Cervezas y Politikon

C&P – ¿Más allá de la democracia representativa?

4 Nov, 2016 - - @RamosMa_

Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del populismo. De Donald Trump a Marine Le Pen, pasando por el Brexit y Podemos, el fenómeno populista ha regresado con fuerza a la escena política. Claro que Pedro Sánchez acaba de decir que se equivocó llamando populista a Podemos. Podemos excusarle: ni los académicos se ponen del todo de acuerdo. ¿Qué es el populismo? ¿Qué razones explican su auge en nuestros días? ¿Es el populismo de izquierda o de derecha? ¿Qué papel juegan en él las emociones políticas?

Trataremos de responder a estas preguntas en el segundo Cervezas y Politikon del curso, que en esta ocasión se celebrará en Málaga y contará con la presencia de Manuel Arias Maldonado (profesor de Ciencia Política en la Universidad de Málaga) y Pablo Simón (profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid y editor de Politikon).

Aprovecharemos también la oportunidad para comentar el reciente libro de Manuel Arias, que sale a la venta el 7 de noviembre: “La democracia sentimental. Política y emociones en el siglo XXI” (Página Indómita).

El Cervezas y Politikon será el sábado 12 de noviembre a las 19:30 en Picnic (C/ Barroso, 10, Málaga).

¡Os esperamos!

 

beer


21 comentarios

  1. Mr. X dice:

    Sobre nuestro populismo nativo, me gustaría compartir esta, en mi opinión, acertada reflexión de un señor con criterio.

    “Ya he dicho alguna vez que Podemos no es ni la décima parte de lo populista que tiene que ser para ganarle unas elecciones al PP. Es más, es mucho menos populista, o peor populista, que el SOE; y probablemente, también sea peor populista que la antigua CiU y otros partidos hegemónicos del país.

    Podemos desde un principio se declara populista. Pero yo puedo declararme marciano y no por ello soy más marciano o menos terrícola. Podemos en efecto bebe de los llamados populistas latinoamericanos, pues es ahí donde el neoliberalismo ha golpeado con particular crudeza y también donde el populismo ha fraguado como movimiento contestatario al neoliberalismo.

    Y ahí empiezan los problemas de Podemos. Uno no trasplanta de país, sin más ni más, una estrategia; y menos aún una estrategia basada enteramente en el discurso. De ahí vamos al segundo problema, uno mayor todavía: creer que lo importante son los discursos explícitos, en lugar de los dispositivos retóricos en los que estos se insertan. Podemos dice que habla al pueblo pero luego sus cabecillas se niegan a pasear a la Virgen, o a peregrinar, o a montar casetas de feria, o a cruzar España de extremo a extremo saltando entre palcos de primera división, o a abrazarse a Casillas envueltos en la bandera y la copa.

    Eso muestra que en Podemos son populistas de pega, o de lo contrario populistas que no saben hacer las cosas como dios manda, es decir, disputando -para luego subvertirlos, o no- los dominios donde realmente se construye y se reafirma el pueblo en la tradición patria local.

    En populismo, Podemos es como mucho un partido amateur.”

    • Carlos Jerez dice:

      Te pareces a Rufían, poniendo las opiniones de otro para no decir las cosas él directamente.

      Podemos es populista a su manera, para su electorado potencial que ha decidido que no sea más de una quinta parte, para a sí mantenerse completamente de “izquierdas”. Los ejemplos que das tu son más bien de la derecha.

  2. Emilio dice:

    Creo que sobra la disculpa a Pedro Sánchez. Primero, porque los de Podemos no tienen esa visión despectiva de lo que signifique populismo y dependiendo del momento aceptaron y aceptan de buen grado ser calificados así y, segundo, porque Pedro Sánchez lo que con esa rectificación demuestra es que no sabía por qué se lo llamó en su momento, pero sigue sin saber todavía lo que algo así significa y por tanto si es pertinente calificarlos así o no, mucho más allá de cualquier voluntad de ofender.

