Internacional

Las tres apuestas de Hillary Clinton

8 Ago, 2016 - - @egocrata

La mera existencia de Donald Trump hace que la campaña presidencial de Hillary Clinton quede en un segundo plano. Es un lástima, porque los demócratas, en parte por convicción, en parte aprovechando el espanto de candidato republicano, están llevando a cabo una estrategia tan interesante como arriesgada. Clinton podría simplemente intentar recrear la coalición demócrata que llevó a Obama a la Casa Blanca por segunda vez el 2012 (las elecciones del 2008, en plena crisis, son irrepetibles), pero ha decidido seguir un curso de acción algo más ambicioso.

Simplificando un poco, cuando el ruido de las constantes astracanadas de Trump no oculta el mensaje de su rival, la campaña de Clinton está haciendo tres cosas: darle la vuelta a la narrativa sobre temperamento, abrazar el patriotismo y girar a la izquierda.

Género, política y temperamento:

En Estados Unidos, como en casi cualquier otro lugar del mundo, los periodistas hacen preguntas a las mujeres candidatas a cargos públicos que nunca harían a un hombre. A nadie se le ocurriría preguntar a Mitt Romney, Obama o Bush si “son lo suficiente fuertes” como para tomar decisiones de vida o muerte, por ejemplo. Ningún candidato varón sería cuestionado tras llorar en público, o se le exigiría hablar sobre si es demasiado emocional. Desde luego, ningún hombre recibiría esta insidiosa pregunta que Hillary recibe una y otra vez sobre por qué parece caerle mal a la gente, por qué no sonríe más y por qué en las encuestas no es vista como una persona agradable. Es perfectamente posible que los periodistas no sean conscientes del sesgo (machista) implícito en sus preguntas, dado lo comunes que son. Pero en general, en cualquier campaña política, una mujer tiene que dedicar una cantidad de tiempo nada trivial defendiendo su carácter y temperamento.

En este ciclo presidencial, sin embargo, las cosas son un poco distintas. Aunque Hillary sigue recibiendo la misma estúpida pregunta en cada entrevista sobre por qué le cae mal a la gente (no me extraña que no dé demasiadas ruedas de prensa – siempre le preguntan lo mismo), su campaña está utilizando el temperamento como arma arrojadiza, atacando repetidamente a Trump como alguien que no tiene la fortaleza y estabilidad mental para ser presidente. Puede parecer una línea de ataque obvia para cualquiera que haya escuchado a Trump hablar durante más de cinco minutos, pero es inusual. En una campaña electoral, al menos en Estados Unidos, una mujer no acostumbra a utilizar esta clase de mensajes, ya que llevan el debate a una zona donde los estereotipos juegan en su contra. Clinton parece estar un poco de vuelta de todo, y aprovechando que su oponente a menudo se comporta como un niño malcriado está utilizando este ataque constantemente.

Patriotismo:

El segundo mejor discurso de la convención demócrata (el mejor fue el del matrimonio Khan, origen de la última ida de la olla de Trump) fue el de Barack Obama y su mirada optimista al futuro de Estados Unidos. Que el presidente de un discurso de contenido patriótico no es inusual; lo que hizo que muchos observadores prestaran atención, sin embargo, fue el tono empleado, tanto por Obama como por el resto de oradores en los cuatro días de convención.

Sonaban como republicanos.

No en el contenido del programa (ahora hablo de ello), pero sí en la retórica, en la mirada optimista de una América pletórica, líder, segura de sí misma, orgullosa de sus valores, su energía y su vitalidad. John Podhoretz, escritor de discursos para Reagan y Bush padre, dijo sobre la intervención de Obama que cambiando cinco párrafos el discurso lo podría haber pronunciado Reagan. No fue el único intelectual conservador diciendo cosas parecidas; los demócratas realmente estaban copiando la retórica del GOP pre-Tea Party. La convención republicana en general, y el discurso de Trump en particular, fueron una visión apocalíptica de Estados Unidos sumido en el caos. Clinton, Obama, Biden y demás, en cambio, hablan con un optimismo y orgullo que normalmente estaba reservado a los conservadores.

