Economía

Brexit: campo, ciudad y los perdedores de la globalización

24 Jun, 2016 - - @egocrata

Hace un par de meses escribía sobre uno de los motores del aumento de las desigualdades en Estados Unidos estos últimos años, el ascenso de las grandes ciudades. Por una serie de motivos que no vienen al caso, la combinación entre economías de red, cambios tecnológicos y globalización han hecho que las grandes aglomeraciones urbanas estén experimentando un crecimiento económico mucho más rápido que el resto del país.

Esta separación económica entre ciudades “conectadas” ricas y hinterlands estancadas y empobrecidas es algo que estamos viendo cada vez con mayor claridad en el mapa electoral de Estados Unidos, con los demócratas ganando apoyos en la América globalizada y cosmopolita, y los republicanos ganando terreno fuera de ella.

Esta noche, si miramos el mapa de resultados del referéndum sobre el brexit, vemos algo parecido. Inglaterra es, en muchos aspectos, un país dividido en dos regiones, el área metropolitana de Londres y el resto. El mapa electoral ha tenido este aspecto:

Brexit

Dejad de lado por un momento Escocia (que está casi vacía) e Irlanda del Norte, donde los nacionalismos locales han tenido mucho peso. En Inglaterra y Gales lo que vemos es esencialmente un mapa del área metropolitana de Londres, con algunos destellos de remain en zonas más o menos aleatorias en el resto del país. La capital, la enorme, vibrante, cosmopolita, inmensamente rica ciudad que ha sacado un partido enorme a la globalización y sus vínculos con el resto de Europa, ha votado seguir conectada la UE de forma decidida. El resto del país, las zonas donde la economía nunca acabó de recuperarse de la gran recesión, han votado leave. 

Más allá de los efectos inmediatos para el Reino Unido y la Unión Europea de este referéndum (pista: la libra esterlina, ahora mismo, pierde casi un 11% de su valor frente al dólar), la cada vez más aparente divergencia entre los ganadores y perdedores de la globalización es algo que debería preocuparnos. Londres, Nueva York, París, Milán, Madrid o Barcelona* son lugares cada vez abiertos, prósperos, innovadores y productivos. Estas ciudades son el futuro prometido de sociedades tolerantes, creativas, muilticulturales y rabiosamente humanas.

El problema es que todo lo que hace estas urbes lugares atractivos y prósperos no está llegando al resto de los países que las albergan. Es más, en muchos casos el multiculturalismo, la inmigración y la apertura comercial son vistas como una amenaza o incluso el origen de la decadencia de esas misma regiones. La globalización, o al menos la globalización como está sucediendo en lugares como Reino Unido, Estados Unidos o Francia, está distribuida de forma muy desigual geográficamente, y a su vez está creando unas tensiones sobre el mismo sistema democrático con efectos difícilmente predecibles.

¿Quiere decir esto que la globalización, de forma inevitable, produce monstruos? No necesariamente; basta con mirar de nuevo el mapa de Estados Unidos. Aunque muchas ciudades medianas y pequeñas fuera de las dos costas, Texas y Chicago se han quedado atrás, hay una serie de zonas urbanas, a veces en medio de ninguna parte, que han adoptado medidas y políticas de forma consciente para conectarse al mundo y participar en la globalización. Lugares como Minneapolis-Saint Paul, Denver, Salt Lake o Portland están básicamente en medio de ninguna parte, pero han intentado crear unas infraestructuras, tejido universitario, empresarial, políticas de vivienda y mano de obra que sirvieran para atraer inversiones y poder generar la clase de bienes y servicios que pueden competir a nivel global. No es necesariamente algo fácil, pero puede hacerse; basta mirar a lugares como Irlanda, Suiza o Suecia (o Euskadi) para buscar ejemplos más cercanos.

Lo que parece cada vez más obvio es que durante demasiado tiempo las élites occidentales han dado la espalda a los efectos cada vez más traumáticos de la globalización, sin utilizar sus (enormes) beneficios para asegurar que nadie se quede atrás. Los populismos de estos últimos años, desde Trump a LePen, pasando por Farage, son el resultado de esta arrogancia.

Es hora de cambiar las cosas, o la cosa acabará mal.

*: Algunos en Barcelona parecen estar más preocupados de cortar amarras y desconectase con el mundo que de participar en la globalización, pero ese es otro tema.


57 comentarios

  1. Ramsey dice:

    Y dale con los perdedores de la globalización. Habéis tomado la costumbre exageradamente perezosa de llamar “globalización” a ‘todos los cambios estructurales que han ocurrido desde los años 70’, y de golpe que parezca que todo es un problema de las élites supranacionales que nos gobiernan.

    El cambio tecnológico ‘skill-biased’, el envejecimiento de la población y la crisis del estado de bienestar, la terciarización de la economía, la dualización de los mercados de trabajo, son factores distintos y por lo menos igual de importantes que la apertura comercial.

    • Sergio dice:

      Totalmente de acuerdo.

    • Alatriste dice:

      En principio podría estar de acuerdo, pero ¿Son de verdad factores tan distintos o son parte de la misma historia? Porque procesos como la terciarización de la economía en mi opinión son una consecuencia de la globalización, sin ella no sería viable trasladar el sector secundario “offshore”…

    • Argos dice:

      Son factores distintos, pero todos provienen de un mismo origen político, llámese globalización, multiculturalismo, progresismo o como se quiera.

      El envejecimiento de la población tiene mucho que ver con una enorme presión sobre las mujeres para que opten por una carrera laboral. Hoy en día una mujer que sea madre y se dedique a su familia es considerada una perdedora. Lo gracioso de esto es que precisamente los estratos inmigrantes que mantienen roles sociales más tradicionales, y que por ello tienen más hijos, están reemplazando demográficamente a la población autóctona.