    Mr. X, creo que confundes popular con populismo. Los de Podemos no son populistas espontáneos, lo son de libro. Bescansa es posible que entienda o lo interese poco el fútbol y no vaya a romerías, pero sí se ha aplicado sin denuedo a a estudiar cuanta encuesta se haya realizado sobre los gustos y lo que piensan los españoles, lo que constituye tabú y sobre lo que se puede y se debe hablar públicamente, y cuando Pablo Iglesias habla de Patria también es muy consciente con qué intención lo hace.

  3. Alatriste dice:

    Yo diría que con todas las salvedades del mundo (que son muchas) la mejor forma de descubrir si un político o un partido es populista es que lo que él exige, lo exige “el pueblo” o ” la gente”, en ocasiones “la patria”. Con el corolario evidente de que quien piense otra cosa y se oponga se convierte en un enemigo del pueblo… en otras palabras, el populista busca de forma muy deliberada pintar a sus adversarios como “las élites”, “los privilegiados”… “la casta”.

    • Argos dice:

      Ateniéndonos a esa definición, el nacimiento de la sociedad occidental moderna en la revolución francesa y el concepto de la república laica fueron movimientos populistas.

      • vellana dice:

        X supuesto. ¿y?

        • Argos dice:

          Que o bien se asume el concepto de populismo como “exigido por la gente”, lo cual incluiría la revolución francesa, la revolución americana, la fundación de Estados Unidos, la república, la salida de guerras como Vietnam, la abolición de la segregación racial, etc, y las incluimos como “ejemplos de políticas populistas”.

          O bien se asume el concepto con connotaciones negativas y que se refiere a políticas populares pero con consecuencias económicas negativas a medio-largo plazo, como el peronismo o el régimen bolivariano.

          Pero es uno u otro, y hay que definir CON CLARIDAD el sentido que le de. Lo que no se puede hacer es mezclar de forma ambigüa, tratando de usar el término como ataque y manipulación retórica, usando el término en el primer sentido pero de forma vaga y poco específica, con el objetivo de que se le asocien las connotaciones negativas del segundo.

          • Alatriste dice:

            Un momento, un momento… yo _NO_ he dicho que populismo es “lo exigido por la gente”. Lo que he dicho es que el populista dice que las cosas que busca no las desean él y sus votantes, una parte más o menos grande de los ciudadanos, sino que las desea “la gente”, “el pueblo”.

            En otras palabras, lo que digo es que la esencia del populismo está en un líder carismático (supongo que es posible un movimiento populista sin un liderazgo caudillista, pero en la práctica no se me ocurre ningún ejemplo) que afirma representar al pueblo entero, con el corolario inevitable de que por lo tanto cualquiera que se oponga se opone a los deseos del pueblo, y está el servicio de X, donde X son los poderosos, las “liberal elites”, los “special interests”, las grandes empresas, los cárteles y los monopolios, la troika, las potencias de Versalles, los burócratas de Bruselas, los judíos, los comunistas, Washington, el Club Bilderbeg, los banqueros, etc, etc, etc.

            Como se puede deducir de esa lista, el populismo puede emplearse por movimientos en cualquier posición del eje izquierda-derecha. El populismo no es una ideología sino una estrategia (lo cual no quiere decir que cualquier partido y cualquier ideología puedan recurrir al populismo; hacen falta unas condiciones previas sin las cuales la retórica populista resultaría ridícula y sería rechazada entre abucheos y carcajadas)

          • Vellana dice:

            No, esa dicotomía la pones tú porque quieres. Un movimiento puede ser populista (hay que hacerlo porque, según los líderes, se hace por el pueblo) y tener consecuencias buenas en el corto, medio o largo plazo.
            El populismo suele ser negativo porque lo lideran habitualmente o bien unos iluminados o bien unos jetas que usan al pueblo como excusa, con una ideología nefasta detrás de ellos; pero podría dar la casualidad de que la ideología del populista o su intuición fueran correctas; o viceversa, que alguien con las ideas correctas, se valga del populismo para llevarlas a cabo.
            Decir que la revolución francesa no fue populista mientras las tricoteuse vitoreaban cada nueva pérdida de cabeza es sorprendente.
            Un saludo.

