Política

Acuerdos y racionalidad en Cataluña

10 Ene, 2016 - - @egocrata

Los politólogos (como el resto de científicos sociales) somos muy buenos prediciendo el pasado. El extraño acuerdo in extremis de ayer entre Junts pel Si y la CUP para investir un nuevo presidente de la Generalitat, me temo, es uno de esos casos. El lunes, en uno de esos artículos gloriosos que me van a enlazar hasta el fin de los tiempos, daba (casi) por hecho que tendríamos una repetición electoral en Cataluña, tras la negativa de la dirección de la CUP de aceptar a Mas como presidente. Ayer Artur Mas decidía renunciar al cargo, dejando paso a Carles Puigdemont como nuevo presidente.

Es decir, no hay elecciones. Falta explicar por qué.

La verdad, la respuesta es muy simple: si atendemos estrictamente a cual era la decisión más racional para los dos partidos clave en las negociaciones, el adelanto electoral era algo que era perjudicial para ambos.

Para CDC, una repetición electoral abría la puerta a acudir a las urnas sin poder reeditar las coalición con ERC, y verse superados en votos. Los votantes decepcionados por la CUP tenían más números de acabar con los republicanos que con ellos. El 20-D fue una señal de alarma clara de que el partido podía dejar de ser la fuerza mayoritaria dentro del nacionalismo catalán. Esto, casi seguro, acabaría con la carrera política de Artur Mas, y dejaría al partido en una guerra interna que debilitaría la causa del independentismo.

Visto con esta perspectiva, la decisión de CDC tiene todo el sentido del mundo. Artur Mas, más que nadie en España, sabe que la diferencia entre la política y la guerra es que en política te pueden matar muchas veces. Puede lanzarse encima de la granada, quedar como un héroe y volver de aquí unos meses cuando la CUP, ERC o algún enemigo exterior le dé una buena excusa para volver.

Desde el punto de vista de la CUP, unas nuevas elecciones casi les garantizaban unos resultados catastróficos. Los líderes del partido saben que tienen votos prestados tanto de ERC como de Podemos/En Comú, y saben que un sector (gigante) del independentismo los acusa de haber convertido las negociaciones para formar gobierno en un esperpento. La rueda de asambleas, cumbres, asambleas, consejos ejecutivos, asambleas, ruedas de prensa y asambleas hacía acabado por dejarles con una margen de maniobra ínfimo y una sola demanda para apoyar a JxS en la investidura, la continuidad de Mas. A la que CDC les ha abierto esa puerta, han preferido firmar cualquier cosa que les pusieran por delante y sobrevivir para otra batalla.

El acuerdo que firmó la CUP ayer es increíblemente humillante, con el partido poco menos que dando dos rehenes a Mas, diciendo por escrito que todo es su culpa y comprometiéndose a purgar su grupo parlamentario. La estructura asamblearia de la organización ha hecho que los líderes se quedaran sin capacidad negociadora; las votaciones por referéndum interno son necesariamente binarias, y al final se quedaron anclados en un debate de nombres, sin escalas de gris. El mérito de CDC y Mas ha sido entender esta dinámica, y acabar forzando que la CUP se metiera en un callejón sin salida.

No he hablado de ERC, porque creo que precisamente ERC era el único partido al que las elecciones no le iban a hacer daño. También era el único partido que no tenía nada que decidir, al apoyar a Mas incondicionalmente. Los republicanos, además, saben que el ridículo de una repetición quizás les permitiera superar a CDC, pero también abría la posibilidad de una victoria de Podemos / En Comú en vista de los resultados del 20-D. Sabotear el acuerdo, incluso si hubieran tenido la posibilidad de hacerlo, era demasiado arriesgado.