      La crisis del estado de bienestar tiene también mucho que ver con la apertura de fronteras. Ya lo dijo Friedman: no puedes tener a la vez estado de bienestar y aperrtura de fronteras. O una cosa u otra. Hemos elegido apertura de fronteras, y mucha gente se está preguntando si fue la elección adecuada.

      Ha habido un fuerte cambio de políticas desde los años 60-70 a ahora, y por primera vez en mucho tiempo los hijos van a vivir peor que los padres. Ya es cuestión de gustos, pero parece que hay mucha gente que no termina de estar a gusto con el resultado de esas políticas.

      • Saavedra dice:

        “llámese globalización, multiculturalismo, progresismo o como se quiera.”

        Muy bien: llamémoslo entonces crecimiento demográfico y urbanización del antiguo tercer mundo. Llamémoslo reducción en el peso mundial relativo -tecnológico, demográfico y económico- de Occidente en general y de Europa en particular.

  2. […] Brexit: campo, ciudad y los perdedores de la globalización […]

  3. Luis Cazalis Urbieta dice:

    “*: Algunos en Barcelona parecen estar más preocupados de cortar amarras y desconectase con el mundo que de participar en la globalización, pero ese es otro tema.”
    A lo mejor las amarras que quieren soltar son las que les unen a un Estado que no les permite desarrollarse y mejorar económica y socialmente… nunca he oído ni leído que Cataluña quiera salir de la UE, de hecho es con lo que se les amenaza, con lo que algún interés deben tener en seguir en ella… y su referencia a Euskadi muestra que un autogobierno fuerte permite políticas que diferencian un territorio de los colindantes pese a tener potenciales económicos similares.
    La marca España no vende.

    • Heiwa dice:

      “La ‘número ocho’ de la candidatura de la CUP para las elecciones catalanas, Mireia Vehi, ha asegurado hoy que la Unión Europea (UE) “es una amenaza para las clases populares”, y ha apostado por romper con esta unión de Estados y con el euro, así como por dejar de pagar la deuda pública.

      “Si la solución pasa por salir de la Unión Europea, por construir la Europa de los pueblos y por juntarnos con los griegos, con los italianos y con la Europa del Sur, la CUP estará de acuerdo”, ha dicho Vehi.”

      http://www.elmundo.es/cataluna/2015/09/13/55f5b983e2704ea9348b4586.html

  4. Mr.Turdy dice:

    Perdón, pero me parecen todo despropósitos.
    La globalización es la n-ésima variante del imperialismo, es desarmarte y dejar que te colonicen las normas económicas de EEUU, no ha sido nunca otra cosa. Por esto estæ en reflujo total (y no está ni empezando).
    El factor decisivo en Inglaterra ha sido el voto de la clase trabajadora, puteada desde Thatcher. Es lógico que Londres vote a favor, más lógico aún que el resto de Inglaterra vote en contra.
    Si ha ganado el no es por demografía eh, y no existe la Inglaterra rural porque Inglaterra tiene un 95% de población urbana y ya casi desde el XIX. Lo que existe son ciudades industriales venidas a menos.
    En Escocia ha ganado la apuesta por la comunidad nacional, para ellos es la forma más rápida de independizarse. No estaba engañado Farage cuando dijo que en Escocia hay más euroescépticos de lo que parece
    En el Ulster es el miedo a perder la relación con la república lo que ha sido determinante, nada de nacionalismos (ya se verá como el voto no está tan alineado como parece).
    Los británicos llevan votando siglos. Otros no. No les vamos a enseñar ahora. Lo que va a pasar ya lo cuento en el artículo de al lado. El problema ahora es de la UE, y lo va a gestionar como lo hace siempre: a hostias y sin tapujos.

    • Kikeco dice:

      Totalmente de acuerdo. No se, para este sitio parece que lo bueno es una globalizacion com la que tenemos en las que las politicas financieras prevalecen sobre las economias de producción, aumentando sin parar la deuda publica y privada y llevando el trabajo real a destinos lejanos a buscar coste cuasi cero de mano de obra, cotizando las empresas mas importantes en paraisos fiscales. Logicamente en la ciudad de Londres habrá mas gente que le interese mantener este proceso pero fuera, en el mundo real, no.

  5. Mr.Turdy dice:

    Este país no tiene arreglo. En la cadena (de váter) prensa ibérica están ventilando si ahora España puede reclamar Gibraltar.
    Con un país así no se va a ninguna parte. Otros deciden su futuro y créanme, no se han equivocado, pueden hacerlo y lo hacen. Otros con la cabeza llena de mierda.
    El domingo volveremos a ser el hazmerreir de Europa. Bueno, menos mal que está Ucrania ahora peleando con fuerza.

  6. Mr. Turdy dice:

    No quiero ser pesado,

    http://en.wikipedia.org/wiki/Results_of_the_United_Kingdom_European_Union_membership_referendum,_2016

    Es tan claro y tan nítido que difícilmente se puede decir nada más. Mientras la misma región económica y hasta cultural, el sur de Escocia (p.ej. el entorno de Berwick) y el norte de Inglaterra, que como casi todas las fronteras, es más difusa de lo que parece, tiene una divisoria de una contundencia brutal, siendo ambas zonas afectadas por igual por los fenómenos que denuncia el autor.

    La diferencia, claro está, la marca el gobierno escocés y el británico. Y esos gobiernos son emanados de los respectivos pueblos.

    Todo lo que hablan es la evolución natural del sistema, pero no está escrito que uno deba adherirse de forma colonial y subalterna al núcleo del sistema, dependiendo del grado de autonomía retenida uno puede moderar los efectos (precisamente: Noruega, Suíza). Claro que para eso hay que tener voluntad política, y a continuación capacidad.

