Política

Y Podemos no fue distinto a los demás

13 May, 2014 - - @jorgegalindo

Que Pablo Iglesias es una persona y un candidato de izquierdas resulta innegable. Él mismo lo acepta sin problemas cuando se le pregunta. Que Juan Carlos Monedero o Íñigo Errejón también son personas que escoran hacia ese lado es difícilmente ocultable. El mismo programa del partido de cara a las Europeas destila “empleo digno”, “igualdad”, “control financiero”, “banca pública”, etcétera. Sin embargo, tanto el partido como su líder se empeñan en no posicionarse en el eje izquierda-derecha. Utilizan en su lugar un esquema abajo-arriba, esencialmente populista (sin que esto sea necesariamente peyorativo: se erigen en portavoces del pueblo, de todo él), y que va un paso más allá de anteriores intentos similares, como el Partido X. En Podemos parece que aceptan que la democracia es conflicto. Decíamos hace un tiempo que

si, como ciudadano, crees que alguien te ha usurpado recursos e instituciones lo que tienes que hacer es convertirte en un político y retomarlos. Para ello debes asumir que estás en una guerra contra otra voluntad, y que el resultado de esa guerra tendrá ganadores y perdedores, esto es: tendrá consecuencias redistributivas.

La formación de Iglesias y Monedero ha asumido esto… a medias. Mientras que en su discurso la idea de “convertirse en político y retomar” lo que se supone ha sido usurpado está presente de manera constante, a medida que uno avanza en su programa político y económico da la impresión de que todo son beneficios. No hay costes por ninguna parte. Mejor dicho: nadie sale perdiendo, el partido no es de un grupo en particular sino de todos los españoles. Mejor dicho: de todos excepto de esos pocos que forman la supuesta élite que nos lo ha quitado todo.

Una de las ideas centrales que intentamos transmitir con nuestro libro es que, en una democracia representativa occidental, libre y con ciudadanos relativamente informados, resulta imposible cargar con la responsabilidad de una situación determinada a una élite aislada de los ciudadanos. Por descontado que hay quien simplemente ha obrado de manera inconsciente y hay quien ha incumplido la ley. Y por ello han de pagar una vez su culpabilidad queda demostrada. Pero esto no es incompatible con aceptar que la responsabilidad está necesariamente distribuida. Mi ejemplo favorito es la Comunitat Valenciana, mi tierra, donde la práctica totalidad de los votantes sabía o intuía de dónde venía y a dónde iba el río de crédito que nos inundó durante una década, pero sin embargo el voto al Partido Popular no descendía. La razón más sencilla es que una parte muy importante de la población se benefició, al menos en el corto plazo, de la burbuja y todo lo que la rodeó. No había demasiadas razones para votar en contra de algo que, en ese momento, no tenía coste redistributivo alguno. En realidad esto no era cierto, claro: por un lado estábamos desplazando costes hacia adelante en el tiempo. La deuda es un impuesto generacional. Por otro, había un sector de la ciudadanía (los más jóvenes, los más vulnerables) que estaba siendo dejado de lado. Pero esto es algo que no notamos hasta que la red de seguridad mantenida por los hogares llenos de crédito barato comenzó a fallar. Esta es otra idea central en La urna rota: cualquier reforma, o en su defecto ausencia de la misma, genera ganadores y perdedores. Aunque no se vean de manera inmediata.

En España, de alguna manera, las decisiones tomadas por nuestros “yos” de hace diez, quince años nos piden ahora las cuentas. Muchos de nosotros no parecemos dispuestos a aceptar nuestra parte de culpa. Podemos y su propuesta es una alternativa que entra como un guante en esta negación. Para ello, se ayuda en la oposición pueblo-élite: fuimos engañados, nos robaron lo que era nuestro, nos merecemos más y mejor sin sacrificar nada. El descenso de la desigualdad y del paro, así como de los impuestos, el incremento de la deuda privada, el voto masivo a corruptos conocidos o sospechados, el fallo de la banca pública politizada o la dualidad que benefició tanto a los trabajadores más protegidos son asuntos completamente obviados por ellos. La respuesta programática es acorde: ningún sacrificio, todo ventajas, y para todos.

No es casualidad, creo, que organizaciones como Podemos o Syriza To Potami surjan en países como los nuestros, donde la tradición de conflicto de clases enlazado con ideologías con una base material poderosa, que entiende bien los costes y los beneficios de cada nueva propuesta, es escasa. La ausencia de un conflicto civilizado significa que nos vemos privados, o nos privamos a nosotros mismos, de comprender bien cuáles son las consecuencias de esta o aquella idea. En ese sentido, Podemos no es sino el reverso en crisis del PP, o aún del PSOE, en bonanza. Al menos lo es de esa parte de ambos partidos según la cual todo iba espléndidamente entre 1996 y 2008, bajar impuestos era indistintamente de derechas o de izquierdas, y nadie se atrevió a realizar las reformas estructurales que nos hubiesen hecho, probablemente, más resistentes a una crisis como la que se nos vino encima.

El mayor problema es que resulta difícil ver cómo un partido podría tener incentivos para cambiar hacia un discurso distinto del “todo o nada”, “somos el pueblo”, “es de sentido común”, junto con propuestas que a veces no son sino largas listas de promesas casi imposibles con tinte ideológico que no llega a cuajar. Quizás, por cierto, esto esté relacionado con nuestro gran nivel de decepción con respecto a las propuestas de los políticos. Nos prometen, y queremos que nos prometan, que heredaremos la Tierra. Desafortunadamente, el último en llegar a la fiesta de la democracia tampoco parece que quiera asumir el rol de aguafiestas responsable.


79 comentarios

  1. Adri203 dice:

    ¿Y por qué hay que posicionarse en el eje izquierda-derecha?. Actualmente y con la diversidad ideológica donde varias ideas se entrecruzan es un eje obsoleto. Ni siquiera el Diagrama de Nolan cumple bien su cometido, pues se puede tomar muchas referencias desde la cual mirar el posicionamiento ideológico. ¿No es más fácil ubicar un pensamiento en un ideología concreta plasmada en una filosofía concreta de algún autor o un programa político que la explica sin necesidad de clasificar en esa falsa dicotomía?.
    ¿Por qué dejamos esa división para lo que fue en su día en el parlamento francés donde estaba claramente fraccionado en dos?.

    Me cansa discutir con todo el mundo el mismo tema y parece que está abstracción sin referencia sigue copando el lenguaje político. Lo siento, pero estoy indignado.

    • Alatriste dice:

      Hay que posicionarse en el eje derecha-izquierda porque pese a todas las objeciones filosóficas que se le puedan hacer, en la práctica ocurre como con las manzanas, que la gravedad las obliga a posicionarse en el eje arriba-abajo. Pues igual ocurre en política: no importa cuánto les moleste a algunos a la hora de la verdad hay una división fundamental entre ideas y medidas de izquierda/progresismo/libertad/laicismo por un lado e ideas y medidas de derecha/conservadurismo/orden/catolicismo por otro.

      • Adri203 dice:

        Progresismo y libertad que se les supone a los liberales y se les llama derecha. De hecho el progresismo viene de ahí.