Es un cambio tremendo. Los demócratas siempre han envidiado el hecho que el GOP fuera el partido del optimismo desde 1980, su visión del país siempre dedicada a desfacer entuertos y combatir problemas. Bajo Obama, el partido ahora habla de construir a more perfect union, la visión de unos Estados Unidos en permanente construcción, siempre avanzando hacia mayores cuotas de bienestar, igualdad, justicia, diversidad y oportunidades para todos. El contraste viene en gran medida por la campaña rabiosamente pesimista de Trump, a menudo basada en el resentimiento y el temor a la decadencia, pero no se limita a ello. Obama lleva abrazando estas ideas toda su carrera (su discurso en la convención del 2004 es legendario por un buen motivo; vale la pena verlo de nuevo); es ahora, sin embargo, cuando los demócratas han conseguido tomar posesión plena de este terreno.

Lo significativo, sin embargo, es que apostar por este discurso es una apuesta arriesgada, ya que están buscando los votantes del centro, no la coalición demográfica (mujeres + jóvenes + minorías) que anclaron la victoria del 2012. Hillary Clinton está intentando expandir el electorado, en vez de defender una victoria probable pero ajustada. Y lo está haciendo con el riesgo añadido del siguiente punto: un ambicioso programa electoral.

El giro a la izquierda:

Es importante no olvidar que en las primarias del 2008 Barack Obama estaba a la derecha de Hillary Clinton en casi todos lo temas, con la (decisiva) excepción de política exterior. Clinton parecía una candidata centrista durante las primarias este año sólo porque su oponente era Bernie Sanders, pero siempre ha sido alguien cerca del núcleo ideológico del partido demócrata, no un miembro del ala moderada.

En parte por convicción propia, en parte para apaciguar a los sanderistas, el programa electoral del partido demócrata este año es muy progresista, especialmente si lo comparamos con el 2004, 2008 ó 2012. Los demócratas defienden implantar la baja por enfermedad y maternidad a nivel federal, expandir derechos sindicales, educación universitaria sin endeudarse, ampliar la educación infantil, expandir la reforma sanitaria, subir el gasto en seguridad social y los impuestos a los ricos y reforzar la regulación del sistema financiero, entre otras propuestas. Muchas de estas cosas no suenan especialmente de izquierdas en Europa (aunque parezca increíble, en Estados Unidos no hay baja por maternidad), pero en agregado conforman un programa político muy progresista dentro del espectro ideológico habitual en el país.

De forma más relevante, es un programa mucho más de izquierdas de lo que uno esperaría de una campaña que quiere apostar sobre seguro. En vez de escribir una serie de propuestas más o menos bienintencionadas pero no demasiado amenazadoras (léase: Obama, 2008, con una ley de sanidad idéntica a la aprobada por Mitt Romney en Massachusetts dos años antes), Clinton parece haber decidido que de perdidos, al río, y ha tirado a la izquierda.

La combinación de estas tres apuestas sugiere dos cosas. Primero, Clinton es consciente que Trump es un candidato horrible, y se puede permitir tomar ciertos riesgos. Segundo, si la apuesta le sale bien, y los demócratas ganan con claridad en noviembre (algo que las encuestas sugieren como una posibilidad real a estas alturas), habrán movido el centro del debate político sólidamente hacia la izquierda a medio-largo plazo.

Una de las grandes ambiciones de Obama desde que llegó a la presidencia (y uno de los grandes de muchos observadores republicanos) era hacer para los demócratas lo que Ronald Reagan hizo para el movimiento conservador en los ochenta, cambiar los parámetros del debate. Si Clinton gana en noviembre, y lo hace bajo este nuevo optimismo progresista que vimos en la convención, las presidenciales del 2020 se librarán bajo un marco progresista por primera vez en décadas. En 1992 y 1996 los demócratas ganan las elecciones utilizando y aceptando la retórica de Reagan*. Con suerte, en el 2020 los republicanos deberán acudir a las urnas con un candidato hablando como Obama.