  7. penko dice:

    ¿Texas se ha quedado atrás?

  8. mrp dice:

    Así es, esta es la clave de todo y no solo en UK. Ojalá hagamos algo antes de que sea demasiado tarde. Aunque esperanza poca, esto no es ninguna novedad, se viene fraguando lentamente desde hace mucho tiempo.

  9. Carlos Jerez dice:

    Roger, muestrame con datos esos efectos traumáticos que ha tenido la globalización en el Reino Unido, por favor. Es un argumento que se extiende entre el populismo pero en el que nadie ha mostrado ninguna evidencia, al menos tan traumática.

    En el Reino Unido, como en EEUU, lo que ha pasado es que su prosperidad, relativamente mejor que la de sus vecinos, ha conllevado inmigración, y se ha producido una reacción nacionalista y en algunos casos hasta xenófoba.

    Estamos hablando de un movimiento nacionalista inglés, no de clases bajas, entonces las demandas políticas sería muy diferentes, o por lo menos vendrían acompañadas de otras medidas más importantes para la redistribución de la riqueza. Muy recomendable:
    http://www.irishtimes.com/opinion/fintan-o-toole-brexit-is-an-english-nationalist-revolution-1.2697874

    ” What mattered was what always matters in nationalist revolutions: the appeal of Us against Them.”

    • heathcliff dice:

      Me muevo en tu misma sintonía, Carlos. El tema, para mí, tiene mucho que ver con lo identitario y menos con la percepción del modo en que se redistribuye la porquería de pastel que va quedando..

      O también… Pero para no darle nada al ajeno.

      • Themroc dice:

        Disiento. El nacionalismo, es decir, la vuelta a las fronteras, encubre la cuestión clave de fondo: apuntalar sectores deficitarios y no competitivos en un entorno globalizado.

        El clivaje es económico. De ahí las palabras de Farage: “hoy han perdido banqueros, financieros y ricos”, aunque quien realmente ha perdido son todos, empezando por los más favorables al Brexit.

    • EB dice:

      Carlos,

      Hoy vemos la falsedad de los que se dicen demócratas. Frente a un referéndum, los falsos reaccionan como si se tratara de un ataque terrorista.

  10. EB dice:

    Pregunto a los españoles ¿será Brexit al 26J lo que fue el 11M al 14M? Esto es, ¿será Brexit lo que asegure una mayoría “casi absoluta” a Rajoy? Y si alguien quiere apostar al resultado del domingo, ¿apostaría a que el PP sacará más de 35% de los votos (dejo a los politólogos del blog calcular los escaños)?

    • heathcliff dice:

      Creo que lo contrario, EB. Los antieuropeos están crecidos.

      • EB dice:

        Sí, pero ¿quiénes son antieuropeos? A mi juicio no hay antieuropeos en España sino distintos grados de proeuropeos, y los menos pro son PP. Incluso Cs está plagado de figurones proeuropeos, esos que yo llamo liberales falsos.

        • EB dice:

          Lamento que por la censura a otros comentarios míos no se entienda algo de lo que digo.

          • Pablo dice:

            Pero seguro que hay algo que te da mucha risa. ¿No? ¿Hoy no te da mucha risa nada? ¿Estreñido quizás?

            • EB dice:

              Me he reído mucho desde que terminó el recuento de votos y me sigo riendo porque la histeria de algunos me recuerda a payasos baratos. La censura ha borrado comentarios donde apuntaba a esos recuerdos y no he querido insistir para guardarme algo de espacio para el domingo a la noche. Ya imagino a los histéricos.

    • Argos dice:

      El resultado de las próximas elecciones no es complicado de prever: más o menos como las anteriores pero con un trasvase de votos del PSOE a Podemos.

      Formar gobierno va a estar incluso más complicado que en las anteriores: PP y Podemos no van a formar gobierno ni de broma. PP y Ciudadanos se quedará corto. Cualquier opción pasará por el PSOE, pero con la pérdida de votos quedará como segundona. Y si Sánchez descartó ser presidente en las anteriores, es poco probable que acepte ser segundón en estas.

      Predicción: habrá terceras elecciones.

      • Mr. Turdy dice:

        Sólo habrá terceras elecciones si es factible modificar la ley electoral. Es decir, si se puede hacer tragar a la gente con eso. Para poner una estilo Grecia, claro, que facilite una mayoría del PP. Posiblemente estén barajando un modelo como el francés, de circunscripciones uninominales a doble vuelta. Sí, es mucho cambio de Dios, pero precisamente por eso. Soy consciente que a ninguno de los cuatro le interesa tocar la ley. A ninguno.

        C’s pactará con el PP sin pestañear si la suma sale, con Rajoy de presidente. Sobre todo porque si la suma sale es porque otros han cedido.

        La situación es más sencilla: si la secta del Padre Pablo adelanta en escaños al PSOE, habrá gobierno del PP en minoría y tanto el PSOE como la secta tendrán unas bonitas guerras civiles internas (fomentadas por el PP, en la secta hay material explosivo de sobra para que vuelen los puñales, el populismo es lo que tiene, que como pegamento deja mucho que desear). Si la situación es similar a la anterior, entonces no veo de qué forma la secta ahora puede impedir que Sánchez sea presidente, quedando fuera del gobierno. Y eso también traerá caos y problemas internos de todo tipo, porque quedarán completamente marginados.

        El escenario ideal para la secta es el primero, para vivir cuatro años de la mandanga sin dar un palo al agua, me conozco esa jugada porque la he visto muchas veces. Las guerras civiles sirven para entretener al cotolengariado, es decir, sus votantes.

        Estabilidad es una propia inherente de los sistemas. Y entre la estabilidad de un vehículo circulando y sus restos inmóviles hay una etapa intermedia un poco sacudida.