        Si no veis las contracciones…

        • Alatriste dice:

          Se los supondrás tú, compañero. Donde dices que hay contradicciones yo lo que veo es el absurdo de equiparar a los liberales de 1812 con los así llamados “liberales” de 2014, que querrán apropiarse de un nombre y una tradición gloriosa, pero de ahí a que lo consigan hay un abismo. Vamos, si las meras etiquetas significaran algo el Partido Popular querría implantar una democracia popular, y algo me dice que eso es poco probable…

    • Juan dice:

      Aceptar un posicionamiento político, aunque sea más o menos aproximado y aunque se exprese mediante conceptos diferentes a la tradicional división izquierda-derecha (a los libertarios en USA nadie le pide que se definan en ese sentido, porque todo el mundo tiene claro que son), es un signo de humildad política. Es una muestra de fair play y de que uno mantiene una posición política y la defiende, pero acepta que hay otras posiciones que otros defienden y que eso forma parte del juego político.

      Cuando un movimiento político se opone a ser posicionada en el espectro político, es un signo extremadamente peligroso, porque implica que se niega a debatir en el terreno político. No juega dentro del terreno político, está por encima de ello. Y eso no es buena señal.

      El chavismo no se define a si mismo como un partido de izquierdas, sino como una “revolución bolivariana”. La dictadura de Franco no era una dictadura de derechas, sino una cruzada por los valores espirituales de la nación española. Nada bueno suele venir de este tipo de partidos.

      • Adri203 dice:

        Reitero, es que la clasificación izquierda-derecha es anacrónica, abstracta y no explica nada. ¿Por qué se han de posicionar como si las ideologías fueran una dicotomía?. ¿Por qué ese afán de clasificar cada cosa como si diferentes posturas no fueran permeables?.
        Mismamente la desaparición del Estado es un punto en común entre anarquistas y liberales libertarios y no por ello se les clasifica como iguales.

        Es que me parece que es una falacia de generalización apresurada de libro a parte de una estrategia de clasificación política de división.

        ¿No veis que por parte de muchos liberales el PP y el PSOE son socialistas y de izquierda y por parte de socialistas son de derechas?, ¿por qué sucede esto?, porque al ser clasificaciones abstractas no explican nada sin puntos de referencia; y que es resulta que los puntos de referencia (como libertad económica, más o menos Estado, posición religiosa, …) cambian en función del interlocutor, del país, o de lo que fuere; en definitiva, que es absurdo pedir que se posicione cuando la misma clasificación ideológica es una pura falacia en este contexto socio-político.

  2. Jorge Galindo dice:

    Llámalo izquierda-derecha o negro-gris. El caso es que cualquier medida va a tener consecuencias redistributivas: un grupo A va a salir ganando, un grupo B va a salir perdiendo, con respecto a la situación en el momento pre-reforma. Tradicionalmente hemos considerado que si los que tienen menos y solo disponen de su fuerza de trabajo, y de poco capital (físico, financiero, humano incluso) salen ganando, la medida es “de izquierdas”. Si en lugar de ello favorecemos a quienes ya disponen de una mayor capacidad para generar ganancias de eficiencia, independientemente de en quién recaigan, serán medidas “de derecha”. Es una clasificación tosca, eso lo reconozco, pero no veo que haya dejado de ser relevante. Más bien al contrario.

  3. Nacho dice:

    Con Podemos ultimamente me sucede lo que a algunos por Twitter: ¿hasta qué punto es honrado/decente/ético que personas con tanta formación académica empleen un discurso y un programa que saben que no es realizable/coherente/realista?
    Quiero decir, cuando Pablo Iglesias y cía. hablan de economía, cometen flagrantes errores. Tan básicos que no me creo que no sean conscientes de ello. Peor aún me parece cuando hablan abiertamente de que unos partidos representan la oligarquía y la dictadura y ellos la democracia. O de su curiosa definición e instrumentalización del Pueblo (el pueblo son ellos, claro).
    Esto es engañar a la gente. Es populismo y demagogia. La versión complutense del independentismo catalán.
    ¿Hay crisis? habrá ávidos de escuchar -y votar- soluciones fáciles.

    • Ballard dice:

      Evidentemente su programa no es realizable con los escaños que van a sacar y porque los poderes económicos nunca tolerarían tal cosa. Otra cosa sería derrotarlos y conseguir una mayoría política. En ese caso su programa (como el de IU o de otros partidos más a la izquierda) sería perfectamente realizable.

      • Nacho dice:

        por muchos escaños que tengas, es irrealizable, incoherente y suicida proponer la salida del euro, no pagar parte de la deuda pública, nacionalizar ciertas empresas y bancos…y luego decir que estás en contra de bajar salarios. Eso por no hablar de otras perlas que hay en su programa e intervenciones públicas (donde no se cuidan tanto de no decir idioteces).
        Un mínimo de rigor es exigible a los partidos políticos y, si quienes los dirigen se les presupone solvencia, entonces ya estamos hablando de engañar a la población para obtener votos.
        Por cierto, lo de Podemos es muy salvapatrias: vótame a mi y se acabó la crisis. Es lo mismo que te dicen los independistas o lo que decía el PP hace 3 años. Los resultados están a la vista.

        • Nacho dice:

          por cierto, cuando digo que es irrealizable, no me refiero a que no va a poder hacerse porque haya poderes que lo impidan. Me refiero a que no responde a la ciencia económica. Es decir, es imposible.
          ¿Un ejemplo? Salir del euro, crear una moneda nueva y a la vez decir que los trabajadores no deben sufrir bajadas de salario.
          Si esto lo unes a su discurso de: energía barata/nacionalizar eléctricas ya existentes/potenciar energía verde/soberanía económica…te das cuenta de que es un engañabobos.
          Y repito, esto no es una cuestión de posibilidades y conspiraciones. Es de lógica económica.

    • Solo dice:

      No creo que muchos de sus apoyos duden de que el programa es irrealizable y que instrumentalicen dicho apoyo para meter presión a los partidos ya establecidos. Puede que incluso les perdonen su excesiva mediatizaicón y populismo y en cierta medida lo justifiquen para lograr ese objetivo (especialmente si acaban convergiendo con Equo y los X-Men). Quizás en este punto acierta Galindo en el enunciado de “no fue distinto a los demás”: Los votantes de cada partido saben que su programa no es aplicable / oculta otro más perjudicial / miente descaradamente / … y meten su papeleta en la urna igualmente

    • McManus dice:

      Siendo justos, la formación académica de Pablo Iglesias incide excesivamente en el razonamiento verbal (eso se puede ver si echáis un ojo a sus artículos académicos), lo cual significa una mayor dependencia de narrativas en detrimento de los datos, incurriendo así en errores graves (porque ese tipo de ciencia social está cayendo en desuso en buena parte). Partiendo de su formación como politólogo de esta especie, es natural que no domine la economía, aunque es un error que debería subsanar (porque el razonamiento verbal a menudo se queda muy corto en economía). Quizás de algunos de sus sesgos y conocimientos nazca un discurso poco realista.

  4. […] Por que "Podemos" es igual que el resto de los partidos políticos […]

  5. Paulon dice:

    O se da oportunidades a gente y estructuras nuevas o seguimos con los partidos perfectos con los que tan bien nos va.

  6. tx dice:

    No sirves ni para demagogo.

  7. Ballard dice:

    El artículo empieza bien, pero al final termina siendo un análisis más bien simplón e inacabado. Sobre Podemos, me quedo con este análisis mucho m´s riguroso y que va a la raiz del problema:

    http://www.luchadeclases.org/historia-y-teoria/en-defensa-del-marxismo/1758-la-revolucion-no-sera-banalizada-1o-parte.html

  8. Ramón García dice:

    Para entender el pensamiento de Pablo Iglesias y amigos, os recomiendo este vídeo y este libro.

