#WomenInSTEM

Género, educación y la brecha de las carreras técnicas

17 Feb, 2015 - - @kikollan

La escolarización es uno de los símbolos del progreso de nuestro país desde los setenta. Desde 1970 a 2010 el tiempo que los españoles pasaron estudiando se multiplicó por tres para pasar de tres a nueve años de media. Además, en ese ese periodo también se cerró la brecha de género: los hombres y mujeres que habitan hoy nuestro país han pasado el mismo tiempo educándose.

1

Sin embargo, son las mujeres las que cada vez estudian más. El número de españolas entre 55 y 64 años con estudios es menor que el de hombres de su misma edad, pero ese fenómeno se invierte con las nuevas generaciones. Las mujeres de menos de 44 años ya han estudiado más que los hombres, tanto en secundaria como en estudios superiores.

(Nota: Al compararlo con otros países avanzados, OCDE, observamos que nuestro país sale bien parado en estudios superiores, pero no tanto, ni mucho menos, en educación secundaria. Es especialmente preocupante el bajo porcentaje de jóvenes —chicos entre 25 y 34 años— que acabaron la secundaria. Nuestra tasa, 65%, y queda lejos de la media de la OCDE, que supera el 80%.)

Las mujeres en la educación superior

En adelante nos centraremos en educación superior y en los jóvenes que ahora mismo están en edad de graduarse. Estos datos nos dicen que un 40% de las mujeres en nuestro país logrará un título universitario, frente al 23% de los hombres. Ellas estudian más y este un fenómeno que se repite en todos los países de la OCDE, con las excepciones de Turquía y Japón.

3

El gráfico muestra también la evolución de estas tasas antes y durante la crisis. Vemos cómo la burbuja alejó a chicos y chicas de la universidad —quizás atraídos por un mercado de trabajo de apariencia fértil y que premiaba al trabajo no cualificado con salarios elevados. Más tarde, cuando nos golpeó la crisis, los jóvenes volvieron a la universidad. En otros países, sin embargo, los efectos de la crisis han sido diferentes y variados, aunque sorprenden el boom educativo de Eslovaquia y el lento pero imparable retroceso de Italia. En el siguiente gráfico muestro los mismos datos para todos los países de la OCDE. Veréis que en general cada vez hay más graduadas y que media docena de países han dado un enorme salto adelante, como Eslovaquia, Polonia, República Checa, Eslovenia y Austria.

4

El gráfico sirve también a modo ranking. En Islandia y Polonia el 75% de las mujeres obtendrá un título de educación superior, mientras que en Méjico y Turquía lo obtendrán apenas un 25% de todas las jóvenes.

Desigualdad

Las mujeres reciben igual o más educación que los hombres, tal y como acabamos de ver, pero otras desigualdades persisten. Un ejemplo relevante tiene que ver con la muy desigual presencia de mujeres en ciertas carreras. Las mujeres consiguen el 59% de todo los títulos universitarios en nuestro país, pero representan solo el 32% de los titulados en ingeniería y apenas el 21% de todos los titulados en informática.

5

Esta tendencia a escoger carreras diferentes se observa en todos los países de la OCDE. Eso es precisamente lo que más me ha llamado la atención, lo generalizado que es el sesgo. La distribución de mujeres por carreras es muy similar en todos los países; son dos de cada tres en áreas como salud, educación, humanidades, artes o ciencias de la vida, pero muchas menos de la mitad en ciencias, ingeniería o informática.

6

Sabemos, además, que este sesgos en sus preferencias —sean del todo elegidas o no tanto— emerge a edades tempranas y no dependen de sus resultados escolares: entre un niño y una niña de 15 años con igual habilidad para ciencias y matemáticas, es menos probable que sea la niña la que acabe escogiendo una carrera técnica.

Es más, sabemos también que este sesgo en la elección de estudios se traslada luego empleo. De hecho se traslada amplificado. Si hay más hombres con estudios de informática e ingeniería, es de esperar que haya también más hombres en esas ocupaciones, pero lo que encontramos no es que hay más sino que hay muchos más.

