Uno de los debates clave para entender el referéndum es el de la inmigración. Que este tema esté tan presente en la agenda es una muestra más de cómo la inmigración suele ser un arma política arrojadiza en aquellos momentos donde las sensibilidades del votante están más a flor de piel. Este texto pretende contextualizar el debate alrededor del fenómeno migratorio y trata de explicar por qué ha pasado a estar en el centro de la agenda, sobre todo para los Brexiters. 

1. El fuerte recelo hacia los inmigrantes. El tema migratorio aparece entre las principales inquietudes de los británicos. No son pocas las encuestas que así lo confirman. En marzo de 2016, el 46% de los británicos señalaban que la inmigración era su principal tema de preocupación. Un mes después el 27% afirmaban que el tema migratorio era el factor más relevante a la hora de decidir el voto en el referéndum de permanencia en la UE. En esta misma línea otra encuesta señalaba como más de la mitad de la población británica entiende que la inmigración afecta directamente sobre la situación de su país. Si bien tan solo una cuarta parte atestigua que les esté afectando de forma personal. De hecho, el impacto de la inmigración que proviene de la UE en la reducción de salarios o en la perspectiva de empleo de los británicos es mínimo en buena medida porque la mayoría de ellos acceden a trabajos cualificados. Es más, los datos confirman que la contribución en forma de impuestos es más alta que el gasto que generan, además de que es menos probable que pidan beneficios sociales.

2. El número de inmigrantes NO es para tanto. En términos objetivos, se pueden marcar dos fechas clave recientes en la entrada de inmigrantes en Reino Unido. La primera, en 2004, tras la ampliación de la UE hacia los países del este. Entonces, Reino Unido (junto con Irlanda y Suecia) abrieron las puertas de su mercado laboral sin restricciones a los trabajadores de los nuevos estados miembros. Mientras el Gobierno había predicho la entrada en Reino Unido de entre 5.000 y 13.000 inmigrantes, la realidad fue que llegaron 1.5 millones de personas. La segunda, 10 años después, en 2014, cuando la población residente en Reino Unido con nacionalidad de la Unión Europea supera por primera vez a la procedente de terceros países. Aun así, la percepción de la población británica sobre la inmigración es exagerada. En un país de 64 millones de personas, solo un 8.4%% no tienen la nacionalidad británica, de las cuáles casi 3 millones (un 4,6%) vienen de la UE. De hecho no son pocos los que reconocen la necesidad de mantener, e incluso aumentar, la tasa inmigratoria para poder sacar el máximo provecho del Brexit y mantener el PIB británico en crecimiento. En este sentido se ha pronunciado el único MP del UKIP, Douglas Carswell, que ha reconocido que hay ciertos perfiles de inmigrantes que seguirán siendo necesarios para Reino Unido.

3. La protección social en el punto de mira. Lo que la inmigración expone, es las dificultades del gobierno a la hora de gestionar dos temas capitales para la población británica especialmente en momentos de crisis económica: la provisión de los servicios públicos, en especial de la sacrosanta NHS; y el precio desorbitado de la vivienda debido a una falta estructural de viviendas. En ambos casos se culpa a la inmigración de empeorar la situación. Por un lado, porque satura los servicios públicos, y por otro, por hacer subir los precios con su demanda a causa de la falta de oferta.

Hasta la fecha pocas evidencias existen de una relación causa-efecto. De hecho, estudios recientes han demostrado no solo que la contribución de los inmigrantes europeos a las arcas británicas es positiva y que no ocupan viviendas sociales, sino que la contribución al sistema fiscal ha sido positiva incluso con el presupuesto incurriendo en el déficit. Sin embargo en una gran parte del imaginario popular británico se ha instalado que el inmigrante europeo (especialmente el del este) vive a costa de los contribuyentes británicos. Lo que tuvo como resultado la propuesta del emergency break.

4. God save the Queen. El debate en torno a la inmigración también tiene que ver con la percepción de los británicos de estar perdiendo soberanía sobre el control de sus fronteras porque los flujos migratorios no pueden detenerse. En el año 2015, aún con la ‘aspiración’ de reducir la inmigración europea en unas diez mil personas, la entrada neta de ciudadanos de la Unión se situó alrededor de las 180.000 personas. La esperanza de los Brexiters, pues, es pensar que pueden restablecer los controles fronterizos saliendo de la Unión. Sin embargo, teniendo en cuenta que esperan conseguir un acuerdo para acceder al Mercado Único como el que tienen Noruega o Suiza, conviene recordar que en estos acuerdos va asociada una cláusula de libre circulación. El deseo de salvaguardar su soberanía también tiene que ver con la melancolía de algunos británicos de volver a los tiempos gloriosos de potencia mundial que obedece a dinámicas nacionalistas como reacción a la globalización y ya de paso librarse de las políticas teóricamente impuestas desde Bruselas.