    El libro usa la película “Juego de Tronos” para ilustrar su pensamiento. Partiendo del realismo político, justifica el uso de cualquier medio y por tanto la violencia como forma de lograr objetivos políticos. Un ejemplo de alabanza del realismo político:

    «Eddard Stark es sin duda alguien moralmente intachable, es un héroe moral, pero el mundo que resulta de sus acciones ¿es moralmente mejor o peor[…]? ¿Es moralmente mejor un mundo donde los inocentes tienen que escapar y esconderse mientras tu cabeza rueda por el suelo, o un mundo donde queda margen de maniobra para empoderarse y neutralizar el despotismo y la tiranía?»

    No es extraño que ningunee a Politikon o a cualquier voz moderada. Pablo no busca conocer la verdad, sino mandar.

    La política como negociación entre intereses legítimos se pone, de forma algo despectiva, como “liberal”

    «Para una concepción liberal, que la entiende como esfera pública del compromiso, la negociación y el acuerdo entre individuos, en el escenario de Juego de Tronos no existe apenas espacio para la política.»

    […]

    «Frente a ésta concepción, una visión de real politik, compartida por partidarios del «poder duro» con posiciones ideológicas de lo más diverso e incluso antagónicas, entendería que el Juego de Tronos, una guerra despiadada y sin cuartel, es la verdad de la política, puesto que todo orden es un equilibrio relativamente estable de poderes, y todo poder emana, en última instancia, «de la boca de un fusil», en la expresión de Mao Ze Dong. […] La guerra es la expresión máxima y corazón de la política, pero también su lógica subyacente.»

    Más adelante, razonando sobre la relación de guerra y política, en la serie de Juego de Tronos y sin distinguir de la realidad (cita a Gramsci) (negrita y cursiva mías

    «Ciertamente la política no es un conjunto de procedimientos para la negociación y el acuerdo, y la guerra no es en modo alguno exterior a ella. Juego de Tronos es una serie profundamente política; pero no en el sentido de que muestre la verdad cruda y desnuda de toda política [..]. Sino en el sentido de que la lucha política por constituir un orden precede y determina las posibilidades y los márgenes de la guerra. Ni «la guerra es la continuación de la política por otros medios» ni viceversa.

    Más bien diríamos, desde el enfoque gramsciano, que la guerra es una función interna de la política»

    Espero que estas citas ayuden a comprender mejor el pensamiento de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.

    • JC dice:

      Este comentario es un tanto manipulador, y me temo que tergiversa el sentido del libro con los extractos y comentarios del mismo. Será que es un comentario de “rebote” y el autor del mismo no se ha leído el libro, y no que confía en que nadie se lo leerá y que poniendo el enlace será suficiente como prueba de que lo que se dice en el comentario refleja la realidad del libro. Yo sí me lo he leído, y creo que no, que este comentario, y los extractos que usa, no reflejan el las ideas de Pablo Iglesias tal y como se exponen en el libro.

      A mí Podemos y Pablo Iglesias me dan bastante igual, no voy a votarles, principalmente porque – coincido en parte con el post – me parecen algo demagogos y populistas (aunque menos que los representantes de los partidos tradicionales, ojo). Pero de ahí a la imagen que da este comentario hay un trecho. Y lo de: “La política como negociación entre intereses legítimos se pone, de forma algo despectiva, como “liberal” “, en fin…

      Aquí otros extractos del libro:

      – “Democratizar es sencillamente devolver a las personas la capacidad para decidir sobre sus propias vidas, una capacidad que nos ha sido robada y debe ser restituida”

      – “El poder no ha nacido de la boca de un fusil ni de la punta de una espada, sino de una convención, un sentido instituido”

      – “En Juego de Tronos vemos una sucesión de enfrentamientos, pactos y traiciones que se despliega sobre un escenario de conflicto total, que no parece tener límites morales, legales o de extensión. La primera reacción al pensar cuál es el lugar de la política en la serie podría conducir a una postura cínica: la política es la confrontación de poderes y la imposición de proyectos y su verdad última está en la guerra…”

      – “…facilita un pensamiento crítico que, desde la lógica específica de lo político, desnaturalice el orden existente sin concederle omnipotencia: leyendo en lo presente posibilidades de su modificación o desborde, con algo de fortuna en lugar de dragones y algo de virtud en lugar de espadas”

      En fin, no se trata de creerme a mí o a Ramón García, se trata, creo yo, de que si se va a hacer un juicio de valor sobre alguién basado en extractos de sus obras (como Maese Alcofibras, que comenta más abajo), hay que leer las obras, para poner en contexto los extractos, y si no apetece o da pereza, ignorar tanto la obra como los extractos y por tanto no hacer ningún tipo de juicio basado en ellos…

      Saludos.

      • Ramón Garcia dice:

        Te agradezco la respuesta. Leí lo que pude del libro. Empieza defendiendo el realismo político. Luego aplica ese realismo al uso de la fuerza. ¿Qué se puede pensar? No encuentra un hueco para reflexionar sobre el enorme coste de una guerra, y que debe ser el último recurso. Tras exaltar el realismo político, contrapone la democracia liberal a este realismo, dando a entender que no es realista. Y no puedo evitar irritarme al ver que se ponga como argumento de autoridad a uno de los mayores carniceros de la Historia, Mao, «el poder nace de la boca de un fusil». A mí no me hace ninguna gracia.

        Reconozco que tuve dudas sobre mi interpretación. Y por eso agradezco otras opiniones.

      • Maese Alcofribas dice:

        Gracias, JC, tienes razón. Aunque también es cierto que lo dicho, aunque sea en un sólo párrafo, dicho queda. Pero vistos los extractos que has traído, ok, dejo el juicio en suspenso.

        • Maese Alcofribas dice:

          Me he leído lo que enlazó Ramón, y pido disculpas. Flagélome poniendo aquí este párrafo de Errejón

          “El reconocimiento del conflicto como fundamento de la política y de
          la intensidad amigo-enemigo no conlleva necesariamente una política de la negación del otro o del fin del pluralismo. Al contrario, pudiera ser que la pretensión de erradicar el conflicto entrañe la ilusión autoritaria de terminar con la política, mientras que reconocer su carácter inerradicable y político, no moral, pueda contribuir a expandir el alcance de la democracia y a fundar un terreno simbólico común para la lucha política entre «adversarios» que derrotar y no «enemigos» a los que eliminar. Esta es la sugerente propuesta teórica de la «democracia agonista y radical» que Chantal Mouffe hace a partir de Carl Schmitt.

      • Ramón Garcia dice:

        La opinión que uno tiene de Pablo Iglesias no se hace de la noche para la mañana. Hechos que me llamaron la atención son:
        – El programa de La Tuerka, hecho con muchos medios. ¿De donde sale ese dinero? (Soy muy reacio a las conspiparanoias, excepto cuando los recursos de los que alguien dispone son inexplicables). Se ha hablado de Venezuela. Han defendido mucho al chavismo y quizá sin convicciones. Supongo que esto entra en el “realismo político”.
        – Los debates son sectarios. O van sólo de la Verdadera Izquierda, o se invita a gente de ultraderecha. Pablo Iglesias invitó a Maruenda a La Tuerka. ¿No hay acaso gente con ideas más originales y que pueden enriquecer mucho más un debate, tanto en este blog como en Hay Derecho o Nada es Gratis? Son estas conductas, de búsqueda de segundas intenciones, las que me generan desconfianza.

