Política

Los políticos cumplen sus promesas

8 May, 2013 - - @kanciller

El otro día en un interesante post del Regional Manifesto Project se mezclaba – con magistral estilo – la queja corporativa de que los partidos cada día hacen los programas más largos (¡Plastas!) con la crítica de que no deberían ser ni cartas a los Reyes Magos ni elementos confusos. Un programa electoral debería ser un ejercicio de honestidad y transparencia ante los electores, no un documento abigarrado que nadie se lee – como acaba pasando. Estoy bastante de acuerdo con lo que dicen en la entrada y, casualmente, tocaron de refilón un tema que tenía previsto sacar esta semana. Sé que será especialmente polémico porque el contexto no acompaña pero creo que merece la pena ponerlo sobre la mesa para generar debate.

Actualmente hay muchas críticas contra el Gobierno porque está incumpliendo su programa y sus promesas electorales. Sin embargo, esta crítica cabalga sobre el clásico en versión extendida de que todos los partidos incumplen sus promesas. Para intentar poner remedio a la cuestión ha surgido desde diferentes foros la propuesta de convertir los programas en “contratos”. Personalmente, esto me parece complicado mientras no se me diga cosas tan elementarles quien sería el árbitro o en qué porcentaje de promesas (o cuáles) fijamos el umbral antes de encarcelar al Presidente del Gobierno. Obviamente, eso no quita que los programas deban ser auditados –ya sea vía controller en medios de comunicación u organismo oficial – pero no nos olvidemos que los ciudadanos siempre deben ser el principal clave en esta relación.

A veces se dan argumentos para que los partidos políticos incumplan sus promesas. El primero es que los gobiernos dicen que tienen más información que los ciudadanos así que no pueden cumplir los deseos o promesas que le hicieron a los electores. Cuando llegan al puente de la nave todo se ve distinto. El segundo argumento es que ellos tienen una mirada de más largo plazo y nos piden un voto de confianza. Hoy no cumplen su programa pero en que las cosas mejoren lo harán. Nos piden paciencia. Finalmente, los partidos nos dicen que como la política es contingente e imprevista no les queda más remedio que adaptarse continuamente a las circunstancias. En suma, que tampoco pueden cumplir. Diría que los dos primeros argumentos son el Partido Popular hoy y este último es el PSOE de ayer.

Por supuesto, sería ingenuo pensar que los partidos siempre se desvían de sus programas y promesas por objetivos nobles o circunstancias sobrevenidas. Las elecciones son mecanismos imperfectos y los partidos intentan aprovecharse de ello para evitar la sanción. Por ejemplo, un partido puede incumplir su programa pero seguir en el gobierno porque no hay alternativa o puede re-editarse una coalición electoral que lo mantenga en el poder. Del mismo modo, como el voto es un mecanismos retrospectivo (evalúa el pasado) y prospectivo (encarga un proyecto de futuro) los partidos pueden mezclar ambas dimensiones. Quizá por eso la ideología y la confianza en nuestros representantes son los únicos raíles que permiten cierta desviación de una promesa. Si se transmite que se hace en congruencia con unos valores dentro de un relato ideológico o se confía en el político que lo hace, el impacto del incumplimiento es menor. Ni que decir que las tres cosas – mantener tu palabra, ser coherente y ser creíble –  suelen ir de la mano.

Dicho esto, si salimos del plano de la discusión teórica podemos afrontar directamente la crítica que se les hace a los partidos. ¿Incumplen los políticos sus promesas? ¿Hacen honor a sus compromisos? Es algo que, por lo menos, es cuantificable y la inmensa mayoría de la literatura es rotunda en este sentido: Los políticos cumplen con sus compromisos electorales cuando están en el poder. Entre 1944 y 1979 los partidos gobernantes en EEUU cumplieron el 79% de sus promesas. En Canadá, durante fechas similares, el porcentaje es del 71%. El partido Conservador británico cumplió más del 80% de sus promesas en los años ochenta. En los Países Bajos la coalición de partidos gobernantes en 1994 cumplió entre el 63% y el 73% de sus compromisos. Los socialdemócratas suecos llegaron al 89% en los años 1994 y 1998. ¡Hasta el PASOK cumplió dos tercios de sus promesas tras las elecciones de 1981!

