elecciones

Trump: ¿qué ha pasado?

9 Nov, 2016 - - @jorgegalindo

Ha sucedido. Donald Trump ha ganado las elecciones en Estados Unidos, y casi todas las predicciones han fallado. ¿Qué ha sucedido para llegar a este punto? Es pronto para sacar conclusiones, pero basándome en el artículo que escribí el lunes con Gonzalo Rivero, en el que nos preguntábamos por los puntos débiles del razonamiento más difundido, se pueden plantear un par de hipótesis muy brevemente.

El voto…

Hay dos maneras de ver la capacidad de Trump de mantener una coalición ganadora, y no son excluyentes. Por un lado, el partidismo como variable inamovible: por muy deteriorada que haya quedado la figura del candidato, por muchos ataques que haya sufrido, al final parece que una gran mayoría de votantes republicanos se han mantenido fieles.

Por otra parte, parece que la guerra de “clase trabajadora blanca” vs. ororías + clase media-alta urbana no le ha salido bien a los demócratas, y sí a Trump, quien ha ganado en lugares donde Obama hizo lo propio en 2008 y 2012. A falta de estudios post-electorales, parece que el apoyo del segundo grupo ha sido menor que el primero. En palabras de Octavio Medina o de Nate Cohn, los votantes blancos de clase obrera se habrían comportado como una minoría, siendo en realidad más del 40% del total. Con ello, Trump ha ganado donde Obama logró darle la vuelta a la tortilla.

Así, Trump ha sumado al bloque conservador a una parte de la población que o no votaba, o lo hizo por Obama en 2008/2012. Mientras que Clinton no ha conseguido igualar la apuesta a base de minorías y nuevos votantes. Si a eso le añadimos que los votantes del segundo grupo se encontraban mayoritariamente en ‘estados seguros’ en los que su voto nada cambiana, mientras los primeros sí podían mover la balanza, nos queda la imagen completa.

…y las encuestas

Antes de estas elecciones había en EEUU una especie de ‘guerra de modelos’ de predicción electoral por ver quién daba el valor más ajustado. Pero, eso sí, todos ellos apuntaban a una victoria de Clinton que al final no ha sucedido. El problema, por tanto, no está en el modelaje tanto como en la materia prima principal, casi siempre las encuestas.

¿Qué ha pasado con ellas? Muchos hablan y hablarán del voto oculto, de personas que al ser preguntadas no se atrevían a declarar su intención de votar a Trump. Gonzalo Rivero prefiere la hipótesis de que la baja tasa de respuesta es mucho menor que hace unos años, y eso empeora la calidad de la estimación (esta idea y otras están mucho más y mejor desarrolladas en la segunda parte del artículo del lunes). Si estas nuevas muestras están sesgadas en determinada dirección porque quienes tienen una mayor probabilidad de votar a una opción también es más probable que no respondan, el problema de voto no declarado se convierte en uno de no respuesta.

Si justo han sido esos añadidos a la coalición republicana aquellos que han dejado de responder en mayor medida a las encuestas, ya tenemos algo que nos acerca a solucionar la ecuación. De hecho, varios de los estados que las encuestas daban a Clinton y que han acabado siendo de Trump contienen grandes cantidades de votantes con los perfiles arriba descritos. Justamente, aquellos donde importaba su voto.

Agreguemos los otros factores mentados en el texto del lunes: más encuestas de baja calidad, la errónea ponderación de ciertos votantes asignados equivocadamente a los demócratas, y la sobre-estimación de likely voters pasados frente a la infra-estimación de antiguos abstencionistas movilizados por Trump, tenemos el dibujo completo tal y como quedaba esbozado en el texto que escribimos hace dos días.

Pero es sólo eso, una hipótesis. O un grupo de las mismas. Exactamente igual a la que teníamos antes de que la realidad la desmintiese esta noche pasada: que, a pesar de todo, una victoria de Clinton parecía más probable que no. Queda, pues, mucho trabajo por delante. Será mejor hacerlo paso a paso.


