Política

Podemos y la centralidad en la izquierda

5 Nov, 2014 - - @jorgegalindo

Una idea muy repetida por Pablo Iglesias es la búsqueda de la ‘centralidad’ en la política española. Hay muchas maneras de interpretar tal afirmación. A la luz de los datos que ya teníamos y de los que hoy nos ofrece el CIS, mi visión es que la centralidad de Podemos es la centralidad en la izquierda. Su objetivo no es, o no debería ser, convertirse en una propuesta “ni de izquierdas ni de derechas”, totalmente transversal. Tampoco se trata de un partido con base ideológica extrema. Ni mucho menos una formación de centro aideológico. Podemos se está colocando en el centro de la izquierda, y es desde ahí que preparan su asalto al poder. Los daños colaterales son el PSOE e IU: el primero como principal fuente de votos, sí, pero el segundo como probable herido de muerte porque empezaba con una base mucho más exigua.

Comencemos por observar la estimación de voto* a Podemos (lo que el CIS llama Voto+Simpatía, es decir, con la ‘cocina’) según posición declarada en una escala ideológica de 1 (extrema izquierda) a 10 (extrema derecha).

ideología

A la vista queda que Podemos es capaz al mismo tiempo de recoger los votos de la mayoría de la extrema izquierda (1, 2) y mantener unos valores importantes, casi dominantes en el centro-izquierda (4, 5). IU, por contra, se ‘muere’ rápidamente conforme se acerca al centro. El PSOE, por contra, estrecha su espacio de influencia a la izquierda moderada.

Las dinámicas de ubicación ideológica tienen, lógicamente, su impacto en la estimación de apoyos a Podemos según el recuerdo de voto en noviembre de 2011.

recuerdo voto

Izquierda Unida recibe un ‘palo’ importante, pero también el PSOE lo hace. Sorprende un tanto el incremento del daño a UPyD con respecto a julio, lo cual indica lo bien que le va a Podemos en el eje nuevo-viejo centrado en la lucha contra la corrupción. Y, por supuesto, la nueva formación recoge bastante de los antiguos desencantados y los nuevos votantes.

Todos estos datos son, recordemos, estimaciones de intención de voto según cada segmento considerado. Entonces, si el denominador es pequeño (por ejemplo, votos nulos en 2011 o personas que se declaran “1” en la escala ideológica), el porcentaje será normalmente más grande. Es decir: para saber cuáles son las fuentes principales de apoyo a Podemos tenemos que obtener los porcentajes sobre el total de estimación de voto a la nueva formación. Una vez realizamos este ejercicio la búsqueda de la centralidad de la izquierda se vuelve transparente.

Para empezar, la inmensa mayoría de votos previstos para Podemos vienen de personas ubicadas entre el 3 y el 5 en la escala ideológica. Esto es, el grueso de la izquierda (y también de la parte más importante del electorado).

Screen Shot 2014-11-05 at 11.11.22 AM

 

Como vemos, la distribución ideológica del voto a Podemos es una especie de versión algo más extremada (pero no mucho más) de la distribución media de los ciudadanos españoles. Ahí es donde se encuentra la centralidad, digamos, por simplificar: en el 3.

Para seguir, son los desencantados con el PSOE el granero de votos más importante para Podemos.

procedencia partidos

A Podemos, por tanto, le importa, por este orden: sacar a gente del PSOE, meter a desencantados en el sistema, y solo en última instancia extraer votos de IU y, en menor medida, del PP y de UPyD. Bajo mi punto de vista, la mayoría de las pérdidas de estos últimos partidos hacia Podemos se deben, sobre todo, a la falta de capacidad de adaptación de los mismos. Simplemente, no han sabido reaccionar al reto (tampoco el PSOE ni IU, por el momento).

En una sola frase: Podemos crece desde el centro de la izquierda. No es (solo) un partido que nace del enfado, de la ira ni del desencanto, a pesar de que estos factores puedan jugar un cierto papel a la hora de ofrecer apoyos suplementarios, o una ventana de oportunidad. Podemos viene por la izquierda, y eso significa una base ideológica y un (futuro) programa de acción, si se confirman sus perspectivas de voto. Que se atenga a las consecuencias quien, desde otros partidos, piense lo contrario.

*Nota: en este artículo uso “estimación de voto” referido a la variable denominada como “voto+simpatía” del CIS, que es la que se ofrece con los cruces necesarios.