En cuanto al fraude electoral, un titular: https://www.washingtonpost.com/news/monkey-cage/wp/2014/10/24/could-non-citizens-decide-the-november-election/?tid=a_inl&utm_term=.fec5e5db10ae
        claro, después lo desdijeron, como desdijeron que que los rusos habían hackeado la red electrica de U.S.A. desde Vermont…

  2. alvaro dice:

    En el batiburrillo de tertulia de ayer lo unico que queda claro es que vivimos en la era de la confusión.
    Los medios principales siguen haciéndole el juego a Trump, es él (o lo que es lo mismo,el “pueblo”) contra el sistema, que no acepta que se cambien las reglas de forma democrática y legal. Ciertamente parece mala idea como estrategia, pero oye a lo mejor resulta eficaz.
    Se echa en falta una autocrítica sosegada sobre que ha pasado durante estos 8 años de Obama para qie una parte muy numerosa de la sociedad se haya extremado en posiciones como la del Tea Party o la de Trump. Y no valen las retoricas de “niños de 13 años” sobre que nosotros somos los buenos y ellos los malos, mas que nada por que existen, estan ahí y van a seguir existiendo. Si tan abiertos somos a las demandas de las minorías, con mas razon deberiamos serlo a una “minoría ideologica” formada por millones de personas.

  3. Minded dice:

    A ver si Roger me puede responder a una duda sobre el sistema judicial norteamericano.

    En España, para intentar bloquear (o sea, impugnar) un decreto del Gobierno, no puedes acudir al juzgado de tu barrio: tienes que acudir al órgano que tiene jurisdicción sobre ello, es decir, el Tribunal Supremo. Si este Tribunal Supremo no ve razón para el bloqueo, no puedes acudir a otro Tribunal Supremo a ver si te da la razón: tienes que recurrir a una instancia superior, o sea, el Constitucional y luego el Tribunal Europeo.

    Pero en EE.UU., por lo visto, hay una serie de jueces federales con jurisdicción sobre todo el territorio, al margen del Tribunal Supremo. Cuando alguien (en este caso, los que impugnaron la orden ejecutiva sobre inmigración) quiere bloquear una orden, acude a uno de estos jueces federales. Y yo me pregunto:

    – si este juez federal no ve razón para bloquear la orden, ¿ningún otro juez puede contradecirle y bloquear la orden (como sucede en España con el Supremo), o puedes acudir a todos los jueces federales que quieras hasta que alguno te dé la razón?

    – en este último caso, ¿por qué un juez federal que ve razón para el bloqueo puede imponer su voluntad a otro (o decenas de otros) que no ven razón para el bloqueo? ¿Estos otros jueces no pueden contradecir la sentencia del otro, puesto que todos tienen jurisdicción federal? ¿Quién decide cuál tiene razón?

    A ver si alguien puede aclararme la duda, porque este sistema useño de jueces federales dispersos siempre me ha resultado muy curioso, y veo que puede conducir a bloqueos y contrabloqueos entre jueces del mismo rango.

    • Argos dice:

      Es posible que sea un cuestión local. Ann Donnelly es juez en Nueva York, y es posible que su veto a la orden solo tenga efecto local en su distrito. Pero comoquiera que la mayor parte de vuelos internacionales trasatlánticos van a Nueva York, a efectos prácticos su decisión tiene escala nacional.

      Y luego también habría que ver cuanto alcance tiene su veto, porque no está muy claro que la estén haciendo demasiado caso y parece que la orden se ha seguido aplicando. El tema no está muy claro y apenas hay información sobre ello.

    • Roger Senserrich dice:

      Vas al juez federal de tu distrito, que impugna la orden en tu distrito. Si un juez en otro distrito da una respuesta distinta, entonces va a circuit courts, y así sucesivamente.

      • Minded dice:

        Pues ahora un juez federal del distrito de Seattle ha bloqueado la orden no sólo en su distrito, sino en todo el país.

        Si ahora, de manera maquiavélica, los de Trump intentan bloquear su propia orden ante un juez federal del medio oeste (que probablemente sea de su cuerda), y éste dice que la orden es legal y que no hay motivo para bloquearla, ¿a quién hacemos caso? ¿Al juez que la bloquea o al juez que no la bloquea? Y mientras una instacia superior decide, ¿se bloquea o no se bloquea?