46 comentarios

  1. M. Oquendo dice:

    Cuando ya casi nos había convencido nuestro Sistema Mediático y sus adláteres de que tendríamos una victoria de la Sra. Clinton resulta que nos despertamos con otro Cisne Negro. En poco tiempo más perderemos la cuenta de los que llevamos. Habría que tomar nota.

    A lo mejor va siendo hora de volver a leer a León Festinger sobre la aparente disonancia cognoscitiva que afecta a los Mass Media occidentales. Hay traducción española en los años 70 gracias al Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Una de las discretas y excelentes instituciones de España.

    Ahora leeremos a los artistas de la Post-Truth, de la Post-Verdad, aunque solo sea para reconocerlos mejor.

    Claro que si alguien sigue leyendo los “mainstream media” para enterarse de cómo van las cosas…………es su problema. Es difícil acumular más desprestigio en menos tiempo.

    Salvo excepciones, que las hay. Por supuesto y a pesar de que se les reprime, censura y castiga.

    Saludos cordiales

  2. Miguel Angel dice:

    Sin duda un análisis necesario…..hay que saber que falló. Pero para mi es importante otra perspectiva, podemos recuperar la confianza en estas herramientas o asumir una escasa utilidad.
    ¿La aparición de nuevos participantes en política es lo que invalida las herramientas o son unas encuestas hechas siempre con los mismos mimbres lo que provoca una escasa fiabilidad?
    ¿Puede suceder que las encuestas también tengan un contraefecto de participación aumentando la activación “contra-encuesta”? ¿Se analizo esto alguna vez?
    ¿Hay quien pueda pronosticar cuando hay un cambio de rumbo o debemos asumir circunstancias de imprevisibilidad que se debiesen medir y advertir? Definiendo un nivel de eficacia, por una escasa respuesta directa, o evaluando el nivel de “mentirosos”, o usando medios tecnicos para determinar una “ponderación de sinceridad del encuestado”.
    Por último, deberemos asumir que otros resultados también pueden ser fallidos. ¿Como identificar la fiabilidad cuando no existe un proceso final de recuento para evaluarlo?
    Tengo la esperanza (Pero necesitamos una valoración de la incertidumbre) de que no sea así, pero es justo que muchos se pregunten: ¿Son las encuestas inutiles?

  3. Marc Cano Bret dice:

    Debo decir que no he seguido mucho las encuestas mas alla de algunos numeros, pero a mi no me parece que sea un fracaso. Nate Silver, del que tanto se ha hablado, daba alrededor de un 25% de probabilidades de victoria a Trump. Esta claro que la victoria de Hillary parecia mas posible, pero que ganara no era para nada algo imposible. Aparte de que muchas encuestas que aparecen en la prensa no muestran los margenes de error, lo cual las hace bastante inutiles la verdad

    Las encuestas nos pueden guiar para saber por donde iran los tiros, lo cual no quiere decir que siempre vayan a acertar.

  4. Epicureo dice:

    Hay que asumir que la capacidad predictiva de las encuestas es nula, o incluso peor: en todo lo que ha ocurrido este año, elecciones y referendos, han acertado menos que tirando una moneda. Los medios han tirado más dinero que nunca en algo peor que inútil.

    El motivo es muy claro: en primer lugar, la gente no dice la verdad. O no contesta, o contesta lo que “supone” que le hace parecer mejor, no precisamente lo que piensa hacer (que igual ni siquiera lo ha decidido). Por eso las encuestas tienen que ser “cocinadas”, y no por la maldad de los encuestadores. Pero la “cocina” se basa en el comportamiento de la gente en el pasado. Si hay algún factor nuevo que no existía antes, eso es PEOR que no hacer nada; es introducir un fuerte sesgo conservador (en el sentido de seguir como antes) que invalida toda pretensión de fiabilidad. Y en estos tiempos hay novedades a punta pala.

  5. Minded dice:

    “Las encuestas ya son pieza de museo. Repensemos si es posible los modelos matemáticos y, en caso contrario, pinchemos de una vez la burbuja de que todo lo vamos a resolver con el big data. Nunca más nadie va a confesar un voto como el de ayer a Trump. Un voto que estigmatiza a quien lo defiende como un retrógrado racista analfabeto.”