Es una apuesta ambiciosa, sin duda. Veremos si les sale bien.

*No olvidemos que Trump ganó las primarias con un mensaje populista en lo económico, a la izquierda del resto de su partido; el GOP ya se está viendo forzado a dejar a Reagan atrás. El hecho que Clinton y los demócratas tengan hoy un programa electoral tremendamente pro-inmigración sugiere que no quieren quedarse ahí, y quieren cambiar el debate.


37 comentarios

  1. Sgt. Kabukiman dice:

    Dejar a reagan atras parecia impensable hace unos años, listo para ser tallado en el rushmore.

    Y en tres, dos, uno ,,, tenemos las acometidas de los trumpitos.

  2. Vellana dice:

    cero, menos uno, menos dos…

    ya ha pasado una hora y seguimos esperando.

  3. PaulJBis dice:

    Una puntualización sobre el primer punto. Es cierto que las preguntas sobre carácter o fortaleza pueden tener (vamos, tienen) un sesgo machista, pero ¿las preguntas sobre por qué no cae bien? Te guste o no, los “unfavorables” de Hillary en las encuestas sobrepasan ampliamente los “favorables”, y esta ha sido de siempre una de sus debilidades como candidata. La única razón por la que este dato está pasando desapercibido últimamente es porque tiene enfrente a, bueno, a Donald Trump.

    Podrías argüir que es el público el que está mostrando sus prejuicios machistas al tener una visión negativa de Hillary, y puede que sea verdad, pero si sus “unfavorables” en las encuestas son tan altos, no veo por qué los periodistas no van a poder preguntar por ello.

    • jorge dice:

      +1

      Venía a hacer la misma pregunta. No puede ser que ahora si una mujer cae mal no se pregunte. Mismamente en España desde el 26J se ha puesto el foco en si Pablo Iglesias es un antipático y tiene mala imagen o no.

  4. Alatriste dice:

    Una pregunta, Roger ¿Dirías que Clinton está intentando deliberadamente no solo conseguir la presidencia, sino también el control de Congreso?

    • Carlos Jerez dice:

      ¿Alguien ve el Congreso posible de conseguir para los democratas? No digo imposible pero parece muy poco probable. En cambio el Senado esta al alcance de la mano.

      • Alatriste dice:

        Es difícil, desde luego, pero Clinton está corriendo riesgos que parecen innecesarios, y eso le hace a uno pensar que tiene ambiciones más allá de la presidencia… aunque el objetivo podría ser simplemente el Senado.

        Posdata: totalmente sin relación, pero me pareció que estaría bien mencionar que en ‘The Guardian’ tienen hoy un sketch de los guionistas originales de ‘Yes Minister’ sobre el Brexit. Sir Humphrey Appleby sigue siendo el mismo cínico de siempre 🙂

      • Roger Senserrich dice:

        (Nota: el Congreso tiene dos cámaras, la Cámara de Representantes y el Senado.)

        Senado sí, Cámara de Representantes es poco menos que imposible.

  5. M. Oquendo dice:

    Cuando el establishment imperial-militar USA y los estrategas de la escuela Brzezinski tienen que recurrir a la Sra. Clinton y ésta a decir que es “the pinkiest of them all” (Sanders being really reddish) es tiempo de ponerse a pensar en que las cosas están muy complicadas.

    El Viejo paradigma imperial está conceptualmente muerto y no hay sobre la mesa una alternativa –no Imperial– capaz de garantizar progreso económico y libertad civil. Ya ni el retorno a Bretton Woods es aceptable.

    El escenario es de más confrontación, más guerras, más control y, en general, una sovietización de las democracias representativas (ninguna lo es) que en el Continente ya está sucediendo.

    Ya es visible la reducción de libertades civiles, penalización de conductas antes libres que eran derechos naturales, esfuerzos ingentes de ingeniería social, inmigraciones forzadas desde el poder (cambio de demos, dicen algunos) y medidas psicológicas y policiales de control de la población.
    En paralelo proliferan guerras y despliegues en los cuales la Sra, Clinton fue decisivo arquitecto y, por ello, hoy podría no estar muy lejos de procesos penales en USA. Caso de Libia y de fondos que terminaron alimentando al Daesh sirio e iraquí.