  4. F E dice:

    Esto lo que ocurre cuando estás perdido, decides contentar a tus fans de extrema derecha, le pides consejo a un Nazi, y acabas creando una chapuza cruel porque resulta que nadie a tu alrededor tiene ni p*** idea de lo que hace.

    Trump no tiene preparación ni equipo, ni probablemente capacidades mentales para el cargo que ocupa; sus manías y cabreos sólo pueden ir a peor. Todos los que decían que él y Clinton eran igual de malos, que no pensaba realmente cumplir con sus promesas de campaña o que el cargo le haría convertirse en alguien responsable (¡a los 70 años!) han hecho el ridículo.

    El despido de Boente no es un hecho aislado, sino que viene después de p.ej. la purga de los funcionarios con más responsabilidad del Departamento de Estado. Es más, ahora mismo unirse a la administración Trump pone en peligro el prestigio de cualquiera: veremos lo que aguanta Mattis sin dimitir.

    A falta de equipo organizado y con experiencia, Trump confía en muy pocas personas, buena parte de los cuales son abiertamente corruptos (su yerno y el resto de su familia están llenándose los bolsillos a manos llenas) y/o abiertamente fascistas (Bannon, Miller).

    Y a pesar de lo anterior, Trump sigue siendo inmensamente popular entre el electorado republicano (no olvidemos que todo esto ocurre tras un proceso de radicalización que dura ya décadas).

    Lo más preocupante es que todo esto sucede sin ninguna crisis a la vista. El caos de los últimos días es algo totalmente autoinflingido. Da miedo pensar en lo que puede pasar si ocurre otro 11-S.

  5. Gerion dice:

    Yo, que me sitúo más bien entre los criptoanalistas y los populistas acerca de Trump, me pregunto si el autor no se cansa de errar en este asunto para no perder el aplauso de la mitad anti Trump. En este sentido, Politikón se parece bastante a El Intermedio. Nada de eso es criticable, por supuesto, dado que la otra mitad haría lo mismo si se les diese tanta publicidad.
    Sin embargo, acabamos embarcados una cruzada para airear lo mal que nos parecen ciertas actuaciones y mantener a la masa que nos jalea, en lugar de elaborar un análisis mínimamente objetivo a medio o largo plazo de las consecuencias que los actos de Trump pueden acarrear.
    A mí, lo más evidente en el comportamiento del POTUS actual es su esfuerzo para tratar de recuperar la hegemonía mundial frente a lo perdido ante la UE y China principalmente, sentimiento que comparte Rusia y, por tanto, le sirve de aliada circunstancial. Como europeo, tal vez debería sumarme a la marabunta que le señala con el dedo porque dice tonterías o parece actuar de manera caótica – una treta clásica para el despiste, que sin embargo parecen tragarse muchos politólogos de barra de bar -. Pero como tiendo a pensar mal, imagino que hay algo oculto en esas pretendidas “tonterías”, más allá de que un grupo de opinión proteste en la calle. Me sorprendería mucho que todo quedase en lo que se muestra como incompetencia, ignorancia o simple maldad.
    ¿En serio alguien puede pintar al gobierno de EEUU como si fuera el de Chad – por decir uno -?

    • Argos dice:

      El tema de China es lo más grave a nivel internacional en este momento. Pero no a causa de Trump, sino a causa de Obama, que mientras se dedica a acosar a Rusia por cualquiera sabe que motivos, China se apropiaba de más y más áreas de aguas internacionales. Ahora quitáselos sin montar un guerra. Ja.

      De todos modos da la sensación de que Trump no va a buscar un conflicto con China. Los más probable es que dote de la bomba atómica a uno o dos enemigos naturales de China (Japón, Filipinas). En vez de entrar en un conflicto directo, crearle obstaculos en su expansión.

      • PaulJBis dice:

        Me parece que te perdiste el “pivot to Asia” que anunció Obama en 2012, ¿no?