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2016/11/09/lobo-tres-lecciones-triunfo-trump/00031478673950517985825.htm

  6. Themroc dice:

    La clave, al margen del factor personal que hacían de H. Clinton una candidata poco atractiva, reiteradamente perdedora y de dudosa habilidad política vs Trump, que sí atesora las condiciones siempre atractivas de los empresarios (existen muchos ejemplos en muchos países de empresarios exitosos en los negocios y en la política), creo que radica en la extensión del malestar, nacido del clivaje, a otras capas sociales, amplias, poco cosmopolitas, que valoran más la certidumbre que el beneficio de la globalización, que sienten en peligro sus expectativas de futuro, y que acaban mostrando simpatía por quienes les prometen la vuelta de las fronteras como garantía de seguridad.

    No sólo son los trabajadores blancos pobres que han perdido su trabajo en la deslocalización. También son otras profesiones y sectores menos afectados, que sienten el peligro de la desregularización, la robotización, etc, y que entienden mal la complejidad de la sociedad actual.

    Creo que, finalmente, Trump no hará muchas de las cosas que prometió en campaña. De hecho, en el discurso que ha dado, una vez conocido su triunfo, ya no aparecen determinados aspectos del mensaje populista con el que engatusó a sus votantes.

    • Epicureo dice:

      Exacto, salvo lo de que “entienden mal la complejidad de la sociedad actual”. Yo creo que la entienden bien. Es, cada vez más, una sociedad en la que el ganador se lo lleva todo, y en nombre de la sagrada “competitividad”, las instituciones que proporcionaban seguridad y estabilidad (un valor nada despreciable, sobre todo desde que cumples 45 años) son sistemáticamente “reformadas”, es decir, desmanteladas. Los jóvenes “cosmopolitas”, en cambio, son los que se engañan. La mayoría de ellos aún se ve en el 10 % ganador, pero eso no puede ser. Tampoco va a ninguna parte (lo siento por Roger) el progresismo que cree que con “igualdad de oportunidades” se resuelve todo. Eso no funciona realmente y solo sirve para aumentar la inseguridad.

      Trump se dirige a la mayoría que ya se sabe perdedora, con un discurso ambiguo, reaccionario en algunos aspectos y muy poco republicano en otros (apuesto algo a que no desmantela Obamacare). Y, en vista de su discursito conciliador de hoy, más calculado de lo que parecía.

      • Jetkom dice:

        Esa teoría estaría muy bien si no fuese porque Trump y los republicanos tienen una agenda económica destinada precisamente a reventar las ridículas redes de seguridad y bienestar de los EEUU.

        Y si no fuese porque con Obama la situación de los pobres mejoró frente a los años anteriores.

        • Victor dice:

          Trump y los republicanos se llevan como el perro y el gato. No en vano, muchos retiraron su apoyo a Trump incluso siendo el candidato de su partido.

  7. José Jarauta dice:

    Ha pasado lo que tenía que pasar (o era altamente probable que pasara) más temprano o más tarde. Nada más y nada menos.

  8. Miguel Angel dice:

    No quiero entrar a análizar las razones de la sorpresa electoral. Despues de los muchos “adjetivos descalificativos” usados para definir a Trump, yo solo me atrevo a decir que la demagogia es una parte inegable de la política. En especial en los procesos electorales. Y que la tentación de decir lo que el interlocutor espera oir es una tentación demasiado grande para todos (individual o colectivamente) si PRODUCE BENEFICIOS.
    Existe un serio problema social, si no es posible desenmascarar a demagogas/os. Puesto que la base del engaño es la “fiabilidad inducida”, base fundamental de la publicidad. Y quizá en muchos casos la información se ha convertido en Publicidad, incluyendo el factor encuesta como otra herramienta que le da soporte.
    La escasa independencia de muchos medios de comunicación es una causa de esa trasformación.
    Seguramente del dicho al hecho hay mucho trecho, pero…. ¿Podremos volver a fiarnos de la palabra de un “político” sea tradicional o advenedizo?

