Política

Taxis en España: liberalizar sin destrozar

11 Jun, 2014 - - @jorgegalindo

Los taxistas madrileños están en pie de guerra por la llegada de servicios como Uber, que entran en competencia directa con su sector. De cómo y por qué el taxi en España (y en tantos otros lugares) está demasiado regulado y deberíamos movernos hacia un entorno más liberalizado ya escribió Roger Senserrich en su momento, así que no me extenderé en ello y a su artículo me remito. Más bien tomaré esa argumentación como punto de partida para realizar dos contribuciones adicionales a quienes claman (clamamos, en realidad) contra taxistas y a favor de dejar que la destrucción creativa campe a sus anchas.

Antes que nada, hemos de ser conscientes de que Uber y otras empresas similares constituye un grupo de interés exactamente igual que lo son los taxistas. Uno que, además, anda metiéndose en un terreno que, hoy por hoy, es ilegal. Por tanto, a la hora de considerar una reforma del sector ha de tenerse en cuenta que todas las empresas se tendrán que someter a una cierta regulación, aunque solo sea para cuestiones relacionadas con la seguridad, la fiabilidad y el pago de impuestos. Es decir: vamos a ver cómo bajamos las barreras de entrada a la oferta de transporte privado en núcleos urbanos de manera que exista más competencia y se favorezca la innovación, el crecimiento empresarial y el beneficio para el cliente en última instancia, pero no vamos a considerar cómo dejamos que tal o cual “iniciativa” campe a sus anchas sin tener en cuenta el más mínimo requerimiento.

Por otro lado, que cualquier reforma tiene ganadores y perdedores es algo en lo que hemos insistido mucho desde Politikon, y este caso no es excepción. Los perdedores podrían ser, por ejemplo, muchos taxistas que no se encuentren en condiciones de poder competir con empresas o particulares organizados capaces de ofrecer sus servicios a un precio cada vez menor, o con ciertos extras, o a ciertas áreas, etcétera. De hecho, cuando hablas con un taxista cualquiera en una gran ciudad española te dirá que se compró la licencia de taxi pagando una cantidad considerable de dinero porque para él eso era y es una “inversión”, algo que pueden revender. Está claro que desde el punto de vista económico esto es un mero coste hundido, ya asumido, pero creo que también hay un cierto componente de cambio de las reglas de juego a mitad del partido en una desregulación del sector del taxi que es necesario tener en cuenta.

Para mí, un Estado que desee fomentar la innovación, la competencia y el reciclaje de empresas en ciertos sectores pero que también esté preocupado por la igualdad debe proporcionar una red de seguridad considerable para que nadie se quede (demasiado) atrás. Efectivamente, estoy pensando de nuevo en el modelo escandinavo. Esto es particularmente importante en un país como el nuestro, donde abundan los sectores en los que hay un grupo de proveedores bien atrincherado tras barreras de entrada establecidas hace décadas, muchos de los cuales carecen de un colchón de seguridad propio (es decir: no son ricos ni disponen de una gran cantidad de capital humano). Lamentablemente, España no parece avanzar ahora mismo hacia un Estado de Bienestar capaz de actuar como red de seguridad para el conjunto de la población.

En resumen: si liberalizamos tanto este sector como tantos otros, y yo creo firmemente que deberíamos, es importante hacerlo siendo conscientes de los costes existentes. Liberalización con regulación efectiva que asegure una competencia real pero beneficiosa para el cliente, y con la seguridad de que en la travesía por el ‘valle de la transición’ hasta las cimas de la eficiencia (cf. Przeworski) nadie se va a morir de hambre. Eso es lo que yo calificaría como liberalizar sin destrozar.

Nota: hay una última razón para considerar una liberalización con red y regulación como la que propongo. Y es que probablemente no sea factible conseguir una mayoría favorable a liberalizar de ninguna otra manera. Las coaliciones para el cambio se forman mejor teniendo en cuenta los costes de transición.


37 comentarios

  1. juan dice:

    Disclaimer: no soy taxista ni tengo familiares ni amigos taxistas.

    Lo que no entiendo es que algo con una barrera de entrada tan elevada como el coste de la licencia y una regulación creciente (ya en Madrid hasta se les prohibe conducir con chanclas y bermudas) de repente alguien pueda hacer lo mismo sin pagar esa licencia y vistiendo como quiera. Lo que antes eran “taxis y conductores ilegales” si de por medio hay una “aplicación móvil cool” pasa a ser lo más de lo más.