Evidentemente, el grado de cumplimiento de las promesas puede variar en función del marco institucional. Es razonable que en los gobiernos en minoría o de coalición el cumplimiento sea menor por el compromiso de la negociación. Esto no debería ser muy diferente en países descentralizados o con sistemas presidenciales en los que pueda haber un gobierno dividido. ¿Qué pasa con España? Pues la última evidencia que he encontrado y que se centra en las promesas económicas de PSOE y PP en el periodo de 1989 a 2008 señala exactamente lo mismo que antes. En la legislatura de 1989 el PSOE complió el 73% de sus promesas económicas y en 1993, cuando no tenía mayoría, hasta seis puntos porcentuales más. Por su parte, el PP cumplió el 68% durante la primera legislatura Aznar y el 74% en la segunda.

Por supuesto, no hay que ser triunfalistas. Primero, frente a las típicas vaguedades que predominan en el discurso público es muy posible que tengamos auto-selección; los partidos sólo se comprometen a cuestiones concretas cuando las pueden cumplir. Derivado de esta idea, no sabemos en qué medida los partidos se reprimen de hacer promesas en unos contextos más que en otros (prometo suprimir las diputaciones si sé que voy a perder, no si voy a ganar). Además, no sabemos en qué medida las promesas coinciden siempre con los programas. Pero además, este enfoque no deja de ser una aproximación numérica, el cual no contrasta la importancia de aquellas medidas que se quedan en el desván – ni el coste que apareja implementarlas. ¿Son iguales todos los incumplimientos? Aún así no se me ocurre cómo medir esta relevancia sin que entre en juego la intensidad de nuestras preferencias. Por ejemplo, quizá para un votante conservador es más grave que se incumpla una promesa electoral de reformar la Ley del Aborto que un recorte no previsto en educación pública.

En todo caso, y aunque sea predicar en el desierto, la opinión general está un poco distorsionada en este aspecto. Los partidos cumplen sus promesas mucho más de lo que parece, con lo que me parecería injusto que se extendiera la crítica al gobierno de Rajoy al conjunto de políticos. Las medidas como hacer de los programas/ promesas un contrato no deben servir para hacer sistémico a los modelos de representación la falta de confianza en la palabra y capacidades de este Gobierno.

Algunas bolas extra. Cuando la gente se rasga las vestiduras por los incumplimientos del ejecutivo me parece que hay que hacer un poco más de examen de conciencia. “¿No dijeron que iban a generar empleo?” “¿No iban a solucionarlo todo?” “¡Me dijeron que no tocarían ni sanidad ni educación!”. A ver, me parece que si alguien se  creyó esto durante la campaña electoral el que compró la enciclopedia también tiene algo de responsabilidad en el engaño. Por último, para provocar y más en general, sigo creyendo que nuestros representantes pueden tener muy buenas razones para desviarse de la voluntad popular. ¿Cambiaremos la ley penal cada vez que Ana Rosa Quintana traiga a los padres de las víctimas de un menor a plató? Más aún ¿Acaso en 2004 el PSOE no debía haberse desviado de la preferencia de los votantes y haber hecho reformas – quizá impopulares – para pinchar la burbuja? Por más que los políticos cumplan con sus compromisos, sigue siendo clave que seamos mucho más exigentes a la hora de elegir a quiénes los llevarán a cabo.


28 comentarios

  1. En mi opinión, el problema no es tanto no cumplir las promesas, sino no explicar porqué no se cumplen… de la misma forma que no se suele explicar, en los programas electorales, cómo se hará para cumplir dichas promesas y bajo qué condiciones podrá hacerse.

    Dicho de otro modo, en el incumplimiento — y hablo a título personal — pesa más el proceso que el resultado final.

  2. carmen sanchez dice:

    El artículo es excelente y la reflexión muy oportuna.

    El tema tiene varias caras. Una es, como analiza el artículo, si se cumplen o no los programas electorales. Pero otra es cómo se hacen y con qué alcance esos programas electorales. ¿Son los que de verdad necesita el país pensando, no solo en los cuatro años de legislatura, sino en el marco de una visión a largo plazo? ¿Quiénes, y con qué conocimiento, han participado en su elaboración? ¿Han participado los mejores expertos de cada tema o solo los afinaes al partido? ¿Qué grado de realismo tienen esos programas?