  9. VNV dice:

    Tampoco es que se pueda esperar mucho de un partido cuyas promesas electorales son del estilo “Haremos por ley que todos seamos millonarios”. Y que por supuesto no admitan ninguna crítica a sus dogmas políticos.

  10. Javier dice:

    Yo no estoy de acuerdo con el artículo, dice que no es posible que todo el mundo gane, que alguien tiene que perder, y la conclusión es que por lo tanto la propuesta de PODEMOS es falsa y populista.

    Sin embargo el propio artículo reconoce que PODEMOS excluye de esos sectores beneficiados a la casta (esa gente que acumula riqueza a espuertas sin pagar apenas impuestos).

    Y aun así dice que no es posible y que es populista.

    Y yo digo: El propio artículo se contradice, sí es posible que todo el mundo gane excepto la casta siempre que la casta estuviera esquilmando suficiente riqueza del país.

    Y ahí está la clave: Uno creerá que la propuesta de PODEMOS es posible siempre que crea que los corruptos y ricos del país roban una porción significativamente grande de la riqueza del país. Yo lo creo y por eso creo que la propuesta de PODEMOS es posible y verídica.

    • Ramón Garcia dice:

      Eso no funciona. La pérdida generada por el mal gobierno es mucho mayor que “lo robado”. Aparte de que la corrupción es difícil de perseguir (pero un sistema judicial que condene sin pruebas sería aun peor).

      La deuda exterior de España (deuda que debemos los residentes dentro a fuera) se formó por el déficit comercial, es decir porque compramos al exterior más de lo que vendemos, debido a la falta de competitividad de nuestros productos. Las malas políticas de burbuja inmobiliaria estimularon un consumo que se fue a comprar productos extranjeros. Ese dinero ahora no está en el bolsillo de Bárcenas.

      Estas políticas de burbuja inmobiliaria se hacían porque daban votos. Cuando se vende una vivienda sobrevalorada, se genera riqueza presente (lo que cobran los trabajadores de la construcción) a costa de deudas en el futuro: se consume de más cuando uno se compra el piso, a costa de consumirse de menos cuando se paga la deuda.

      Lo que nos trajo aquí fueron políticas populistas, por tanto la solución no son políticas populistas.

  11. En efecto, como dice Juan, no situarse en el eje izquierda-derecha, más o menos aproximado, implica jugar a otro juego. Podemos se sitúa a la izquierda y, a la vez, fuera del sistema pero con intención de cambiarlo. Bien hasta ahí. Como señala el artículo, sólo la casta política que nos gobierna perdería: “somos el 99%” ha sido un eslogan que ha crecido desde el 15M.

    Podemos señala, por tanto, que elegimos a unos políticos que gobiernan contra nosotros y no para nosotros. En pocas palabras: que no nos representan.

    Pablo Iglesias llevaría acabo su programa si pudiera, no me cabe duda. La trampa está en que ni él ni Podemos son el 99% y, por supuesto, habría muchos perdedores con sus políticas. Perdedores que no serían políticos y que desde luego superarían ese 1%. Arrogarse la voz del pueblo sin siquiera un voto es tan pretencioso como irresponsable.

    Por eso, ese discurso, en mi opinión, es extremadamente peligroso por incendiario y falso. Chávez, por poner un ejemplo reciente, llegó al poder culpando a los políticos de la situación de corrupción de Venezuela. La había, desde luego. Pero las responsabilidades nunca son tan fáciles de apuntar y eliminar. Qué voy a contar de Venezuela. Iglesias defiende el régimen actual y califica al país como una democracia. Pues ya sabemos de qué va.

  12. Alnair dice:

    Excelente. Solo cambiaría la palabra ‘culpa’ por ‘responsabilidad’.

    Los culpables deben ser castigados, los responsables deben asumir los costes.

  13. No comparto la tesis fundamental del artículo por el hecho de que no acepto la mayor de “todos fuimos responsables y todos hicimos cosas mal”, somos muchos los que NO especulamos con pisos o parcelas y no solo eso sino que nos dedicamos a denunciarlo desde partidos políticos, organizaciones etc,

    Bramábamos en un desierto en el cual muchos preferían no escuchar y mirar hacia otro lado porque, efectivamente, se estaban beneficiando de ello.

    Sinceramente no sé cual será el porcentaje exacto de la población que entró a ese juego, si era un 10%, un 25 o 75. Lo que sí sé es que YO y mi familia NO LO HICIMOS y ahora estamos pagando unas consecuencias con unos costes humanos terribles sin merecerlo. Y tengo la sensación que no somos los únicos, entre la gente más activista e “indignada” creo que no los especuladores no abundan, pero no haría falta un estudio para comprobarlo.

    • Nacho dice:

      tienes razón y puedo decir que yo tampoco participé de forma directa en ello. Por mi edad básicamente. Pero, no nos olvidemos que la democracia es quizá el sistema político donde el ciudadano tiene mayor responsabilidad. Quizá algunos no fuimos lo suficientemente críticos con lo que estaba sucediendo, y no actuamos en consecuencia (en términos políticos).
      Quiero decir, castigar con el voto, participar activamente en la arena política y no callarse y mirar a otro lado, como es lo habitual en este país (no digo que tu lo hicieras ojo, pero yo sí hice algo de eso)

    • Ramón Garcia dice:

      Los principales culpables fueron los creadores de opinión: partidos, sindicatos, CEOE, medios de comunicación. Mientras se formaban desequilibrios brutales en la economía española entre 2000 y 2008, todos callaban.

      La opinión pública es responsable por creer lo que quiso creer. Había señales claras de que el país vivía por encima de sus posibilidades. Había un bienestar elevado, sin industrias que lo sostuvieran. Como dice Jorge Galindo, no es posible no ver la Ciudad de las Artes y de las Ciencias.

      La solución pasa por aprender del principal error. Si algo es demasiado bueno para ser cierto, es que es muy probable que sea falso. Como Podemos.

      • Estilpón dice:

        O el aeropuerto de Barajas, ya está bien de meterse con VLC gratuitamente. Que por cierto, el turismo en la ciudad era inexistente hace 15 años y ahora es un sector económico preponderante (dejando aparte todo lo mal que se ha hecho).

  14. Eduardo dice:

    Muy en la linea de este artículo:

    “Distintas siglas, distintos orígenes ideológicos y distintos objetivos políticos, pero un mismo camino y una misma crisis que pretenden aprovechar siguiendo las coordenadas que proporcionan las encuestas. Muchos españoles están descontentos con el sistema tradicional de partidos (aunque no la mayoría, según las mismas encuestas), lo que ha abierto la ventana a estas organizaciones pequeñas que desean hacerse un hueco y, si tienen suerte, poder enviar a un representante al Parlamento Europeo. Aunque sea diciendo todos lo mismo. ”

    http://debate21.es/2014/05/12/los-partidos-pequenos-el-mismo-discurso-distintas-siglas/

  15. juan dice:

    Arriba-abajo es hoy mejor división que capitalista-proletario. En época de Marx no había puestos intermedios de grandes empresas a 150.000 € al año y blindaje (y si tienen alguna acción es regalada que no comprada) y un artesano o con negocio propio era un burgués.
    Hoy, obviamente el “trabajador ejecutivo o medio ejecutivo” es arriba y un “capitalista como un panadero de pueblo” es de abajo.
    En el mundo de los freelance low-cost formalmente el nuevo proletario es “empresa”.
    Creo que es lo IU (con mucha base proveniente de liberados sindicales, etc) aún no lo ha interiorizado, y esa es la oportunidad que tratan de aprovechar Podemos, Partido X, Elpidio, etc.