Queda discutir sobre cómo este acuerdo afecta al procés y a las negociaciones para formar gobierno a nivel nacional. Sobre el proceso independentista muchos han hablado de un día histórico, pero creo que la realidad es bastante más prosaica. El 26 de septiembre del año pasado, antes de las elecciones, los partidos independentistas tenían 74 escaños en el parlament, un 48% del voto, y controlaban la presidencia de la Generalitat. Tras este acuerdo, los partidos independentistas tienen 72 escaños en el parlament, un 48% del voto, y controlan la presidencia de la Generalitat.

Es decir, la situación es tan preocupante para la unidad nacional y tan esperanzadora para el independentismo hoy como hace cuatro meses. Una repetición electoral probablemente hubiera representando una catástrofe para el secesionismo, pero su ausencia no quiere decir que sus posibilidades de éxito sean mejores que antes de las últimas elecciones. El españolista optimista dirá que la CUP está inutilizada y sin Mas el independentismo conservador va a sufrir divisiones. El independentista optimista dirá que el acuerdo refuerza el bloque soberanista y coloca el gobierno de Madrid a la defensiva. La realidad es que la relación de fuerzas en el parlament es la misma, a todos los efectos; la única diferencia es quién será el interlocutor en el gobierno central.

La respuesta es, en este caso, algo que todavía no sabemos. Supongo que en vista de mi rotundo éxito haciendo previsiones catalanológicas debería abstenerme de intentar adivinar quién acabará en Moncloa o si habrá repetición electoral, pero creo que vale la pena revistar algunos escenarios. Pero eso lo dejamos para el siguiente artículo.


11 comentarios

  1. Si tuvieras que identificar quien sale “mas perjudicado” en Madrid debido a este resultado (gobierno pro-secesión, aunque sin Mas), coincidirías con los ruedos mediáticos en que es el PSOE el peor parado (podría hacerle incluso mas cuesta arriba un acuerdo con Podemos) y el PP el mejor parado (le refuerza una narrativa para las próximas elecciones)?

  2. Pescador dice:

    Este acuerdo le pone al PP el Gobierno, con Cs de socio y el PsoE haciendo de CUP , en bandeja.
    Espero que, al menos, el PsoE tenga la inteligencia de no firmar un papelón como el de las CUP y falta por saber si el PP ofrecerá algún hueso al PsoE y si la Komission será indulgente con la situación mientras se negocia/somete a los levantiscos. Porque como se pongan burros los tres, aquí arde Troya.

  3. Argos dice:

    En este caso, no creo que sea tanto un problema de politología sino de que las decisiones individuales son casi imposibles de prever. A veces, incluso por parte del propio interesado. En este caso la situación se había estancado y todo dependía de la decisión de una única persona, Mas, sobre si apartarse o aferrarse al sillón. No hay manera de predecir que ocurrirá.

    Igual que en política nacional no hay manera de predecir si Rajoy se apartará para facilitar un pacto con el PSOE (si hay un político al que defina su capacidad de aferrarse a un sillón, es él), ni hay manera de predecir hacia donde va a moverse Pedro Sánchez.

  4. Mr. X dice:

    Me descubro ante el Sr Mas. Ya no volveré a poner en duda su fama de astuto. Lo de la CUP es tan asombroso que creo que quedará para los anales como el caso de un partido en auge que se inmoló a sí mismo, del primero al último. Sólo les ha faltado acordar que, en acto de penitencia, se darían mil latigazos ante una imagen de la Moreneta. Y todo para que se vaya Putin y entre Medvedev.

    Leído en internet:

    “¿Os imagináis que, en pro de la unidad de España, Podemos le regala 36 escaños al PP para que voten conjuntamente lo mismo y el resto se comprometiesen a abstenerse, con la renovación forzada de PIT, Errejón y otros muchos, dejando, además, que Rajoy y el PP les humillen públicamente como causantes de la inestabilidad política, a cambio de la cabeza de Rajoy y de investir al alcalde de Málaga como nuevo Presidente del Gobierno? ¿Y todo eso tras haber obtenido un resultado histórico y decisivo en las anteriores elecciones?

    Porque eso es lo que acaba de pasar en Cataluña con otros actores, básicamente.”