    En fin es un tema del máximo interés. Este artículo también es interesante y va de lo mismo: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfsaben-que-tienen-que-hacer-cuando-llegan-al-gobierno

  3. @davizoaf dice:

    Yo tampoco estoy de acuerdo con convertir los programas electorales en un contrato. Pero ya que se cita el caso del PASOK en el 81 si no recuerdo mal en aquellas elecciones prometió sacar a Grecia de la OTAN y de la Unión Europea. Cosa que finalmente no hizo. Me parece que es difícil comparar incumplimientos de este calibre con otros mucho menos trascendentes porque, además, seguramente con estas promesas arrastró muchos votos. Y para terminar, por desgracia en el año y medio de gobierno de Rajoy me he encontrado muchas personas que clamaban sentirse traicionadas por este ejecutivo por las subidas de impuestos sobre todo. Así que tendrán parte de la culpa por dejarse engatusar, pero hay muchos así ahí fuera.

  4. Lole dice:

    Si los programas electorales fueran contratos legales, los partidos políticos con posibilidades de ganar reaccionarían limitando su programa a meras afirmaciones ambiguas, del tipo “haremos lo que creamos mejor cuando llegue el momento”.

    Lo cierto, es que algunos ya lo hacen así. ¿En quién estaré pensando?

  5. Teresa Cabarrush dice:

    Magnífico artículo. Yo diría que lo primero que debería existir es verdadera democracia interna en los partidos, ser más libres, cuestión que no pasa´. Luego en nuestro País, no tienen verdadera pasión por ser politicos, salvo algunas excepciones, son personas que estan ahi por sus intereses, pero no por el sentido de gestionar un pais, y llevarlo a un buen puerto como si de un buque se tratara, para eso hay que amar a las personas, a la vida.

    Pero tambien hay algo fundamental, los políticos son personas como los ciudadanos, y la condición humana, no ha cambiado en nada para mejor, así que no se puede echar todas las culpas a los políticos, ¿ que responsabilidad hemos tenido los ciudadanos ?, la indiferencia, la pasividad…¿ qué hemos elegido, qué camino, el correcto, el incorrecto ?¿ nos gusta las riquezas sin esfuerzo ? ¿ nos place el ser jefes de esto o de lo otro ? ¿ nos interesamos verdaderamente por la educación ? ¿ nos preguntamos como es nuestro respresentante del pueblo, conocer su curriculum, un poco su labor como persona y como profesional ?…así que los políticos no han tenido toda la culpa.

    La mirada a los pueblos, a las personas como tales es muy importante, ante cosas manifiestamente incorrectas, hay ciudadanos que les da igual, sea por el motivo que sea.

    A mi me han decepcionado las personas ( ciudadanos, carentes de moralidad alguna, sin valores, con pérdida de la dignidad )…¿ que les digo ?, por supuesto también hay ciudadanos muy honestos, pero son muy pocos…viendo los resultados de nuestro País, está todo dicho.

    Demasiadas mentiras…como para creer en algo. Y mucho me temo que el cambio del pensamiento español, para bien, nunca ocurrirá…es mejor darle la patada al de al lado, diplomáticamente, así subo escalones.

    Lo primordial es empezar por nosotros mismos como personas y examinarnos a ver que tareas hemos hecho mal, pero mucho me temo que ese ejercicio no es muy bien recibido por las personas, a nadie le gusta reconocer sus faltas.

    De todas maneras, admiro a los Paises cuando sus ciudadanos miran por su propio País, y no hablo de la palabra patriotismo que no me gusta, sino de amar lo tuyo, tu tierra, tus adolescentes, tus niños, tu cultura…y enriquecernos unos de otros, colaborando, sin tantas diferencias, no tenemos un conciencia de colectividad tampoco, demasiado individualismo. En fin, dejo esto, que estoy bastante pesimista hoy, tengo que mejorar mis ánimos.

    Dejo a Beethoven para alegrar un poco.

    http://www.youtube.com/watch?v=8R3Ki6aqlv4

    Saludos.