  9. Miguel Angel dice:

    Ahora solo quiero añadir una reflexión:
    Si el periodo Reagan/Thacher es algo que todavía estamos pagando. Sus reformas desrreguladoras provocaron los excesos del sistema económico. Con efectos distribuidores en la expansión y concentradores en su implosión. ¿Podemos pensar que Trump puede ser otra vuelta de tuerca en la misma dirección o en la contraria? ¿Quien lo sabe? Yo solo puedo sospechar que si Reagan hizo un trabajo con tan grandes “efectos secundarios” pero sin duda mucho menos delirante de lo que prometia su campaña. Se repetira el modelo y ahora: ¿Veremos al León o al Lopintan?

  10. Lester dice:

    No creo que las encuestas sean un desastre. Si nos fijamos en los porcentajes de votos, no se equivocan de tanto. Ojalá se equivocaran solo eso en las predicciones de crecimiento, PIB, etc.

    El problema es que cuando los porcentajes están próximos, un error de un 2% da la vuelta a la tortilla. Ninguna encuesta dijo que Hillary sacaría un 80% y Trump un 20%, las estimaciones eran muy apretadas.

    • Miguel Angel dice:

      El margen de error es indudablemente algo que hay que asumir…..pero entonces hay que lanzar alertas y prevenciones sobre las conclusiones asumibles. Añadir un cartel rojo en negrita con letra maxi, para que nadie quiera luego colgarse medallas injustificadas….
      O ¿solo es una guerra de egos profesionales de los profesionales de la estadistíca?

      • Lester dice:

        Y las lanzan.

        Las encuestas tienen un error que lo muestran bien claro. Y al final las distintas encuestas tiene razón, rara vez se salen de rango de error predicho.

        Más que un problema de empresas de estadística es un problema de medios de comunicación. Hubo unas elecciones en UK que los titualres decían “Too close to bet”(demasiado próximos para apostar). Eso podría haberse dicho en muchas encuestas, pero desde el punto de vista de titulares es mejor ir bombardeando con noticias “Ahora sube”, “Ahora baja”, “Ahora le supera”, “Ahora recupera el otro”, cuando desde un punto de vista estadístico no se ha movido nada significativo.

        Si una encuesta dice 50’5 +/-3 y otra 49’5 +/-3. Si sale 48, las dos han acertado. Aunque nos guste pensar que la de 49’5 +/-3 se ha acercado más, ninguna se ha acercado más que la otra, la media sí, pero la predicción, no. Porque las predicciones desde un punto estadístico no era las medias, sino los intervalos [47’5 53’5] y [46’5 52’5]. El problema es que las personas simplificamos, y más si no se tiene formación.

        Pero claro con rangos no se hacen buenos titulares

        • Minded dice:

          Las encuestas han acertado bastante en cuanto al número total de votos… contando el mítico y manido “error +-3”, claro.

          Donde la han fastidiado totalmente ha sido en el número de delegados electorales.

          Y como esto último es lo que realmente importa, las encuestas y sus +- errores no han servido para nada.

    • PaulJBis dice:

      Eso iba a añadir yo también. Tanto en las encuestas del Brexit como en éstas, las encuestas hicieron una foto más o menos fiel de la realidad: una sociedad dividida en dos partes casi iguales. A partir de allí, claro… Cuando la situación está tan apretada, un margen de error del +-3% puede ser devastador.

      • Miguel Angel dice:

        Cierto, aciertan….y de que sirve un acierto con un error +/-3 si la diferencia es 2. Pues de nada….no dice nada. No aporta nada….en esas circunstanciaas es necesario aumentar la precisión. Recudir a +/-1…..o nos olvidamos y simplemente titulamos….las encuesta no sabe que pasará, simplemente hay empate!! Como se transmite importa y afinar sería la única solución para no trasmitir una imagen Falsa. ¿Porque no sucede así?

        • Linera dice:

          Saber que están empatados no es no saber nada, es saber mucho. No saber nada es si te ponen dos partidos desconocidos de la Conchinchina y no tienes ni idea si uno va barrer al otro o al contrario.

          A pesar de lo que le gustan a los medios los titulares, no han parado de decir “empate técnico”. Cuando dicen empate técnico es eso, empate.

          Las encuestas dicen que están empatados. Y hay una ligerísima probabilidad a favor de que gane este. Otra cosa es que esperes de las estadística precisión astronómica.

