Política & Unión Europea

El adelanto electoral de Tsipras

21 Ago, 2015 - - @kanciller

Los buenos políticos son como el bolero de Ravel; parece que se terminan pero siempre acaba regresando con más instrumentos. Esta parece ser la vía que ha elegido Tsipras. Ya sea forzado internamente o por un cálculo exclusivamente suyo, el adelanto electoral hace que para septiembre vayamos a tener sí o sí elecciones legislativas griegas. Algo que, por otra parte, era un secreto a voces tras un referéndum, corralito, acuerdo de tercer tramo de rescate y ajustada votación en el parlamento. Visto lo visto, conviene no perder de vista el calendario; el 4 de octubre viene Portugal y, al poco tiempo, las Generales en España.

La pregunta entonces es ¿Tiene sentido este adelanto electoral? Totalmente.

En primer lugar, pensemos por qué los partidos adelantan las elecciones. Como previa, recordar que esta potestad, la de disolver cámaras, solo es posible en los sistemas parlamentarios – en los presidenciales hay separación de poderes. Además, incluso algunos países parlamentarios han bloqueado esa posibilidad, como en el Reino Unido, que tiene un calendario fijo.

Permitidme partir de unas premisas sencillas asumidas en general por la literatura. En primer lugar, los partidos obtienen más utilidad (beneficios, si se quiere) cuando están en el gobierno que en la oposición. Esto no es algo cínico, es simplemente que ya sea porque quieren “el poder por el poder” o porque quieren aplicar un programa ideológico, necesitan estar al cargo de la situación. En segundo lugar, que someterse al escrutinio de los electores posee un componente de riesgo, de incertidumbre ante los posibles resultados. Aunque se intenta acotar la incertidumbre mediante encuestas, no siempre hay la misma capacidad de anticiparse – pueden pasar más eventos entre la convocatoria y la elección, si hay mucha volatilidad y partidos nuevos la  situación es cambiante, etcétera.

Pero ello no significa que los gobiernos en regímenes parlamentarios se mantengan en el poder hasta agotar su mandato. El adelanto estratégico, es decir, mover la fecha de las elecciones sin perder una moción de confianza, tiende a darse ante dos contextos: 1) si saben seguro que van a perder y quieren intentar minimizar sus pérdidas y 2) si saben seguro que van a ganar y quieren aprovechar para maximizar sus escaños.

Si uno hace un recuento de los adelantos electorales en democracias parlamentarias, apenas hay casos contrastados en los que se convoquen elecciones en la primera mitad de la legislatura; suelen hacerlo al tercer o cuarto año. Además, los gobiernos que más adelantan elecciones son los monocolor (un único partido gobernando) en minoría parlamentaria mientras que los que menos lo hacen son los de coalición (porque su funcionamiento interno reduce el margen del Primer Ministro). Por último, hay una fuerte tendencia a que ante una subida de la popularidad del Presidente o una oposición dividida se convoquen elecciones anticipadas.

Veamos cuál es la situación política griega recurriendo a los datos de encuesta disponibles (gracias a Guillem Vidal, creo que fue el primero en difundirlos). En el primer gráfico se muestra la percepción de los griegos sobre el acuerdo alcanzado y cómo ha desempeñado el gobierno la negociación:

CMwiaxfWIAA6UuL

Los datos hablan por sí mismos. Un 77% de los griegos están descontentos con el gobierno y, en similar porcentaje, opinan que su gobierno ha capitulado ante los acreedores. Es más, un 83% piensa que Syriza ha abandonado el programa electoral. De acuerdo con esta idea, uno podría pensar que en unas elecciones legislativas habrá un castigo importante en las próximas elecciones por parte del electorado. Sin embargo, cuando se pregunta, la realidad es bien diferente.