Observad los datos de hombres y mujeres con formación de ciencias en el siguiente gráfico (panel de la izquierda). Veréis que el 71% de los hombres con estudios de ciencias acaban teniendo profesiones en ingeniería, matemática o estadística, mientras que solo el 43% de las mujeres con esos estudios acaben en esas ocupaciones. Es decir, hay aquí otro sesgos que añadir al anterior que hace que encontremos pocas mujeres en empleos del ámbito de la ingeniería aún cuando tienen estudios de ciencias.

7

Discutir las causas de estas diferencias en elección de carreras y elección de profesiones escapa al propósito de este artículo, pero puedo apuntar algunas cosas que sí sabemos. Sabemos, por ejemplo, que los estereotipos juegan un papel en la elección de estudios. De ahí que la OCDE recomienda estrategias para interesar a los chicos por la lectura y a las chicas por las matemáticas y la ciencia. Sabemos también que cabe animar a más mujeres para que sigan estudios en ciencia e ingeniería, porque son carreras con mejores condiciones laborales y mejores perspectivas.

Sabemos, de hecho, que la segregación ocupacional de las mujeres —que sean mayoría en trabajos administrativos y de servicios— agranda la brecha salarial en España. Por eso la OCDE dice que hay que animar a las jóvenes para que elijan empleos técnicos, pero también promover políticas de flexibilidad y conciliación laboral —como más guarderías o bajas más largas de maternidad y paternidad— que sabemos nos influyen a la hora de escoger una profesión.

 


41 comentarios

  1. Vellana dice:

    Esta reveladora frase: Las mujeres reciben igual o más educación que los hombres, tal y como acabamos de ver, pero otras desigualdades persisten.

    Como decía no sé quién, las desigualdades que afectan negativamente a los hombres son su problema; las que afectan a las mujeres, las otras desigualdades, son problema de todos.

    Un saludo.

    • Javier dice:

      La conclusión lógica es que el hecho de que las mujeres reciban *más* educación no es que sea su problema. ¡Es que no es una desigualdad!

      Ilustrativo también que haya que “interesar a los chicos por la lectura” porque las carreras técnicas “son carreras con mejores condiciones laborales y mejores perspectivas”. Es decir, hay que aplicar políticas con el fin explícito de empeorar las perspectivas laborales de los hombres, animándoles a elegir ciertas carreras *solamente* porque tienen peores perspectivas.

      Como medida, me parece ineficiente. Sería mucho más efectivo inyectar cantidades minúsculas de alcohol puro en los cerebros de todos los bebés de sexo masculino. Estilo Aldous Huxley.

  2. Muy descriptivo. El debate sobre la desigualdad que afecta a la mujer es inescindible del debate sobre la desigualdad en general, de lo contrario creo que no se entiende. La ingeniería es una de las profesiones, en sus diversas ramas, más competitivas. El problema es que esa competitividad no se realiza de forma abierta a la creatividad y sobre todo a la diferencia, sino de acuerdo a los moldes de lo que se considera un buen ingeniero, a unos requisitos imprescindibles. Esos requisitos están configurados a imagen y semejanza de los ingenieros típicos de las empresas más importantes, que suelen ser hombres, pero que suelen tener otras muchas características que fuerzan las desigualdades en otros ámbitos. Creo que la ingeniería es una profesión que debe tener una capacidad grande de adaptarse a novedades si quiere funcionar bien. Tendrá que haber profesionales de la ingeniería con perfiles muy variados, mucho más abiertos que en la actualidad. El diferente al perfil típico, con sus cualidades distintas, tiene mucho que aportar a una ingeniería innovadora y adaptable.

    Un cordial saludo.

  3. Alatriste dice:

    Esto tiene pinta de acabar en un cacao épico, pero el caso es que nadie está obligando a las mujeres a no estudiar ingeniería o informática. Preferir otras carreras es una decisión suya tomada libremente, y además respecto a la brecha salarial habría mucho que hablar: de entrada es altamente dudoso que los informáticos estén mejor pagados que los médicos o los abogados, por no hablar de Económicas y Empresariales.