5. Los ‘British expats’, no solo de sol y playa. Hay alrededor de 1.2 millones de británicos viviendo en el resto de países de la UE (alrededor de un 33% son jubilados) que pueden verse seriamente afectados si gana la opción de abandonar la Unión. El derecho a vivir y trabajar en otros países de la UE, el acceso a las pensiones, a la sanidad y a otros servicios públicos están garantizados por derecho en la UE pero no está claro que se mantengan si finalmente gana el Brexit. La ironía es que si el Reino Unido pretende que sus ciudadanos mantengan estos derechos es lógico que el resto de Estados de la Unión exijan lo propio para sus ciudadanos viviendo en Reino Unido.

 

Este artículo forma parte del especial Brexit realizado en colaboración con CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs)


26 comentarios

  1. Mr. Turdy dice:

    El debate de la inmigración tiene un recorrido limitado, y aunque suele presentarse distorsionado, como con todo lo demás, por supuesto tiene varias vertientes, que es difícil incluso que tengan vasos comunicantes en pleno sentido:

    -existe por supuesto la xenofobia como tal, aunque esto es muchísimo más minoritario de lo que se amplifica. Por demás, la inmensa mayoría de los inmigrantes los acumula Londres, este problema ya lo he comentado.

    -pero el verdadero problema es de cariz salarial. En el sistema que tenemos, el paro estructural existe por necesidad y actúa como ejército de reserva para contener los salarios, por eso se exacerba en estos momentos para acentuar una clarísima lucha de clases. El introducir inmigrantes para hundir todavía más los salarios forma parte del mismo pack. Es cierto que aparecen nichos laborales (y relativamente grandes) que es imposible que sean cubiertos por nacionales precisamente por los salarios ofertados, pero cabe preguntarse si esto es positivo para la sociedad por más que se intente vender que sí lo es.

    En consecuencia, es fácil ver que para la derecha no es posible poner coto a la inmigración ni le interesa, por tanto sólo puede pulsar la tecla 1 a ver si cuela. Pero esto es un callejón sin salida, porque si le doy a la tecla 1 como un poseso pero en la práctica sigo metiendo a seudoesclavos en el mercado laboral, esto acaba por explotar, usualmente en la cara, como le ha pasado a la frau Merkel.

    Otra pista nos la da Hispanistán. Muchos de los nichos laborales para inmigrantes (que además se segmentan claramente en función del origen de estos) están evaporándose con la crisis, los nacionales de ciertos países se vuelven por donde han venido (a pesar de que pierden ventajas innegables que España les reporta, principalmente el sistema de seguridad social y de salud), pero otros simplemente no pueden retornar.

    Los cafres de los Tories pretenden hacer la misma jugada que los seudonazis suízos: traer exclusivamente los inmigrantes que les permitan mantener este doble discurso y dejar fuera a todos los demás, deslocalizando al exterior todo lo que no les interese tener dentro. Por eso el Brexit es un fraude, es otra forma de estar en la UE a la carta. Por eso en Francia y en Alemania les han visto el plumero a la legua y han dicho entre otras perlas que si se van de la UE el control del Canal lo harán ellos y su puta madre.

    Todo esto, salvo la minoría muy minoritaria de descerebrados, lo ha entendido todo el mundo también, y no, el votante laborista no es nazi, ni racista, ni xenófobo, pero no le ve sentido a meter 400.000 ucranianos (que además son todos “caucásicos” y “cristianos”) por la puerta simplemente porque la geopolítica de Occidente ha perdido los papeles por completo y va directa al abismo.

    • EB dice:

      Si uno creyera lo que usted afirma categóricamente, los británicos y los europeos occidentales deberían agradecer a los dictadores soviéticos el haber mantenido a cientos de millones en Europa Oriental y la US en la miseria. Quizás Stalin y sus sucesores quisieron ayudar al resto del mundo con sus ejércitos de pobres, listos para trabajar en el resto del mundo una vez que Gorby los liberara. Y Mao también lo habría intentado expulsando varios millones más que alimentaron las fuerzas de trabajo en otros países, presionando los salarios y el empleo de los locales a la baja. Y lástima que Fidel sólo pudo expulsar a unos cientos de miles para ayudar a la economía de Florida.