CMwiaxHWcAANitS

Como se ve, el nivel de apoyo electoral a Syriza sería de un 33% (similar en voto válido al de las pasadas elecciones) mientras que su más directo competidor, Nea Demokratia, se quedaría en un 18%. Es decir, que existe un margen de 15 puntos de apoyo entre el primer y el segundo partido en el país heleno, lo que supone 6 más respecto al resultado de las pasadas elecciones de enero. La oposición, descabezada tras la dimisión de Samaras, no ha hecho más que hundirse. En todo caso, es llamativo el 19% de indecisos – de los más altos de la serie histórica – y que podrían señalar cierta desmovilización en el bloque del centro y centro derecha.

¿Cómo explicar esta paradoja? Creo que sólo cuando se asume que los griegos entienden que el gobierno ha estirado todo lo posible las posibilidades de un acuerdo y que se ha visto forzado a capitular forzado por la circunstancias. Esto no es algo nuevo.

Como señala la evidencia disponible, en contextos de internacionalización de la economía la atribución de responsabilidades es más complicada. Los gobiernos así podrían tener algo más que el sesgo partidista como un refugio, dispondrían de la vía de escape que supone que los ciudadanos entienden que no solo ellos son responsables de una mala situación económica – o acuerdo de rescate. Si somos más cínicos, podríamos pensar que esta es una estrategia de blame-shifting, por la que se imputa la responsabilidad de una política a un agente externo y que sirve para exonerar en unas elecciones. En todo caso, ambas posibilidades llevan al mismo resultado.

Obviamente no podemos analizar un acuerdo alternativo si la negociación hubiera sido de otra manera, pero la estrategia política interna ha sido eficaz. A mi juicio, el referéndum tenía más vocación de plebiscito para reforzar este mensaje – y al gobierno frente a la división interna – que de arma negociadora frente a Europa. No ha sido una estrategia exenta de coste.

Por lo tanto, la oposición es débil y está sin liderazgo, luego puede ser un buen momento para el adelanto. El cálculo, en todo caso, debe ser hecho a futuro – anticipando los costes de gobernar como ahora. Y hay razones para pensar que el coste iría in crescendo  rápidamente.

Primero, porque tras la firma del tercer rescate iba a tener que aplicar medidas impopulares que violaban su programa electoral y con coste político. Ahora apenas se nota el efecto pero con el paso de tiempo el ajuste se va a sentir más en la población griega. Por lo tanto, asumiendo que tuvieras un grupo parlamentario cohesionado, el coste de gobernar va a aumentar y jamás tendrás tanto nivel de apoyo en las encuestas como ahora. Pero el hecho es que esto último no se cumple.

Tsipras ha tenido que aprobar el rescate con un tercio de su grupo parlamentario en rebeldía, con un comité central de Syriza votando en contra y con un congreso convocado para septiembre que tenía previsión de caliente. Cada votación en el parlamento iba a ser un calvario que no solo desgasta tu imagen – votando con oposición, no con los tuyos – sino que le da tiempo a la oposición interna para organizarse y criticarle. Con el adelanto electoral Tsipras hace una jugada interna audaz.

En las próximas listas va a poder barrer a los críticos de su grupo parlamentario y aumentar la cohesión del partido. Pero al mismo tiempo, pone a la oposición interna entre la espada y la pared – porque dentro de un partido es más complicado contar rivales. Si quieren, que den el paso y se presenten en solitario en el peor contexto posible para ellos – con poco tiempo para organizarse. De lo contrario, o se suman a la línea oficial o serán barridos.

Como se ve, esta estrategia es osada pero tiene pleno sentido. Por los costes que iba a suponer seguir gobernando con un mandato caducado tras la aprobación de rescate tanto como por las razones internas a la propia Syriza. Casi con seguridad será el partido que formará el próximo gobierno.

Esto debería mandar un mensaje importante a los socios europeos. Hoy el único actor con capacidad real para hacer reformas y sacar a Grecia de su sima sigue siendo Syriza. Porque cualquier cambio estructural en un país sin un equilibrio político nacional detrás – es decir, que vengan simplemente impuestas desde fuera – están condenadas en el medio plazo a ser insostenibles. O porque no se aplicarán con garantías o, porque tarde o temprano, su sistema político saltará por los aires.


20 comentarios

  1. Mr. X dice:

    Atinado análisis. Contrasta con lo que se lee en la mayoría de la prensa española.