  16. Maese Alcofribas dice:

    a ver, las dicotomías propuestas se solapan, abajo habría gente de derechas y de izquierdas, pero arriba no habría gente VERDADERAMENTE de izquierdas (según Iglesias, y en eso estoy de acuerdo, porque para mi por definición no se puede ser de izquierdas y estar arriba, o por lo menos muy arriba). Como recurso explicativo en el momento histórico actual no me parece ningún disparate, y creo que Juan lo ejemplifica bien en el comentario anterior.

    otra cosa es quién pierde. Una opción es que, Iglesias tenga razón en su visión del mundo y no perdiera nadie de los de abajo (refiriéndonos a no todo el populus, incluso bastante menos del 99%). Otra opción es que esté equivocado pero se lo crea realmente, y entonces solo podremos tacharle de equivocado pero no de mentiroso. Y la tercera es que sea un mentiroso.

    más allá de eso, que como dice el post de Jorge es lo mismo de siempre, el artículo que menciona Ramón García me parece más relevante, y le agradezco mucho que lo haya traído. Me irrita y me genera rumiaciones ese artículo, aunque aún no puedo verbalizar adecuadamente por qué.

  17. @santimlz dice:

    Podemos también sucumbió al miedo en la primera situación dificil que tuvieron que solventar… http://wp.me/p1NuYX-kf

  18. Estilpón dice:

    Nacho, muy acertados tus comentarios.

  19. Javi dice:

    La comparación entre Podemos y SYRIZA me parece un poco cogida por los pelos.

    SYRIZA no encaja en esa categoría, por ejemplo, defiende la mutualización de la deuda y reconoce que los países del sur por ello deberán flexibilizar sus economías y hacer ajustes, mientras que los del norte tendrán que bajar sus calificaciones y pagar en parte una deuda que no es suya (en algunos aspectos todos pierden).

    SYRIZA nunca ha negado que deben hacerse sacrificios y ajustes dolorosos, lo que exige es que se acompañen de una política económica expansiva y con inversión pública (mientras que Podemos promete que lloverán euros y crecerán longanizas de los árboles).

    Todo esto se ve en el programa europeo de SYRIZA (que la verdad alucino que esté en la misma eurocoalición que los iluminados de IU).

    • Jorge Galindo dice:

      Huy, ha sido un lapsus al escribir. Me refería a To Potami. Syriza se posiciona de manera bastante clara. Perdón y gracias por la nota, corregido.

  20. LiMA dice:

    Es evidente que no TODOS los españoles tuvimos que ver (por acción u omision) en la burbuja y sus nefastas consecuencias. Algunos se quejaban en privado y otros hasta en público. Pero la inmensa mayoría de la población vio con relativa indiferencia el enorme deterioro de las instituciones y la abierta corrupción en muchas de ellas; en países con más tradición democrática la ciudadanía se habría soliviantado ante este abierto saqueo de recursos públicos, o al menos lo habría tenido en cuenta a la hora de votar. En España no, sólo tras la crisis se ha puesto suficiente atención a estos temas (también gracias a una actitud más proactiva de la fiscalía y los medios de comunicación, y a una mayor agresividad de los jueces).

    Al margen de esto, lo que sí es evidente es que TODOS (unos evidentemente más que otros) nos beneficiamos de la burbuja: en primer lugar los especuladores inmobiliarios, constructoras, vendedores de productos para el hogar, notarios, proveedores de material de construcción y un larguísimo etcétera. Y después todos los demás, desde los negocios de restauración, coches de lujo, tiendas delicatessen etc (muchos sólo viables con el PIB artificialmente hinchado por la burbuja) hasta los funcionarios a quienes se contrataba (o se elevaba el sueldo) con los ingresos públicos insostenibles generados por la burbuja, o los beneficiarios de políticas sociales que recibían servicios o transferencias financiados con esos ingresos puramente temporales; de manera que el discurso de “yo no tengo la culpa de la burbuja y por tanto no me toca ajustarme” (que subyace en las proclamas populistas de Podemos y otros) es un evidente non sequitur

  21. Metzger dice:

    Resulta curioso ese bonito discurso sobre que en democracia no se puede hacer pagar a una élite por los problemas económicos, aunque dicha élite se haya lucrado a costa del sufrimiento de los demás.

    Esa misma democracia no ha tenido problemas en abrir auténticas causas generales por motivo del terrorismo, llevándose por delante vidas y vidas que se han podrido en prisión por delitos tales como formar parte de un partido político, militar en una asociación juvenil, acudir a una manifestación, quemar una papelera o incluso escribir determinadas canciones.

    Como siempre: Si al que hay que llevarse por delante es a un muerto de hambre con pendientes todo perfecto, pero como haya que tocar a los encorbatados, entonces ya si hablamos de derechos, procesos y garantías.

    No cuela. No votaré a Podemos porque tengo claro que el problema no es quién ocupe las poltronas sino las poltronas mismas. O sea, la puta democracia. Un régimen para los corruptos y para los expertos en palabras hermosas.

  22. Metzger dice:

    Supongo que lo de que todos los españoles se beneficiaron de la burbuja inmobiliaria es una broma.

    En España el poder adquisitivo de los trabajadores lleva cayendo ininterrumpidamente desde finales de los ochenta.

    • Ramón Garcia dice:

      Supongo que decir que la burbuja inmobiliaria no tuvo apoyo popular es una broma.

      Por ejemplo, muchos estudiantes dejaron sus estudios porque ganaban más poniendo ladrillos. Hablamos de un poder adquisitivo de 2000 €/mes sin tener la enseñanza obligatoria terminada.

      Puede usted pasarse por los garajes de San Fernando de Henares. Están llenos de BMW. Todo clase obrera.

      • Metzger dice:

        ¿Obreros de la construcción ganando dos mil euros al mes? Jodo, a ver si me enseñan ese convenio porque yo nunca lo he visto.

        Ahora, que si tener un BMW de segunda mano (porque los niños ricos cambiaron de coche masivamente a modelos audis y demás), del cual le debes 4/5 al banco es ser clase media acomodada, pues entonces si, los obreros en España vivieron estupendamente durante la burbuja, y además como dice el camarada lima eso de que un muerto de hambre de getxo marxista-leninista tiene una papeleta más oscura en los tribunales que un encorbatado del barrio de salamanca pos es una broma y un infundio de putos rojos anti-sistema.

        • LiMA dice:

          Metzger debe de ser el único español (si es que lo es) que no se ha enterado de que los peones de la construcción cobraban buena parte de su salario en negro. Quizá estemos ante un revolucionario de salón, de esos que habla del proletariado del sector sin haber visto un currante de la construcción ni de lejos.

