Política

El voto de clase en España, hoy

19 Ene, 2015 - - @jorgegalindo

La desigualdad está ganando puestos en el debate público español. El incremento de las diferencias de renta entre ricos y pobres que ha sufrido nuestra población durante la crisis ha introducido el tema en la agenda. Los recortes y la aparente baja eficacia redistributiva de nuestro estado de bienestar, según la propia OCDE, se suman a la discusión. Con un nuevo partido de izquierdas revolucionando el panorama, parece menester preguntarse qué aspecto tiene la relación entre nivel de renta y afiliación partidista ahora mismo, en busca de posibilidades de cambio en el futuro.

Es necesario comenzar teniendo en mente nuestra distribución de la renta en la fuente que vamos a utilizar, que no es otra que el barómetro del CIS. Cabe advertir que esta encuesta no es, ni de lejos, la elección óptima para estudiar la desigualdad (entre otras cosas porque tiene un número muy elevado de no respuesta en las preguntas sobre ingresos). Sin embargo, es la única reciente que permite cruzar fácilmente preguntas de voto y renta. Así que nos mantendremos con ella.

distringresosCIS

Como se observa en el siguiente gráfico, la mitad de los encuestados se sitúa en hogares con unos ingresos de entre 601 y 2400 euros netos mensuales. Además, la proporción de rentas bajas es muy superior a la de rentas altas, un rasgo que sabemos definitorio de nuestra desigualdad particular.

Estas rentas bajas, tradicionalmente, han votado en mayor proporción al PSOE en tanto que partido de izquierdas con capacidad para vencer elecciones y llevar adelante programas más o menos redistributivos. Cabe preguntarse si, dada la crisis y la existencia de una nueva alternativa del mismo entorno ideológico que, a diferencia de IU en el pasado, está en condiciones de llegar a gobernar, el PSOE ha perdido pie entre las clases populares. El siguiente gráfico resume el nivel de voto+simpatía para cada uno de los tres principales partidos de ámbito estatal según el nivel de renta.

votoclase

El PSOE mantiene una potencia electoral en las capas más bajas que es superior a la de sus rivales y a la del mismo partido a medida que se avanza en la distribución de la renta. La tendencia del PP es casi opuesta. Podemos, por por su parte, hace honor a su discurso pretendidamente transversal y, si acaso, mantiene un dominio ligeramente superior en las clases medias y medias-altas. Esto es consistente con el hecho de que el votante que ha ‘abandonado’ al PSOE (que le votó en 2011 y ahora declara que no piensa hacerlo y que tampoco mantiene ninguna simpatía hacia el partido) tiene un perfil ligeramente escorado hacia la clase media y media-alta. Puesto que la mitad de estos individuos declaran ahora su simpatía o su intención de votar a Podemos, resulta lógico que sus niveles de renta sean similares, como se observa en el gráfico*.

votoclasePSOE

Como consecuencia, la distribución de votantes de cada partido por niveles de renta del PSOE se encuentra más escorada hacia las rentas bajas, claramente sobre-representadas con respecto a la distribución media de la población. El perfil del simpatizante de Podemos se concentra de manera más intensa en las rentas medias, y en las medias-altas incluso supera al del PP.

votoclase2

Lo primero a destacar es la escasa diferencia entre partidos. En España el voto de clase es relativamente débil (y, añado, lo es aún más cuando se consideran perfiles ocupacionales en lugar de niveles de renta como elemento definitorio de clase). Lo cual, para mí, es más una mala que una buena noticia porque el hecho de que la posición económica no se traslade claramente a la afiliación partidista dificulta la cristalización de un debate claro basado en intereses bien definidos. Dentro de estos estrechos márgenes, los datos nos dejan ante una paradoja, a mi entender, interesante. Sabemos que tanto antes como durante la crisis la brecha que se ensancha particularmente en nuestra distribución de la renta es la que distingue la clase media de las clases bajas. Lo que cabría esperar es que el nuevo partido que recoge el descontento tuviese un perfil más, digamos, popular. Pero no parece ser el caso.

Cuando Podemos decida empezar a concretar su programa de políticas (algo que tendrá que hacer tarde o temprano) se verá en la tesitura de proponer un continuidad en nuestro modelo de estado de bienestar, que tiende a redistribuir poco, mal y concentrado en las clases medias en adelante, o apostar por una reforma hacia la universalización y una mayor eficacia en el gasto redistributivo. Por el momento, parece ligeramente más interesado en lo primero (con un vago pero insistente “defender lo público”) que en lo segundo, aunque en algunos momentos apunta maneras al hablar de educación infantil e igualdad de la mujer en el entorno laboral. Alguno dirá que por ello quizás atrae marginalmente menos a las clases bajas. Aunque, paradoja sobre paradoja, tantos años de bienestar enfocado en quienes menos lo necesita nos han dejado a unas clases populares que, en realidad, prefieren menos impuestos y unos ricos que desean más gasto público. Siempre que sea como el de ahora, claro.

Así las cosas, parece necesario abrir mucho más el debate sobre el bienestar en España, sacándolo de un maniqueísmo centrado en la anti-austeridad enfrentada a los recortes como únicas dos opciones posibles. Sin ello, a lo más que podrá aspirar quien quiera de verdad resolver los problemas de la desigualdad en España es a que Podemos sea un nuevo defensor de clases medias que desean seguir beneficiándose de sus propios impuestos y clases bajas que, aparte de seguir votando al partido al que siempre han votado porque es (hasta ahora) el único que ha hecho reformas a su favor, no ven demasiadas opciones de cambio en su horizonte.

*Es necesario subrayar que estoy trabajando, particularmente en este ejemplo, con muestras demasiado pequeñas como para extraer ninguna conclusión sólida en términos de análisis electoral. Es muy importante subrayar el hecho de que necesitamos más información, más sólida, para afirmar nada de manera fehaciente. Esta es, de hecho, la razón por la que he decidido no ofrecer datos para IU, ni para UPyD o Ciudadanos.