Economía

Gráficos: sí, renta y nivel de estudios están relacionados

18 Sep, 2015 - - @jorgegalindo

Cuando hace unos días saqué un compilado de datos sobre las elecciones catalanas del 27S empleando la encuesta preelectoral del CIS, el gráfico que más llamó la atención fue uno que ponía en relación nivel de estudios y voto o simpatía por partidos independentistas. Además de llevar a muchos a pensar (de manera falaz, claro) que un mayor nivel educativo daba más valor a un voto determinado (en una suerte de revisión del voto censitario), a otros les llamó la atención que diese por hecho que existía una relación entre los estudios acumulados por una persona y la renta de ésta. Como es un escepticismo que me he encontrado otras veces, he pensado que no sería mala idea sacar un par de datos de la Encuesta de Condiciones de Vida que realiza el INE con periodicidad anual para mostrar que este vínculo existe, y es además muy fuerte.

La primera figura muestra que las personas con estudios superiores tienen una renta media* muy superior al resto, hasta un 50% más que aquellos sin estudios o solo con formación primaria.

gra1

Sorprende el hecho de que las personas con formación secundaria tengan una menor renta media por persona y unidad de consumo que aquellos con menor nivel de estudios, pero la razón es probablemente que la mayoría de los españoles sin formación o con primaria son mayores de 65 años simplemente porque hemos ido eliminando progresivamente el abandono escolar antes de secundaria (el más tardío se nos resiste, como sabemos bien). Este colectivo tiene su renta bien protegida gracias a las pensiones, mientras que el inmediatamente superior en nivel de estudios está constituido en mayor medida por personas en edad de trabajar, más expuestas a los vaivenes de la crisis. De hecho, esto nos debería hacer pensar en qué está haciendo mal nuestro sistema de bienestar cuando dejamos que personas con un nivel formativo medio-bajo queden de esta manera expuestas a las inclemencias de la recesión.

El dato de riesgo de pobreza subraya aún más la diferencia entre las personas con estudios superiores y el resto, teniendo aquellos la mitad de probabilidades que los individuos con educación secundaria de segunda etapa de caer en tal situación que. Pero el ‘pico’ de los que tienen educación secundaria básica es aún más fuerte, abundando en la desigual protección de que disfrutan ciertos grupos ante las inclemencias económicas.

Detrás de estas medias se encuentran distintas distribuciones de individuos según el decil de renta al que pertenecen (del 10% más pobre al 10% más rico) en cada nivel de estudios.

gra2

Conforme avanzamos en la escala, la distribución pasa a estar más escorada hacia los deciles superiores, pero es que la diferencia de aquellos con educación superior es abrumadora. Más de un 50% de ellos están en los tres últimos deciles de renta. Casi un 25% está entre el 10% con mayor nivel.

Por descontado, el nivel de estudios no explica ni mucho menos completamente el nivel de renta. Ya hemos hecho referencia a la edad como una variable importante. No es la única. La renta y la riqueza están íntimamente relacionadas, y aquí no se observa nada que permita intuir el capital de un hogar determinado. También la posición en el mercado laboral: no tendrá mucho que ver una persona con estudios secundarios que se encuentre alternando desempleo y trabajos temporales con otra persona con el mismo nivel de estudios que sea accionista mayoritario de una promotora inmobiliaria. Las conexiones de que disponga una persona le pueden ayudar a escalar socialmente más allá de lo que cabría esperar por su nivel de estudios.

Tomemos un ejemplo hipotético pero factible: si un joven madrileño de 31 años con un master en bioquímica que se encuentra en este momento en el paro se compara con un empresario de 55 años bien conectado en su pueblo natal de la costa alicantina que solo se sacó bachiller, pero montó una pequeña pero próspera constructora en 2001 y pudo salvar un mínimo de capital de la quema, al joven le podrá parecer que el nivel de estudios es mal factor para explicar el nivel de renta en España. Sin embargo, si el mismo joven se compara con la hija de 26 años de ese constructor que, pongamos, decidió no sacarse ni una carrera ni un ciclo superior en su día, la renta esperada de la última en el largo plazo es muy probablemente menor a la del bioquímico.

En esencia, sabemos desde hace mucho tiempo que el capital humano es uno de ellos, y es uno de los más fuertes. Algo que no deberíamos olvidar si queremos que España salga, de verdad, adelante.

*Nótese que los datos de renta media que da la Encuesta de Condiciones de Vida no son transferibles directamente a frases como “una persona con X nivel de estudios ganará Y euros al año de media”, pues la unidad de análisis es el hogar y dentro de cada hogar los individuos representan lo que se llama una “unidad de consumo”. Más info.