      • Mr.Turdy dice:

        Si tiene la bondad en explicarme la relación entre lo que yo digo, y según usted, lo que usted infiere de forma automática, porque uno ya sabe que la relación entre el tocino y la velocidad es el transporte de ganado porcino, pero hay cosas que se me escapan.

        Por descontado que ya ni me aclaro, visto que según determinados puntos de vista si el telón de acero hubiera estado abierto la avalancha por lo visto hubiera sido de cuidado. No entro ni salgo porque si me voy a la India a regalar pasaportes estadounidenses supongo que no doy abasto, por no decir Malawi o Perú.

        Si lo comenta por los ucranianos, es que el otro día en un canal ucraniano (pagado con fondos de la UE), un conocido (allá, claro) escritor ucraniano dijo en prime-time que lo mejor que podían hacer sus conciudadanos era emigrar masivamente a la UE (palabras literales) para obligar a esta a aceptar a Ucrania como estado miembro, puso de ejemplo por lo visto a Portugal. Es un país muy curioso que precisamente es el escaparate de Occidente: roban como animales, su comandante en jefe está físicamente en Panamá evadiendo impuestos (es el presidente) mientras a su ejército le hacen un caldero en las zonas independentistas, recomiendan a su población no consumir gas, porque es ruso y es caro (y supongo que no comer, respirar por ahora es gratis), y de propina, que emigren en masa a la UE.

        Usted igual no se ha enterado, pero en el Reino Unido sí se han enterado. Y no, no los quieren allí.

        • EB dice:

          Por si no ha leído su primer comentario, mi comentario se refiere al único párrafo aparentemente serio de su primer comentario, esto es, al párrafo que usted refiere como cariz salarial donde afirma categóricamente que el paro existe por necesidad estructural. Traté de tomar en serio su afirmación, a pesar de que la encuentro sin fundamento alguno, pero entonces la lógica de su argumento indica lo que yo especulo en mi comentario anterior porque de algún lado tuvo que salir el ejército de reserva.

          • Mr.Turdy dice:

            Hombre, si lo he escrito digo yo que sabré lo que he puesto. Mire, tengo por costumbre no discutir con faltones ni maleducados, deporte de Hispanistán, y como me ha faltado al respeto gratuitamente le voy a contestar por educación a su última observación y a ninguna más en lo sucesivo.

            Lo del paro estructural, ni lo digo yo, ni lo afirmo yo, es un hecho totalmente incuestionado en la práctica totalidad de las escuelas económicas, keynesiano incluido, es decir, forma parte de todo el transfondo ideológico de la práctica totalidad del espectro político, y evidentemente del marxismo económico. Yo no voy a discutir aquí con usted ni con nadie de este tipo de historias, si usted no las acepta a nivel particular me parece perfecto, no voy a evangelizar a nadie, y menos a neocons americanos que se creen que el mundo fue creado hace 6.000 años y que el darwinismo es una patraña.

            Si a usted no le interesan mis aportes, con no leerlos como yo los suyos el asunto está terminado y no da más de sí.

  2. Argos dice:

    >> El número de inmigrantes NO es para tanto

    El 50% de los habitatantes de Londres son inmigrantes o tienen origen inmigrante.

    El 50%.

    ¿Cuando empezará a ser para tanto? ¿cuando queden media docena de ingleses en Londres?

    • Epicureo dice:

      El 99 % de los habitantes de Nueva York son inmigrantes o tienen origen inmigrante. Lo de Londres no es para tanto.

      • Francisco Bosch Sánchez dice:

        Si NY es su modelo de convivencia social e igualdad y tasas de crimen del mundo desarrollado, apaga y vámonos. Compare Tokyo a NY y verá que el modelo multicultural pierde mucho tanto en criminalidad como en esperanza de vida y nivel educativo.

        • Miguel dice:

          Creo que está usted pensando en el Nueva York de los ochenta, el de “La hoguera de las vanidades”. En cuanto a Tokio, pronto será una ciudad de viejos moribundos asistidos por robots. Nada que objetar si eso le gusta.