        • Sariaarel dice:

          Amigo, hablar de forma despectiva de unan Coalición Política ha conseguido unirse debido a las políticas antidemocráticas llevadas a cabo por las derechas (PP y PSOE, en solitario o con el apoyo de las derechas territoriales, los nacionalistas de CIU, PNV y CC, así como por UPYD antes y C’s ahora). Y sí hablo de políticas antidemocráticas porque la democracia a demás de la división de poderes y la elección representativa que en España no se dan, también es el sistema político donde se reconocen y aplican los derechos humanos: vivienda, sanidad, seguridad, trabajo y salario dignos, formación, ocio y cultura, etc., y todos y cada uno de esos derechos han sido atacados por las políticas derechistas aplicadas por los partidos antes citados.
          Por lo que la democracia ha sido atacada por esas políticas, las consecuencias son tan evidentes que tener que exponerlas no debiera de ser necesario, pero a groso modo hemos creado un sistema económico y social menos productivo y competitivo así como el progresivo desmantelamiento del mismo tejido productivo y en donde la experiencia y talento son despreciados en busca de un beneficio inmediato pero perjuicio a medio y largo plazo basado exclusivamente en el abaratamiento des coste laboral, tanto interno como externo, la deslocalización, hacia mercados laborales más desprotegidos y baratos, de ahí la reducción de la productividad y competitividad, y en lo social el aumento de las desigualdades.
          Si eso es lo qué quiere allá usted pero ello nos llevará inexorablemente al abismo.
          Un saludo.

          • Mr. Turdy dice:

            No le he entendido nada, no veo la relación con lo que he escrito y en consecuencia no puedo responderle.

            Otro para usted.

    • Dr. Johnson dice:

      Yo opino más bien que puede incidir en sentido contrario, el PSOE ha sido siempre el más europeista de los partidos españoles. Hoy el mensaje del gobierno ha sido patético:”estén tranquilos, no tenemos puta idea de lo que va a pasar, y de todas formas va a ser dentro de 2 años”.

      • EB dice:

        Los que han salido del closet son los antieuropeos y en España los que saldrán son los menos proeuropeos.

  11. Kikeco dice:

    No se, para este sitio parece que lo bueno es una globalizacion com la que tenemos en las que las politicas financieras prevalecen sobre las economias de producción, aumentando sin parar la deuda publica y privada y llevando el trabajo real a destinos lejanos a buscar coste cuasi cero de mano de obra, cotizando las empresas mas importantes en paraisos fiscales. Logicamente en la ciudad de Londres habrá mas gente que le interese mantener este proceso pero fuera, en el mundo real, no.

  12. Mr. Turdy dice:

    http://i.imgur.com/os0SiQE.png

    Otro impresionante mapa que tampoco deja lugar a mucho comentario.

  13. Aetius dice:

    Me gustaría, que el autor, a ver si puede explicar con más detalles, en lugar de con una nota pequeña de una línea al final del artículo, quien hay en Barcelona interesado en aislarse del mundo. Porque a efectos reales, eso no es mas que una idea surgida de eso tan poco científico de los prejuicios. Me recuerda aquella cita “nacionalistas son los demás, yo soy un ciudadano del mundo que ama a su bandera”

  14. EB dice:

    La ansiedad –casi histeria– de muchos políticos proUE causa risa porque deja en evidencia su miedo a que la agonía del proyecto se acelere. Esta aceleración puede precipitarse por la elección 2017 en Francia ya que si Le Pen gana muy probablemente habrá referéndum y su anuncio ya desencadenaría una ansiedad aún más extrema de estos personajes que son responsables directos del fracaso de la UE. Por suerte, algunos políticos alemanes parecen entender la gravedad de esa ansiedad y están tratando de encarrilar negociaciones con RU sobre bases razonables. Pero a no engañarse: los ansiosos saben bien que serán señalados como los culpables de lo que pasó ayer –sí, sus estupideces de mañana sólo agravarán su culpa– y entonces prefieren una ruptura rápida para que parezca que los culpables son los británicos. Los que hemos tenido que lidiar con quiebras y rupturas de todo tipo sabemos bien que siempre hay ansiosos en por lo menos una de las partes en conflicto.

    • EB dice:

      Causa risa que algunos políticos proUE y funcionarios UE presionen para que RU se salga rápido. No han entendido nada de lo que está ocurriendo. La salida será en los términos que fije el nuevo gobierno RU, salvo que suceda lo que hoy parece imposible, esto es, que esos políticos y funcionarios reconozcan su fracaso y se vayan a sus casas (sí, igual que Cameron). Esa banda de políticos y funcionarios pronto terminarán muy peleados entre ellos porque se darán cuenta que Angela Merkel, Hollande y los otros jefes de gobiernos nacionales tampoco tienen prisa por miedo a cómo respondan los partidarios de referéndums en cada país. No han sido capaces de dar respuesta seria a ningún problema de la UE por mucho tiempo y no serán capaces de forjar una posición negociadora común hasta que el nuevo gobierno RU les haga una propuesta concreta y tendría que ser una propuesta muy mala para que la rechacen.

      • EB dice:

        Causa risa que El País publique las columnas de John Carlin en que muestra histeria futbolera y servilismo a su empleador, y no tenga apuro en publicar la columna de Paul Krugman (Brexit — The Morning After) que concluye con estas palabras

        So calm down about the short-run macroeconomics; grieve for Europe, but you should have been doing that already; worry about Britain.

        Seguramente no gustan a los histéricos (peor, PK invita a preocuparse por RU cuando lo que menos interesa a los histéricos es preocuparse por RU –en todo caso, tampoco PK debería preocuparse por RU porque sus temores no tienen fundamento).