    Pero en cualquier caso y de existir esa brecha salarial, cosa que dudo ¿No sería mejor tratar de mejorar el salario de las carreras menos valoradas? El artículo parece implicar que lo deseable sería que las carreras más escogidas por mujeres estuvieran mejor pagadas y/o que deberían escoger las mismas carreras que ellos, pero al mismo tiempo no parece ver ningún problema en que las mujeres estén sobrerepresentadas entre los licenciados universitarios… a pesar de que eso evidentemente tiene un efecto salarial desigual, contrario al varón.

    • dalek_fan dice:

      Eso sería verdad pero resulta que esa desigualdad en carreras como informática no es algo inmutable desde siempre, comenzó en los años ochenta

      http://www.soitu.es/soitu/2009/01/11/info/1231687749_615434.html

      “Preferir otras carreras es una decisión suya tomada libremente”

      El entorno influye en esas decisiones tomadas libremente, incluyendo la hostilidad percibida o aparente. Por poner una anécdota chorra y mas bien chusca, pero ilustrativa, aquí tenemos a Barbie programadora y sus mil y una aventuras http://es.gizmodo.com/el-libro-de-barbie-programadora-desata-la-polemica-por-1660337321

      Todos podemos tomar libremente decisiones pero no vivimos en una burbuja en el vacío, el entorno y los estereotipos influyen.

      Si dudas que exista la brecha salarial, siempre puedes intentar comprobarlo

      http://blog.ticjob.es/2014/11/19/la-brecha-salarial-entre-hombres-y-mujeres-en-el-sector-tic-aumenta-hasta-el-17/

      • Alatriste dice:

        eso, sencillamente, no es verdad.

        1. El artículo que enlazas primero _NO_ dice que la desigualdad en carreras informáticas comenzó en los 80. Todo lo contrario, lo que dice es que en los 80 parecía camino de corregirse porque el número de estudiantes femeninas crecía. Aparte, habla exclusivamente de los Estados Unidos.

        2. Por supuesto que todos tomamos nuestras decisiones libres teniendo en cuenta el entorno (otra cosa sería ser imbécil; libre pero imbécil) pero vas a tener que explicarme dos cosas: una, por qué sería que la informática y la ingeniería fuesen más hostiles hacia las mujeres que el Derecho o la Química y otra, por qué ese principio no es aplicable al bajo porcentaje de varones en ciertas carreras ¿Es que el entorno es hostil a los varones en Medicina o en Biología, y si es así por qué eso no merece acciones correctoras?

        Esos son los dos problemas que le veo al artículo, y son de verdad serios ¿Por qué razón no hay ningún problema si Medicina, Biología y Farmacia son campos abrumadoramente femeninos, pero si que es un problema que la informática y la ingeniería sean campos abrumadoramente masculinos? ¿Y por qué la suposición gratuita de que la baja participación femenina en ciertos campos se debe a discriminación? ¿Alguien se ha molestado en tomar la radical y obscena medida de preguntarles a las mujeres mismas?

        3. Dudo muchísimo que los informáticos, sean del sexo que sean, estén mejor pagados que los médicos, los abogados y los economistas, sean del sexo que sean. Eso es lo que dije, y no es a lo que tú estás respondiendo.

  4. José Manuel dice:

    ¿Ya vieron este documental Noruego? Si las diferencias de género se acentuan en los países desarrollados, ¿no es una indicación más de que son una cosa natural?

    https://www.youtube.com/watch?v=p5LRdW8xw70

    • dalek_fan dice:

      Los paises desarrollados no pueden cometer errores ni arrastran tampoco problemas típicos de otros paises, imagino

      • Victor dice:

        Claro que si, que la realidad y los datos no nos arruinen una buena ideología… Frente a hechos, lo mejor es dar explicaciones peregrinas, en lugar de intentar analizar y pensar que ciertos dogmas son erróneos o, al menos, no del todo precisos.

  5. […] Género, educación y la brecha de las carreras técnicas […]

  6. Iago dice:

    Oye, nada que ver con el artículo pero ¿Con qué haces estos gráficos tan molones?