  11. PaulJBis dice:

    Buenas.

    Como todo el mundo está aquí aportando su teoría para explicar lo que ha pasado, me permito añadir una que no he visto reflejada casi en ninguna parte:

    http://www.cracked.com/blog/6-reasons-trumps-rise-that-no-one-talks-about/

    En este artículo se explica que el “clivaje”, como lo llamáis los politólogos, no es tanto de raza, sexo, clase… como de la diferencia entre el campo y la ciudad. En otras palabras: valores rurales frente a valores urbanos. Y la verdad, mirando un mapa en detalle (uno que vaya más allá de “blue states” y “red states”, sino que muestre la composición de cada estado), es difícil no estar de acuerdo.

    Explica también, entre otras cosas, por qué ninguno de los escándalos de Trump le ha afectado: el apoyo a Trump era básicamente un corte de mangas de la gente de campo hacia las elites urbanas, ya para empezar, así que el hecho de que éstas se escandalizaran no iba a afectarles en nada. Al revés: cuanto más se rasgaran las vestiduras los periodistas, profesionales…, más risas y mejor para “los nuestros”.

    • Minded dice:

      Para alguien del Rush Belt, ver a todas las estrellas millonarias del cine, música y deporte apoyando a Hillary era un motivo más para votar a Donald J.

      Y si encima les llaman “paletos imbéciles”, motivo doble.

      Por aquí ya sabemos algo sobre las ventajas electorales de insultar a los que no nos votan. ¿Verdad, Pablito?

      • PaulJBis dice:

        ¿Lo dices por mí, o por el coletas?

        De todas formas, ahora voy a ejercer de abogado del diablo (o de “los buenos”), y decir que, si las costumbres de la gente del campo consisten en linchar a negros o apalizar gays, como sucedía no hace tanto tiempo, resulta difícil no mirarles encima del hombro…

        • Miguel Angel dice:

          Sin duda…aunque seguro que no son todos iguales….muchos mirarán para otro lado.

          • alvaro dice:

            Eso que comentais no es racista. En cambio decir q los negros se dedican a vender droga y matarse entre ellos si lo es.
            Los democratas han tenido la habilidad de tener en contra la mayor “minoria” del pais, los blancos. Y no me extraña por que los tratan con odio visceral, y ya si son blancos y podres son directamente basura blanca

            • Minded dice:

              Political correctness means you can not call me “nigger”, but I can call you “redneck”.

              • heathcliff dice:

                Tal cual, oiga.

                Sólo por ver cómo echan bilis los amigos de lo políticamente correcto, me alegro del resultado.

                Y no es que sea un fascista: es que soy de campo…

  12. Kactus dice:

    Todo lo que queráis, pero ustedes desde el Politikon siempre han dicho que era cuasi imposble que Trump ganase las elecciones y eso es les deja en muy mal lugar, deberían lo primero es hacer un poco de autocrítica sobre todo alguno de ustedes que supuestamente es un experto en política americana

  13. Marc Cano Bret dice:

    Yo no acabo de entender porque se habla tanto de fracaso en las encuestas. Nate Silver hablaba de alrededor de un 25% de probabilidades de victoria del magnate. Es una de cuatro, no una posibilidad entre un millon. El problema es que las encuestas no incluyen los margenes de error, o al menos los medios no las publicitan asi. Sin ellos, no sirven para nada.

    Por otro lado, a mi me sigue pareciendo intrigante que la america rural se haya volcado tanto con Trump cuando el es mas bien lo contrario: un millonario de NYC. Me resulta dificil de entender que alguien con ese perfil puede ser visto como un candidato anti-establishment.

  14. Anton dice:

    Lo que ha pasado es que los medios de comunicación se han olvidado de informar y en su lugar se han dedicado a aleccionar al público sobre lo que deben opinar. Y claro, luego van los votantes y deciden tener criterio propio, qué cosas.

    Los medios de comunicación (y las empresas de encuestas) han perdido su credibilidad al anteponer sus intereses personales a su profesionalidad. Eso es lo que ha pasado.