  2. Atribulado dice:

    Parece que la facción más a la izquierda se va a organizar y presentar una lista que supongo tendrá un programa muy parecido al de SYRIZA en Enero. Va a ser muy interesante ver a quien apoyan Podemos o IU, si al original o el viaje al centro de Tsipras.

  3. David Robert dice:

    Creo que este es el razonamiento que debe haber seguido Tsipras, pero no estoy seguro de que no se le puedan poner objeciones:
    – Si los disidentes dentro de su partido son suficiente en número y consiguen un candidato atractivo (Varoufakis sería un golpe duro), pueden debilitar mucho los resultados de (lo que quede de) Syriza
    – La abstención (desencantados que creían sinceramente que esta vez “sí se podía”) también podría complicarle la vida
    – Si tras las elecciones Tsipras tiene una mayoría más precaria que la actual, deberá pactar con uno de los desprestigiados partidos “clásicos”, con lo que su imagen también se resentirá.

  4. navarta dice:

    Se comenta en algunas redes sociales que Tsipras es el Felipe González de Grecia, un político inteligente, que a unos gustará más y a otros menos, pero que a día de hoy es el único capaz de aglutinar a su alrededor una fuerza electoral suficiente para respaldar a un gobierno que deberá acometer mediadas de ajuste muy duras, como lo fueron en su tiempo, salvando las distancias, las reconversiones industriales, finacieras y laborales de la España de los 80.

  5. […] El adelanto electoral de Tsipras […]

  6. Lester dice:

    Me pregunto que pasaría si Varufakis se presentara.

    Creo que, si le diera tiempo a montar una infraestructura de un partido, daría la campanada. Incluso podría presentarse dentro del mismo partido y desbancar a Tsiripas.

    Al fin y al cabo es el abanderado del programa político con el que se presentó Tsiripas, y que su incumplimiento cabreó a muchos dentro del partido, lo bastante para incluso desafiar a su propio partido en las votaciones del parlamento. Sospecho que todos estos apoyarían al inefable Varufakis.

    • Mr. X dice:

      De momento, sigue en la Syriza “oficial”. Personalmente, sospecho que su relación con Tsipras es más fluida de lo que los medios presentan.

    • navarta dice:

      Lo de Tsiripas varias veces repetido en el comentario, ¿pretende de ser un inteligente juego de palabras entre Tsipras y chiripa?, o sólo es un error al escribir el nombre del presidente del gobierno griego, particularmente, prefiero lo del juego de palabras.

  7. Albert dice:

    Ayer 25 diputados de Sryza rompieron con el partido y crearon grupo propio. Creo que se denominan Unidad Popular o algo así. No se si Tsripas tenía claro que ésto le podía pasar.
    Lo interesante será ver las siguientes encuestas teniendo en cuenta esta subdivisión del partido y cuantos electores darán su apoyo a la “izquierda de la izquierda radical” que tanto gusta decir en nuestros queridos medios de comunicación patrios.

  8. Al dice:

    Buen análisis, pero no descartemos a Varufakis, parece, según sus movimientos y declaraciones tras su cese, que aunque no lo tenga claro se lo está pensando y va dejando el camino asfaltado por si se decide.

  9. OBIS dice:

    En 9 meses Tsipras hunde la economía , firma un rescate peor que el anterior , decreta corralito , rompe su partido y va a elecciones

    SaLuD.

  10. Emilio dice:

    Me gusta más el probable resultado que como ha sido el proceso que no me ha gustado nada. Y quizá la clave de que todo esto pueda acabar “resultando” se deba al factor U.E. En nuestro caso también ha sido y sigue siendo la U.E. quien nos ha sacado muchas castañas del fuego. Aunque para los tiempos que se avecinan tengo la impresión de que no va a ser suficiente. Es la moral del niño que juega a ser irresponsable convencido de que el paraguas de papá siempre estará ahí para sacarlo de las situaciones difíciles.