        La política de Obama a largo plazo siempre se dirigió a contener a China: de hecho, la acusación que le hacen los más belicistas/derechistas en EE.UU. es precisamente la contraria a la tuya, la de que ha dejado hacer a Rusia demasiado y ha descuidado el Oriente Medio.

        Desde 2012, el gobierno de Obama se ha dedicado a firmar alianzas militares son todos los países limítrofes con China: Vietnam, Australia, Corea del Sur… Lo que pasa es que, como todo lo que hace Obama, lo hizo a la chita callando, sin demagogias ni anuncios de cara a la galería, razón por la que probablemente los “politólogos de barra de bar” que comentan aquí no se han enterado.

        El famoso TPP era precisamente un paso más en esa estrategia: un tratado de libre comercio de EE.UU. con todos los países asiáticos… menos con China. ¿Y qué hace Trump nada más llegar a la Casa Blanca? Retirarse de él. Ahora Vietnam, Malasia… no tendrán más remedio que depender económicamente del país grande que tienen justo al lado. Estupenda estrategia para contener el expansionismo chino en Asia, oiga.

        Pero bueno, es la clase de análisis que se puede esperar de alguien que cita trolas del Twitter de Trump (véase arriba) como información fiable.

        • Argos dice:

          Joder, tan a la chita callando que ni los chinos se han enterado de que les estaba conteniendo y han seguido construyendo islas y anexionándose zonas del Pacífico de facto. XD

          Si es que la culpa va a ser de los chinos, que se han despistado y no se han enterado de que los estaban conteniendo. Esto pasa por no avisar. Ya me imagino la conversación.

          – ¿Oiga? ¿Son los chinos?. Que soy Obama, que si me pone con su jefe… si, mire, que es que siguen haciendo islas y no se han enterado que les estoy conteniendo. Que me ha dicho aquí un señor de inteligencia que no se dan por enterados, y digo yo que si hablan tan raro, que igual por eso…

          • Estilpon dice:

            ahhh que los chinos se apropian de unas islas deshabitadas en un mar lejos de su territorio le preocupa mucho (y puedo coincidir en eso), pero que los rusos se dediquen a rebanar territorios enteros a países limítrofes le parece “acosar a Rusia por cualquiera sabe que motivos”.

            Qué grande. Nos seguimos divirtiendo con sus comentarios. Tenemos una gran cantera.

            • Argos dice:

              Crimea es completamente rusa. La población es rusoparlante y alrededor del 99% estaba a favor de integrarse en Rusia. Que sea parte de Ucrania forma parte de una redistribución de territorio que se hizo al final de la URSS cuando Rusia estaba kaput y con objeto de debilitar al país. Pero estamos hablando de un territorio legítimamente ruso, y que si Ucrania opta por salirse de la esfera de influencia rusa, tendrían perfecto derecho a reclamar. Una situación similar se hubiera podido producir en el caso de China con Hong Kong.

              Se podrá debatir que la reclamación de ese territorio justifique acciones militares. Esa es otra cuestión. Pero Crimea es rusa, igual que Hong Kong es chino.

              Lo del expansionismo chino en aguas internacionales no tiene nada que ver. Es imperialismo puro y duro, a un nivel mucho mayor que cualquiera que hayamos visto en tiempos recientes. Es como si Estados Unidos decidiera que el mar del Caribe ya no son aguas internacionales, que son oficialemente aguas estadounidenses.

              Vamos, es que está en un capítulo aparte, y a mucha distancia.

              • Alatriste dice:

                Que Crimea sea parte de Ucrania… es una historia polémica pero desde luego no tiene nada que ver con la desintegración de la URSS porque ocurrió en febrero de 1954. La decisión suele adjudicarse a Nikita Kruschev, pero en esa época aún estaba lejos de ser el líder indiscutible. Stalin había muerto hacía solo meses y otros como Malenkov también contaban para la sucesión. Es muy posible que la transferencia de Crimea fuera parte de los toma y dacas en busca de conseguir apoyos en el Politburó.

                • Argos dice:

                  Estamos hablando de divisiones provinciales. Ucrania no era un país indenpendiente. Ni siquiera un país independiente en la esfera del pacto de Varsovia. Era parte de la URSS.