  15. juan dice:

    En cierta forma esto ya pasó con Bush Jr imponiéndose a Gore. El problema es que cuando el que se supone que defiende tu ideología claramente se sabe que es mentira, y además parece un ser muy lejano a una persona corriente…o bien uno se abstiene o vota al otro.

    Duela o no, Trump era un americano más normal que Hillary, zafio como muchos, bocas de barra de bar como muchos, y con cierto progreso personal como muchos de alguna forma allí. A pesar de sus millones y sus dislates Trump fue para muchos americanos ayer una persona más cercana a ellos.

    • Epicureo dice:

      Eso en España lo conocemos bien: se llama “ser campechano”, y es la manera en que los que han nacido en el privilegio imitan la forma de hablar de los pobres (incluso más zafiamente), porque pueden. La gente que tiene que comportarse bien y hablar con buena gramática son los de medio pelo, por ejemplo Obama.

      Si los estadounidenses caen en ello (y cada vez caen más), es que son gilipollas. No hay otra palabra.

      • juan dice:

        Yo no voy a juzgar a los votantes americanos. Rajoy tiene otra forma de ser campechano y es muy difícil levantar voto “contra Rajoy”, en las últimas elecciones era el candidato “más natural”. Ese ir contra Rajoy y no contra el PP por ejemplo por parte de Cs le fue mal.

        En todo caso, cabe la posibilidad de que a alguien le haya ido bien viniendo desde abajo, y en el fondo siga siendo la misma persona independientemente del dinero que tenga. Yo creo que eso ha pasado con Trump y a muchos eso les parece bien.

        • Alatriste dice:

          Trump no ha “venido desde abajo”. Fue su padre, un carpintero hijo de una pareja de pobres emigrantes alemanes, quien se hizo rico desde la nada con negocios inmobiliarios, empezando durante los años 30 y sobre todo durante la segunda guerra mundial y los años de boom económico después de 1945 – de hecho hay una discusión casi tradicional sobre si Trump ha aumentado la fortuna que heredó, la ha mantenido, o ha perdido una parte de ella. Otra cosa es que parece que su padre nunca quiso que su hijo fuera el típico niño rico mimado… pero dentro de ciertos límites, porque le dio un millón de dólares de 1970 para que empezara por su cuenta.

    • Estilpon dice:

      Homer Simpson.

  16. Agustín dice:

    Pues a mí el análisis más riguroso me parece el de Michael Moore, y encima con meses de antelación: http://www.huffingtonpost.es/michael-moore/trump-va-a-ganar_b_11212536.html

  17. Alatriste dice:

    Personalmente creo que deberíamos darle una oportunidad a Trump, aunque solo sea porque en tantos temas ha mantenido todas las posiciones imposibles (no es una errata) que lo que haga en la realidad por fuerza tiene que ser inesperado, porque su primer discurso tras las elecciones fue una grata sorpresa (comparado con el de Nigel Farage hace que Donald casi parezca Lincoln) y porque entre las pocas predicciones que sí pueden hacerse con una certeza razonable está que no se llevará demasiado bien con el partido republicano (de hecho, ya se especula con maniobras para destituirlo y hacer presidente a Pence… ¡y la mayoría de los demócratas por lo que he visto se quedaría con Trump!).

    Pero vamos, parece que nos ha caído la famosa maldición china: vamos a vivir en tiempos interesantes. Igual la tormenta acaba por no descargar, pero simplemente limitándonos a creer lo que el mismo Trump ha dicho podríamos ver el fin del sistema internacional de postguerra, incluyendo el regreso del proteccionismo y el colapso de la OTAN, la expulsión de más de diez millones de hombres, mujeres y niños de los Estados Unidos (le funcionó de maravilla a España con los moriscos y a Francia con los hugonotes ¿No?) y una guerra, esperemos que fría, con Méjico. Y me da pánico pensar en lo que puede pasar cuando Trump y Netanyahu estén en la misma habitación; no sé si prefiero que se lleven bien o mal…

    • Victor dice:

      Lo que estas diciendo es lo mismo que decian los medios americanos sobre Trump y que explicaban porque no iba a ganar. Igual resulta que no es asi, sino puro alarmismo. La mayoria de dislates de Trump eran espectaculo mezclado con desinformacion (gracias a los medios). Luego uno ve sus discursos y, este o no de acuerdo, no suena tan desquiciado ni temerario. Veremos a ver que hace, pero no creo que sea la locura que pintan muchos (y pintaban, con el fin de hacerle perder, cosa que ha fallado).