          Al margen de lo anterior, el convenio fija mínimos para los salarios, con lo cual nos dice muy poco sobre si los salarios de los peones eran 2000euristas o no

          • Metzger dice:

            ¿Peones cobrando por encima del convenio? Madre mía, me parece que tú eres el que has pisado pocas obras. Si has salido alguna vez de la facultad de derecho o hekonomología…

            • LiMA dice:

              dos obviedades:
              – en el sector de la construcción se cobra muy frecuentemente en B
              – el salario en A tiene que ser como mínimo el fijado en el convenio

              ahora saca tus propias conclusiones sobre si los trabajadores del sector cobran o no por encima del convenio

        • Ramón Garcia dice:

          Sí, Metzger, y no sólo eso. Mucha gente que abandonó los estudios porque ganaba más poniendo ladrillos.

          El problema es que no entiendes que la ley de la oferta y la demanda funciona. Si hay mucha demanda de trabajadores de la construcción sube su sueldo. Y eso aumenta a su vez la oferta de trabajadores de la construcción.

          Y de ahí hay que aprender que los precios y los salarios cumplen una función reguladora de ajustar la oferta y la demanda. Por tanto, es necesario que las profesiones con menos demanda tengan salarios más bajos para fomentar que cambien de actividad. Si de verdad deseas que los trabajadores ganen más, hace falta formación, que sepan hacer aquello que más se necesita.

  23. LiMA dice:

    no es cierto que los salarios lleven 25 años creciendo por debajo de la inflación, basta consultar las estadísticas.

    tu mensaje anterior sí que es una broma…

  24. Maese Alcofribas dice:

    Joder, y vuelta la burra al trigo.

    Fulano está convencido de que las personas funcionan por incentivos. De hecho, Fulano se rebela contra medidas intervencionistas porque no van en línea con esa naturaleza humana y por lo tanto no van a funcionar. Fulano cree firmemente que la única forma de conseguir cambios es modificando el sistema de incentivos. Considera una gilipollez apelar a cuestiones morales, principios éticos o motivaciones intrínsecas cuando se habla de buen gobierno, por ejemplo.

    Esta visión del mundo es skinneriana, es decir, mecanicista. No se niega la existencia de los fenómenos psicológicos, y tal vez no se llegue al extremo de considerarlos un epifenómeno, pero funcionalmente son irrelevantes, la caja negra sobre la que nos da igual qué haya dentro. Resumiendo: animales que responden a estímulos, y aunque hay variabilidad en estas respuestas, en agregado pueden predecirse.

    Por tanto, si uno mantiene esta postura, cualquier acusación de responsabilidad ES UN SINSENTIDO. Si un chaval no va bien en los estudios y encima le ofrecen 2000 euros por trabajar en la construcción, la mayoría lo hará. No se les puede responsabilizar de nada porque no han elegido libremente. Son animales respondiendo a estímulos.

    Se me dirá que lo mismo puede aplicarse a los de arriba. Pues sí, así es. Desde una versión “hard” de la teoría, nadie tiene la culpa de nada porque todos somos esclavos del sistema de incentivos en el que vivimos. Entre todos la matamos y ella sola se murió. Como en el nazismo, por ejemplo. La culpa no solo fue de los nazis, sino de todos los alemanes.

    Defender esta teoría del funcionamiento humano y a la vez decir que “la burbuja tuvo apoyo popular”, pretendiendo que había otra alternativa POSIBLE, es profundamente hipócrita o profundamente idiota. Si se pagan 2000 euros a chavales por trabajar en la construcción, si se puede comprar una casa con un trabajo de mierda, la burbuja NO PODÍA NO HABER TENIDO apoyo popular.

    ¿Entendemos ahora que, o enriquecemos nuestra teoría, o de una vez dejamos de presentar hechos inevitables como si fueran voluntarios, y por tanto sujetos a responsabilidad?

    • Ramón Garcia dice:

      No, no hay determinismo mecanicista.

      Los votantes podrían no haber actuado por estímulos cortoplacistas, entender que ese estímulo a la construcción es a costa de deudas en el futuro, y no morder el anzuelo.

      Como dije más arriba, considero que los mayores responsables son los creadores de opinión (partidos políticos, medios de comunicación, CEOE, sindicatos, Banco de España). Podemos aceptar que una ama de casa no sepa leer el Boletín Estadístico del Banco de España donde se veían graves desequilibrios. Si uno sabe de todo, no tiene tiempo para hacer su propia vida. Por el contrario, los creadores de opinión tienen como misión precisamente resumir lo importante y explicar a la gente cómo le afecta.

      Y por supuesto que estos líderes podían haber actuado de otra manera. Esta conducta depende del carácter de las personas.

  25. Maese Alcofribas dice:

    en relación a lo que digo en el comentario anterior, siempre me acuerdo de este post de Alejandro Guerrero, y su corto intercambio con Cives

    http://politikon.es/2012/05/10/expropiaciones-crecimiento-y-empresas-publicas-ii-2/

    “Te entendi y estoy de acuero. Solo que creo que hay otros elementos que no pueden clasificarse como “incentivos”, y tambien entran en juego. Por ejemplo, el “comportamiento moral”. Sam Bowles ha escrito mucho al respecto de explicaciones de preferencias sociales en base al combinado de incentivos y a reglas morales…”

    combinado de incentivos y reglas morales… tócala otra vez, Sam. Tú si puedes criticar a la masa por cómplice burbujil, tu modelo teórico más rico te lo permite, más allá de que tengas la razón o no.

  26. Zoilo Osborne dice:

    Hay un error de enfoque o, para ser más concreto, hay un error de precisión del autor de este artículo en la primera frase. Pablo Iglesias no es un candidato de izquierda porque la izquierda no existe en España. Me refiero a la izquierda política y revolucionaria. Pablo Iglesias es un candidato de la izquierda social, la heredera de la justicia social que lo mismo interesa a una parte de la Iglesia (aquellos curas de base del tardofranquismo), como sirve a la socialdemocracia del ala “progre” de la derecha española (PSOE o los Monagos del PP) y por supuesto a IU.
    Falta en España una izquierda de verdad, culta, sin complejos ni mensajes demagógicos, alternativa a estos que acabo de mencionar y que llegado el momento no dudarán en traicionar sus escasos, muchas veces nulos, principios. Esta izquierda no puede ser defensora del Estado, no mientras el Estado siga en manos de la oligarquía banquera y los altos funcionarios. Tanto esa izquierda como la derecha del futuro deben volver a la sociedad civil y desde ella aspirar al poder, mientras es controlada por la separación de poderes y la independencia judicial.