    Los nervios del Establishment están justificados. Trump, aunque no salga elegido, se va a forrar todavía más.
    For some people, too much is at stake.
    Saludos

  6. Yolanda Blanch dice:

    Hola:
    Muchas gracias por tus posts. Me gusta mucho seguirlos. En éste pones:
    Hillary sigue recibiendo la misma estúpida pregunta en cada entrevista sobre por qué le cae mal a la gente (no me extraña que no dé demasiadas ruedas de prensa – siempre le preguntan lo mismo), su campaña está utilizando el temperamento como arma arrojadiza, atacando repetidamente a Trump como alguien que no tiene la fortaleza y estabilidad mental para ser presidente.

    Pero hoy justamente leía un articulo de Bloomberg
    https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2016/08/08/donald-trump-thinks-hillary-clinton-a-lady-running-for-president-is-crazy/

    En el que justamente afirma que fue Trump el que dijo esta frase, o una increiblemente similar: Clinton, Trump said, is unstable, insane and lacking the equilibrium required to be an effective president.

    He intentado encontrar la charla en la que el uno o el otro lo dijeron pero no he sabido. Me fío mas de ti que de la periodista deBloomberg 🙂 pero, me puedes dar pls la referencia de dónde has obtenido la frase?

    Muchas gracias

    • Yolanda Blanch dice:

      Habia un link en tu post que no habia visto, ya he encontrado el video de Clinton. Ahora no sé si Trump está jugando al “Tu más, tú más”. O si la periodista de “The washintong post” (yo leí el artículo en Bloomberg) see ha liado…
      Ahora estoy intentando ve cuál de las dos alternativas es cierta, pero qué mala soy haciendo búsquedas en google …
      Muchas gracias 🙂

  7. M. Oquendo dice:

    Por sovietización se entiende la injerencia progresiva del Estado en esferas personales históricamente libres de ellas cebándose en los más pequeños. Cualquier excusa es buena.

    Por ejemplo:

    Hoy mismo abriendo al azar un periódico de una de las “Autoctonías” españolas. Ambas en Primera página.

    1. Las webs que anuncien pisos “ilegales” (no registrados y autorizados por un nuevo organismo público) de vacaciones tendrán sanción.

    2. Un cambio legal duplica los coches que no pasarán la ITV (por emisiones a partir de los 7 años)

    Mientras eso sucede y las multas y las sanciones a la gente que sustenta el sistema crecen desaforadamente y las policías municipales se dedican a apoyar ese esfuerzo extractivo resulta que, en la misma localidad…………

    3. Los atracos domésticos desatan la psicosis vecinal y triplican la carga de trabajo de los cerrajeros. Esto se la suda y con razón…………porque, believe it or not, representa más PIB (como la prostitución y la droga)

    Es decir, lo que sucede cada día. La lista es interminable.

    El sistema se va por la alcantarilla y nadie lo lamentará porque se lo merece. Dice Gorbachev que llevamos el mismo camino que la URSS.

    Saludos

    • Mr. X dice:

      1-Allá, en los liberales USA, en San Francisco o Nueva York, ese tipo de establecimientos -que suelen joder sobre todo a los vecinos: ¿a usted le gustaría que un montón de guiris alcoholizados se alojen en el piso de al lado), le caen multas de mil dólares, nada menos.

      2-Supongo que será por un cambio de legislación europea.

      3-Precisamente hace poco salió un estudio indicado que España es uno de los países, en todos los sentidos, más seguros del mundo, de hecho el índice de criminalidad lleva algo así como una década bajando sin cesar.

    • Epicureo dice:

      Lo de los atracos es, simplemente, la no-noticia de todos los veranos. Siempre roban más aprovechando las ausencias. Pero las estadísticas de denuncias no demuestran ningún aumento interanual.

      • Mr. X dice:

        No es que haya aumento, es que en plena crisis los índices de criminalidad han bajado una barbaridad.