    Cuándo tanto se ha protestado por la seguridad jurídica de las inversiones en ciertos países (recuerdese el enfado con la expropiación de YPF) no se puede aplaudir la inseguridad jurídica de quién se ha endeudado entre 150 y 200.000 € para asegurarse un medio de vida. Si todos los parados de una ciudad pasan a ser “uberistas”, lo cual sería lógico, supone la ruina para muchos.

  2. Danilo dice:

    Viviendo en Berlín y viendo como estos dos servicios han tenido también sus choques por acá (al punto de cerrar Uber en Berlin), los taxistas tienen ahora una aplicación que compite directamente llamada “Mytaxi” y que es básicamente el mismo servicio, en el cual puedes ver quién es tu taxista, sus ratings y dónde se encuentra exactamente.

    El reto para este caso es que los taxistas se organicen, pues con esta aplicación en el caso berlinés, sucede que es una empresa que les paga un incentivo al inicio a los taxistas para usarla y luego les cobra un poco más. El beneficio hacia los taxistas en general es un aumento en su clientela.

    Saludos!

  3. Sabrià dice:

    Entiendo y comparto tu argumento que es, probablemente, lo más justo para todos: el viejo sector tradicional frente los nuevos modelos disruptivos. Y, por supuesto, para el cliente.

    Sin embargo, no creo que ningún Gobierno (y mucho menos el nuestro) contemple la bajada de imposiciones fiscales o cargas impositivas relacionadas con la seguridad y la fiabilidad a los taxistas o a los hoteles (caso Airbnb prácticamente igual que Uber).

    Partiendo de esta máxima, a los nuevos players sólo les queda negociar (Airbnb ya lo está hacinedo hace meses y Uber no tiene otro camino a mi entender) para regular mínimamente las nuevas actividades económicas porque el camino que indicas golpea la línea de flotación de los recaudadores anclados en el siglo pasado y su “hacer mover la economía” con tropocientas revisiones y certificaciones ECA para empezar…

  4. lfg dice:

    Son los taxistas los que han luchado por evitar que se entreguen más licencias, inflando así el precio de las mismas. Cualquier liberalización va a implicar una caída del precio. Van a ser víctimas de su propia burbuja que ellos han creado.

  5. Hastaelgorro dice:

    Ayer escuché en una emisora de radio que los propietarios tras Uber son Google, Amazon y, agárrense, ¡Goldman Sachs! Si esto es cierto y parece que lo es
    http://en.wikipedia.org/wiki/Uber_(company)
    http://cincodias.com/cincodias/2014/06/09/tecnologia/1402342010_396212.html

    ¿Sabemos a quién le estamos entregando nuestro dinero y nuestro porvenir? ¿De qué libertad e innovación estamos hablando? ¿Esto no será otra muestra más de capitalismo galopante? La fórmula: precios bajos, servicio defectuoso y, lo peor, salarios de mierda para el trabajador. Y los especuladores… a hacer caja. Bruselas se ha pronunciado contra los taxistas. ¿Primeros ensayos del acuerdo de libre comercio USA-Europeo?

    • Capitan Tostadilla dice:

      Más bien inversores, lo que no es nada nuevo. Es moneda de cambio habitual que las startups levanten fondos de capital riesgo de empresas como estas.

      Y no, no tiene relación con precios, servicios y salarios. 😛

    • Victor dice:

      Lo de servicio defectuoso lo das por hecho? Porque la realidad es que si Uber esta suponiendo un problema para los taxistas es debido a que el servicio es bueno. Al menos, tan bueno como un taxi tradicional. Y como dice el otro comentario, los inversores de capital riesgo están en todas las startups que consiguen funcionar, pero eso no significa que sean propietarios ni que rijan el modelo de negocio.

  6. Javier dice:

    Competencia sin víctimas. Todos los que había viviendo de algo y muchos más que lleguen trabajarán todos mejor y de forma más eficiente y además se enriquecerán con ello. Y el taxímetro lo colgarán de los arcoiris que salen de los cuernos de los uniconios.

    • Jorge dice:

      No: Los taxistas se joderan, pero no se hundiran en la mas absoluta miseria. Esto se puede conseguir con politicas reales, sin necesidad de unicornios.

      Pero el punto principal, para mi, es el primero: los taxistas tienen que asumir que estan jodidos, igual que hemos estado jodidos sus clientes-rehenes hasta hoy.