  4. Sgt. Kabukiman dice:

    Cualquier politico que quiera ganar elecciones se dedica a regalarles los oidos (y la vista, y no miro a nadie) a sus votantes, para que le sigan comprando el género y no el de al lado. Sea éste los unicornios rosas, la seriedad por demostrar, la cuadratura del circulo danesa o un pasado de gloria muy, muy lejano.

    Una vez asumida la perogrullada que los hardfans se arreen para decidir si el populismo del uno es mas chic que el del otro, o mas original.

    Para el próximo post: ¿que es la casta? ¿es hombre o mujer? ¿huele a varon dandy o a hugo boss?

    Un cordial saludo

    • Alatriste dice:

      Es que no es eso. Soy reacio a poner ejemplos, pero es que algunos son demasiado claros: para no ponerlos todos de casa recurramos al brexit, que tiene la ventaja de demostrar que el populismo no tiene por qué ser de izquierdas, como parecen pensar algunos.

      Hace solo días que tras la decisión judicial de que el proceso de salida de la Unión es competencia del parlamento, no del gobierno, los tres jueces fueron declarados “enemigos del pueblo” con todas las letras, se relacionó su decisión con sus circunstancias personales (incluyendo la homosexualidad de uno de los jueces), se afirmó alegremente que se habían vendido y que la decisión se había tomado en Bruselas (“who do EU think you are?” fue el slogan), Nigel Farage amenazó/advirtió que las cosas podían volverse muy violentas (la amenaza implícita de violencia, de que “el pueblo” está al borde de tomarse la justicia por su mano, siempre está presente en el populismo), etc, etc. Todo, como buen populismo, envuelto en la afirmación de que el pueblo había hablado, porque como todo el mundo sabe el pueblo es un monolito (ja, ja… jaja) y que cualquiera que se oponga al brexit más duro se enfrenta al pueblo (porque el tema es que si el parlamento tiene que aprobarlo probablemente apoyará la versión más suave, “noruega”, de permanecer en el mercado único y seguir aportando dinero y permitiendo el libre movimiento de personas).

      Farage, que es verdaderamente un ejemplo de libro de populista, dejó un reguero de afirmaciones realmente deliciosas si uno está interesado en lo que es el populismo. Sacado de la BBC

      “Believe you me, if the people in this country think they’re going to be cheated, they’re going to be betrayed, then we will see political anger the likes of which none of us in our lifetimes have ever witnessed in this country”.

      “Asked by Andrew Marr if there was a danger of “disturbance in the streets and so on” if Parliament thwarted Brexit, Mr Farage replied: “Yes, I think that’s right.”

      No importa que él mismo afirmara cuando creía que el referendum se iba a perder que un resultado 52-48 no decidiría nada. Ahora “el pueblo” habla por su boca y exige lo que Farage quiere – cosas que dicho sea de paso no estaban en la pregunta del referendum – y si no se producirán disturbios violentos. Que él no desea, noooo, qué va… él solo advierte de que hay traidores trabajando en el seno de la judicatura y el parlamento.

      Y no quiero dejarlo sin señalar que hay una relación muy, muy directa entre el populismo y los plebiscitos/referendums.

      • Alatriste dice:

        Y por si faltara alguna guinda en el pastel, ahora el inefable Nigel anuncia que liderará una marcha de 100.000 manifestantes hasta el tribunal supremo el día en el que haga pública la sentencia definitiva sobre quien debe invocar el artículo 50.

        No sé si llamarlo un escrache o la marcha sobre Roma… pero no podría ser más populista ni si lo hubiera anunciado vestido de Britannia, casco ático, tridente y escudo incluidos (obviemos el león, tampoco hay que pasarse).

  5. El populismo se nos cuela por el alto ruido de demagogia de políticos y medios.
    Se necesita un diván en cada tertulia. Se cura con educación emocional en las aulas.

    “Religión, ideología y populismo, el enfoque clínico”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2016/11/religion-ideologia-y-populismo-el.html

Comments are closed.