          • Francisco Bosch Sánchez dice:

            Se nota que usted no ha estado en Tokio. Con 126 millones de personas, hay muchos jóvenes y una disminución paulatina de la población permite aumentar los recursos para las próximas generaciones, que ya podrán tener más hijos al haber salarios más decentes. Usted usa robots a diario y no lo veo infeliz. Si le quitan todos sus robots no podría usted escribir sus argumentos por aquí. Y si quiere y le gusta más vivir en NY que en Tokyo, acostúmbrese al aumento de los asesinatos, han parado de bajar y suben este año, así como en numerosas ciudades de USA: http://mobile.nytimes.com/2015/09/01/us/murder-rates-rising-sharply-in-many-us-cities.html?referer= . Disfrute.

      • Argos dice:

        En el artículo demográfico de la wikipedia no pone las cifras explícitamente, pero a ojo andará en un 30%-40%. No es preciso, pero un 99%, ni de broma.

        https://en.wikipedia.org/wiki/Demographics_of_New_York

        • Mr.Turdy dice:

          No, claro que no es un 99%. Además es que hace trampa, los cambios a lo largo de 100-150 años no son comparables a los cambios en 25-50 años. Evidentemente, en último término todo lo que no sea población nativa en el actual territorio de EEUU es inmigración.

          El problema por supuesto es la asimilación, porque se trata de asimilar, absorber, destruir la cultura originaria del inmigrante. Esto es lo que se pinta con colores de todo tipo, pero en la práctica es lo que resulta. Es fraccional completamente el número de descendencientes de inmigrantes en EEUU que hablan alemán, o sueco, o italiano (queda muy vistoso en las películas, pero cualquiera puede ir a comprobar a YouTube la entrevista que dio Frank Sinatra a la RAI en los 70s y ver qué idioma está hablando). La capacidad de absorción y asimilación de EEUU, un auténtico Frankenstein de Occidente, no la tiene ningún otro país (incluyendo los recién llegados, es primordial la xenofobia casi oficial de Japón). La EU por mucho que se intente, ni es, ni puede ser, ni podrá ser algo remotamente parecido a EEUU, en su aspecto social, claro está.

          A lo largo de toda la historia de la humanidad hubo gente que fue y vino, de modo natural, por no decir evidentemente invasiones masivas. En un modo digamos “normal” los flujos de gente no suelen pasar el 10-15% de la población total, todo lo que supere esas cifras no es que traiga algo bueno o malo, trae algo que está por encima del bien y del mal: un cambio radical cuyas consecuencias entre otras cosas son impredecibles.

          Porque también es cierto que las cosas cambian por sí solas. Pero el problema viene cuando aparece un candidato idóneo a cabeza de turco. Pelear contra eso es como pelear contra el populismo. La historia atormentada de esta península tiene muchas asignaturas pendientes que estudiar, importantes para el mundo incluso, esa enfermedad llamada “limpieza de sangre” está muy infraestudiada, como lo están las consecuencias que tuvo.

          • Argos dice:

            De acuerdo en todo excepto en la consecuencias impredecibles. Las consecuencias (hasta cierto punto al menos) son predecibles, y son bastante negativas.

            Lo que me pregunto es si existirá algún tipo de proceso rupturista. La situación actual, de no haberlo, llevará a una reemplazamiento de la población autóctona por la nueva. Probablemente con el tiempo la población autóctona sería asimilada bajo la nueva cultura con lo cual la demografía sería homogenea. Esto, por ejemplo, es lo que ha pasado en Oriente Medio, donde la cultura dominanate es la de los invasores musulmanes, y la piscina genética es aproximádamente un 50% de los árabes invasores y 50% autóctona (excepto las zonas de mayor mezcla turca).

            Creo que esto será lo que pase a largo plazo en Estado Unidos y en Inglaterra. En países como Alemania o Suecia, no lo tengo tan claro. En algún momento quedará claro que la única solución al reemplazamiento de la población es deshacer la sociedad multicultural y expulsar los ciudadanos de origen no europeo, y estamos hablando de millones de personas que han nacido y crecido en Europa. Si eso ocurre, va a ser de todo menos bonito y pacífico.

            • Francisco Bosch Sánchez dice:

              La verdad es que no comparto sus tesis en absoluto. Para empezar, la asimilación de inmigrantes ha sido escasa en USA e Inglaterra si no se trataba de grupos relativamente pequeños. La inmigración mexicana y de otros países hispanohablantes está poniendo a prueba el aparato de propaganda de los medios de comunicación pagados por los globalistas neoliberales, y una de las razones ya expuestas es la dificultad de asimilación y los salarios estancados de los nacionales americanos en parte por la creciente escasez de petróleo barato, que crea ciclos cada vez más volátiles de carestía extrema y bajos precios extremos, que destruye la economía al dañar rápidamente a empresas petroleras (quiebran por no poder rentabilizar inversiones y despiden empleados e impagan deudas) y a consumidores (el desempleo generado por las quiebras sumado al bajo interés inversor en petróleo sube los precios rápido otra vez, dañando el consumo de petróleo y dando paso a la deflación y quiebra de empresas dependientes del consumo de petróleo y creando más paro ) esta espiral destructora solo se puede parar si de algún modo se descubre una fuente de energía ultra barata y fácil de implementar sin coste alto de infraestructura (lo nunca visto) o si se para el consumo y se reduce con el consiguiente parón del crecimiento (al menos el crecimiento en su viejo concepto: aumento de la población y producción de bienes de equipo y consumo: casas infraestructuras etc: el crecimiento de productos virtuales sobre una base física pues tiene más recorrido al ser nuestra capacidad de almacenamiento mucho más elevada). Por otra parte, en gran parte del norte de África la influencia genética de los árabes es escasa, y donde es algo mayor es em zonas inmediatamente limítrofes a Arabia, y se debe más a migraciones antiguas de antes del Islam que a otra cosa: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1034/j.1399-0039.2000.550307.x/abstract.
              Lo de una población eminentemente mestiza (mitad y mitad) no es frecuente a menos que haya enfermedades que maten al 90 por ciento de la población y haya escasez se hombres/mujeres en uno de los grupos étnicos, que los fuerce a buscar pareja fuera de su cultura.

  3. Matv dice:

    La población imigrante europea dede 2004 aumento en 1.5 millones.
    Un total del 5 % de la población és imigrante europeo.

    A mi me parecen cifras considerables como para decir NO es para tanto. Si duda eso cambia la demografia…

    • Argos dice:

      Y ese 5% sale de hacer media con Europa del Este, que apenas tiene inmigración. En la práctica, en la Europa del Oeste la inmigración ya ha pasado el 10%. Y además suele ser muy homogenea (turcos en Alemania, pakis en Reino Unido, marroquíes en los Paises Bajos y en España, argelinos en Francia, etc.) lo que hace que se formen comunidades compactas que mantienen su cultura.

      Ya lo he dicho el ex-director de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos del Reino Unido: los musulmanes británicos son actualmente una nación dentro una nación. Y esto va a ir a más.

      http://www.telegraph.co.uk/news/2016/04/10/uk-muslim-ghettoes-warning/

      • Miguel dice:

        Creo que estamos dando vueltas al auténtico meollo del asunto sin atacarlo de frente: no se trata de inmigración, se trata de islam. Yo, por convicción liberal, respeto las creencias de cada cual (y, conforme al tópico, tengo conocidos -aunque no amigos- musulmanes que son buenas personas y bla bla bla) pero la sociedad que quiero es una sociedad moderna, laica y tolerante y eso es imposible si, en su seno, una parte importante profesa una fe agresiva y medieval con terroristas como punta de lanza. Si un diez por ciento de españoles de pura cepa se convirtieran al islam los vería con tanto rechazo como si vienen de fuera: no es cuestión de orígenes. A mí no me importa que en unos años todos los españoles sean negros o de origen peruano, pero sí y mucho que pretendan devolverme al siglo VI, renieguen de la Enciclopedia y la sustituyan por el Corán.

        • Argos dice:

          Pues sí. Y lo peor es que ese fenómeno de ósmosis ya ha comenzado. La nueva generación de franceses étnicos que vive en zonas islámicas se están impregnando de la cultura islámica. En una encuesta de hace un par de años, el apoyo al ISIS entre la juventud era incluso MAYOR que la proporción de musulmanes en la juventud francesa.

          Es decir: no son los musulmanes los que se están asimilando a Europa. Son los europeos étnicos los que se están asimilando a la cultura islámica (aunque no se conviertan, las normas culturales se impregnan). Y si eso pasa, estoy de acuerdo contigo: no los quiero en suelo europeo, independientemente de su origen.

        • Francisco Bosch Sánchez dice:

          Pues no estoy de acuerdo. Y a mi sí me importaría que fueran todos los españoles de otro país en unos años, fundamentalmente porque eso implicaría que han venido por decenas se millones de países más pobres, bajado los salarios de la mayoría de la población e incrementando la presión sobre el mercado laboral y beneficiando a las empresas y élite ultrarrica que se beneficia de salarios bajos. Eso bajará mis estándares de vida y dificultará mi capacidad para formar familia y tener hijos. La escasa educación, el fanatismo religioso y más alta criminalidad y riesgo de terrorismo hace que todo sea incluso peor, pero no es sólo eso por lo que la inmigración (de países pobres) es perjudicial para los trabajadores autóctonos. Creo que queda suficientemente claro.