  15. Epicureo dice:

    La idea de que se pueden utilizar los beneficios de una reforma para compensar a los perdedores “ceteris paribus” es muy inocente. El reparto de los beneficios es parte esencial de la reforma, y si se modifica se está haciendo otra reforma con efectos posiblemente opuestos.

  16. M. Oquendo dice:

    El análisis de Roger Sesnserrich puede ser discutido con solidez desde perspectivas alternativas. Algún comentario apunta alguna de ellas pero prefiero irme directamente a una de sus conclusiones. La más pragmatic y donde creo que todos coincidimos.

    Dice así: “Es hora de cambiar las cosas, o la cosa acabará mal”

    Supongo que no habrá ningún desacuerdo en ello.

    Dani Rodrik, Harold James, Eric Reinert y muchísimos otros académicos —- vienen advirtiéndolo con cautela y constancia desde hace al menos dos lustrous.

    Saludos

    PD. Es curioso que en este momento la Nomenklatura esté irritada contra algo tan sencillo como el voto.
    Alguien debería caer en la cuenta de que la población de Londres, hoy, tiene un 36% de gente que no nació en el Reino Unido. En una generación.
    Si Shakespeare viviese estaría buscando la forma de pasar la Censura Castuza para contarlo.

    • EB dice:

      Hola Manu,

      Yo discrepo profundamente de esa línea que no es conclusión de ninguna argumentación. Discrepo porque siempre es hora de cambiar y principalmente porque habrá cambios y la probabilidad de que acabe mal es cero. El problema de Roger y sus camaradas es que los cambios no serán en la dirección que ellos querrían, algo de lo cual me alegro muchísimo. Le incluyo dos párrafos de un comentario que Roger borró (espero que la censura haya sido por otro párrafo que ahora no repito –sí, vio, hay cosas que no cambian):

      Pero vuelve para hablar de Brexit y para hablarnos de la globalización como factor decisivo de lo que está pasando. No. Lo que está pasando es que la gente común se da cuenta de que los políticos y sus cómplices son falsos, es decir, mentirosos e hipócritas, y que no deben creer lo que dicen y mucho menos lo que prometen. Sí, no todos son igualmente falsos, pero determinar el grado de falsedad no lo puede hacer nadie –ni el experto honrado, ni la persona común, y muchos menos los expertos falsos al servicio de los políticos (el caso de los empleados serviles de G. Soros en España y todo el mundo es ejemplo claro de esa falsedad). En ese contexto general, los políticos y sus cómplices (sí, los medios, los intelectuales, los académicos, los charlatanes) son perdedores, pero pareciera que los que más pierden son los que más prometen, los que más claramente intentan manipular todo para abusar de la gente común, los que reclaman más poder. No me extraña porque los incentivos de la institucionalidad de la política y el gobierno en todas las democracias constitucionales favorecen la auto-selección de políticos falsos.

      Cuando Roger habla de globalización se concentra en lo económico. Algunos economistas han intentado explicar qué ha pasado los últimos 50 años (justo el período desde mi graduación como Licenciado en Economía en Argentina y desde que me fui de Argentina para integrarme en la economía mundial). Hasta ahora siguen siendo intentos que en el mejor de los casos motivan investigación seria, pero que no dan para sacar conclusiones firmes sobre lo que ha ocurrido con la economía mundial desde el fin de la reconstrucción
      post-SGM (por suerte no hay una comisión especial de las Naciones Unidas que quiera imponer una visión particular sobre la globalización, como se ha hecho con el calentamiento global). Para entender la transformación de la economía mundial de 50 años atrás en algo llamado economía global se requiere mucho más que anunciar el fin del mundo. Tranquilo Roger, no vamos a terminar mal, ni por culpa del calentamiento global ni por la globalización –aunque sí podríamos terminar mal si esos anuncios son sólo para seguir engañando a la gente común (al peor estilo Al Gore).

      Fin cita.

      Manu, en relación a los académicos que usted menciona y muchos otros que han estado hablando del fin del mundo por décadas, le recuerdo que ninguna de sus predicciones se han cumplido. Algunas académicos con poca vergüenza se han atribuido poderes mágicos para predecir el futuro y el pasado, pero siempre me recuerdan el cartel eterno que anuncia “Hoy no se fía, mañana sí”. Peor, si usted lee lo que ha escrito Rodrik no encontrará una explicación clara de qué ha ocurrido en los últimos 50 años.

      El problema de la UE es 100% político porque lo que está en juego es qué competencias pretende tener el “gobierno supranacional” dado que los “gobiernos nacionales” se resisten a transferir competencias porque mayorías absolutas o relativas de sus ciudadanos se oponen. No hay posibilidad alguna que la institucionalidad vigente de la UE se consolide, y lo único que está por verse es la velocidad de su deterioro por no poder hacen cumplir sus decisiones. La UE es difícil de desmontar por los intereses que ya se han creado a su alrededor pero habrá que hacerlo o de lo contrario sufrirá el triste destino de todas las organizaciones supranacionales que hemos conocido.

  17. M. Oquendo dice:

    Creo que Roger, as usual, ha abierto un hilo interesante, que generará debate y que terminará siendo instructivo quizás gracias a la polémica.
    Asunto extraordinariamente poliédrico.
    Antes de trasladarnos a Connecticut vivimos unos años en Londres. Early 70’s.
    Mi oficina estaba en Euston Rd cerca de Marylebone, de Regents Park y de Totteham Court Rd.
    Vivíamos a unos 25 o 30 minutos de coche hacia el Norte. Cerca de las pistas de tenis desde las que se ve el Highgate cemetery. Hampstead. Allí nacieron dos de nuestros hijos.