  7. Christian dice:

    Esto explica claramente la diferencia salarial en España. Los hombres se desenvuelven profesionalmente en profesiones generalmente mejor pagadas. ¿Es malo? No. Ni bueno. Simplemente, es.

    Lo único perjudicial de todo esto, y que afecta bastante a la sociedad, es el victimismo que abandera cierto sector feminista y que hace un fuerte trabajo constante para gritarle al resto que existe una desigualdad que afecta a las mujeres. Y les pregunto: ¿y qué? ¿Cuál es el objetivo? ¿Matar hombres? ¿Impedirles que trabajen? ¿Ordenar por ley un aumento salarial a las mujeres sólo por ser mujeres? ¿Pedir a las empresas que contraten mujeres sólo por ser mujeres? Según este sector, ¿qué impide a las mujeres acceder a ciertos puestos? ¿Conocen algún caso donde se haya impedido que una mujer acceda a ciertos puestos sólo por ser mujer? ¿Cuántos?

    Por otro lado: ¿por qué hay que recomendar a los hombres que lean más y a las mujeres que se interesen más por la ciencia? ¿Es tan imperiosa la necesidad de que seamos iguales? ¿A qué precio se tiene que ejecutar? Si existe tanto machismo en las altas esferas, ¿por qué hay muchas mujeres en el poder? ¿El feminismo niega que existan mujeres en el poder o insinúa que las mujeres en el poder están donde están por bajar braguetas y no por mérito?

    Hace bastantes decenios que las mujeres disponen de absoluta igualdad de derechos. Una vez que el derecho está aplicado, que se ejecute o no, no es culpa de “la sociedad”. El cómo se muevan las mujeres en el mundo profesional es algo que les atañe sólo a ellas.

    • dalek_fan dice:

      “Si existe tanto machismo en las altas esferas, ¿por qué hay muchas mujeres en el poder”

      Esto es de ABC, el periódico feminazi por excelencia:

      http://www.abc.es/economia/20140602/abci-mujeres-consejos-201405302201.html

      “Lo único perjudicial de todo esto, y que afecta bastante a la sociedad, es el victimismo que abandera cierto sector feminista y que hace un fuerte trabajo constante para gritarle al resto que existe una desigualdad que afecta a las mujeres. Y les pregunto: ¿y qué? ¿Cuál es el objetivo?”

      Igual el objetivo es que a igual trabajo, igual salario. E iguales posibilidades de ascenso laboral. No se, ese tipo de barbaridades impensables, vaya.

      • Christian dice:

        ¿El objetivo de qué? ¿Existe el caso de desigualdad de salario por el mismo trabajo? ¿Dónde? ¿Alguien está inhabilitado en algún lugar a la hora de ascender sólo por su género? ¿Dónde? ¿Sabrías señalar algún ejemplo?

        A mí me da igual lo que diga el ABC. Las estadísticas, com has leído en este artículo, son sólo estadísticas. Mira cómo en las estadísticas que favorecen claramente a las mujeres no se exige ninguna igualdad, ¿eh? Sentido de la igualdad, pero sólo para mí, claro ; )

        • dalek_fan dice:

          Si, existe desigualdad de salario por trabajo. Que preguntes evidencia que ni has tenido el menor interés en buscar

        • dalek_fan dice:

          ¿Qué estadísticas favorecen solamente a las mujeres?
          ¿Es el hecho de que mas mujeres que hombrs continuen con los estudios superiores, si pueden?

          Anda, pero, ¿acaso hay alguna barrera de género que impida que los hombres accedan a dichos estudios superiores?
          Porque es eso de lo que se está hablando aquí, barreras y discriminaciones de género.
          Y si, soy consciente de la desigualdad de género en carreras relacionadas con el cuidado, tradicionalmente reservada a la mujer y que pocos varones escojen aún.

          • Christian dice:

            Hay una desigualdad en el sueldo, igual que la hay en las estadísticas que se ofrecen en este artículo. Es evidente que a los feministas sólo os importa la igualdad si el número negativo es el de la mujer. Tu manera de enfocar esto revela que te importa bastante poco la igualdad, puesto que persigues la famosa “discriminación positiva”.