                  Los ajustes provinciales en un estado centralizado se pueden hacer por muchas razones, como por ejemplo tener territorios de un tamaño manejable a la hora de gestionar. La misma razón por la que en España tenemos dos comunidades llamadas Castilla La Mancha y Castilla León en vez de una única llamada Castilla, que resultaría demasiado grande y además rodearía por completo a la Comunidad de Madrid.

                  Convertir esos ajustes provinciales dentro de un estado en fronteras definitivas entre países fue injusto y ha terminado generando conflictos previsibles, igual que eran previsibles (Keynes los anticipó claramente) lo que generó el tratado de Versalles. Y ojo, que no han terminado. Igual que los generaron las fronteras dibujadas en el África postcolonial sin tener en cuenta las etnias locales.

                  Pero ese es otro tema que no tiene nada que ver con lo que China está haciendo en el Pacífico, que es imperalismo, puro y simple.

                  • Estilpon dice:

                    O sea que cuando le venga en gana a Rusia, puede absorber a Lituania “porque formaba parte de la URSS”. Olé usted.

                    Y si hablamos de la previsibilidad de conflictos por ignorar las etnias como trazadores de diferencias nacionales, debería revisar la distribución interna de Rusia, o más bien, del Imperio Ruso.

                    Por cierto, muy convenientemente ha pasado de largo sobre la agresión rusa en el Donbass, ya sabe, aquél punto que hacía referencia cuando: ” pero que los rusos se dediquen a rebanar territorios enteros a países limítrofes le parece “acosar a Rusia por cualquiera sabe que motivos”.

                    • Argos dice:

                      Los lituanos no son rusos ni quieren pertenecer a Rusia. En Crimea son rusos y quieren pertenecer a Rusia. Joder, que no es tan complicado de entender.

                      Y sí, se puede revisar la distribución interna de Rusia, la de España y la de cualquier lugar del mundo. Pero en el caso particular de Crimea, que es el principal causante del conflicto, los rusos tenían la razón de su parte. Eso no significa que la tengan en otros casos (por ejemplo, Chechenia), pero en este caso en particular, que era de lo que se estaba hablando, la tienen.

    • Aloe dice:

      Si hay algo que han hecho coherente y exitosamente los sucesivos gobiernos de USA desde hace décadas, es apuntalar la hegemonía mundial de su país y mantener una continuidad bastante llamativa en las líneas principales de su política exterior.
      La hegemonía no se refuerza o se recupera dando puñetazos en la mesa o con manifestaciones de matonismo voluntarista. Es el resultado de la fuerza real que se tiene y de la habilidad en su manejo.
      Si algo se le puede reprochar (no ya en lo moral, sino en lo competente) a la estrategia exterior de los Estados Unidos es su frecuente cortoplacismo al afrontar conflictos regionales: apoyamos hoy a los talibanes contra la URSS para crearnos otro conflicto con los talibanes mañana; provocamos un golpe de Estado de nuestro tirano favorito en Sildavia para encontrar que luego los desagradecidos sildavos nos odian. Etcétera.
      Elevar ese tipo de actuación a regla general, o a caos general, sin siquiera una estrategia coherente y global detrás, no es “recuperar la hegemonía”, es convertirse en una fuente permanente de alarma y desconfianza para aliados cercanos, aliados reticentes y posibles adversarios. Y los gritos e insultos no cambian los hechos económicos reales, que son la fuente última del (relativo) deterioro de una posición hegemónica.

  6. Alatriste dice:

    “I’m honored to serve President Trump in this role…”

    No sé lo suficiente sobre las costumbres de Washington para saber si esto es normal, pero a este lado del Atlántico que un alto cargo de Justicia – el equivalente del fiscal general del estado, creo – no diga que servirá al pueblo, al estado, o al país, ni a la ley o la justicia, sino que diga con todas las letras que “estará al servicio del presidente” suena aún peor que acusar de traición a su predecesor.