  7. unapregunta dice:

    En el artículo se cita el modelo escandinavo para estos casos ¿qué quiere decir? ¿Algún Link que lo explique?

    • Folks dice:

      Sí, claro, yo te lo explico.
      El modelo escandinavo consiste en tener un taxis tan regulado como en España en el que las licencias en vez de pertenecer a individuos pertenecen a empresas, regentada en su mayoría por blancos, que contratan a conductores pakistaníes por salarios de mierda. Por lo demás, está todo tan o más regulado que en España.
      La más desregulada es Noruega, y lo único que tienen distinto al modelo de otros países nórdicos es que estas empresas (de blancos) tienen libertad de precios http://www.konkurransetilsynet.no/PageFiles/83036/Egeland_Tveito_Lund_article.pdf

      “Similar to a number of other countries, Nor way
      regulates the taxi service industry rigorously. One
      unique feature of the regulation in Norway is that
      market access is regulated while the fares in certain
      geographic areas and certain market segments remain
      unregulated. The market access regulation restricts
      supply in the industry and is thus a barrier to effective
      competition. Imperfect price information is another
      important impediment for effective competition in
      the industry. Agreements between undertakings that
      restrict competition and abuses of a dominant position
      in defiance of the Act may also threaten the emergence
      of or maintenance of effective competition.”

      • Hombre, con el “modelo escandinavo” me refería, obviamente, al modelo de Estado de Bienestar y de seguridad ante riesgos de pérdida de renta futura, no de regulación del sector 🙂

  8. Jose dice:

    Yo vivo en Londres, aquí los taxistas también están en huelga contra Über, y la verdad, no sé por qué. No sólo están en huelga los míticos taxis negros sino los minicabs (taxis “privados”).

    Aquí en UK los taxis están liberalizados. Con usar uno su coche y pagarle a una centralita de minicabs £60/semana para que le mande clientes, y mientras pague sus cuotas de autónomos (£12/mes) y el seguro de taxista (casi 10 veces más caro que el normal), ya está.

    Por eso no me explico por qué están aquí en contra de Über. Cogí un über el sábado pasado y el uberista me dijo que él era minicab, pero con la aplicación cogía a más clientes y perdía menos el tiempo parado. Según este taxista, über le cobra un 20% de comisión sobre las tarifas.

    Über NO ES MÁS BARATO. Über tiene unas tarifas que dependen de la demanda. Cuando cogí mi über la semana pasada, la tarifa estaba a 1.5x por demanda, y puede subir hasta 3x.

    Y otra cosa: aquí apps como Über las hay aquí desde hace años (Hailö, etc…), para cabs negros y para minicabs, hay empresas privadas que tienen su app para el smartphone, etc…

    Lo de España y los taxistas y sus regulaciones absurdas es de juzgado de guardia. ¿Por qué les prohíben ir en chanclas y bermudas? ¿Qué clase de paletada es esa? Dudo que haya un sólo taxista de cab negro en Londres que no vaya de chanclas, bermudas y camiseta de tiras en verano (con nuestros tórridos 19ºC de media de calor). Y nadie se queja, ni nadie piensa “qué van a pensar los demás” o “qué imagen estamos dando al turista”. Cuando leo estas cosas, me da la impresión de que España a veces parece sigue viviendo en el s.XIX.

  9. Pescador dice:

    Lo curioso es que nadie pone en cuestión el sistema por el que una licencia que cuesta , comparativamente, dos perras, se puede vender en plan mercado negro – porque no habrá contrato de venta de la licencia de taxi, ni pago a Hacienda ni na de na- o puedes alquilar mientras tu estas de cañitas, en chanclas, bermudas y camiseta, rentandote más que un depósito a plazo fijo.
    Si que somos un poco raros, si…

  10. Quevedin dice:

    Uber hizo una de las tácticas más vergonzosas para ser legalizado de tapadillo en EEUU (Roger os lo podrá contar).

  11. […] Taxis en España: liberalizar sin destrozar […]

  12. Paco dice:

    Alguna vez he tenido que bajarme de un taxi antes de llegar a mi destino por no aguantar los comentarios políticos o futbolísticos del conductor, pero en general, el servicio de taxi en España es bueno y barato en comparación con otros países de la UE, y no se tarda mucho en encontrar uno libre porque la oferta es amplia. Yo me lo pensaría dos veces antes de liberalizar este servicio porque difícilmente mejorará y puede conducir a una guerra de guerrillas que lo degrade y precarice el empleo en el sector.