            ¿Hay alguna barrera que impida acceder a los hombres a los estudios superiores? Yo te respondo: no. ¿Hay alguna barrera que impida a las mujeres acceder al mundo laboral o ser retribuida en igualdad de género? Todavía estamos esperando que aportes la más mínima prueba.

            • Kiko Llaneras dice:

              Lo primero no es cierto. En el artículo señalo el problema del fracaso escolar particular de chicos.

              Dices que “nada impide…”, pero si hay elementos de nuestra sociedad que “empujan” o “influyen” a ese fracaso escolar, y como me parece que es algo indeseable, creo que se puede atacar con ciertas políticas (no con cualquiera). Lo mismo que la falta de mujeres en profesión técnicas. Y no importa tanto las razones de esa diferencias.

            • Sgt. Kabukiman dice:

              Mónica Oriol lo dijo muy clarito: los empresarios no contratamos mujeres si no queda otro remedio porque ellas se quedan embarazadas o, en caso de hijos enfermos, ellas se harán cargo antes que los maridos. Es un riesgo que es mejor no correr. Preferimos hombres y por tanto les pagamos más.

              Desconozco si las madres quieren mas a sus hijos que los padres, pero la desigualdad se alimenta a si misma: las madres correrán antes con los hijos porque, por hora trabajada, el perjuicio económico es menor, realimentando el incentivo al que se refiere la Oriol.

              Compensar esto me parece mas interesante que preocuparse por la menor presencia de mujeres en las carreras técnicas. Asi y todo, me encanta que mi hija mayor me diga: yo quiero ser ingeniera como tu papa.

          • Alatriste dice:

            La biología no tiene nada que ver con el cuidado; la historia o la filología, tampoco; la economía y las leyes, menos aún; la farmacia, solo tangencialmente. Y en cuanto a la medicina, tiene que ver con el cuidado pero era uno de los campos donde el dominio masculino era abrumador mucho después de que la enseñanza y la enfermería pasasen a ser campos mayoritariamente femeninos.

            Es más, la física y las matemáticas no están relacionadas con el cuidado para nada, y son además campos tan “masculinos” como pudieran serlo la informática o la ingeniería, y sin embargo en esas carreras hay una virtual paridad.

            No, eso de que las carreras con predominio femenino lo son por estar relacionadas con el cuidado no se sostiene ni con muletas…

  8. torderacarrasco dice:

    También hay otra perspectiva.

    Género, educación y la brecha de las carreras educativas y de ciencias de la salud.

    ¿Por qué son tan minoritarios los hombres?

  9. […] reciente análisis en Politikon de la evolución de la escolarización en nuestro país con relación a la OCDE deja claras varias […]

  10. Jose Salver dice:

    ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo reconocer que existe una base biológica para las distintas opciones que toman hombres y mujeres? ¿Por qué nos empeñamos en negar que tenemos intereses diferentes, inquietudes distintas, ganas de hacer con nuestra vida cosas distintas, y que eso no es malo, sino parte de nuestra naturaleza? Aunque pasen cien años más seguiremos escogiendo carrera universitaria en proporciones muy diferentes al soñado 50-50. Abandonemos de una vez la inocencia antropológica propia de los años sesenta: somos iguales, igual de capaces, pero tenemos intereses, inclinaciones distintas, y así seguirá siendo, porque somos hijos de cientos de miles de años de evolución. Dejemos a las mujeres escoger su camino y a los hombres el suyo, libremente. No nos empeñemos en que le guste el arte a quien no le importa o las ecuaciones a quien las aborrece. Eduquemos en libertad y en igualdad pero no esperemos que el resultado de la educación sean clones que hagan todo al 50%. La materia prima sobre la que trabajamos es distinta, y eso nos enriquece como humanos. Matar la diversidad, condenar el distinto énfasis que cada sexo, libremente, concede a las distintas ramas del saber, aparte de una estupidez, resulta inútil. Somos iguales, igual de capaces, pero para cosas diferentes. Aprovechemos esa diversidad humana en lugar de condenarla.

