Brexit

A punto para el referéndum Brexit: elementos determinantes del voto y el día después

23 Jun, 2016 - y - @bpberta, @polmorillas,

Después de semanas de debate, análisis y encuestas, hoy 23 de junio, los británicos van a acudir a las urnas para determinar el futuro político y electoral no sólo de su país, sino también del conjunto de la UE. Politikon y CIDOB han estado analizando los principales aspectos de este debate y sus características en un especial sobre la votación.  ¿Pero que elementos debemos tener en cuenta hoy? Este último artículo repasa los elementos necesarios para entender las implicaciones del referéndum Brexit.

1. Votar en medio de la incertidumbre y la polarización. Que los votantes acudan a las urnas sin toda la información necesaria para tomar una decisión completamente informada no es algo extraño ni nuevo de este referéndum. El uso de atajos cognitivos (o heurísticos) para complementar estas lagunas de conocimiento es algo habitual. Sin embargo, ésta ha sido una campaña llena de exageraciones, datos incomprensibles y enfrentamientos cruentos, hecho que ha dejado a los votantes con cierta sensación de hastío y desinformación, tanto por parte del Bremain como del Brexit. Solo un 46% de los británicos cree que sabe más sobre la UE ahora que antes de empezar la campaña y hasta un 41% considera que ninguna de las campañas ha sido honesta. En este contexto, los ciudadanos han hecho suya la información que confirmaba sus creencias previas o justificaba su voto.

2. Los temas que guiarán el voto, un trade-off entre economía e inmigración. Esta dinámica del debate ha hecho que las percepciones sobre el impacto del Brexit y el Bremain para el Reino Unido se hayan modificado muy poco a lo largo de la campaña. La mayoría de cambios se han producido sobre los temas que pesan más en la campaña. Cuando los temas de inmigración se imponían en la agenda política, el Brexit ha subido en las encuestas. En cambio, cuando la economía ha ganado espacio, el Bremain ha ganado posiciones. Lo que tengan en mente los ciudadanos, especialmente los indecisos, al acudir a las urnas va a ser determinante para el resultado final.

3.La movilización de los desmotivados, la gran incógnita del día. Un elemento particularmente importante en este referéndum va a ser la movilización de la gran bolsa de partidarios de la permanencia, que hasta hace poco se mostraban poco motivados a votar. Según el simulador de yougov, el resultado del referéndum podría pasar de una ventaja para el Remain de 52-48% si la participación es superior al 90% , a una ventaja para el Leave 49-51 si la participación se sitúa por debajo en los 50 puntos porcentuales. Una participación baja significaría que los Bremainers, mucho menos motivados por el debate, se han quedado en casa. A pesar de que se ha puesto mucho énfasis en la estrategia de Corbyn y su falta de entusiasmo movilizando de sus bases, los datos demuestran que los conservadores tampoco están demasiado movilizados para acudir a las urnas.

4. El efecto del asesinato de Jo Cox. En un post anterior avanzábamos la idea que, en cualquier votación, los resultados pueden verse alterados por un hecho imprevisible que modifique sustancialmente el sentido del voto. Una “wild card” puede haber sido el asesinato de la parlamentaria laborista Jo Cox el 16 de junio en manos de un fanático de extrema derecha, un hecho que, puede modificar al alza la participación el 23 de junio. El asesinato parece haber aumentado la sensación de ansiedad y temor en caso de Brexit, lo que podría traducirse en una mayor participación de los partidarios de permanecer en la Unión Europea. Las encuestas de los días anteriores al referéndum mostraban cierta recuperación de la intención de voto del Remain, aunque esta mejora no se puede atribuir en su totalidad al asesinato de Cox, ya que el Bremain ya mejoraba posiciones antes.

5. Las primeras reacciones. Es probable que, en caso de Brexit, Cameron vea como aumentan las presiones para que dimita como líder del partido Conservador. Él ha declarado que es el mejor posicionado para gestionar el acuerdo con la UE, habiendo ya batallado para las reformas del Consejo de febrero. Pero es poco probable que una cuestión que se ha fraguado como una batalla por el poder en el seno de los conservadores no tenga consecuencias políticas en caso de Brexit (o incluso en caso de victoria ajustada del Bremain). También es probable que los resultados en Escocia difieran mucho de los de Inglaterra, lo que podría suponer una señal de fisura en el Reino Unido por lo que respecta a su relación con Europa. Aún así, Sturgeon, que se ha mostrado favorable al Bremain, ha declarado un nuevo referéndum de independencia para Escocia debe convocarse solamente para ganarlo.

También habrá que estar atentos a los primeros mensajes que lleguen desde “el continente” cuando se conozcan los resultados del referéndum, ya que definirán el tono del impacto del Brexit en la integración europea así como las posiciones de los distintos países e instituciones de la UE en las negociaciones post-referéndum. En caso de Brexit, es esperable un mensaje conjunto por parte de los países fundadores (y por lo menos de Francia y Alemania) sobre la vigencia del proyecto europeo y la necesidad de avanzar en la integración de la zona euro y Schengen. Pero en el medio plazo, la articulación del avance en la integración es más imprevisible. Margallo ha resucitado la idea de los Estados Unidos de Europa. Schäuble ha reconocido el efecto contraproducente de un llamamiento a “más Europa”, la necesidad de dar por buena la idea de las múltiples velocidades y la demanda británica de reducir la burocracia. Francia habla del Parlamento del euro y Sarkozy añade crear un euro-Schengen con presidente estable. Las primeras reacciones irán dirigidas a dar la bienvenida al Bremain o a reforzar la idea de Europa y su integración en caso de Brexit. El acuerdo sobre el cómo y el cuándo es otra historia.

 

Este artículo forma parte del especial Brexit realizado en colaboración conCIDOB(Barcelona Centre for International Affairs)