      • Alatriste dice:

        Lo que estoy diciendo es lo que ha dicho Trump; no he dicho que vaya a causar una guerra mundial, ni que vaya a castigar el aborto con la pena de muerte, ni que se vaya a proclamar césar… lo que he dicho es lo que pasaría si simplemente se creyera sus propias palabras y quisiera ponerlas en práctica

        – si es cierto que quiere cambiar radicalmente la balanza comercial de Estados Unidos y traer empleos industriales “de vuelta” va a tener que implantar un arancel proteccionista, y no pequeño. Quien crea que no sería pagado con la misma moneda, delira…

        – si es cierto que no va a aceptar el pacto de defensa mutua de la OTAN sino que ya decidirá él si un país atacado merece ser defendido la OTAN ha muerto, y también los tratados con Japón, Corea del Sur, etc. Una alianza es un contrato con obligaciones, no Vito Corleone recibiendo súplicas en su despacho,

        – si es cierto que va a expulsar a todos los indocumentados, eso implica poner en las fronteras al menos diez millones de hombres, mujeres y niños… con dos pequeños problemas, que para eso haría falta una cacería humana masiva al estilo de la lista de Schindler, con trenes y trenes llenos de expulsados, y que haya países dispuestos a aceptar a esos millones de personas. Buena suerte impidiendo que el proceso se convierta en el Trail of Tears 2.0.

        – y si es cierto que no solo quiere levantar un muro de miles de kilómetros en la frontera sur de Estados Unidos, sino que quiere obligar a pagarlo a Méjico, una guerra fría entre ambos es la predicción más optimista de todas las posibles…

        Claro que también cabe la posibilidad de que haya ganado con una campaña de mentiras masivas, y la de que él mismo sea sincero pero no tenga ni la menor idea de lo que implican sus promesas. Que alivio ¿No?

        Ya he dicho que merece una oportunidad. Pero eso no significa que me guste la persona. He leído su “contrato con América” y me ha parecido en general una gran sarta de bobadas demagógicas. No sé que me ha gustado más, si la promesa de empezar inmediatamente con la expulsión de millones de immigrantes (definidos como “criminales”, por supuesto… ), la de gastar nada menos que un trillón en infraestructuras sin aumentar el déficit público (“revenue neutral”, no se sabe gracias a qué magia misteriosa), o que la construcción del Vallum Trumpium comenzará de inmediato (“End Illegal Immigration Act Fully-funds the construction of a wall on our southern border with the full understanding that the country Mexico will be reimbursing the United States for the full cost of such wall”)

        • José Jarauta dice:

          For the record: Hillary Clinton votó a favor de la “Secure Fence Act of 2006”. (H.R. 6061)

          http://www.senate.gov/legislative/LIS/roll_call_lists/roll_call_vote_cfm.cfm?congress=109&session=2&vote=00262#top

          • Alatriste dice:

            Peor para ella.

            Eso sí, se imponen dos comentarios

            El primero y más importante es que me apuesto algo a que esa ley de 2006 no dice que el gobierno mejicano es un enemigo que envía regularmente hordas de asesinos y violadores a que invadan los Estados Unidos. A eso es a lo que yo aludía, eso es lo verdaderamente preocupante: Que el presidente electo de los Estados Unidos sostiene que Méjico es un país enemigo al que va a obligar a pagar tributo.

            Y el segundo es que hay una diferencia entre una valla (fence) que iba a costar mil millones y una muralla (según Trump una “impenetrable, physical, tall, powerful, beautiful, southern border wall”) que siendo ridículamente optimista va a costar diez o doce veces más. Una rápida búsqueda arroja que la estimación más común es que si se llevara a la práctica costaría como mínimo 25 veces más… y lo peor, seguiría siendo poco menos que un obstáculo temporal pagado a un enorme coste. Ninguna muralla disuade de verdad a nadie si desde arriba no se dispara a matar, como hacía la Alemania Oriental. O en otras palabras, estamos viendo todos los días como miles y miles de inmigrantes se echan a cruzar el Mediterráneo en cualquier cosa que flote sin saber nadar siquiera, y como el desierto no disuade a los que intentan entrar en Estados Unidos ¿De verdad es creíble que una simple pared de hormigón los vaya a disuadir?

