Europa & Refugiados & Unión Europea

Lo que la retórica de Merkel nos dice sobre su estrategia en la crisis de refugiados

25 May, 2016 - y - @danbischof,

A muchos espectadores de la política alemana les sorprendió la estrategia de Angela Merkel para abordar al influjo masivo de refugiados. Hasta entonces, la Canciller alemana no tenía fama de ¨liderar¨ la opinión pública sino de ser una espectadora estratégica, adaptando sus posturas de cuestiones urgentes al sentimiento público. Por esta razón, Merkel se ganó una reputación de corazón frío y se la percibió como oportunista, enfocada únicamente en la obtención de votos. Sin embargo, su comportamiento durante la crisis de refugiados parece cuestionar esta percepción popular, al menos hasta cierto punto. En primer lugar, Angela Merkel no escondió su postura frente a la crisis, pretendiendo liderar la opinión pública. Segundo, su retorica y comportamiento acera de los refugiados se presentaron como menos fríos y más motivados por solidaridad y compasión.

En este artículo, explicamos cómo la postura de Merkel se desarrolló en el tiempo, tanto en el contenido de  su opinión, como en la retórica utilizada para comunicarla.[1] Para ello, emprendemos un análisis cuantitativo de los textos de nueve discursos importantes, entrevistas y ruedas de  prensa que hizo en relación con el tema desde 2014.[2] Grafico1 Desde el principio de la crisis, la perspectiva de Merkel ha sido optimista– una postura expresada en la frase “Wir schaffen das” (podemos hacerlo). Pronto esta expresión se convirtió en el tema simbólico de la política de refugiados de Merkel. Enfatizando una amplitud de miras, solidaridad y humanidad, la Canciller alemana persiguió una estrategia tolerante con la admisión de refugiados. Para poder determinar si esta impresión puede respaldarse a través de su retórica, utilizamos un análisis del sentimiento basado en el léxico utilizado.  Este tipo de análisis empareja las palabras empleadas en los discursos de Merkel con dos listados predefinidos del diccionario de palabras “positivas” y “negativas”. [3]

En la Figura 1, mostramos el sentimiento general de cada frase que Merkel utilizó en cada uno de los nueve discursos.[4] Un valor positivo en el eje vertical señala una frase con un sentimiento general positivo. Enseguida resulta evidente que a lo largo de los nueve discursos, el tono general fue positivo. La Figura 1 también muestra que Merkel se apoyó en la retórica emocional cuando hablaba de la crisis de refugiados en sus discursos de finales del 2015. Este periodo marcó el clímax de su postura liberal, coincidiendo con su decisión de admitir a miles de refugiados procedentes de Hungría en Alemania, sin necesidad de registrarse en la frontera alemana. Esta política fue muy elogiada en un principio. Sin embargo, cuando el número de refugiados aumentó en el país y la percepción del impacto en la población general tomó una nueva dimensión, Merkel se encontró con más presión. Pese a las fuertes críticas, la Canciller reforzó la política inicial, demostrando una persistencia sin precedentes durante su primera mandato. Aunque Merkel no ha cambiado su postura oficial frente a la política de refugiados, observamos algunos cambios a lo largo del tiempo.

En sus primeros discursos, Merkel se centró principalmente en la cuestión de cómo tratar a los refugiados recién llegados. Así, acentuó la importancia de acelerar el proceso de asilo, proveyendo la infraestructura y la necesidad de integración. Hacia finales del 2015, el encuadre y el énfasis sobre las cuestiones relacionadas con los refugiados empezaron a cambiar progresivamente, alejándose de la situación en Alemania y girando hacia el origen de las oleadas de emigrantes y las posibilidades de reducir el número de refugiados que llegaban a Europa.  La estabilización de la situación en Siria, la prohibición de la emigración ilegal y la implementación de un sistema de repatriación consistente de los refugiados se han convertido en elementos centrales de las políticas de Merkel. Esto resultó evidente cuando la Canciller rechazó la recepción directa de miles de refugiados de Idomeni, una situación similar a la crisis en Hungría a principios de año.

