Sociedad

Los problemas de los españoles antes y después de la crisis

21 Ene, 2015 - - @kikollan

La crisis de estos años, por su magnitud, ha dejado huella en cualquier estadística. Da igual si miramos series de empleo, crecimiento o riesgo de pobreza, porque alrededor de 2010 casi siempre vamos a encontrarnos lo mismo: una cicatriz. Por eso hay muchas gráficas que capturan la crisis, muchas representaciones que la retratan. Pero entre todas ellas una de las más sencilla es mi favorita: las gráficas con las preocupaciones de los ciudadanos antes y después de la crisis.

Nuestras preocupaciones señalan la emergencia de la crisis con claridad: a final de 2007 se disparó el miedo ante el desempleo y los problemas económicos. Fue una reacción inmediata y súbita. Después, poco a poco, fueron produciéndose otros efectos: el desencanto con los políticos, la preocupación por lo social y la indignación ante la corrupción. El gráfico también nos enseña que esta reacción tiene algo de pendular, porque recuerda a lo vivido en la última recesión, allá por los años noventa.

Quizás lo más llamativo de la crisis actual sea el salto que en 2014 dio la preocupación por la corrupción y el fraude. Un fenómeno que jamás no preocupó durante la burbuja —aunque hay indicios de que entonces ya existía con igual o mayor intensidad—, pero que tras seis años de crisis ha pasado a ser considerado el segundo problema más grave.

Otros problemas de la crisis

Estos cuatro problemas no son, claro está, los únicos. A continuación tenéis una lista más extensa con las preocupaciones de los ciudadanos antes de la crisis (en 2006), en su apogeo (2011) y en el año que acaba (2014). Lo que vemos es una fotografía de cuáles son (o creemos que son) las consecuencias de la crisis y quienes son (o creemos que son) sus responsables.

En rojo tenéis destacados los problemas que emergieron con la crisis.

fig 3

Como veréis, la sanidad y la educación ya nos preocupaban en 2006 (los mencionaba entre el 3% y el 5%), y un poco más en 2011, pero ha sido entre 2011 y 2014 cuando han pasado a primer plano (siendo mencionados por el 8% o el 10% de ciudadanos). ¿Pero por qué estos problemas han tardado años en emerger? Es posible que los efectos sociales de la crisis no fuesen inmediatos, que llegaran con el tiempo, según se acumulaban recortes y se agotaban prestaciones o según se iba debilitando el soporte familiar. También es posible que estos problemas no fueran principales en 2010 o 2011 porque el desempleo y la economía los dominasen entonces.

Los problemas antes de la crisis

Hemos visto que la crisis trajo nuevas preocupaciones. Ni los problemas sociales, ni la economía, ni la corrupción nos preocuparon demasiado antes de 2007. Y si es así, ¿cuáles eran nuestras preocupaciones entonces y qué ha sido de ellas? En el gráfico siguiente tenéis los problemas olvidados, aquellos asunto que nos preocupaban en 2006 y que ahora no aparecen en las encuestas o son muy secundarios.

fig 4

Entre los problemas olvidados destacan tres: la inmigración (que llegó a ser un problema principal para el 42% de los ciudadanos), el terrorismo (24%) y la vivienda (24%). Otros asuntos, como las drogas, la violencia machista, los nacionalismos o el medio ambiente, también han dejado de preocuparnos. Son problemas que a veces se han resuelto, o que en verdad nunca fueron un problema, pero seguramente otros siguen y simplemente han sido eclipsados.

A continuación tenéis la evolución de algunos de estos problemas.

fig 5

La preocupación por las drogas fue enorme durante los noventa, pero se fue extinguiendo y hoy nadie las menciona como un problema principal. No manejo datos de incidencia de drogadicción, pero creo que es un caso de problema en remisión.

El gráfico refleja también tres problemas asociados burbuja: la inmigración, la vivienda y la inseguridad ciudadana, cuya evolución recuerda a la forma de la burbuja inmobiliaria. La inmigración fue considerado un problema de forma creciente durante los noventa —al tiempo que crecía el flujo de inmigrantes—, pero se extinguió con la llegada de la crisis. Algo parecido ocurre con la inseguridad ciudadana. Fue un asunto que nos inquietó durante dos décadas, pero que hoy apenas es principal para un 2% de ciudadanos. ¿Es España un país más seguro o sencillamente estamos más preocupados por el desempleo, la economía y la corrupción? La preocupación por la vivienda es casi una réplica de la evolución del precio del metro cuadrado: se hincha desde 2002, toca techo en 2007 y desde allí colapsa. La vivienda es a buen seguro un problema eclipsado: no dejó de preocuparnos porque ahora seamos todos dueños de casas con jardín, no, dejó de preocuparnos porque no poder comprar un bungalow es el menor de nuestros problemas.

He dejado para el final la mejor noticia en estos datos: el adiós del terrorismo. En 2001 la violencia de ETA era el primer problema del país y hoy pertenece al pasado.

Dos décadas

Me gustan estos gráficos porque resumen dos décadas sin apenas palabras. En ellos hay espacio para muchas cosas importantes: para el fin del terrorismo, para nuestro desempleo endémico, para la burbuja inmobiliaria, para la crisis económica y para la crisis política. Todo eso aparece. Y aunque quizás algunos estáis pensando que los datos son incompletos —porque la pregunta del CIS nos obliga a elegir tres problemas entre muchos—, creo que esa limitación forzosa es fundamental. Porque a todos nos preocupan muchas cosas todo el tiempo, pero es al obligarnos a escoger cuando logramos sintetizar las inquietudes de toda una sociedad en unos pocos trazos.