    • Christian dice:

      Un comentario para enmarcar ; )

      • José Salver dice:

        He leído el artículo que enlazáis. Muy interesante. Sostiene, creo entender, que las propensiones naturales pueden ser matizadas “normativamente” para conseguir una sociedad más cercana “a la que queremos” respecto de la igualdad entre sexos.

        El problema, en mi opinión, es que nadie nos ha dicho que debmos querer un tipo determinado de sociedad, un sociedad con contenidos determinados.

        Es la vieja discusión entre imperativos categóricos e hipotéticos, o, en plan religioso, entre los preceptos del Antiguo Testamento, tasados (mandamientos), y los del nuevo, no tasados (amor).

        Considero un error tender hacia una sociedad donde “se maticen” las consecuencias de nuestra biología o nuestras inclinaciones evolutivas, como consecuencia de políticas públicas de contrapeso. Esa actitud, material, en plan “Antiguo Testamento”, en el te digo lo que tienes que hacer para ser bueno y lo que no, queda fuera de lugar.

        La sociedad que debemos querer no es una sociedad de contenidos concretos, sino de posiblidades. No una sociedad donde las mujeres alcancen tales o cuales cotas, sino una sociedad de educación libre, en la que todos, hombres y mujeres, lleguen donde quieran llegar como individuos que son, no donde les obligue a llegar un metaconcepto impuesto desde arriba sobre “la sociedad que queremos”.

        • Editor dice:

          El problema de la libre elección es algo que también se ha abordado:

          http://politikon.es/2015/01/27/eligiendo-la-desigualdad/

          • José Salver dice:

            ¡Excelente! Da gusto encontrar un lugar con un debate tan sereno y tan variado. ¿Seguiremos así ad infinitum? Yo estaría encantado…

            En cuanto a este último tema, solo decir que creo que ambas partes tienen razón: hay un sesgo en las preferencias individuales que tiene que ver con la educación, las expectativas sociales y el ambiente.

            Mi impresión, no obstante, es que ese sesgo es cada vez menor conforme avanzamos socialmente. Llegados a este punto, los condicionantes biológicos y las “auténticas” preferencias personales, libremente asumidas, cobran más y más peso. Por tanto, si fuera posible abstraerse y eliminar cualquier “contaminación” social, la realidad biológica diferenciada lleva a unas opciones que no estarán nunca en el 50%. Biológicamente, nuestras preferencias son diferentes, y debemos respetarlas . Esa debe ser nuestra sociedad ideal, porque es la única donde se respeta la libertad individual plenamente . Una sociedad, en cambio, donde desde arriba se definan unas cuotas de participación “deseables” hacia las que debemos “arrastrar” las elecciones de los individuos, no lo es.

  11. […] reciente análisis en Politikon de la evolución de la escolarización en nuestro país con relación a la OCDE deja claras varias […]

  12. Kurtz dice:

    Sería también interesante tener datos de la evolución de la rama de la profesión de las mujeres a lo largo de su vida laboral, en particular de las mujeres con estudios técnico-científicos, que empiezan una carrera profesional de su ramo, y ver su evolución profesional. Algo me dice que la tasa de cambio hacia otras ramas es abrumadoramente mayor en el caso de las mujeres que en el de los hombres.

    Si esta impresión fuera cierta, sería aún más interesante investigar acerca de los factores externos que mueven a las féminas a dejar tanto esfuerzo en el camino.

    Saludos

    • heathcliff dice:

      En mi entorno, y por lo que conozco, por una mayor aversión al riesgo por parte de las mujeres.

      Si eso es biológico o no, lo dejo para cuando me convenza de que no discutimos chorradas, con perdón.

  13. Fenix dice:

    A mi me parece que los gráficos invitan al optimismo. No se trata de que las mujeres estudien Filología, Historia o Periodismo y los hombres Ingenierias. Se trata de que las mujeres estudian Medicina o Veterinaria, es decir carreras de enorme exigencia intelectual y buenas perspectivas profesionales.

    La brecha de género que presentáis es vistosa, pero en principio, no preocupante (salvo para los pobres informáticos, condenados a gastarse una pasta en entradas a las fiestas universitarias de Medicina y Empresariales).