    Y más en general, la entrada de Trump ha sido todo lo desastrosa que podía esperarse. En mi opinión la inmensa chapuza no se limita solo a la orden ejecutiva que ha atraído más atención (de verdad, aunque estéis de acuerdo con la intención tendréis que reconocer que la implementación ha sido patética ¿De verdad era necesario dejar a muchas compañías aéreas en el caos porque la mitad de sus tripulaciones no pueden aterrizar en los USA? ¿Y a muchos poseedores de “green cards” en el limbo? ¿Y obligar a regresar sin billete a todas las personas afectadas a las que la orden ha cogido en vuelo?) sino que va mucho más allá.

    Mi favorita puede que sea la que ordena que se prepare en el plazo de un mes un plan para destruir al ISIS. Ya es lo bastante delirante que una orden presidencial venga a decir que hasta ahora no existe ningún plan para eso. Pero asumiendo que fuera cierto (cosa que por si hace falta decirlo me parece una afirmación absurda y altamente insultante para los militares y diplomáticos americanos) ordenar que se prepare un plan estratégico semejante, que no implica solo a los Estados Unidos sino también a todos sus aliados en la región, en tan solo 30 días, 30 días ocupados con la transición de equipos y con muchos puestos aún sin ocupar, sería coquetear con el desastre si va en serio, y si no va en serio sino que la orden está concebida simplemente como propaganda… pues es casi peor.

    • Sgt. Kabukiman dice:

      A ver, el pocero de Queens ha sido aupado al poder por lo mas conservador, meapilas, improductivo y cenutrio del electorado usamericano. Tampoco es de extrañar esta sobreactuación, hasta que (esperemos) se aburra de hacer el ganso.

      Puestos a recordar paridas, el subnormal de secretario de estado dijo que va a impedir el acceso chino a las islas en conflicto en el mar de china meridional. Respuestas chinas:

      “A menos que Washington planee lanzar una guerra a gran escala en el Mar de China Meridional, cualquier otro método para evitar el acceso chino a esas islas será una estupidez”

      “Tillerson haría bien en ponerse al día en estrategias nucleares si quiere que una potencia nuclear (en referencia a China) se retire de sus propios territorios”

      “es mejor no tomar en serio las declaraciones (de Tillerson) porque son una mezcla de inocencia, cortedad de miras, prejuicios y fantasías políticas no realistas”

      En fin, donde hay un tonto (o varios millones) hay un peligro.

      Un cordial saludo

      • Vellana dice:

        Sin olvidar que parte de la berdadera izkierda tm preferían a Trump antes que a Hillary
        http://kaosenlared.net/por-que-hillary-clinton-es-mucho-peor-que-trump/

        • Sgt. Kabukiman dice:

          Si, la berdadera hizkierda siempre detras del unicornio dorado y, entretanto, la derecha, con menos manias enkulando a propios y extraños.

          No solo en usamerica, me temo.

          • Vellana dice:

            “enkulando”… no sé, no sé… no le veía a usted, tan de la berdadera izkierda, usando esas expresiones homófobas… menudo acto fallido tan revelador. Pero es lo que tiene la berdadera izkierda, lo que dice y lo que piensa se parecen como un huevo a una castaña; y luego, cuando hacen lo que de verdad piensan, se monta el gulag.
            Un saludo.

            • Sgt. Kabukiman dice:

              Le recuerdo que la sodomía es un pasatiempo no exclusivo de una orientación sexual. Que raro que un capitalino no sepa estas cosas, como si fuera un vulgar paleto de la galicia abisal.

              Cualquiera que haya conversado con alguien que lo ha practicado, habitual o esporadicamente, sabe que duele. Hecho con cariño, paciencia y un buen lubricante duele, como será a pelo.

              Pero oiga, tenemos cientosmil amigos gueis y a la primera corriendo al consti para contentar a la fracción mas subnor…digooo trumpia…digo intelectualmente valiente del rebaño.

              Feliz siesta.

              • Vellana dice:

                Cierto. No sólo estabas siendo homófobo sino también misógino. Vamos, un machista de tomo y lomo.
                Cada vez que chapotea se hunde más en el lodo.
                Es genial.
                Como siempre.
                Un cordial saludo 🙂

            • Sgt. Kabukiman dice:

              Y el gulag…ay el gulag si eran unos campamentos con pulserita y eso.