  13. Folks dice:

    Jorge: No entiendes lo que es un coste hundido.
    Para un taxista en España, al menos hasta ahora, una licencia no era un coste hundido sino una inversión totalmente al uso. Cuando iban a jubilarse podían recuperar parte de la inversión vendiendo la licencia. Eso lo convierte en una inversión normal y corriente. Un coste hundido es por definición irrecuperable porque el activo no se puede revender.

    • Bueno, depende de la confianza que se ponga en el regulador. Pero sí, vale: aparte de la discusión semántica, eso es lo que vengo a decir en la línea siguiente.

      • Folks dice:

        No es una discusión semántica, es conceptual.
        Continuar en una actividad (el taxi) por los costes hundidos se considera una falacia en finanzas. Ver, p. ej http://128.118.178.162/eps/exp/papers/0407/0407008.pdf
        Si hay un pago en Tn derivado de la enagenación del bien, hablamos de algo totalmente diferente.
        Aquí de lo que se habla es de que no sólo su flujo de renta se va a reducir sino que su pago en Tn será cero. La protesta es, precisamente, para que su inversión no sea un coste hundido.

  14. José Jarauta dice:

    Aprovechando que estuve mirando algunas cosas sobre el sector en Suecia, pongo algunos enlaces sobre el tema.

    “Before and after Deregulation”. Stockholm, Sweden – 10 Years Experience by Pepe Arninge.

    http://www.taxi-library.org/sweden.htm

    “The great Swedish taxi rip-off”

    http://www.thelocal.se/20090112/16868

    “Stockholm tourists stung in taxi-fare battle”.

    http://www.thelocal.se/20120425/40476

  15. Pepe dice:

    Muy interesante el post, pero sigue sin quedarme claro el mecanismo de compensacion q proponeis para el taxista que compro una licencia hace un par de años por decenas de miles de Euros. Una palmadita en la espalda y decirle q empiece a utilizar noseque app?

    • Carlos S dice:

      Creo valdría el mismo mecanismo que el que compró un “adobado” por un millon de € porque era una inversión, o el que compró acciones de Terra a 140€.
      Los taxistas consiguieron restringir tanto la competencia, que merecía la pena pagar 200.000€ de una licencia para ejercer de taxista.
      Y sin ese pago es tan rentable que merece la pena meterse en ese mercado con aplicaciones como Uber o como sea

      • Pepe dice:

        Bueno, pero las licencias (y sus precios) estaban basadas en cierto marco legal y presunciones sobre su mantenimiento, no? Lo q se suele llamar seguridad juridica, vamos. Yo no soy taxista, y desde luego no sere quien los defienda, pero si el estado no pretende defender las licencias q adjudica ya lo podia haber dicho antes, la verdad.

        • Carlos S dice:

          Estoy de acuerdo contigo en que debería haber seguridad jurídica, aunque el gobierno español ha tenido otros casos commo las primas de las renovables, que ….
          de todas formas el ayuntammiento no vendió las licencias a 150.000€. Por lo que se (y si estoy equivocado que alguien me lo diga) las licencias que concedió el ayuntamiento eran bastante más baratas, y luego se han ido vendiendo entre taxistas.
          En una web pone: en 2004 (Barcelona) creo que solo había 4 convocatorias anuales y el ayuntamiento cobraba unos 120 euros de tasas.
          Tal vez si no se pudieran revender las licencias no se habría llegado a esto…

  16. […] La realidad: el gobierno no te multará por usar BlaBlaCar  además de que el modelo de Uber ya es ilegal en España. Sobre este tema, lean a Jorge Galindo en Taxis en España: liberalizar sin destrozar […]

  17. […] la semana pasada, cuando hablábamos de taxis, licencias y monopolios? Una licencia de taxi es básicamente una forma de restringir la […]

  18. Quevedin dice:

    Por cierto, esto mismo va a pasar ahora mismo con el fin de las cuotas lácteas de la PAC (Política Agraria Común), que eran derechos de producción láctea. Debido a una mala negociación en los 80, España tenía una Cuota por debajo de su producción. Cada ganadero tenía un cupo o cuota de producción, por encima del cual podía ser multado. Se creó un mercado de cuota, con lo que muchos pequeños ganaderos se jubilaron, vendieron vacas y cuota (algunos, los menos, se pasaron a ganadería de carne). Creo que en un par de años se acaban las cuotas, hay producción libre, con lo que la inversión, en algunos casos de centenares de miles de euros, de derechos de producción, es papel mojado.

Comments are closed.