  4. Francisco Bosch Sánchez dice:

    Me resulta chocante el empeño con el que los blogueros de politikon minimizan los efectos negativos de la inmigración en cualquier circunstancia. Los comentaristas nos hemos mostrado por lo general en contra y no voy a repetir los argumentos porque están detallados más arriba. Es más, las familias europeas no tienen niños antes y no tienen más por no tener sueldos que paguen lo suficiente para vivir y pagar guardería para varios niños si trabajan los dos. ¿Va a solucionar el problema importar más gente y tirar salarios ya sea en Reino Unido o importando personas extracomunitarias en Europa? Muchos de los inmigrantes tienen a sus hijos en Europa del este con parte de la familia, y ellos sí pueden mantener a su familia bien con un sueldo por el cambio de moneda favorable y el menor precio de las casas en esa zona de Europa. Mientras tanto, el coste de vida en Londres y alrededores no para de aumentar. Yo si fuera británico me preocuparía la migración por el efecto que va a tener en que yo pueda tener un salario que permita tener una familia y los hijos que quiero. Lo de la jubilación es muchisimo más secundario si me dejan o no vivir fuera de turista y bajo qué condiciones. Está claro que quién más gana son las empresas que machacan a trabajadores y sindicatos con trabajador barato. Así se usan políticas neoliberales globalizadoras y a la izquierda le parece bien( al menos a la izquierda socialdemócrata tipo psoe/laboristas/SPD alemán, si es que se le puede llamar izquierda a esa colección de partidos ya más neoliberales que otra cosa).

    • Mr.Turdy dice:

      Es que el problema es que el sistema es brutalmente autodestructivo, mientras existió la URSS había como un freno, desde que desapareció vamos al abismo a toda máquina.

      Los partidos socialdemócratas se han convertido en partidos de derechas puros y duros, no hay más que irse a internet y comparar programas de 2000, 1990, 1980, 1970, 1960, 1950 y 1945. No es un cambio brusco, es una evolución gradual que se acelera brutalmente con la caída de la URSS. Blair era una Thatcher-bis, por eso dijo aquello de “no importa, ya hemos ganado” (por supuesto que ganaron).

      Pero a mayores, los partidos comunistas (PCI, PCF, PCE, etc.) han ido desplazándose a su vez hacia la derecha, convirtiéndose precisamente en socialdemócratas. Ahora que desaparecen también, ya nadie cubre el hueco, sólo populismos de difícil clasificación que por encima de todo son eso: peronismos de vía estrecha.

      Invito a cualquiera a comparar el programa de IU de diciembre con la trágala de Pablemos de las próximas. Y por supuesto, la capacidad del sistema de pufar a todo el mundo y agarrarlo de los huevos no es para nada secundario en todo esto.

      Este tema no es ninguna broma.

  5. […] aviva el debate alrededor de una posible salida de Reino Unido de la Unión Europea. Temas como la inmigración o la soberanía nacional se encuentran en el centro de la campaña y se mezclan con una de las […]

  6. […] aviva el debate alrededor de una posible salida de Reino Unido de la Unión Europea. Temas como la inmigración o la soberanía nacional se encuentran en el centro de la campaña y se mezclan con una de las […]

  7. […] La política de reasentamiento de refugiados provenientes de Siria y su no participación en Schengen, hace que la crisis de los refugiados haya hecho menor mella en la política británica. Además, el Reino Unido se beneficia del control de sus fronteras en Dover (primer punto de entrada a la isla) y Calais (última frontera externa de la zona Schengen en Francia). Aún así, una nueva edición de la crisis de los refugiados poco antes del 23 de junio podría poner la inmigración en el centro de los debates y decantar la balanza hacia aquellos que han hecho de este tema su bandera para el Brexit. […]

  8. […] La política de reasentamiento de refugiados provenientes de Siria y su no participación en Schengen, hace que la crisis de los refugiados haya hecho menor mella en la política británica. Además, el Reino Unido se beneficia del control de sus fronteras en Dover (primer punto de entrada a la isla) y Calais (última frontera externa de la zona Schengen en Francia). Aún así, una nueva edición de la crisis de los refugiados poco antes del 23 de junio podría poner la inmigración en el centro de los debates y decantar la balanza hacia aquellos que han hecho de este tema su bandera para el Brexit. […]

Comments are closed.