    • Sgt. Kabukiman dice:

      Siempre que leo estos comentarios de abuelocebolletismo apocaliptico me da la impresión de que nos gobiernan extraterrestres contra los que nada podemos hacer.

      Con el montón de países en los que el estado ni está ni se le espera y los emprendedores locales imponen su ley, que cruz tener que soportar homilías de tanto libertario de pacotilla, eso si, cómodamente instalados en países con estados fuertes y muy, muy voraces.

      Por ustedes:
      https://www.youtube.com/watch?v=3SQmmtQSZqU

  8. M. Oquendo dice:

    Tema complejo, pero, efectivamente, pocos profesionales de la Justicia dudan de que vivimos una Sovietización sin paliativos.

    Sin entrar en el debate maniqueo, blanco/negro, es evidente que, como cuestión de grado o gama de grises, las democracias representativas están en fase claramente Liberticida y de Ingeniería Social Ideologizada.

    Muy particularmente España. Un lugar donde la vena dictatorial late siniestra y tenebrosa en las almas que se tienen por más progres.

    Hay que hacer una seria reflexión sobre Las Políticas Públicas.

    Veamos la Evolución de la población carcelaria española. Cuatro apuntes.

    1.- En el periodo que va de 1975 a 2007 la Población Carcelaria ha pasado de 8,440 internos a 76,474. Desde entonces ha crecido y en 2012………………….. son más de ¡¡¡150,000!!! resoluciones con penas sustitutivas de cárcel prácticamente inexistentes hace 40 años.

    2.- Hemos pasado desde 23’59 presos por cada 100.000 habitantes, en 1975, a 165’68 en 2007. El pico durante el franquismo, en 1950, alcanzó 100 presos por cada 100,000. Un 60% menos que hoy.

    3.-Hoy se legislan revisiones continuas del Código Penal y se crean nuevas figuras delictivas como arma electoral y forma de gestión de comportamientos, pensamiento y expresión.

    4.- Se ha consagrado una quiebra de principios clásicos del derecho penal. Ya hay delitos sin damnificados, delitos de autor y delitos que no lo son en países de nuestro entorno.

    Y la tendencia sistémica se acelera.

    • Pescador dice:

      Que tiene que ver esto con “los progres”, así, en general? Aparte, durante el franquismo, tambien se fue muy creativo con los delitos, entre ellos la risión – para los vencedores- de “auxilio a la rebelión militar” o el saco sin fondo que era la “ley de vagos y maleantes”.
      Como dicen por ahí arriba, antes de ponernos en plan finmundista, habría que analizar un poco el tema, (lo que no es objeto de este post). Comparar la situación actual con la de finales de los setenta-principios de los ochenta es para echarse unas risas.

    • Sgt. Kabukiman dice:

      A ver, que la solución al problema éste de tantos ciudadanos en la cárcel es bien sencilla:
      – legalicen el trafico de drogas, háganle caso a la marquesita liberal, coño
      – despenalicen arrearle a la parienta
      – despenalicen los homicidios por imprudencia grave al volante
      – policía y justicia deben ser menos eficaces
      Por citar unos cuantos casos que, por su novedad, contribuyen al aumento del ratio que tanto le perturba.

      Un cordial saludo

    • Mr. X dice:

      Ostras. Incapaz de negar lo que le hemos recordado: que la criminalidad baja desde hace muchos años, tiene que remontarse hasta 1975, cuando existía una dictadura y la policía y los juzgados actuaban como actúan durante una dictadura. Mire, el aumento de población reclusa desde entonces se resume en una palabra “drogas”. Casi todo el mundo que está en la cárcel, lo está por tráfico de drogas. o por cualquier otro tipo de delito relacionado con las drogas.

    • Carlos Jerez dice:

      Mr Oquendo, ¡te importaría pasarme las fuentes de tus datos carcelarios?.

      También me gustaría saber en que te basas para creer que los americanos vivían mejor en los 70s, una década de crisis económica, inflación, guerras,colas para gasolina, alta criminalidad, mayor discriminación de género, racial, sexual.