    En medio de todo ello: Camden Town. Un Distrito que ha votado un + — 20% Leave y un 80% Remain. Más del 40% de los residentes no son nativos. Algo que –si el emigrante no se integra porque no quiere– los nativos llevan fatal en todas partes. Incluso en sitios donde el 100% es emigrante, como USA.

    La noche del Brexit esuve viendo la BBC hasta que los locutores se rindieron porque con 14.4 millones el Leave llevaba 1 Millón de Ventaja a los del Remain.
    Ni se me ocurre pensar en decir si han hecho bien o mal. Simplemente no lo sé.
    Creo que ya hay compañías con contratos grandes (casi mill millones de libras) entre “cancelados y en revisión”. El mismo viernes alguna gente que iba a comenzar en Julio se fue a la calle. Veremos porque la Burocracia Bruselnsis se lo ha tomado como una bofetada. Menudo talente tiene esta gente.

    Personalmente nunca he pensado que la cultura británica (la única del la UE con cierta tradición de democracia y de common law) podría soportar mucho tiempo a la cuasi totalitaria y no electa Casta que dicta desde Bruselas cada instante de nuestras vidas como si fueran nuestros amos.
    Lo avisó Tocqueville cuando en el IV libro de La Democracia en America dejó aquello de: “Entre los americanos es antigua la libertad: la igualdad es comparativamente nueva………………. Sucede lo contrario en Europa”
    Aquellos americanos, a los ojos de Tocqueville, eran los Colonos Ingleses. El Continente europeo no es, en su esencia, democrático con la excepción de Suiza. Apenas estamos comenzando a vivir la experiencia de democracias tuteladas y, sobre todo, “representadas”.

    Creo que EB alude, en parte al menos, a este dramático pecado original de la Unión Europea. Estoy de acuerdo.

    Esto es complicado para contarlo como si sabido fuera.

    Por eso he traído una frase de Schroedinger que nos anima a ser pacientes, escucharnos y pensar juntos.

    “…se volvió casi imposible, para una única mente, dominar por completo más que una pequeña porción especializada de ese conocimiento”.
    Erwin Schroedinger 1887 1961

    • Themroc dice:

      Yo creo que nos engañamos si creemos que los británicos que han votado Brexit lo han hecho llevados por un espíritu puro de rebeldía cuasi anárquico frente a la malvada casta bruselense. Suena romántico, pero no es verdad.

      Las cifras de voto, los datos y mapas de los resultados, las reacciones de los populistas de otros países, no dicen precisamente eso, sino, como a recordado Obama y se defiende en este post, estamos ante un voto de protesta de los, mal llamados, perdedores de la globalización (porque olvidan siempre las externalidades positivas) que no ha tenido un reflejo previo en elecciones ordinarias debido a que el sistema mayoritario que utilizan impide, a diferencia de España, su concreción.

      Querer volver a levantar fronteras para apuntalar sectores ineficientes y deficitarios, tiene costes pues la riqueza agregada disminuye y se generan externalidades negativas eliminadas con la apertura de aquellas. Hoy, y por ahora, GB es un 10% más pobre, sus expectativas económicas más sombrías, el futuro de la gente joven en entredicho, y eso afectará más a aquellos que han votado por salir que a los que lo han hecho por permanecer. Es más, si esa debacle continúa no sería descartable que finalmente no abandonaran la UE, bien porque se celebre otro referendo, bien porque busquen “alternativas”

      Parece mentira que nos neguemos a ver la realidad.

      • M. Oquendo dice:

        Cerraba el comentario, apreciado Themrock, con una cita de Schroedinger reconociendo que estamos ante fenómenos muy complejos difíciles de presentar en blanco y negro.

        Presentar esto como resultado de “los perdedores de la globalización” a mi me parece una exageración.

        Entre otras cosas porque según algunos estudiosos muy cualificados (Stiglitz, Rodrik, James, etc.) los perdedores son el 99.5% de la población y casi la mitad de ellos han votado a favor.

        Durante las cinco horas que escuché las entrevistas de la BBC surgieron varios factores,
        Uno de ellos fue el mal trabajo de Corbyn con sus huestes, la pavorosa pérdida de industria que en el caso Inglés hunde sus raíces en una reunión que tuvieron Churchill y Roosevelt el 14 de agosto de 1941. Otro la división Tory.
        Y otro la manía de la UE en legislar hasta el mínimo detalle de nuestras vidas que comenzó en los 70 recomendando suprimir las grasas vegetales de los helados ingleses para imponer las grasas animales del continente.

        Pero esa noche, lo que más se escuchó en las entrevistas, fue “recuperemos el control de lo nuestras vidas”, “let’s get our freedom back”. Luego el Oligopolio Mediático lo presenta como le conviene. Pero lo que pasó en la BBC esa noche lo vieron unos cuantos millones.

        A veces la gente dice lo que piensa aunque nos moleste. Es mejor escuchar lo que dicen y pensar que son sinceros.

        Creo que fue Niño Becerra el que, ya en 2009, anunció que esto esto pasaría precisamente porque consideraba a Inglaterra el pueblo más libre, creativo, pragmático y decisivo de Europa.

        Saludos

  18. José Jarauta dice:

    La historia de Europa del último siglo tiene tres cesuras importantes de un proceso de larga data que marca la transformación progresiva de su papel en el mundo.

    En ellas están presentes las combinaciones de factores que van apuntando a una progresiva dilución de las ventajas comparativas que la hicieron dominar el mundo.

    Como es obvio eso no quiere decir que todo el mundo se viera beneficiado, ni dentro ni fuera de Europa.

    Aún así, ha sido el continente que globalizó el mundo, y para un globalizador eso es “positivo” si olvidamos los pequeños detalles de todas las víctimas (numerosas) que acarreó el proceso, pero positivo o negativo es lo que ha sucedido, y no tiene vuelta atrás.