            Por cierto, probad a calcular cuántos hombres hacen falta para ocupar una muralla de 3.000 kilómetros de longitud y reaccionar rápidamente si cientos de inmigrantes intentan asaltarla de repente en cualquier punto de su recorrido, durante las 24 horas del día, todos los días del año. Sin olvidarse del mantenimiento, de que esa frontera la cruzan decenas de miles de vehículos y personas todos los días, y de que todo el mundo ha visto La Gran Evasión…

        • Victor dice:

          Ahora si entiendo a lo que te referias.

          Personalmente, creo que algunas de las cosas que dijo como lo del muro impenetrable, era persuasion pura: fijar un anclaje en la futura negociacion con Mejico de los asuntos de frontera. Cualquier politico que consiga un acuerdo que no implique un muro gigante, podra apuntarse una victoria y eso le deja margen de negociacion a Trump.

          Pero vamos, esa es mi idea. Veremos a ver por donde sale, aunque estoy convencido que no va a ser el apocalipsis, como claman los mas alarmistas.

  18. CATASTROFE ? APOCALIPSIS ?, TRAGEDIA ¿
    desde hace dias escucho a la prensa (toda ) calificar lo de Trump con los mas gruesos epitetos.No se si es estupidez o mediocridad.
    El poder no arriesga , el dinero no es de los frivolos.La presidencia de Trump no va a ser mas que un periodo de derechas, y no peor que la de BUsH donde se cometieron desmanes de todo tipo.
    O el tio se modera solo o lo moderan.
    Desde la prsidencia de USA no se puede hacer caulquier cosa. hay inetereses supremos en todo y sabemos que van con el dolar por delante,
    con mexico se mueven miles de millones, china tiene la mayoria de la deuda publica de USA en su cartera, los inmigrantes ilegales no son otra cosa que mano de obra barata que no van a resignar y asi un largo etc.
    Y no se repara que Trump no es un politico profesional , y esto es punto a favor, a diferencia del establishment puro y duro.
    entonces dejemonos de opiniones baratas, en el mundo de hoy ningun hombre solo puede dar vuelta ninguna tortilla.
    Un avance? ayer se echo atras con el obamacare una de sus banderas,
    La media solto en 6 dias la mayor cantidad de estupideces que en un año.
    Y claro nosotros seguimos comiendo vidrio,
    aracataca.es

  19. iliadde dice:

    Es una campaña que se ha dejado llevar por las emociones, el espectáculo, el nacionalismo americano, la idolatría, la comedia y por supuesto la Televisión(Sí en este mundo de las redes sociales, aún es la tele la que manda) …. Es algo que Bono de U2 criticaba con su personaje de ZOO Tv en 1992 “Mirrorball Man”, (o quizás predecía)

    Si te sobra el dinero, eres un playboy, llamas la atención, haces gracia al americano medio y tienes chulería, tienes el cielo ganado. Así es USA

    https://www.youtube.com/watch?v=LIk3ZREPpDY

    God Bless America

  20. peter dice:

    Papelón de los politólogos, también los de este medio. Sonó a Marx y a ese le cambiamos la respuesta si esta no cuadra. Risible. No sé si habrá autocrítica seria (aquí no somos NYT). Si alguien solo leyó a Roger podría pensar que todo es inexplicable, que los americanos son medio tontos en alto porcentaje. Fue moderando sobre todo siguiendo a las encuestas y metiendo la cabeza, comprendiendo al fin que la gente vota al partido, que había un rechazo a lo que significaba Hillary que explica que se pasara por alto las indecencias del tipo del peluco…

  21. Ha pasado que estamos en la época de los populimos.

    “Religión, ideología y populismo, el enfoque clínico”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2016/11/religion-ideologia-y-populismo-el.html

Comments are closed.