      La renta per cápita también era menor, y aunque no ha crecido igual para todos, también era peor para los más pobres. Las libertades civiles han aumentado, como la población activa, mientras que ha disminuido el paro.

      Me cuesta entender como se puede afirmar que en los 70s los americanos estaban mejor, posiblemente siendo una de sus peores décadas desde los años 30s.

      • M. Oquendo dice:

        Hola, Carlos.

        Además de los datos de la DG de Instituciones Penitenciarias puedes buscar el siguiente trabajo en la red. La evolución de la población carcelaria en España (1975-2007)

        En la tercera página del mismo viene el gráfico resumen.

        Dado que en 2011 se produce la noticia de que España es el país de Europa con mayor población carcelaria comienzan a reducirla modestamente pero sin que se altere ninguno de los elementos fundamentales del comentario. No les gusta que se sepa que en el paraíso de la progresía las cárceles son las más nutridas.

        Sobre el segundo asunto no me sorprende lo que dices porque los medios desinforman adrede.

        Este video de la Profesora Elizabeth Warren (Harvard, Derecho Concursal y Quiebras) lo explica perfectamente. Lo mismo sucede en España. Amén de que en los 70 yo era vecino de Roger Senserich en Connecticut y lo he vivido en directo, antes y ahora.
        Profesora Warren https://www.youtube.com/watch?v=akVL7QY0S8A

        Asombrosa la desinformación intencional ¿no?

        Un saludo cordial

        • Pescador dice:

          Mr Oquendo, cuando se recurre a los datos para obtener conclusiones, hay que contextualizarlos. Repito, no es el tema de esta entrada analizar la situación carcelaria en España, pero si revisa todo el articulo y no los datos que ofenden a su vista, comprobara que la producción de nuevas leyes y tal – sus puntos tres y cuatro- no es la generadora de ese aumento de la población carcelaria, ya que el número de entradas en prisión es similar, ya en el 2005 , al que ocurría en 1978, con una población mucho mayor , sino a la competición entre PsoE y PP por el medroso electorado que se autodenomina de centro y da/quita las mayorías en este país, al que se le ha vendido que la seguridad se gana al modo norteamericano, incrementando las penas para disuadir al delincuente.
          Debido a esto y gracias a una reforma de penas y a devolver presos a su lugar de origen, llevamos años bajando el número de presos, sobre un 12% en los últimos cuatro años y, supongo , seguíran bajando.
          Pero, repito, esto es tema para otro debate…

  9. Sgt. Kabukiman dice:

    Por otra parte es un clásico de barra de bar entre señores de una cierta edad, una cierta cultura y un cierto sesgo a la diestra que te suelten que antes (con el OTRO) los delincuentes no se salían de rositas. Que ahora entran por una puerta y salen por la otra, etc, etc.

    Parece que el problema no solo es de los progres.

  10. M. Oquendo dice:

    En cuanto se comienzan a poner datos sobre la mesa las ideologías se quedan con demasiada frecuencia en pronunciamientos emocionales destinados a manipular al incauto y al voluntario. No siempre, por supuesto, pero sí muchas veces.

  11. M. Oquendo dice:

    Por regresar al tema de Roger Senserich.

    El problema con el relato de Obama es que solo lo puede comprar una población desinformada.
    Realmente el americano medio está hoy bastante peor que en los 70 y lo viene proclamando, con datos del propio US Gvt, una Senadora Demócrata y antes profesora de Derecho Concursal en Harvard.

    Quizás sea esa la razón de que no la hayan elegido para VP de la Sra. Clinton cuyo principal activo electoral es la existencia de Trump y el sistema de desinformación pública sobre su trayectoria como Secretaria de Estado.

    Profesora Warren https://www.youtube.com/watch?v=akVL7QY0S8A

    Saludos

    • Mr. X dice:

      Por cierto, hoy en prensa sale que la población reclusa en España ha descendido, y que de hecho lleva seis años seguidos consecutivos de descenso.

  12. […] Trump as a serious contender to be the next occupant of the White House, in Politikon spoken about three bets of Hillary […]

Comments are closed.