    En ausencia de un referéndum intercontinental incluyendo pueblos, lenguas y culturas desaparecidas, transformadas o aniquiladas por distintos motivos y circunstancias podríamos asumir que dado que el proceso probablemente era inevitable dado el progreso técnico desigual el resultado ha sido positivo, o que simplemente es el punto de partida del futuro sin más.

  19. José Jarauta dice:

    Esas tres cesuras las marcan los años 1914-1918, 1939-1945 y 2001-2008. La primera sería la guerra en el cénit del poder imperial europeo, la segunda marca el fin práctico de los imperios coloniales y la tercera la crisis del modelo integrador puesto en marcha bajo el paraguas protector de los Estados Unidos ante una globalización en la que una parte no despreciable de la población europea pasa a ser “víctima” del poder de otros “mercados” en vez de “beneficiaria” de ellos.

  20. José Jarauta dice:

    Como la línea marcada es clara, tanto en términos absolutos como relativos no es muy difícil hacer algunas proyecciones que pueden entrar dentro de lo probable en un análisis desapasionado y neutral del contexto.

    Aunque ese examen pueda llegar a ser no excesivamente optimista eso no indica que vaya a desaparecer la vida en Europa.

    Haciendo una elipsis podemos recordar que después de Pericles, Platón y Aristóteles entre otros muchos, hoy Grecia sigue existiendo, y la gente, mal que bien, sigue viviendo allí.

    • José Jarauta dice:

      El análisis lógico de porqué sucede lo que sucede da para mucho y resulta difícil caminar por las calles sin tropezar con las legiones de Diógenes con lámpara convirtiendo la noche en día y acabar deslumbrado y al final ciego. Pero son cosas de la condición humana, y puesto que es inevitable habrá que suponer que resulta entrañable.

      Combinar proyectos a largo con necesidades a corto, expectativas pasadas con realidades presentes y armonizar intereses particulares (reales) con intereses generales (abstractos) es un ejercicio político de una extraordinaria complejidad.

      Pongamos por caso que mi empresa hubiera cerrado y hubiera hipotecado mi casa para comprar una licencia de taxi por 150.000 euros hipotecando mi patrimonio (vade retro Satanás). Aunque fuera considerado una rémora para el futuro del país votaría.

      Pongamos por caso que tuviera una empresa global bien asesorada con un buen sistema de precios de transferencia y una serie de domicilios fiscales con acuerdos preferentes “ad-hoc” para pagar el mínimo que me permite la complejidad legal del ancho mundo mientras recluto el mejor talento y lo ubico donde me place. Aunque sea considerado un aprovechado votaría igualmente.

      Pongamos por caso que soy trabajador social, o tengo un módulo FP de chapista con 30 años y a verlas venir. El mensaje que recibo: haber estudiao ingeniería genética y computación avanzada. No tenemos nada para tí salvo servir cañitas. Quizás haya algo para tus hijos si los tienes y les pones (se ponen) las pilas. Ya veremos si podemos hacer algo por ellos. Tendrán que competir con el talento global.
      – Pero mi padre no tenía estudios y acabó alimentando a cuatro hijos y se compró un apartamento en la Manga.
      -Majete: no me hables de la Edad Media.
      Aunque sea considerado un indigente mental votará igualmente.

      Pongamos por caso….

      Y es en esa suma de intereses y expectativas (disminuidas para muchos) particulares en las que se mueve la política. Apasionante.

      Y en ese maremágnum conflictivo de realidades y aspiraciones encontramos siempre a los grandes intérpretes de las necesidades de la economía y la virtud que conduce a la prosperidad perpetua y entonces el panorama se vuelve cautivador.

  21. Mr.Turdy dice:

    No puedo sino estar de acuerdo con todo lo que Oquendo dice. Sobre todo en lo de que la probabildad de acabar todos mal crece sin cesar.
    Cuando los sistemas (físicos, y los socioeconómicos lo son) son estables, son muy predecibles. Es fácil, o al menos posible, calcular las consecuencias de un cambio, y si bien es posible que haya varios escenarios de salida, tener unas probabilidades razonables para cada una de ellas, e incluso explorar consecuencias en cadena.
    Pero cuando los sistemas se vuelven inestables (en proceso de cambio a otra estabilidad), poder calcular esto se vuelve imposible: no sólo no podemos calibrar las probabilidades del punto de llegada buscado, sino incluso ni siquiera terminar en un lugar totalmente inesperado, imprevisible y absolutamente indefensos ante él.
    Esto ya pasó muchas veces en la historia.
    EEUU se mueve como siempre lo ha hecho en toda su historia, de forma prepotente y agresiva. Todo lo que ha hecho en los últimos diez años ha terminado siendo tiros.por la culata cuyas consecuencias aún hoy nadie puede prever. Hay una enorme diferencia entre esto y la política exterior de China y Rusia. Y por cierto, esta inestabilidad intrínseca afecta al mundo como un todo y a cada pieza de él.
    En lo que a nosotros nos toca, estamos muy descolocados y desgraciadamente, la clase política españolista se.comporta también según su catecismo intrínseco: con total irresponsabilidad y absoluto desinterés cínico, cuando no desprecio, hacia el pueblo que dicen querer servir.
    Nunca antes desde que existe este país, la clase política catalanista había adoptado una posición de ruptura tan nítida. Esperemos que no sea una intuición de supervivencia.
    Dicho todo lo cual, la primera consecuencia no prevista ni esperada del Brexit son los primeros síntomas de una OTAN aún más agresiva.
    Va a haber muchos flecos que evolucionarán a grandes olas, y no, no se pueden prever.