En lugar de como una renuncia a su postura original, el cambio se puede entender mejor como giro gradual hacia un enfoque orientado al realpolitik que Merkel continuó con los acuerdos recientes de readmisión entre la UE y Turquía. El acuerdo pretende reducir el número de migrantes ilegales llegando a Europa por barco, a través de la devolución de refugiados a Turquía y la admisión limitada de migrante legales de Siria a Europa. Aún queda por ver si el acuerdo cumple sus expectativas; y mientras, las voces críticas se hacen cada vez más fuertes. Estas observaciones empíricas se reflejan en los datos.

La Figura 1 muestra que, aunque el tono general de Merkel todavía se mantiene positivo en su discurso de Marzo 2016, ya depende menos de una retórica positiva que antes. Finalmente, como ya se ha indicado, el compromiso y la compasión de Merkel hacia la crisis se desvían de su comportamiento anterior, hasta cierto punto. Para entender mejor este cambio de conducta es importante abordar la cuestión de cómo la crisis de refugiados es diferente de otros temas con los que Merkel tuvo que lidiar. Anteriormente, su mandato se caracterizó por asuntos económicos, como la crisis financiera y del Euro. Sin embargo, la crisis migratoria se ha llenado de preocupaciones culturales desde el principio. En contraste con los temas económicos, los de cultura, por definición, crean otro estilo de debate. Los debates sobre la economía están impulsados por factores racionales y matemáticos, mientras que el discurso sobre los asuntos culturales se ven más afectados por los estados de preocupación, y las amenazas que se perciben hacia los orígenes culturales y las tradiciones. Es por esto que los debates de connotaciones culturales tienen más probabilidades de ser sentimentales y emocionales. Esta diferencia entre las preocupaciones culturales y los asuntos económicos puede explicar porqué la crisis migratoria exigió reacciones de la Cancillería  distintas a las que tuvo en otros momentos de su mandato.

Grafico2

Al comparar el nivel de sentimiento de nueve discursos distintos de Merkel dados sobre la crisis de refugiados con cuatro discursos sobre la crisis financiera,[5] nuestras expectativas sobre una diferenciación de la retórica se ven respaldadas. Los resultados se muestran en la Figura 2. En el lado izquierdo, comparamos la cantidad de emoción (palabras positivas + negativas) que Merkel utilizó en cada discurso. Aunque comparamos pocos discursos, encontramos algunas conclusiones provisionales. Según las consideraciones mencionadas, Merkel se apoyó más en las palabras de carga emocional en sus discursos sobre la crisis migratoria. En el lado derecho, mostramos el porcentaje medio de las palabras positivas en los dos ejemplos, y de nuevo Merkel enseña una dependencia de la retórica positiva cuando hablaba de la crisis de refugiados.

[1] Nos basamos en los discursos más importantes comentados en los medios y los descargamos de la página web de la Canciller. Los discursos no son elegidos aleatoriamente. Marcan momentos claves durante la crisis migratoria y como la Canciller reaccionó en estos momentos. Primero, eliminamos todos los párrafos en que Merkel habló de otros temas. Segundo, limpiamos el texto, eliminando los números y pusimos todo en minúsculas. Tercero, creamos una matriz, separando todos los textos en frases.

[2] Discursos analizados para la crisis de refugiados: 24.11.2014- Speech Zukunftsforum; 31.12.2014- Discurso del Año Nuevo; 31.08.2015- Sommerpressekonferenz; 05.09.2015- Entrevista Funke Mediengruppe; 15.09.2015- Rueda de prensa con Faymann; 19.11.2015- Discurso en Handelskongress; 14.12.2015- Discurso en la Convención del Partido de CDU en Karlsruhe; 18.03.2016- Rueda de prensa en Europarat; 08.04.2016- Discurso en una reunión con representantes y delegados de los grupos en el sector migratorio

[3] Utilizamos el software R y nos apoyamos en el reconocido SentiWS Lexikon para nuestro análisis.

[4] En concreto, restamos el porcentaje de palabras negativas en una frase del porcentaje de las palabras positivas en una frase.

[5] Discursos analizados para la crisis financiera: La crisis financiera: 07.10.2008- Declaración del gobierno sobre la situación financiera; 05.05.2010- Declaración del gobierno sobre el apoyo de Grecia; 19.05.2010- Declaración del gobierno sobre las medidas para la estabilización del Euro;  26.10.2011    – Declaración del gobierno sobre el Consejo Europeo y el Cumbre del Euro

Traducido por Mike Presiado