  7. Mr. X dice:

    Bueno, sin ser politólogo ni nada parecido, de que la presidencia del Gil y Gil usamericano va a provocar un enorme eclipse del prestigio y la influencia de Estados Unidos en el mundo. Dado que la potencia en ascenso es China, que es una especie de neomandarinato autoritario, me parece que no es exactamente una buena noticia.

    Por cierto, este artículo me parece que está muy bien http://blogs.elconfidencial.com/mundo/el-gps-global/2017-01-31/trump-consecuencias-america-primero-siete-decadas-politica-exterior-estados-unidos_1322725/

    “El periodo desde 1945 ha estado marcado por la ausencia de guerras entre los principales poderes mundiales. La mayor parte de la historia humana anterior es un relato de mercantilismo económico, conflicto político y guerras repetidas. Desde 1945, hemos vivido en lo que John Lewis Gaddis llamó “la Larga Paz”. Durante la Larga Paz, hemos tenido también décadas de incrementos en las ganancias, y en los estándares de vida y salud a lo largo y ancho del mundo, incluyendo los Estados Unidos.
    Mientras Roosevelt empezaba a diseñar su sistema, él era el disidente. Las ideas políticas dominantes en EEUU en aquella época estaban representadas por un movimiento llamado América First (América Primero). Nativista, aislacionista y antisemita, el movimiento sostenía que unos Estados Unidos orientados hacia el exterior eran una política de perdedores. Tuvieron que llegar Hitler y la Segunda Guerra Mundial para que los estadounidenses reconociesen que, para un país del tamaño y escala de EEUU, el aislamiento y los intereses propios de cortas miras acabarían por conducir a la inseguridad global y al desastre.”

  8. Mónica Palacios Parada dice:

    Me gusta muchísimo leerte pero también sufro mucho con ese horror al “dequeismo” que hace que no utilices el “que” ni cuando es necesario. Esta frase ya se lleva la palma: “Tras apenas diez días en la Casa Blanca parece bastante claro que Donald Trump y los suyos no acaban de entender esto que gobernar es difícil”

    Lo correcto es: “no acaban de entender esto de que gobernar es difícil” . Además, hay un montón de verbos que necesitan el “de”. Como informar de que, darse cuenta de que, etc.

    Independientemente de esto, muchísimas gracias por tus artículos. Seguiré leyéndolos igualmente 😉

    • Roger Senserrich dice:

      Lo he dicho alguna vez – el sonido “de que” me suena fatal al oído, y simplemente no me gusta ni leerlo ni escribirlo. La gramática dirá lo que quiera, pero esa preposición puede ser elidida sin que la frase deje de ser comprensible, así que me la como y listos.

      • Alatriste dice:

        Bueno, en realidad debería ser “no acaban de entender que esto de gobernar es difícil”…

      • Stasi dice:

        Será comprensible ti, que lo has escrito. Los demás nos hace la lectura farragosa.

        La gramática son los estatutos la comunidad hablantes. No usar las preposiciones capricho es una falta respeto tus lectores.

  9. Marisol dice:

    Supongo que conocen esto que lleva días circulando por la banca global y sin aparecer en la prensa general

    https://ftalphaville-cdn.ft.com/wp-content/uploads/2017/02/02104940/McHenry-letter-to-Yellen.pdf

    Creo que hay que leerlo despacio.

    Viene del Deputy Chief Whip del Congreso USA y va dirigido a Yellen, la Presidenta de la Reserva Federal.

    Básicamente le pide que deje ya de firmar acuerdos que perjudican a USA con gente como “Basel III”, FSB, etc, etc. Y que lo haga durante los tres o cuatro meses que llevará a Trump poner orden y nombrar a gente de la que “Se ocupa de los intereses USA”

    Es decir, no es Trump. Ni un miembro de su gobierno. Es el 2º congresista más importante y el que dirige la actuación del Partido Republicano en el Congreso.

    Aquí nos han cogido totalmente desprevenidos y, como dice el refrán, “colgados de la brocha”. Es decir, haciendo el ridículo.

    En la prensa general no he visto aún ninguna repercusión.

    Buenas noches

    PD. Bloomberg https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-01-31/yellen-urged-to-halt-talks-on-global-bank-rules-for-trump-review

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *