Horarios

Así transcurre un día cualquiera en España, Italia, Reino Unido y Estados Unidos

29 Ene, 2015 - - @MartinOlalla_JM

En esta entrada retomo el estudio de las encuestas de uso tiempo tratando de analizar el final de jornada que, como he insistido en otras entradas, es un fenómeno más variado y, por tanto, más complejo.

Volveré a analizar las estadísticas de uso de tiempo de España, Reino Unido, Italia y la costa este de los Estados Unidos. El conjunto es interesante en el siguiente sentido. Contiene países con la misma latitud pero diferente longitud geográfica: España, Italia y Estados Unidos. Países con la misma longitud geográfica pero diferente latitud: España y Reino Unido. Y países con el huso civil acompasado con la hora solar: Estados Unidos, Italia y Reino Unido; frente a España, donde no. Seguiré refiriéndome sólo a la población trabajadora y sólo en días laborables. Una hipótesis básica en la interpretación de los resultados es que los horarios relacionados con el trabajo son estadísticamente estables a lo largo del año.

Lo que varía en esta entrada es la técnica de análisis. Aquí se analizará lo que el INE llama ritmos de actividad (véase esta nota de prensa en la pagina 6). Para ello se determina qué porcentaje de la muestra realiza una actividad a una determinada hora del día. Como las encuestas dividen el día en 144 segmentos de diez minutos, se usará esta unidad como cuanto de información. El porcentaje típicamente varía a lo largo del día y muestra un mapa de tiempo en el que se observa el ciclo circadiano de la sociedad.

Una ventaja de este análisis es que proporciona una información que es fácil de manifestar en gráficos y, también, es fácil de entender. Además, permite analizar el intradía, en contraposición al anterior análisis en el que sólo estudiaba las primeras y últimas apariciones diarias de una actividad.

El inconveniente es que se pierde algo de individualidad: los cambios que, en función de la hora del día, aparecen en este tipo de análisis no se deben al comportamiento de una persona sino al balance neto de cambios habidos en el intervalo de tiempo. Si la curva de personas trabajando crece quiere decir que han entrado a trabajar más personas que las que han dejado de trabajar. Nada sobre nadie en concreto.

En casi todas las gráficas que voy a mostrar aparecen detallados los paneles de la actividad de estar despierto, trabajar, comer y la localización estar en casa. He optado por mostrar todo este elenco. El interés se centra, en mi opinión, en la actividad trabajar.

El horario europeo: Reino Unido

Como una imagen vale más que mil párrafos pongo a continuación el resultado del análisis en Reino Unido

ritmo-ukRitmo de actividad diaria en las regiones del Reino Unido expresado en el eje de la izquierda por la fracción de trabajadores que realizan una actividad. El color del trazo indica las horas de luz solar en invierno —más horas de luz implica menor latitud geográfica—. La línea trazada en negro muestra el valor promedio ponderado para el país y se sombrea la superficie que forma con el eje horizontal (excepto en el primer panel donde se sombrea su complementario). El área sombreada representa el promedio de la actividad diaria. Las líneas horizontales representan el valor promedio del ritmo de actividad diaria de cada región; en el eje vertical de la derecha se expresa su valor numérico en horas por trabajador y día. Las líneas más verticales representan distribución del amanecer, mediodía y atardecer del solsticio invernal (las tres en trazo continuo naranja) y las líneas de amanecer y anochecer de la primavera y el verano (en trazo discontinuo y azul). El tiempo mostrado en el panel Despierto es la distancia temporal entre el valor mediano de la hora de la anochecer y el valor mediano de la hora del amanecer.

La figura contiene mucha información y hay que desglosarla. Las cuatro actividades/localizaciones analizadas —estar despierto, estar trabajando, estar fuera de casa y estar comiendo— se presentan en paneles independientes. Cada curva trazada corresponde a una región de Reino Unido con la línea negra mostrando el comportamiento promedio ponderado del conjunto de datos.

El color del trazo de la curva regional indica las horas de luz solar en invierno, según la escala de la derecha. El color rojo representa horas de luz mayores de nueve horas, que se corresponde con latitudes menores que la de Barcelona. El trazo verde representa entre nueve y ocho horas, donde ocho horas se corresponde, aproximadamente, con la latitud de Luxemburgo. El color naranja muestra menores horas de luz, o latitudes mayores. En la escala de colores se muestra también los valores máximo, mediano y mínimo de las horas de luz solar.

El área subtendida por esta línea negra y el eje X se muestra coloreada en la gráfica. En el caso del panel Despierto se ha optado por sombrear la actividad complementaria a la mostrada: se muestra el estar despierto, se sombrea el estar dormido.

El valor del área subtendida por cada una de las curvas expresaría el promedio las horas de actividad por persona y día. Ese valor se representa en la figura por una línea horizontal. Dicho de otra forma: el área que forma la curva de actividad con el eje X, y que se muestra sombreada para la curva promedio, es idéntica al área del rectángulo cuya base es un día y cuya altura es el valor medio expresado por la línea horizontal. Ambos casos (curva y valor medio constante) producen la misma actividad global.

Para la línea horizontal el eje vertical de la izquierda muestra la fracción de día en la que se realiza la actividad. En el eje vertical de la derecha se muestran las horas que se dedican a la actividad.

Así, los datos muestran que los trabajadores británicos están duermen 1/3 del día, aproximadamente 8h. Trabajan algo menos de 1/3 del día, es decir algo menos de 8h. Y están fuera de casa unas 11h de media por persona y día.

Centrando la atención en el trabajo, el valor promedio puede entenderse también de la siguiente forma: la actividad laboral medida en Reino Unido por la encuesta es equivalente a la que se obtendría en una muestra en la que estuviera trabajando 1/3 de los trabajadores permanentemente a lo largo del día.

Al final de este entrada se analizará más detenidamente estos promedios.

Una observación conclusión evidente de la gráfica es que el ritmo de actividad diaria está lejos de ser constante a lo largo del día: hay horas con más actividad que el promedio y horas con menos que el promedio. La causa de este comportamiento es, obviamente, la actividad solar, que tampoco es constante a lo largo del día. Por eso, en mi opinión. la interpretación de los ritmos de actividad diaria se enriquece señalando sobre ellos esta actividad. En la figura las líneas naranjas representa la evolución del amanecer, mediodía, y atardecer invernales sobre la población del Reino Unido usando la técnica del rank-plot tal y como se explicó aquí. La salida, tránsito y puesta del Sol es un fenómeno natural mucho más rápido que la transición de la actividad humana desde poca actividad a mucha actividad. Por eso en la figura las curvas solares son más verticales que las curvas de actividad humana. En el panel Despierto se muestra en un recuadro la distancia temporal entre la hora mediana del amanecer y la hora mediana del anochecer.

El día invernal contextualiza la actividad laboral humana por ser el más desfavorable del año. Así, como ya había discutido en entradas anteriores el inicio de la actividad está ligado al amanecer invernal de forma que el 50% de la actividad laboral se alcanza entorno a este hito.

Referido ya al resto de la jornada, en lo que es el segmento vespertino, se observa que el valor máximo de actividad se alcanza al mediodía momento a partir del cual decae. Este decaimiento es la pausa para el almuerzo, como se observa comparándolo con la figura «comiendo». La actividad laboral se retoma después pero no llega a alcanzar el máximo del mediodía.

Finalmente, el decaimiento de la actividad de la actividad vespertina —ya sin vuelta atrás— se inicia, aproximadamente, con el inicio del atardecer invernal. Se hace más acusado poco después a la hora en la que, en invierno, es de noche en todo el Reino Unido.

De nuevo parece como si los horarios sociales se adecuaran a la condición más desfavorable del año, aprovechando esta condición al máximo. Analógicamente, los trabajadores empiezan a regresar al hogar a la hora de la puesta del Sol invernal.

La figura también muestra por líneas discontinuas y azules el amanecer y anochecer de la primavera (que correspondería al promedio anual de no ser por el cambio de hora) y el verano. Aparentemente estas estaciones no tienen incidencia en la formación de los horarios de la sociedad. Un lector de esta serie de artículos comentó en una entrada que él, trabajando en Holanda, sólo veía el Sol por la ventana de su puesto de trabajo. Entraba al trabajo antes de la salida el Sol y salía de trabajar después de la puesta. Es una situación posible si las horas de luz solar se extienden durante siete horas y media —algo menos que la jornada laboral mediana—, como ocurre en Londres o Amsterdam, y la entrada y salida del trabajo están relacionadas con la salida y puesta del Sol.

Admitiré sin duda que el Reino Unido es representativo de lo que en España se llama de forma laxa el «horario europeo» o «jornada continua».

El horario español

El caso de España es el siguiente:

ritmo-es
Ritmo de actividad diaria en las regiones de España expresado en el eje de la izquierda por la fracción de trabajadores que realizan una actividad. El color del trazo indica las horas de luz solar en invierno —más horas de luz implica menor latitud geográfica—. La línea trazada en negro muestra el valor promedio ponderado para el país y se sombrea la superficie que forma con el eje horizontal (excepto en el primer panel donde se sombrea su complementario). El área sombreada representa el promedio de la actividad diaria. Las líneas horizontales representan el valor promedio del ritmo de actividad diaria de cada región; en el eje vertical de la derecha se expresa su valor numérico en horas por trabajador y día. Las líneas más verticales representan distribución del amanecer, mediodía y atardecer del solsticio invernal (las tres en trazo continuo naranja) y las líneas de amanecer y anochecer de la primavera y el verano (en trazo discontinuo y azul). El tiempo mostrado en el panel Despierto es la distancia temporal entre el valor mediano de la hora de la anochecer y el valor mediano de la hora del amanecer.

Las diferencias son notables. Las semejanzas, también.

Una importante diferencia es la duración de la luz solar: una hora y cincuenta minutos más que en Reino Unido y, ahora, claramente, superior a la jornada laboral típica.

Llama la atención también una mayor variabilidad interregional. Los horarios regionales son semejantes pero marcadamente más dispersos unos de otros que los de las regiones británicas. Puede apreciarse una diferencia entre regiones más septentrionales (trazo en verde) y regiones más meridionales (trazo en rojo).

Los hitos solares siguen marcando las mismas pautas en España como en Reino Unido. El inicio de la actividad laboral española también marcado por el amanecer invernal. El mediodía marca el máximo de la actividad. El anochecer marca el decaimiento final de la actividad.

La diferencia más significativa se produce en la pausa para almorzar. Los trabajadores españoles regresan al hogar y duermen siesta durante este segmento. Además, la actividad laboral no retoma un valor cercano al que tenía antes de la pausa porque, probablemente, una parte significativa de la población trabajadora realiza ya una jornada continua.

Admitiré que el caso español constituye un ejemplo de «jornada partida».

¿Son raros los horarios españoles? (revisado): Italia

El siguiente punto a tratar es cómo de singulares son los horarios españoles. Por ello véase el resultado de la encuesta italiana:

ritmo-it

 

Ritmo de actividad diaria en las regiones de Italia expresado en el eje de la izquierda por la fracción de trabajadores que realizan una actividad. El color del trazo indica las horas de luz solar en invierno —más horas de luz implica menor latitud geográfica—. La línea trazada en negro muestra el valor promedio ponderado para el país y se sombrea la superficie que forma con el eje horizontal (excepto en el primer panel donde se sombrea su complementario). El área sombreada representa el promedio de la actividad diaria. Las líneas horizontales representan el valor promedio del ritmo de actividad diaria de cada región; en el eje vertical de la derecha se expresa su valor numérico en horas por trabajador y día. Las líneas más verticales representan distribución del amanecer, mediodía y atardecer del solsticio invernal (las tres en trazo continuo naranja) y las líneas de amanecer y anochecer de la primavera y el verano (en trazo discontinuo y azul). El tiempo mostrado en el panel Despierto es la distancia temporal entre el valor mediano de la hora de la anochecer y el valor mediano de la hora del amanecer.

Los horarios españoles y los italianos son claramente semejantes. Si se representaran uno sobre otro con el tiempo expresado en horas solares habría muy pocas diferencias.

Parece razonable entonces que toda explicación del origen o singularidad de los horarios españoles ha de ser válida también para Italia. En este punto hay que tener en cuenta que en Italia la hora civil se rige por su huso natural mientras que en España no. El huso no parece ser, por tanto, la causa de los horarios españoles.

Nótese que los resultados españoles e italianos muestran incluso la misma variabilidad interregional en el segmento de tarde de la que carece el Reino Unido. En Italia las diferencias entre el norte (trazo verde) y el sur (trazo rojo) son más evidentes.

Un punto clave al comparar los casos de Italia y España con el de Reino Unido es reconocer que el regreso al trabajo de los dos países más meridionales después del largo almuerzo se produce antes de que haya anochecido, incluso en invierno. La importancia está en la contradicción: en Reino Unido sería mucho más difícil llevar esta pauta de comportamiento simplemente porque el día tiene casi dos horas menos.

Entonces ¿se tarda más en comer en Italia y España porque hay tiempo para ello? ¿Regresan a la hogar los trabajadores españoles e italianos porque tienen tiempo para hacerlo y regresar al trabajo antes de que se ponga el sol invernal? Cuando en España se habla de converger con los horarios europeos, ¿a qué horarios se hace referencia? ¿a los del norte de Europa? Nótese que en Europa solo Portugal, Italia y Grecia comparten la latitud de España. El resto de países, especialmente los más grandes y más densamente poblados, están mucho más al norte y tienen un día invernal más corto.

Un poco de ruido: Estados Unidos

Ahora voy a discutir los datos correspondientes a Estados Unidos. Es una decisión que tiene sus pros y sus contras. La contra es que la estadística de Estados Unidos es muy diferente en naturaleza a las de España, Reino Unido Italia: tamaño del conjunto de la muestra, tamaño de la parcelación regional, tamaño de la unidad administrativa principal, e incluso la filosofía de la encuesta de uso de tiempo —en Europa es un análisis que se hace en ciertos años, en Estados Unidos se hace de forma continua—.

Los datos que voy a analizar corresponden a los estados cuyo huso horario es el de la costa este EST=UTC-05. Nada cambiaría si se incluyera el resto.

La razón para usar estos datos es que Estados Unidos comparte latitud con Italia y España; olvidándonos, claro de Alaska. Concretamente en la Costa Este, Maine tiene una latitud comparable a la del norte de Italia, Florida a la de las islas Canarias.

A pesar de esta coincidencia geográfica la estructura horaria de Estados Unidos es muy similar a la de Reino Unido:

ritmo-us
Ritmo de actividad diaria en la zona EST=UTC-05 de los Estados Unidos de América expresado en el eje de la izquierda por la fracción de trabajadores que realizan una actividad. El color del trazo indica las horas de luz solar en invierno —más horas de luz implica menor latitud geográfica—. La línea trazada en negro muestra el valor promedio ponderado para el país y se sombrea la superficie que forma con el eje horizontal (excepto en el primer panel donde se sombrea su complementario). El área sombreada representa el promedio de la actividad diaria. Las líneas horizontales representan el valor promedio del ritmo de actividad diaria de cada región; en el eje vertical de la derecha se expresa su valor numérico en horas por trabajador y día. Las líneas más verticales representan distribución del amanecer, mediodía y atardecer del solsticio invernal (las tres en trazo continuo naranja) y las líneas de amanecer y anochecer de la primavera y el verano (en trazo discontinuo y azul). El tiempo mostrado en el panel de la comida es la distancia temporal entre el valor mediano de la hora de la anochecer y el valor mediano de la hora del amanecer.

Los hitos solares marcan el inicio, medio y fin de la jornada con algunas características singulares en Estados Unidos. Primero el inicio está ligeramente más tardío que el amanecer invernal —ocurre también en Italia—. La pausa del almuerzo es muy prominente a las 12h lo que, en algunos casos, es incluso antes del mediodía. El fin de jornada se inicia antes de que empiece a anochecer.

La explicación de este fenómeno es sencilla: si se entra al trabajo a la hora del amanecer invernal (o cercana a ella), la pausa para el almuerzo es relativamente corta, el día dura del orden de nueve horas, y la actividad laboral del orden de ocho horas se deduce que esta actividad ha de terminar antes de que termine el día. Esta característica se refuerza cuanto más al sur.

Hay que tener en cuenta también otros dos aspectos diferenciadores. Primero que geográficamente Estados Unidos (su parte conexa) es una masa de tierra bastante homogénea sin grandes ínsulas ni penínsulas. La única excepción significativa es el estado de Florida. En Europa, tanto Italia como España y Reino Unido tienen posiciones geográficas singulares, por aisladas.

Segundo y por último cabría mencionar el clima. En general el clima europeo es más suave y benigno, especialmente el invierno. Las latitudes de Reino Unido son habitables en Europa pero inhóspitas en América.

Juntando un poco todo

Ahora es el momento de juntar las estadísticas anteriores en una misma gráfica. Para evitar el ruido que introducen las múltiples regiones representaré solo los promedios ponderados de las cuatro encuestas.

Primero se muestran los resultados en tiempo cronológico expresado en horas CET:

ritmo-compara-5
Comparativa de los ritmo de actividad diaria y promedio diario (línea horizontal) de España, Italia, Reino Unido y la zona EST de los Estados Unidos expresados en hora CET (tiempo cronológico).

Para los horarios europeos, el panel de la actividad trabajando muestra el mismo comportamiento que la evolución de la salida, tránsito y puesta del Sol invernales en Europa: en España y el norte de Italia amanece a la vez, en Reino Unido después. El mediodía ocurre antes en Italia que en Reino Unido y España, donde ocurren a la vez. El atardecer ocurre a la vez en Italia y Reino Unido, después en España.

Ahora se muestra la comparativa en una base no cronológica: la hora civil de cada estadística…

ritmo-compara-1

 

Comparativa de los ritmo de actividad diaria y promedio diario (línea horizontal) de España, Italia, Reino Unido y la zona EST de los Estados Unidos expresados por la hora civil.

… que, lógicamente, es coincidente con la evolución del Sol expresada en horas civiles

Comparando con Estados Unidos se observa que allí se hacen las cosas más temprano. Desde el inicio: las seis es una hora popular de levantarse en Estados Unidos; en Europa, las siete. Las siete es una hora impopular de entrada al trabajo en Europa, pero no en los Estados Unidos. La razón es la actividad solar: el Sol allí empieza a salir a las siete de la mañana. Más o menos a la misma hora que en el sur de Italia o que en España si rigiese el huso WET.

Un punto interesante en esta comparativa es la forma de la actividad laboral en torno al decaimiento que se produce al mediodía. El decaimiento es progresivamente más profundo y más duradero en el tiempo en Estados Unidos, Reino Unido, Italia y España. El rebote posterior es progresivamente más débil.

De esta forma Estados Unidos y Reino Unido tienen una distribución casi simétrica respecto del punto al que se alcanza el mínimo del mediodía. En Reino Unido el 50% de la actividad laboral se reparte a un lado y otro de este punto. En Estados Unidos sólo el 45% de la actividad laboral se realiza antes de la profunda pausa del mediodía, el 55% después.

En Italia y España el reparto es menos simétrico. En el primer caso casi el 60% de la actividad se produce antes del mínimo del decaimiento a mediodía. En el segundo caso el 65% (2/3) de la actividad laboral se produce antes del mínimo.

Analógicamente la hora del día a la que se ha consumido la mitad de la actividad laboral es en Italia (12:20) y España (12:50) anterior al mínimo de la pausa del almuerzo (extraordinariamente anterior en el caso de España). En contraste es casi coincidente en Reino Unido (13:00) y es ligeramente anterior en Estados Unidos.

La forma más conveniente de mostrar la actividad solar en este tipo de gráfico es es evitar las horas civiles o el tiempo cronológico y usar horas solares o distancias al amanecer y al anochecer. Estos tres tiempos se expresan de forma local al observador y expresan la actividad solar local.

En las siguientes gráficas se hace este tipo de análisis y se resalta la zona cercana al amanecer, mediodía o anochecer, donde deberían producirse las coincidencias.

Primero los datos en función de la distancia al amanecer que sirve para entender el inicio de jornada:

ritmo-compara-3

 

Comparativa de los ritmo de actividad diaria de España, Italia y Reino Unido expresados por la distancia al amanecer invernal promedio del país. La etiqueta 0 el amanecer promedio.

Lo que hay observar en la figura es cómo las curvas de ritmos de actividad se agrupan en torno al amanecer para los cuatro conjuntos. La figura proporciona una explicación a las horas civiles a las que empieza la actividad humana.

Ahora se representan los mismos datos en función de la distancia al mediodía, lo que permite entender el comportamiento en esta región del día. Es el siguiente:

ritmo-compara-2
Comparativa de los ritmo de actividad diaria de España, Italia y Reino Unido expresados por la hora solar promedio del país. Básicamente equivale a restar una hora a los valores españoles de la figura anterior. La etiqueta 0 marca el mediodía. A su derecha valores de horas post meridiem. A la izquierda horas ante meridiem expresadas matemáticamente: las 10am se muestran como dos horas antes del mediodía.

En la figura se destaca que la pausa del almuerzo es similar en los tres conjuntos europeos, salvo una mayor intensidad en Italia y España. La coincidencia entre Italia y España en la cuatro estadísticas es muy notable. Esta coincidencia de Italia y España está relacionada con la forma en la que ocurre el mediodía y el anochece en horas solares tal y como se mostró anteriormente, lo que básicamente señala que ambos países están separados por 15° de longitud. Idealmente la misma correspondencia debería existir en los horarios matinales pero estos horarios, en Italia, parecen más determinados por las regiones septentrionales que en España.

Los trabajadores americanos, por su parte, almuerzan antes y más bruscamente, con un gran favoritismo por las 12:00 hora civil que en muchos casos —Nueva York, por ejemplo— es después del mediodía local.

Finalmente podemos representar la distancia al anochecer invernal, que sirve para entender cómo se inicia el fin de jornada.

ritmo-compara-4

 

Comparativa de los ritmo de actividad diaria de España, Italia y Reino Unido expresados por la distancia al anochecer invernal que ocurre en la marca 0. A su derecha es de noche en invierno. A su izquierda y no alejándonos mucho es de día en cualquier época del año.

En la figura se observa que tanto la salida del trabajo como el regreso al hogar tienen en un comportamiento similar para los tres conjuntos de datos europeos cerca del inicio del anochecer invernal. Incluso la cena ocurre en esta gráfica a una hora parecida: en los tres conjuntos se cena unas tres, cuatro horas después del anochecer invernal. Hay que tener en cuenta que la cena ocurre de forma diferente en España e Italia a en Reino Unido. En los dos primeros países es un fenómeno localizado que en el tercero, donde es más suave.

Estados Unidos se separa marcadamente de la tendencia europea y la actividad laboral empieza a decaer antes de que haya anochecido cualquier día del año. También se observa que cenan antes que los europeos si se usa esta escala de tiempo.

Actividades de la tarde-noche lejos del anochecer invernal no están tan relacionados con éste. Por ejemplo la hora de acostarse es independiente del anochecer invernal, debido seguramente a la posibilidad de realizar actividades nocturnas en el hogar.

La parte final del regreso al hogar, fuera ya de la zona resaltada, es también diferente en Reino Unido e Italia. Esta diferencia no está relacionada con la jornada laboral (ya pequeña a esa hora) sino, probablemente, con otras actividades exteriores más ociosas.

El capítulo ocho: el ocio

Voy a mostrar ahora datos del capítulo 8 del elenco de actividades de las encuestas europeas. Este capítulo contiene el consumo de medios de comunicación, como televisión o radio, así como la lectura. No incluye actividades deportivas. En la estadística americana la codificación de estas actividades es ligeramente diferente pero coincide parcialmente con la europea. En todos los casos la mayor parte de este segmento se debe al consumo de televisión. Aunque no es una actividad laboral la muestra sigue siendo la misma: trabajadores y días laborables.

La siguiente figura muestra los resultados promedios en función de la hora civil, la hora solar y la distancia al atardecer. Es absurdo representar la distancia al amanecer puesto que es una actividad típicamente nocturna. El cuarto panel lista los valores promedios diarios.

ritmo-ocio
Promedio ponderado del ritmo de actividad de ocio de las regiones analizadas expresados en función de la hora civil, la hora solar y la distancia al atardecer invernal. El cuarto panel muestra el valor medio de actividad por persona y día.

En el conjunto analizado la muestra americana vuelve a ser diferente a las europeas. Muestra un nivel constante de actividad mayor y su promedio diario es también netamente mayor.

Respecto de los países europeos volvemos a observar los mismo que en las gráficas anteriores. En hora civil la actividad española está retrasada y los trabajadores españoles dejan de ver la televisión tarde en comparación con los italianos o británicos. De aquí parte la queja moderna prime time español lanzada desde ARHOE.

La queja no está fundamentada. Expresada en horas solares los tres países dejan de ver la televisión a la misma hora. Expresada en función de la distancia al anochecer invernal se observa que los tres países empiezan a ver la televisión a la misma hora. Esto muestra que esta actividad está relacionada con la presencia de luz en el exterior. Al caer la noche (invernal) la gente tiende a regresar al hogar y a consumir más televisión.

Es necesario señalar la anomalía que aparece en las horas cercanas al almuerzo. En este segmento los españoles ven más televisión, después los italianos y después los británicos. Un hipótesis es que esto se relacione con las horas de luz solar en invierno. Los trabajadores españoles pueden permitirse una larga sobremesa, durmiendo siesta o viendo la televisión, ya que el anochecer está aún lejos, incluso en invierno. Esto es algo más complicado en el norte de Italia y prácticamente imposible en Reino Unido.

También en este segmento hay que señalar que después de la sobremesa hay un valor residual significativo de telespectadores en Italia y España. Esto podría mostrar también que parte de los trabajadores han finalizado su jornada laboral, que sería continua, y están en actividades recreativas.

¿Duermen poco los trabajadores españoles? (revisado)

Una de mis mayores preocupaciones es el meme de que los trabajadores españoles duermen poco. Y que, además, eso es por culpa de la estructura horaria española y, singularmente, por el desfase del huso. Analicé el asunto con anterioridad estimando los valores mediano del tiempo dedicado al sueño por los trabajadores de diferentes países obteniendo este resultado y este otro

En esta entrada he analizado los ritmos de actividad diaria. Como expliqué al inicio de esta entrada la integral de estos ritmos (que aparece sombreada en las primeras gráficas) da el consumo medio diario de la actividad.

Uno y otro método son conceptualmente diferentes. El primer método es un valor mediano de datos extraídos de la actividad de cada entrevistado. El segundo método es un valor promedio, similar al resultado de dividir el número total de horas en las que se realiza una actividad (por ejemplo el número de horas trabajadas) por el número de trabajadores.

En la siguiente figura se muestra los promedios ponderados obtenidos para cada país por ambos métodos. La banda vertical representa la distancia entre el valor mínimo y el valor máximo observado, entendiendo que esos valores mínimo y máximo se computan sobre el conjunto de valores promedios regionales de cada país. Esta banda hay que tomarla con cautela y es meramente indicativa. Por ejemplo, en el caso de España podría ocurrir que el valor máximo de un promedio correspondiera a la región de Ceuta y Melilla; que no es precisamente una muestra significativa.

ritmo-media
Valores promedios de diferentes actividades y localizaciones. La banda vertical representa la variabilidad de los valores promedios para las diferentes regiones de cada conjunto de datos. El punto marca el valor promedio ponderado de la estadística.

El panel correspondiente a la estadística de estar fuera de casa se ha cambiado por uno que computa el estar en casa y despierto. Es decir la diferencia entre el tiempo que se está en el hogar y el tiempo que se está dormido. Hay que señalar que en las estadísticas de Estados Unidos y Reino Unido, y por cuestiones de intimidad, no se pregunta por la localización si la actividad marcada es dormir. He supuesto entonces que la actividad dormir está siempre localizada en el hogar.

El análisis de los datos de sueño no arroja resultados concluyentes. Los datos españoles están en la banda inferior de resultados pero es difícil cuantificar el déficit de sueño respecto de las otras estadísticas y hay diferencias significativas entre regiones como para que haya solapamiento, especialmente con las regiones de Italia y Estados Unidos.

Por otra parte desconozco a qué concepto se hace referencia cuando se habla de déficit de sueño. Si es a un ideal de ocho horas de sueño entonces las estadísticas de España, Italia y Estados Unidos muestran un déficit notable. Si es en comparación con otras estadísticas los datos de sueño españoles presentan solo una pequeña diferencia.

En este sentido la petición de retrasar una hora el primetime debido a que los españoles «duermen poco» parece ser un matar moscas a cañonazos. El déficit de sueño, comparado con otros países, no sería, ni mucho menos, tan grande.

Ficha técnica (o algo así)

¿Cuál es el tamaño de la muestra analizada? Del conjunto de encuestados los que han entrado en este análisis (trabajadores y días laborables) son 4416 en España, 4331 en Reino Unido, 5623 en Italia y 17351 en los estados de la zona EST en Estados Unidos.

La parcelación regional criba la encuesta y produce en España regiones de entre 600 encuestados y 138 encuestados. En Reino Unido, entre 567 encuestados y 119 encuestados. En Italia, entre 608 encuestados y 139 encuestados. En Estados Unidos entre 2052 encuestados y 85 encuestados.

Concluiré la serie con un epílogo valorativo.