  27. Miguel Trip dice:

    Es lamentable tener que leer una y otra vez que la culpa del desfalco cometido en este país es culpa de los trabajadores. No se puede decir que esa “élite” es supuesta cuando millones de personas se han dejado los cuernos durante todo un siglo para que una gentuza con títulos nobiliarios, crucifijos y apellidos compuestos pueda comprar los poderes del estado y vivir sin dar ni golpe. Al final estas mentiras calan tan hondo que acaba diciéndolas gente supuestamente de izquierdas. Nos han timado, y al chaval que se salió de la ESO para trabajar de encofrador por 3000 euros al mes y que ahora vive en casa de su madre con 30 años y una depresión de caballo, lo han estafado. Y lo primero que te dice un timador para exculparse es que el tonto eres tú por picar.
    Ahora parece que está quedando claro quién es quién en España; quienes son los vagos que viven del trabajo del resto del país. Y esos sinvergüenzas culparán a quien haga falta: inmigrantes, clases bajas, los parados que “viven del subsidio”…
    No son una supuesta élite: son una casta de lo más real y tangible: familias que llevan muchos años siendo privilegiados y, repito, sin dar ni golpe y viviendo de los demás. Iberdrola, Bankia y otros grandes nombres desparraman millones, nos roban sin tapujos (demostrado) y la culpa es del chaval que pidió tres préstamos debido a una agresiva campaña psicológica que los medios realizaban para lavarle el cerebro (y creo que de esto todos somos conscientes; acoso y derribo para hacerte querer lo que no necesitas), o por querer tener una vivienda. Estoy seguro que, con los números sobre la mesa, la proporcionalidad de las culpas es infinitamente mayor cuanto mayor la renta. Habrá cuentas en Suiza con más euros de los que se han perdido por culpa de trabajadores.
    Yo no defiendo a podemos, pero acusar de poco menos que ingenuo un programa que propone 4 o 5 medidas básicas y totalmente factibles que todos conocemos, porque no son nuevas, para acabar con la corruptela que hay aquí montada… claro que las víctimas serían los ricos, ¿quién si no? ¿Les parece a ustedes que hemos tenido pocas contrapartidas ya? ¿Se puede exprimir más a una clase trabajadora que subsiste con sueldos realmente humillantes? Recuerdo que estamos perdiendo derechos básicos como la sanidad. Yo conozco jóvenes que no tienen tarjeta sanitaria. Ah, pero la ¿culpa es nuestra por querer tener una vivienda? No es justificable.
    No se puede decir que en parte nos merecemos lo que tenemos porque en este país la gente se ha matado a trabajar y todo ese dinero, toda esa riqueza, está fuera, ha sido robada. Y basta ya de repetir la falacia de que “nos lo hemos gastado”.
    Entendiendo , para simplificar, que la derecha pretende conservar los privilegios de ciertos individuos, y la izquierda fomentar la igualdad entre ellos, opino que este artículo es de derechas, se dice de izquierdas y caricaturiza la izquierda.

  28. Shine dice:

    Uno de los mitos que han quedado del burbujismo patrio era el de que los jóvenes dejaban de estudiar porque se llevaban 2000 euros en la construcción. Es una simplificación de otro fenómeno más cierto, porque si no era a destajo un chaval de 16 o 17 años no ganaba eso tirando de garrucha ni de cachondeo. Se accedía igual que hoy, con un sueldo bajo y un contrato temporal, a los 2000 euros llegabas luego. Como dice Metzger la ola de compras de coches de media gama eran o de segunda mano o financiados por las marcas. Tampoco responsabilizarles a ellos de la burbuja tampoco es correcto, pues tampoco suelen tener la información suficiente para saber lo que está pasando. Una de las principales características de las burbujas es que casi nadie cree vivir en ella. Así que sí, nos beneficiamos todos, pero la magnitud y la responsabilidad no es la misma para todos, por lo tanto la gente piensa que no debe pagar de la misma manera.

    • Ramón Garcia dice:

      Por ejemplo, toma los datos de abandono escolar (de http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/14/espana/1368529700.html):

      2005 30,8 %
      2010 28,4 %
      2012 24,9 %

    • Maese Alcofribas dice:

      Hola, Shine

      cierto, es “una simplificación de otro fenómeno más cierto”. Añado que el meme “abandonar los estudios por la construcción” conlleva implícita un coste de oportunidad (podían haberse formado) que no era tal al menos en mi contexto, deprimido y con un fracaso escolar brutal mucho antes de la burbuja. Ya desde entonces, los jóvenes y sus padres interioriza(ba)n el “tú no vales para estudiar, así que a los 16 a currar” (nadie les habló, cual Moisés previniendo a su pueblo, de la globalización y de la sociedad del conocimiento del futuro, y de que espabilábamos o nos comían los surcoreanos y toda esa historia…), y eso sí, ya dentro de la burbuja ese pensamiento se reforzó exponencialmente.

      • Shine dice:

        El famosísimo “si no quieres estudiar te pones a trabajar” de toda la vida. Una cosa es cierta y es que si había una época con gran creación de empleo y esta era liderada por la construcción, es de lo más normal que quienes abandonan los estudios se vayan a poner ladrillos. Lo cual es muy distinto de que la gente abandonara los estudios para ponerlos. Yo soy un ser poco anterior a la LOGSE, aunque mi hermano sí que le llegó. Por lo que la coincidencia del fin de la escolarización obligatoria con el inicio de al edad de trabajar no la tengo tan controlada pero las costumbres no difieren. Yo he compartido pupitre y juventud con varios chicos que no obtuvieron el graduado escolar hasta que se lo regalaron en la mili. Alguno ni eso. Lo normal es que fueran chicos con ganas de todo menos de estudiar, durante uno o dos años hacían novillos en el FP hasta que lo abandonaban y se iban a trabajar. Algunos acabaron en construcción o industrias dependientes, pero por entonces incluso sin 16 años trabajan en lo que podían. Yo de hecho con 13 años he repartido propaganda para ganarme unas perrillas. Así que no sé si las cifras dicen otra cosa, pero mi experiencia personal es que aquello de que los jóvenes dejaban de estudiar porque les daban 2000 euros de paletas y se compraban BMWs es una exageración. Dejaban de estudiar y les daban 1000 euros con el que se compraban un Ibiza TDi a plazos. Los 2000 euros llegaban después.

        Como bien dices y como apunta Ramón, los creadores de opinión no estuvieron demasiado entusiasmados con meter esta idea, pues eran los primeros beneficiados. Pero ya desde inicios del milenio se hablaba de ello, recordemos a ese Montoro replicando a Caruana aquello de que era bueno que los españoles se endeuden para comprar vivienda. Al final esto es como otras adicciones, hasta que no le ves las orejas al lobo no te tomas en serio el dejarlo. Por lo que sí, este fracaso no deja de ser un fracaso colectivo. Sí, era un sistema en el que se beneficiaba todo el mundo, excepto el último que compraba el piso. Pero los niveles de responsabilidad son muy distintos y cargar sobre la espalda de un chaval que no quería estudiar, por los motivos que fueran, igual es pasarse un poco.

        Me sumo a las disculpas por la chapa.

  29. Maese Alcofribas dice:

    Disculpad la verborrea y el offtopic, pero quiero contar una anécdota sobre lo que dice Miguel Trip de “hacerte querer lo que no necesitas”. El otro día me llaman de una entidad bancaria para ofrecerme un préstamo, cuando le digo que no me interesa me dice que por qué, le digo que no necesito un préstamo y me pregunta: “Señor Maese, ¿por qué no necesita usted un préstamo?” Me cogió tan de sorpresa que me quedé parado dos segundos, me eché a reir, y balbuceé una respuesta. Ella siguió contándome, con ese tono que no sabes si es educado o si piensa que tengo ocho años, que muchas personas aprovechan estas oportunidades para satisfacer sus pequeñas necesidades, como reformar la casa o comprarse un mueble (y en este punto a mi se venía Berlanga a la cabeza, no sé por qué)

    Un mundo donde un ser humano le dice a otro ¿por qué no necesita usted un préstamo?… creo que tenemos que reflexionar seriamente sobre el sentido de la vida 🙂

    • Shine dice:

      Te ofrecerán un préstamo por un importe algo inferior al dinero que tengas en ese banco. Supongo que en la vida todos queremos ser felices y hay cosas más importantes que el dinero, pero cuestan demasiado y para eso están los préstamos 😉

      • Maese Alcofribas dice:

        no tengo nada contra los préstamos, ni contra los muebles 🙂 es que ella está obligada a insistir hasta el absurdo, y el absurdo me resultó cómico. Es absurdo cuestionar mi necesidad cuando ya le he dicho que dicha necesidad no existe. No me ofende ni nada, pero es una situación surrealista y mi reacción en esas situaciones es reirme. Los combatientes en el mercado, en su batalla sin descanso, se olvidan de lo más elemental.

        me imagino al pensador de Rodin, ¿por qué no necesito un crédito? 🙂

  30. david dice:

    Para ti parece que no es distinto de lo demás claro esta, pero profundamente erróneo. En un sentido u otro son absolutamente opuestos.