    Y como en este tipo de resultado hubo mucho de carambola no deberíamos olvidar que esta partida podía haber acabado como el rosario de la Aurora, por eso me resisto a considerar a Tsipras un buen político y no me parece pertinente la comparación con Felipe González, aunque en el triunfo de ambos, previsible en el caso de Tsipras, esté jugando un papel importante la debilidad de todos los demás. No podemos dar por bueno el maquiavelismo en la política. Asistir al espectáculo de ver como a determinadas opciones políticas se les va cayendo una máscara tras otra no deja de ser muy penoso. Y la política no debería ser eso.

    • Lester dice:

      “Es la moral del niño que juega a ser irresponsable convencido de que el paraguas de papá siempre estará ahí para sacarlo de las situaciones difíciles”.

      La comparación no me parece adecuada del todo.

      La irresponsabilidad de los griegos para meterse en la crisis es enorme. No obstante, el paraguas de papás no les ha protegido tanto, o al menos no les ha protegido gratis, ni mucho menos. Los sacrificios que ha hecho los griegos desde que les dieron el primer rescate han sido enormes. Han cedido en todo, tragado con todo lo que les han impuesto, y la economía ha empeorado, el paro, el PIB y la deuda respecto al PIB.

      Por otro lado, como padres, la UE deja mucho que desear. Les ha dejado meterse en el agua hasta el fondo, incluso les han animado “más adentro”, paro luego castigarles por sacarles.

      Si quieres hablar de niños irresponsables que se protegen bajo el pagaraguas de papá, deberías hablar de las empresas privadas alemanas y francesas. Se han hecho acreedores del gobierno griego sin medida, sin preocuparse de la deuda, y cuando el gobierno griego ha tenido problemas para pagar, se han vuelto sus respectivos gobiernos y les han comprado la deuda.

      Un clásico de privatizar los beneficios y socializar las deudas. A éstos sí que les ha salido gratis vender alegremente a crédito y prestar sin medida, no ha los griegos, que lo han pagado caro.

      • Emilio dice:

        No pensaba en los griegos sino en quien los representaba.

        • Lester dice:

          Evidentemente la vida del ciudadano medio no es la de los dirigentes, ni en Grecia, ni en España, ni en Alemania, ni en Finlandia. Hay un proverbio africano que viene como un guante: “Cuando los elefantes luchan, quien sufre es la hierba”.

          Aún así, lo que he dicho respecto a que que los griegos han sido irresponsables, es aplicable a los dirigentes griegos.

          No sólo se les dejó ser irresponsables, sino que se les animó. Y el paraguas de la UE les ha salido caro, no sólo ha los griegos, sino a sus dirigentes, aunque, evidentemente, en menor medida, como en todas partes. Han tenido que tomar medidas impopularisimas, se han enfrentado a desordenes públicos y, finalmente, han perdido las elecciones y el poder.

          Difícimente se puede decir que los dirigentes griegos no han sufrido las consecuancias de su irresponsabilidad y han salida de la situación de rositas y con una sonrisa.

  11. Emilio dice:

    “Y el paraguas de la UE les ha salido caro, no sólo ha los griegos, sino a sus dirigentes…”
    No puedo creer que alguien vea a Varoufakis -por solo citar un ejemplo- como una pobre víctima de la U.E.

    • Lester dice:

      No pensaba en Varoufakis precisamente, ni siquiera en Tsipira, sino en los anteriores.

      Evidentemente, caro, comparado con la población, es un chiste. Lo que quiero decir es que si actuaron irresponsablemente, en cuanto la UE les dijo se acabó, pararon al instante, implementaron todas las medidas que les exigieron, a pesar de que iban a hundir sus expectativas electorales.

      Podrían haber convocado al socorrido malvado enemigo común exterior, haber seguido adelante pasara lo que pasara. Seguir en el gobierno unos cuantos años más y vaciar el país de dinero. A Maduro en Venezuela no les ha ido mal.

      E insisto en que actuaron irresponsablemente con la complicidad de la UE.

  12. […] politólogo Pablo Simón, publicaba recientemente en su twitter (@Kanciller) una reveladora encuesta realizada por Bridging […]

Comments are closed.