    Asombroso, ya digo.

  5. José Jarauta dice:

    “El 27S les catalanes i els catalans decidirem si volem la independència i, alhora, decidirem com fer front a la situació de misèria i de deteriorament de les condicions de vida que pateixen moltíssimes persones. Per a la CUP – Crida Constituent, l’eix nacional i l’eix social són absolutament indissociables: no és un després de l’altre, sinó tots dos alhora. No hi haurà una veritable justícia social sota l’actual règim hereu del franquisme ni en un Estat que nega drets democràtics com l’autodeterminació dels pobles ni tampoc serem veritablement lliures
    ni tindrem plena sobirania sota els dictats de la Troika al servei del gran capital.

    La ruptura amb l’Estat espanyol , el desplegament d’un pla de xoc que posi les necessitats de la gent per davant del pagament
    del deute i l’obertura d’un procés constituent de base popular
    i unilateral seran tres eixos de ruptura fonamentals i indissociables
    que inclouran moments i accions que es desenvoluparan
    alhora i conjuntament, ja que cadascun d’ells serà necessari
    per a l’assoliment dels altres a fi d’arribar a l’alliberament nacional
    i a la igualtat social.”

    http://cup.cat/sites/default/files/programa_plebiscitari_de_la_cup_crida_constituent_el_full_de_ruta.pdf

    4.- La CUP-CC assumeix que la defensa en els termes polítics del procés tal i com l’entén la CUP-CC pot haver posat en risc l’embranzida i el vot majoritari de la població i l’electorat a favor del procés cap a la independència en una negociació que ha desgastat ambdues parts i la base social i popular de l’independentisme. Cal reconèixer errors en la bel·ligerància expressada envers Junts pel Sí, sobretot en tot allò relatiu a la voluntat inequívoca d’avançar en el procés d’independència i en el procés constituent que comporta, únic escenari de construcció d’estructures i marcs de sobirania que ens pot permetre, com a societat, albirar altres quotes de justícia social i participació democràtica. Per tot això, la CUP-CC es compromet a reconstruir, a tots els efectes, la potència discursiva i mobilitzadora de l’etapa política que s’enceta amb aquest acord, incloent la defensa activa de tots els agents que el fan possible.

    5.- La CUP-CC posa a disposició de l’acord el compromís de renovar, tant com sigui necessari, el propi grup parlamentari amb l’objectiu de visualitzar un canvi d’etapa i assumir implícitament la part d’autocrítica que li correspon en la gestió del procés negociador. Els relleus en el grup parlamentari es produiran immediatament després del ple d’investidura.

    http://cup.cat/noticia/la-cup-crida-constituent-confirma-lacord-de-presidencia-de-consens-amb-junts-pel-si

    Entraba dentro de lo probable y ha sucedido. Se ha impuesto el primer punto: la definición de los límites de la tribu.

    Para el resto Vuelva Usted Mañana, que diría Larra.

    • Hejo dice:

      ¿Tribu? Vaya, acabamos de descubrir a los primeros libertario-etnicistas del planeta.
      Dentro de unos días empezaremos a saber más qué es lo que ha pasado. Mientras, me permito unas hipótesis muy personales:
      Las CUP tienen una bonita historia de lento crecimiento dentro del municipalismo y movimientos sociales, siendo su tradición básicamente libertaria y alternativa (ecologista, anticapitalista, cooperativista, etc.). Su base organizativa son activistas implicados en el mundo local. Su fuerza, la capacidad de acción a través de las organizaciones a las que pertenecen (plataformas y grupos ecologistas locales, ateneos,”casals”, etc.)
      El paso a presentarse a las autonómicas se hizo tras debates en su seno, siendo su gran preocupación no perder su naturaleza original por el camino y convertirse en “un partido más”.
      Sin embargo, tras su primer éxito hace 3 años, se incorporaron muchas nuevas personas al partido. Y de forma muy significativa, se organizaron nueva corrientes que intentaron en algún caso, tomar el control del partido. La más ejemplificativa, a mi entender, Avancem, que se declaraba comunista.
      El “Mas sí / Mas no” era ésto y también dirimir el control del partido. Los partidarios del “no” consiguieron, a muy duras penas, imponer su opción. Pero cometieron un grave error, dado que a continuación y sin contar con las aprobaciones necesarias, proclamaron que querían juntarse con Podemos. A esto, las asambleas locales más antiguas y mejor asentadas -sobretodo en la Cataluña interior- pillaron un rebote impresionante: en horas hubo docenas de amenazas de dimisión. El resultado: contraataque ( quién lleva más años aquí, quién tiene los votos, quién ha conseguido los fondos?) con el resultado conocido ( acuerdo con JxSí) y anuncio público de que rodarán cabezas dentro de la CUP.
      Insisto, esta es mi película, el tiempo dirá en cuántas cosas me equivoco.