    Lo que no es sano para el sistema es que cualquier alternativa que se parezca un poco a lo que la gente no afiliada a nada y con sentido común y un poco de preparación piensa, sea aniquilada porque no encaje en los supuestos ideales o esperanzas de alguien.

    El problema no de es de flisofia política, ni económico, …. independientemente del sistema actual ( mercado, mercado, mercado,, y politicos a sueldo del mercado) son LAS PERSONAS de este sistema actual los que carentes de principios, dignidad, responsabilidad, sentido común,… han llevado esto a la ruina.

  31. pepe dice:

    El plural de una palabra acabada en vocal y que no lleva tilde ortográfica se construye añadiendo “-es”; por tanto, el plural de yo no es “yos” sino “yoes”.

  32. […] Politikon, “Y podemos no fue distinto a los demás”, el análisis de Jorge Galindo. […]

  33. […] Politikon, “Y podemos no fue distinto a los demás”, el análisis de Jorge Galindo. […]

  34. […] Politikon, “Y podemos no fue distinto a los demás”, el análisis de Jorge Galindo. […]

  35. Creo que el artículo obvia una parte importante del asunto: la clave generacional. Cuando el discurso de Iglesias resta responsablidad a sus votantes por la crisis, tiene buena parte de razón: sus votantes eran menores de edad cuando ocurrió todo eso.
    “Por otro, había un sector de la ciudadanía (los más jóvenes, los más vulnerables) que estaba siendo dejado de lado.”
    Lo que ha hecho Iglesias ha sido descubrir ese colectivo importante de votantes y darles voz.

  36. Juancho dice:

    Leyendo el artículo se puede apreciar perfectamente por qué a Pablo Iglesias le iría mal analizando datos económicos para asesorar a partidos y lobbies; y al revés, por qué a Politikon le iría fatal si intentara montar un partido político.

    • Shine dice:

      Touché, aquí que gustan de los “experimentos” algunos se podían haber presentado con el programa del “soy distinto a los demás, el aguafiestas responsable”. Igual nos llevábamos una sorpresa.

  37. sinergy dice:

    Creo que hay que diferenciar entre hacer política y hablar de política y aquí estamos hablando de política. Sin embargo la política no es literatura sino un instrumento real, cotidiano y dinámico que se configura día a día. Encuentro un poco atrevido tu análisis cuando Podemos no tiene si quiera trayectoria política. Te remites a su programa y es cierto que yo tampoco coincido en muchos puntos. No sé si lo has hecho de manera intencionada pero has malinterpretado y descontextualizado la función del mismo, programa que ha sido creado como una simple escusa para echar un pulso al bipartidismo en España a través de las elecciones europeas. Y por otro lado si Pablo Iglesias se ha decidido a crear esa formación es porque gozaba de tirón mediático. Eso es hacer política. Podemos ha movido ficha y lo ha hecho muy bien. Desde luego que a partir de ahora tendrá que pensar en su programa de manera estratégica para seguir ganando adeptos y tendrá que darle una buena vuelta.

    Así que si “Podemos es el reverso en crisis del PP, o aún del PSOE, en bonanza”, según tus palabras, este artículo me suena más, debido a lo pobre del análisis y lo alejado de la realidad social, a una escusa para aprovechar el tirón mediático de Podemos, hacer SEO y link building a la lectura de vuestro libro.

    Sin acritud.

    Buenas noches

  38. Maese Alcofribas dice:

    Vuelvo por aquí porque evidentemente en su entrada electoral Podemos sí ha sido distinto a los demás. Me alegro muchísimo del trompazo del bipartidismo. Veremos en las generales si la gente vota parecido, yo creo que sí. El parlamento se va a poner calentito.

    Si como dice sinergy, el programa de Podemos “ha sido creado como una simple excusa para echar un pulso al bipartidismo en España a través de las elecciones europeas.”, pienso que Iglesias no se entera de nada y finalmente la masa le dará su ración de embreado y emplumado. No creo que sea así, creo que él cree en su programa, igual que Monedero.

    La gente con menor capital económico, humano y social por supuesto que quiere que se preocupen y ocupen de ellos. Pero a día de hoy quieren con la misma intensidad, lo piensen o no, comunicación verdadera. Que no tengan mucho capital no significa que sean tontos, y saben que una comunicación puede parecer verdadera y no serlo, pero es que están desesperados de vivir en medio de tanta comunicación-evidentemente-falsa.

    Iglesias no está contaminado por esta falsedad (al contrario que IU) y además tiene el tiempo que se merece por novato además del que necesitará para conseguir más votos y que sus decisiones tengan influencia. Pero como la comunicación verdadera no puede sobrevivir diez minutos sin autocrítica (la de verdad, la que se siente, no la que se piensa), al final, de ésta dependerá el desenlace de esta interesante aventura política.

  39. Uuff se me agolpan las ideas. Pero solo quiero apuntar tres cuestiones.
    1. Pablo Iglesias y Podemos, que ciertamente se han gastado en el 15M, ya andaban avisando desde 2011 que un partido así podría nacer. Que no se rasguen las vestiduras porque Podemos es una consecuencia de la putrefacción que existe en “El Sitema” de partidos en nuestro país.
    2. Por otro lado, hacer cualquier análisis partiendo de que vivimos en democracia, eso sí que es demagogia. ¿Esto es una democracia?, ¿o la consecuencia del reparto de cuotas de poder en lo que se ha llamado transición?,¿Las democracias no evolucionan?. ¿No será que nos implantaron una Plutocracia envuelta en papel celofán multicolor?
    3.Cuando los Gobiernos, que tienen la responsabilidad social y legal de cuidar por los ciudadanos, de preservar la estabilidad y predictibilidad de sus vidas, usan la fuerza y la corrupción para perpetuarse en el poder a través de conductas delictivas en la gestión de la Administración Pública (justicia), creando un espacio de impunidad absoluta, durante tanto tiempo, se crean víctimas afectadas en toda la sociedad. Por tanto, mantener así a un Estado de Derecho en agonía, hace que pierda toda legitimidad, y que voces: ique no nos representan! comiencen a tener sentido.
    Pd: Yo tampoco tengo sentimiento de culpabilidad, y jamás es especulado ni un euro.

  40. […] para el siglo XXI dentro de un partido de gobierno (lo siento, pero el programa de Podemos no es el un partido de gobierno) más le valdría al PSOE ser paciente, y hacer las cosas […]

  41. […] que podía germinar en un partido era en parte previsible y, aunque su mensaje ya está siendo diseccionando como poco creíble, su campaña ha sido indudablemente eficaz. A mi juicio Podemos es una reacción al ataque ante la […]

Comments are closed.