    • Maese Alcofribas dice:

      Estimada Teresa, me pareces una persona encantadora y te dedico esta frase que leí no sé donde ni cuando

      …los áridos páramos, las verdes praderas, todo resultaba hermoso a su vista, porque la belleza estaba en sus ojos y desde ella los contemplaba

      • Teresa Cabarrush dice:

        Muchas gracias Maese Alcofribas, muy amable de tu parte, me ha gustado lo de ” esta frase que leí no sé donde ni cuando”, a veces es muy bonito, no recordar exactamente dónde se leyó y cuando, aquel texto que tanto nos gustó”

        Preciosa tu frase elegida, la belleza es lo que nunca cambiará en la vida, podrán cambiar las ideas, pero no la estética de la propia vida, y es esta belleza y el amor por las cosas y los demás lo que mueve al mundo.

        Saludos Cordiales.

        • MuGaR dice:

          Me hace gracia vuestra conversación al recordar que Platón veía cierta unión entre belleza y mentira como estrategia retorico-política, el pharmakon khrésimon.

  6. […] Los políticos cumplen sus promesas […]

  7. MuGaR dice:

    Apuntas, levemente, una cuestión capital: la competencia ciudadana para valorar los programas es cuestionable, más directamente, seamos sinceros, una mayoría de votantes no está en condiciones siquiera de entender una pequeña parte. (Aprovecho para marcarme aquí un “de la que vas, zas!” y decir que, entre otras cosas más importantes, es uno de los motivos por los que la democracia no es el gobierno del pueblo).

    No me extrañaría, y es una intuición mágica de esas, que fuera uno de los motivos por los que la gente pide “coherencia”: “no entiendo muy bien si lo que propones es factible o adecuado pero si lo dices hazlo”.

    Así que tenemos dos problemas: votantes “incapaces” y la coherencia entendida como una virtud (y ya les digo aquí y ahora que la coherencia está lejos de ser una virtud y cerca de convertirse en una actitud cerril sino fanática: cómo salir del error siendo coherentes??).

    Todo programa electoral debe ser cogido con pinzas ( http://erasmusv.wordpress.com/2007/11/23/estar-cogido-con-pinzas-o-estar-cogido-con-alfileres/ ) porque se realiza con una ausencia de información terrible (pues no se puede conocer la situación postelectoral).

    Y creo que el grado en que los partidos cumplen sus promesas (aunque habría que ponderar estas de alguna manera) puede ser visto como una virtud, no por ser coherentes, sino por ser capaz de prever y llevar a cabo. Y eso si que es una virtud política.

  8. Ferrim dice:

    Sólo comentar que, de hecho, en 2004 los votantes dieron la victoria al PSOE con un programa que hablaba de pinchar la burbuja inmobiliaria, lo que daría a entender que la preferencia de los votantes era pincharla. Digo “daría a entender” porque, intuitivamente, creo que ésa no era la preferencia real.

    Tuve que hacer un trabajo sobre la burbuja inmobiliaria hace tres o cuatro años y todavía recuerdo las ganas que me entraban de arrancarme los ojos de las cuencas al leer el programa electoral de 2004 del PSOE: el crecimiento de la productividad es raquítico, tenemos una economía basada en el ladrillo, esto no durará para siempre, cuando venga una crisis tendremos problemas… ¡lo llevaban todo en el puto programa (electoral! Para que después nos digan que esta crisis no se podía prever, por cierto). Y luego, una vez en el poder, nada de nada.

  9. Alatriste dice:

    Para mí el problema no es tanto que los programa electorales se cumplan o no. Después de todo, puede haber excelentes razones para ello… por ejemplo, si un maremoto o un tifón a lo Katrina devasta media Luisiana no creo que se pueda reprochar al gobernador que su programa se convierta en papel mojado. Literalmente mojado…

    El problema es que si el político que prometió hacer A nos dice que se ve obligado a hacer B ¡No podemos hacer _NADA_! Ni podemos decirle “Bueno, de acuerdo, lo entendemos”, ni “Ni de coña, embustero, lárgate a tu puñetera casa”. Eso es lo que genera frustración, que después de las elecciones nos convertimos en vasallos durante cuatro años, lo único que podemos hacer es tirarnos a la calle a pegar gritos (y a que nos llamen antidemócratas y nazi-festantes)

