Hispania. & Uncategorized

La tozuda estabilidad del nacionalismo

6 Jul, 2013 - - @egocrata

A los periodistas les gusta hablar de cambios, de grandes movimientos tectónicos. Para explicar una historia siempre tiene que estar sucediendo algo, evolucionando, desarrollándose. No hay nada que repugne a un periodista más que la estabilidad. Es por este motivo, creo, que gran parte de la cobertura mediática sobre el nacionalismo catalán tienden a olvidar esta gráfica: la suma del voto de los partidos políticos explicitamente nacionalistas en las elecciones autonómicas catalanas desde 1980:

Vot nacionalista catalanes

 

Por si no os habéis dado cuenta, es una historia increíblemente aburrida: CiU y ERC se reparten la mayoría de los votos, y la suma siempre anda rozando el 50% pero sin alcanzarlo desde mediados de los noventa. No importa la participación, las campañas o lo que digan los programas de cada partido, el nacionalismo catalán siempre saca un resultado parecido.

Es por este motivo que todo este debate sobre la “nueva situación política catalana” desde el 2012 me parece un poco exagerada. El apoyo al nacionalismo no ha variado substancialmente; los partidos dentro del bloque nacionalista han cambiado su nivel de apoyo, pero poco más. Es bastante obvio que el nacionalismo sí ha cambiado, y que el centro de gravedad del bloque se ha movido hacia el independentismo, pero el voto agregado es bastante estable.

Lo que sí ha cambiado también, y es algo que no acabo de entender del todo, es la actitud de dos partidos no-nacionalistas de izquierda (no sé dónde meter a Ciutadans, así que me curo en salud) en Cataluña. Iniciativa está a favor de poder votar sobre la secesión, pero que yo sepa no sabe si votarían sí o no. El PSC, ante una pregunta binaria, responde “lechuga”. Así les va en las encuestas.

Es obvio que el independentismo ha ganado apoyos, eso es innegable. Lo que no acabo de entender es por qué los medios, especialmente en Cataluña, parecen estar obsesionados con documentar el auge del nacionalismo con unos números tan estables. De forma más extraña aún, se habla de la “conversión al independentismo” de gran parte del electorado como algo totalmente irreversible, sin dar a entender que un votante puede cambiar dos veces de opinión, y más en una encuesta.

Entiendo el debate sobre el autogobierno, y la verdad, no tengo una alergia especialmente pronunciada a un referéndum si se hace en condiciones óptimas, pero la discusión sobre el nacionalismo (y la actitud de los partidos en el gobierno catalán) tiene poco que ver con la realidad demasiado a menudo. Menos histerismo por un lado, y menos grandilocuencia por otro sería un buen principio.

Nota al margen:  las encuestas sobre “si está a favor de la consulta” me parecen entre estúpidas e irrelevantes. En cualquier sondeo si se pregunta si alguien quiere poder decidir sobre algo, votar en referéndum o ir a las urnas por algo la respuesta por defecto es sí; cualquier votante está siempre a favor de más democracia, más pastel de la manzana y paz en el mundo. La pregunta relevante es sobre secesión (no “autodeterminación” – independencia de veras, secesión), y los resultados ahí son bastante más ambiguos.