  22. Mr. Turdy dice:

    Yo veo a Sánchez mucho más reforzado. En Andalucía y Extremadura el PSOE ha llevado un revolcón, en Madrid, donde ha hecho la pertinente purga le ha recortado distancias a Mundo Pablemos. Los que se han dado el batacazo son los de la secta. Atención al resultado de En Marea.

    En general, entiendo que la perspectiva es que los votantes de izquierda-izquierda, no se han tragado el tinglado del Padre Pablo y se han quedado en casa. Ahora Mundo Pablemos está más cerca del caos abierto que nunca, a ver cómo evitan un gobierno de Sánchez y Naranjito quedándose en la puta calle. Y encima pidiéndolo por favor.

    En Catalunya todo cojonudamente, tampoco espero que Mundo Pablemos aguante mucho más en Euskadi.

    Y el Naranjito como Dios, PP+Neofranquistas sin Tapujos pasan de 163 a 168, de no ser por que el PP ha volado los puentes con vascos y catalanes era gobierno seguro.

    Pues muy bien, o el Padre Pablo y su fenomenal estratega de los cojones, el niño Cagajón, ponen a Sánchez de Presi con apoyo de Naranjito, que oigan, ahora PSOE+Neofranquistas son 117 (en estos momentos), frente a 137 del PP, cuando en diciembre eran 130 contra 123.

    Si cuando los buitres Bono y Zetapé se pasaron a “negociar” con esta gentuza, y el Roures por el medio, todo esto era previsible. Así de tranquilo estaba el fascista de Rajoy.

    De verdad, no nos merecemos esto.

  23. Mr. Turdy dice:

    Coño, si la Ada Colacau también se esnafra con 100.000 votos menos.

    Estoy de la Vida de Brianismo hasta los cojones. Odio tener que darle la razón a algunos, pero los pijoprogres son la peor lacra de la izquierda. Son una gentuza, no le sirven ni a los comunistas ortodoxos ni a los socialdemócratas.

    No voy a cometer la injusticia de compararlos con cosas peores, pero toda la responsabilidad de lo que ha pasado es de estos subnormales. Un tinglado que tiene a semejante payaso con una miopía de la hostia al frente no merece el más mínimo respeto. El PP es una mafia, así, con las cinco letras, no ya para derrotarlos, por lo menos para tenerlos a raya hay que tener algo más que un cumbayá de gente con lombrices que cuando se le pasa el ardor se acojonan como los Tsipriotas.

  24. marti dice:

    Creo que el análisis esta poco fino. Las regiones del interior de Inglaterra y Gales no han votado contra la globalización, han votado lo más básico y rastrero, la moneda de cambio universal que el nacionalismo (ahora el inglés) ha utilizado contra la solidaridad y progreso más básico de las naciones “Espanya ens roba”.
    Ahora es la UE nos roba y el rubio parlachín Etoniano (Boris Jonhson), llevaba en el autobús rotulada su cifra de 350 millones libras semanales para el NHS que ahora se aportan a la UE, ese mismo autobús que rotularan las próximas elecciones para que Junqueras y sus acólitos escriban los de los fantasmagóricos 26.000 millones inventados y convertidos en realidad como el traje del rey, que el Gobierno Central le roba a Cataluña cada año.

    Si alguien se ha aprovechado de la UE, justamente han sido las zonas rurales, la PAC era más del 40% del presupuesto de la unión hasta hace bien poco, equipamientos académicos, deportivos, industriales, redes de comunicación que han llegado a las zonas menos rentables gracias a que nuestros amigos europeos han sido solidarios.

    El Brexit es la constatación de que el nacionalismo excluyente, las mentiras repetidas mil veces, la falta de solidaridad, el aldeanismo de algunas regiones europeas y la falta de capacidad de sus dirigentes de construir un discurso por encima de la creación del “enemigo común”, y sobretodo de que este discurso funciona y lo hace muy bien pone en peligro los pueblos, su paz y progreso y nos lleva situaciones parecidas a las acontecidas a principios del S. XX. Avaricia, Envidia y un poquito de racismo, nada más.

  25. M. Oquendo dice:

    Para EB.
    Santiago Niño Becerra publicó en 2009 un libro sobre “El Crash del 2010” que resultó bastante profético y que, sobre todo, se desviaba de la ortodoxia de la síntesis neoclásica que en general han seguido los académicos instalados en el sistema.

    En aquel libro es donde venía el comentario que he citado acerca del Reino Unido.
    Fuera de ese comentario –y de sus desviaciones de la línea “oficialista” sobre el diagnóstico de la última crisis– no recuerdo nada especial.

    La verdad, estimado EP, es que resulta estimulante y placentero leer sus comentarios y los de José Jarauta –que bien podría prodigarse un poco más–.

    Un saludo cordial

  26. José Jarauta dice:

    Saludos y Gracias por el cumplido Manu, pero el smog que flota en el ambiente no me invita a escribir mucho :).

    Volviendo al tema del Brexit me pareció interesante un artículo de Tyler Cowen:

    “Why Brexit happened and what it means”.

    http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2016/06/why-brexit-happened-the-lens-of-japan.html

    Tiene su punto porque recuerdo haber deambulado por Londres intentando encontrar restos del “Old taste of England” empujado por recuerdos de viejas lecturas como las del “Londres” de Julio Camba, para acabar tomando un té en el ambiente un poco rancio y “demodé” de Fortnum & Mason.

    Supongo que para según qué británico de la vieja inglaterra acercarse a la capital tiene que ser una experiencia chocante. Una enorme transformación en un tiempo relativamente corto.

  27. […] a sospechar que estos cambios ideológicos los estamos viendo en otros lugares, especialmente en Reino Unido y Francia.  En España quizás acabemos dos ejes, cosmopolita-proteccionista y derecha-izquierda, […]

Comments are closed.