    Por lo demás, no es posible que todos los niños estén por encima de la media, ni que las mujeres estén RELATIVAMENTE sobre-representadas en todas las carreras.

  14. Gerion dice:

    Daría más crédito a este artículo si no fuese tan manifiestamente parcial – creo que Abenza lo hizo bastante mejor -. O eso, o rezuma sarcasmo. Lo próximo será que, como los hombres tienen el órgano sexual más protuberante que las mujeres, habrán de recortárselo. Y ponerse mamas acordes. O someterse a una castración química, como delincuentes sexuales – los que defienden estas tesis igualitarias también piensan que al realizar el acto sexual, el hombre despliega una invasividad denigrante para la mujer, al usar el doggy style, por ejemplo. Un momento, que me puede la nausea.

    • Fenix dice:

      El artículo, como en general los de Kiko, es bastante descriptivo, y muy prudente. Es cierto que el párrafo final en la linea “el desayuno es la comida más importante del dia” es irritante, pero en conjunto el post es informativo y ni de coña merece descalificaciones tan exageradas.

      Además sea usted comprensivo con un ingeniero que se queja de que en su carrera habia pocas tias.

    • Gerion dice:

      Se podrían haber planteado las cuestiones sin dar por sentado que las mujeres tienen un problema que debe ser corregido por el Estado. ¿Por qué el Estado o Europa deben aplicar políticas que fomenten el empleo de mujeres en la profesión x, pero no el empleo de hombres en la profesión y? ¿Acaso el dinero para su implementación sale principalmente del bolsillo de mujeres? Demagogia barata, es lo que me parece. Unos datos que confirman el peso de la biología, se consideran anómalos y de necesaria corrección. Patético.

  15. Pau dice:

    Sigo sin entender que alguien se sienta discriminado por ser hombre. Al fin y al cabo:
    -Nadie nos juzgará y nos llamará “mal padre” por centrarnos en la productividad laboral.
    -Somos mejor aceptados en las relaciones distendidas en entorno de trabajo con superiores (hombres) que al final tienen un gran peso en la promonión laboral.
    -Tenemos muchos ejemplos de hombres exitosos sin necesidad de cuotas de género. Eso apoya, construye y/o refuerza una imagen mental en la que basarnos en el desarrollo de la identidad, y sirve como incentivo (o no-desincentivo) a la hora de escoger una carrera profesional y las expectativas en la vida.

    Por no hablar de que, por supuesto, prefiero haberme visto incentivado al abandono escolar, debido a que puedo desarrollar una profesión con baja cualificación sin preocuparme por la escasa conciliación que presentan; que a muchos incentivos muy peligrosos que, sin limitar la libertad, coartan y condicionan colectivamente los comportamientos hacia trampas justificadas por su lectura como decisiones individuales.

    • Gerion dice:

      Hablamos de que los impuestos de un hombre van dirigidos, entre otras cosas, a reducir su presencia social. Pregunta a una enfermera, qué le parecería que en su lugar de trabajo se impusiera una cuota del 50% para hombres. Pregúntaselo a las que están en la bolsa de trabajo.
      Tal vez, hombres y mujeres no pensamos tan distinto.

  16. […] Género, educación y la brecha de las carreras técnicas. En Politikon. […]

  17. Emilio dice:

    El sistema educativo en nuestro país está concebido mucho más para el éxito femenino que masculino. Y con cada reforma lo hace cada vez en mayor medida. Otra cosa es que los prejuicios de género hayan calado tan hondo que a algunos se lo impidan ver.

  18. Juan* dice:

    Interesante artículo. Ilustrativo sobre género y educación, con magníficos gráficos como siempre. Me gustaría saber, repasando algunas fuentes, la primera exactamente, el enlace en el que encontrar esos datos. He buscado por dicha web y no he dado con ello. Gracias por vuestros artículos.
    Saludo.

  19. […] la qüestió, el web en castellà Politikon n’ha realitzat una extensa anàlisi i ha abordat la bretxa en les carreres tècniques de forma específica. No obstant això, el que sí que es pot qüestionar de l’OCDE és […]

Comments are closed.