  6. Marc Bret dice:

    No sabia que el acuerdo era tan humillante para la CUP. De todos modos, entiendo que se vaya a vender como una victoria del independentismo, pero lo cierto es que como dice Roger, la situacion no ha evolucionado mucho desde las elecciones de 2012. Sigo sin entender como ese acuerdo acerca a Catalunya a la independencia. Lo de poner plazos de 18 mesos ya me parece directamente quimerico.

  7. Moy dice:

    A Mas la jugada le va a salir redonda.
    No sólo humilla a la CUP y gana tiempo para hacerle un lavado de cara a CDC, además es problable que consiga que de paso consiga que en España se forme un gobierno PPSOE+C’s.
    En cuanto esto pase, la izquierda representada por Colau, En Comú, … abandonará toda esperanza de reforma en España, se sumará al ‘Procés’ y con ello se acabará de decantar ese 48%/52% del lado del independentismo.
    Mediante la aprobación de planes de choque y demás medidas sociales (que por supuesto no cabrán en esta constitución secuestrada por el bipartidismo) forzarán a CSQP a seguirles el juego. Se autocumplirá la profecía de que “Sin independencia no puede haber justicia social”.
    4 años más de reclamación continuada de la independcia por parte de sectores muy amplios de la sociedad, casi una década no podrán ser ignorados. El enrocamiento de las partes será tan profundo que no cabrá más solución que la separación. Y entonces Mas podrá ser presidente de la Republica Catalana o le pondrán su nombre a la Plaza España… ya hay una petición en change.org para ello.

    • Pescador dice:

      “Mediante la aprobación de planes de choque y demás medidas sociales”
      ¿Y la pasta? mas encabronamiento.
      De eso va el juego de hacernos absolutamente odiosos los unos a los otros, de, en cuatro años, llegar al choque de cuernos decisivo y darnos la espalda completamente para los proximos veinte años (salvo los 400 y las élites madrileñas, que seguirán tan amigos, los recortes seran para los de abajo), por el bien de la unidad de España y la República Catalana.

  8. Roger dice:

    El análisis del lunes fue correcto, la CUP no quería este acuerdo.
    Lo que no tuviste en cuenta fue el papel de convergencia y su necesidad de tener un acuerdo.
    De hecho estoy seguro que la CUP no hubiese aceptado el acuerdo de haber podido, pero claramente se vio prisionera de sus propias palabras y promesas.

  9. ALEJANDRODEBARCELONA dice:

    ¿Racionalidad en mi tierra, Catalunya? Se da por descartada. Lo que hay es una lucha descarnada por el mayor poder. En las próximas semanas veremos cómo los nacionalistas intentarán comprar el voto de los que todavía no son independentistas con lo que han llamado “renta garantizada de ciudadanía”. Un sueldo para todo quisque. La extensión del clientelismo nacionalista a toda la sociedad. Y si no pueden hacerlo porque todavía no pueden imprimir pesetas, la queja de que no les dejan hacerlo es igual de eficaz. Un chollo. Muy racional.

Comments are closed.