Política

Podemos uno y no 51

4 Feb, 2015 - - @kanciller

Tras el indudable éxito de movilización que protagonizó Podemos en su manifestación en Madrid y tras la ayuda impagable que le presenta el PSOE a su frame, continua implacable el calendario del que será el año más electoral de la historia de España. Sin embargo, quizá con perdón de las elecciones andaluzas, las elecciones locales y autonómicas de mayo serán la primera gran prueba para la formación morada. Tras la elección de los círculos locales, ahora mismo están articulando su estructura autonómica, elecciones en las que sí que se presentarán con su propia marca.

Lo que voy a intentar a continuación es pensar en los posibles escenarios que se le dibujan a este nuevo partido. Este ejercicio no es más que un juego, un divertimento, para intentar pensar en sus opciones, sus posibles beneficios y costes. Vaya por delante que hoy la política evoluciona tan rápido que es difícil hacer previsiones. Además, es posible que me esté dejando escenarios posibles o que esté imputando costes o beneficios cuando realmente no lo tienen. Comienzo por hacer explícitas las asunciones.

Primero, asumo que el objetivo principal de Podemos es La Moncloa. Visto el discurso del pasado domingo y la ausencia de estructura territorial creo que no es descabellado pensarlo. Por lo tanto, cualquier elemento que les perjudique en ese fin se considerará como un coste, aunque pueda implicar ganar gobiernos autonómicos. Segundo, asumo que Podemos es un actor homogéneo. Aunque sea más problemático – porque seguro que activistas y cuadros regionales/locales tienen su autonomía – la estructura centralizada del partido y la promoción de candidaturas afines de la dirección en lugares clave permite pensar que están bien integrados.

Por último, y esta es la asunción que creo más problemática, asumo que Podemos conseguirá en muchas autonomías un número de escaños suficiente para ser decisivo en la formación de gobiernos (ya sea votando activamente o absteniéndose) pero que quedarían terceros. Esto quizá no sea del todo realista, por ejemplo, para la Comunidad de Madrid o Asturias – lo que hace que sea el PSOE el que deba mojarse – pero de momento vamos a dejarlo simple.

Aquí el mapa de los escenarios abiertos según este informe de Llorente y Cuenca basado en estimaciones del CIS (cójase con pinzas):

El juego: Grillo frente a Fischer

Como decía, supongamos que Podemos quiere maximizar sus opciones de llegar a la Moncloa. Las elecciones autonómicas le dan un beneficio en términos de señal; somos un partido fuerte y competitivo en toda España. Sin embargo, tras la euforia de la noche electoral, Podemos tiene que decidir cuál será su posición en las diferentes comunidades, lo que implica definirse. Esto necesariamente le llevará un coste electoral porque siempre hay algún elector que estará descontento con la política que se ha seguido, siempre te enajena a alguien.

El objetivo de Podemos tiene que ser el minimizar el coste que tiene mojarse. De nuevo, estilizando las opciones y asumiendo que Podemos homogeneizaría el criterio en todas partes podría optar entre dos estrategias.

La primera es la que bautizaré como estrategia Beppe Grillo (Eg), en honor al dirigente del M5s, el cual se negó a pactar con cualquier partido en 2013 – incluso con bochornosas retrasmisiones en streaming de las negociaciones con Bersani. Esta estrategia consistiría en que, estableciendo una serie de condiciones que sean inaceptables para los partidos, se votaría en contra de todas las investiduras en todas las comunidades autónomas. Esto sería así sea cual sea el partido que haya ganado. Dicha estrategia podría tener diferentes implicaciones.

Por un lado, podría hacer que PSOE-PP o viceversa formaran grandes coaliciones implícitas – con la abstención táctica de alguno de los dos para la investidura, al modo de Asturias o quizá Andalucía. Es decir, que la cuña morada que dice que ambos partidos son lo mismo lograse que, en la práctica, terminaran votando lo mismo. Este es de lejos el supuesto más beneficioso para Podemos, porque refuerza su discurso para las generales.

Por el otro, tiene el problema de que en determinados escenarios negarse a llegar a acuerdos abortaría el cambio en muchas comunidades, en las cuáles termine gobernando el mismo partido que ya está hoy en minoría (Madrid o Valencia). Por lo tanto, la señal que se podría mandar es que votar a Podemos no implica cambio político, como se le reprocha a IU Andalucía, por ejemplo. Asumo que tendría más fugas por la izquierda que ganancias por la derecha dada esa decisión. Por lo tanto, para este escenario:

Beneficio Eg = P(gran coalición) – C(no hacer cambio)

El segundo escenario que plantearé lo he llamado la estrategia Joschka Fischer (Ef) en honor al dirigente de los verdes alemanes. Este partido, que nació como movimiento contestatario, acabó ocupando posiciones de poder y se integró en el sistema como un actor político más en la suma de coaliciones. Esta estrategia en Podemos consistiría en participar del juego político y llegar a acuerdos sobre programas concretos en las autonomías.

Ello daría pie a que se facilite la investidura de algún candidato sobre la base de políticas concretas sin entrar en el gobierno pero realizando, eso sí, un referéndum entre las bases para legitimarlo. La estrategia tiene implicaciones también.

Por una parte es evidente que esto puede facilitar que haya coaliciones incoherentes entre comunidades autónomas, porque “cambio” en Asturias o en Andalucía supone desalojar a un partido, en Madrid y Valencia a otro. Si se tiene que apoyar a diferentes partidos según la comunidad esto necesariamente implicará un coste. Sin embargo, esto puede quedar minimizado si la fragmentación es muy alta o si no hay coaliciones alternativas en algunas comunidades autónomas. (Ejemplo: En Asturias no se puede investir al candidato de la derecha porque entre ella misma se odia).

Pero por otra parte, la decisión de mojarse en términos autonómicos también implica un coste, que es el de hacer presidente a un candidato de la casta ™, lo que potencialmente pasa factura entre un electorado que espera una ruptura total. Es más, sitúa a Podemos como un junior partner, un socio minoritario de la coalición parlamentaria, y le da poder territorial y recursos a sus rivales, presumiblemente al PSOE al ser el que más margen tiene para ganar poder (porque lo ha perdido casi todo en 2011). Por lo tanto:

Beneficio Ef = – P(Coaliciones incongruentes) – C(dar poder a rivales) – C(investir partidos rivales)

¿Quién gana, la estrategia Grillo o la Fischer? Si se cumplen las premisas del principio el escenario potencialmente menos dañino para Podemos es el de la estrategia Grillo, la de ser una palanca morada de bloqueo. Se sigue que el escenario ganador es Eg > Ef porque minimiza las pérdidas:

P(gran coalición) – C(no hacer cambio) > – P(Coaliciones incongruentes) – C(dar poder a rivales) – C(investir partidos rivales)

La fragmentación partidista incrementa las probabilidades a ambos lados de la ecuación. Por una parte, cuanto mayor sea, por lo tanto, mejor lo haga Podemos, más probable es que se den grandes coaliciones implícitas ante la imposibilidad de sumar. Pero por el otro lado, más probable será que se acabe en coaliciones incongruentes porque hay que sumar con gente más dispar y, por lo tanto, también más costoso llegar al acuerdo.

Por lo tanto, a mi juicio, la estrategia ganadora para Podemos es poner condiciones para negociar inasumibles para los demás partidos y forzar, en medida de lo posible, grandes coaliciones parlamentarias entre PP y PSOE.

Por supuesto, esta previsión depende de las premisas anteriores pero señala una cosa de manera clara; Podemos va a tener que afrontar un coste electoral para las generales con su política de pactos en las próximas elecciones autonómicas. La decisión de no concurrir en las locales ha sido inteligente y orgánicamente justificable, pero ahora les va a tocar mojarse en un sentido o en otro. Las elecciones de Andalucía puedan ser un test interesante. Paradójicamente no es donde son más fuertes ni tienen mejor estructura, pero podemos ver cuál es su estrategia sobre el terreno.

Acabar insistiendo en lo mismo; esto no es más que de una manera de estructurar la discusión sobre los escenarios que se abren a partir de mayo. Luego todo va a depender de muchas otras variables fundamentales que ya he comentado; el poder relativo de los partidos, cómo de fragmentado estén los parlamentos autonómicos, si se pueden o no formar coaliciones alternativas o cómo se relacionen entre niveles los propios partidos. Además, quizá existen escenarios alternativos o costes/ beneficios que no he planteado. Valga esta entrada para arrancar el debate.

 * * *

Bola extra: ¿Qué pasa si el supuesto de que Podemos es tercero en votos no se cumple, es decir, si el PSOE tiene sorpasso en alguna(s) comunidad(es)? Cambio de jugador. Creo que esencialmente el dilema de Fischer se mantiene para ellos ya que da una señal muy fuerte el que los socialistas hagan uno o dos presidentes de Podemos: hemos dejado de ser el primer partido de la oposición. Además, tampoco creo que se cumpla la segunda premisa; el PSOE distaría con mucho de ser un actor unitario y existen más presiones de los cuadros regionales y medios para obtener rentas. Por lo tanto lo más probable sería que nos fuéramos a grandes coaliciones parlamentarias lo que, en todo caso, también refuerza el frame de Podemos. Si PSOE queda tercero todas sus opciones están entre malas y malísimas.