  10. Zagal dice:

    Si prometes que “meterás la tijera a todo menos a la sanidad, educación y las pensiones” si dices a voz en grito que “hay una línea roja que no vamos a traspasar” refiriéndote a eso mismo y luego tienes que traspasarla porque no te queda otra (que eso está por ver) porque lo que te has encontrado no es lo que esperabas (qué eso lo diga un fontanero está bien, pero que lo diga un aspirante a presidente y lider de la oposición, me parece una tomadura de pelo) o por lo que sea, lo correcto es volver a convocar elecciones y decir lo que vas a hacer, en vista de la situación nueva que ha surgido.
    En Japón, por el incumplimiento de UN punto de su programa electoral convocaron elecciones.
    Hacer lo que están haciendo estos del PP es de SIN VERGUENZAS y tratar de cubrirlos con un discurso de la bondad política mundial en forma de porcentajes de cumplimiento de promesas NO CUELA.
    Si no era esa su intención, disculpe.

  11. Penny dice:

    3 cositas:

    1. ¿Por qué no mencionas la prohibición constitucional de mandato imperativo (Art. 67.2)?
    http://www.congreso.es/consti/constitucion/indice/sinopsis/sinopsis.jsp?art=67&tipo=2

    2. ¿Es legítimo que se incumplan las promesas electorales cuando se dispone de información suficiente de antemano para saber que éstas no son factibles?

    3. ¿Alguien ha analizado que tipo de promesas se incumplen más (p. ej. política económica) ?

    • JLPC dice:

      Admirada Penny, seguro que tú y el culto redactor de este envío conocéis sobradamente el discurso de Burke:

      http://press-pubs.uchicago.edu/founders/documents/v1ch13s7.html

      “Your representative owes you, not his industry only, but his judgment; and he betrays, instead of serving you, if he sacrifices it to your opinion.”

      ¿Habrá leído Rajoy a don Edmundo?

      • Pablo Simón dice:

        Muy oportuna la cita. Sobre 1), no me quería alargar en la teoría sobre por qué el sistema de mandato imperativo no se implementó en las democracias representativas. Recomiendo el libro de Manin para una discusión más en profundidad dle tema

        Creo que sobre el punto (2) tenemos el problema del control ex ante de las promesas/ programas. Creo que agencias independientes o una prensa de más calidad podrían ayudar a que un partido que propone cosas inviables lo tenga más dificil para llegar al poder A todas luces se trata d eun engaño, no de una circunstancia sobrevenida. Creo que contrasta bastante la campaña de los conservadores británicos con la de los españoles en términos de ethos representativo.

        Sobre el (3), hasta mi conocimiento el paper para el caso español solo se centra en las económicas. Algunos de los anteriores distinguen por temas pero no he visto nada muy sistemático.

        Abrazos

    • unoquepasaba dice:

      > 2. ¿Es legítimo que se incumplan las promesas electorales cuando se dispone de información suficiente de antemano para saber que éstas no son factibles?

      Precisamente si se sabe de antemano que no son factibles, ¿de qué hablamos? Esta claro que no se van a cumplir.

  12. L dice:

    Magistral estilo en un elegante post nos deleita Simón Pablo.

  13. casty dice:

    “Acaso en 2004 el PSOE no debía haberse desviado de la preferencia de los votantes y haber hecho reformas – quizá impopulares – para pinchar la burbuja?”

    No me jodas Roger

    http://elpais.com/diario/2003/10/04/espana/1065218417_850215.html

    No sé si fue promesa electoral, pero te aseguro que bastante gente esperaba que hiciese justo eso, y nos dieron con las kellyfinder en la cara.

    • Alatriste dice:

      casty ¿Te has leído lo que enlazas?

      Para él y para todos, es muy instructivo leer las propuestas que hacía el PSOE, están al final del artículo… y se reducen a incentivar que se construyeran más viviendas de protección oficial. No había ni la más remota consciencia de la magnitud del problema que se estaba preparando (yo diría que ni en el PSOE ni en ninguna parte) y mucho menos intención de pegarle un hachazo a la cantidad de viviendas que se estaban construyendo.

      Vamos a ser claros, pinchar en serio la burbuja inmobiliaria hubiera sido tremendamente impopular, porque mientras sonó la música hubo mucho dinero para todos, desde albañiles y fabricantes de puertas a presidentes de cajas de ahorro pasando por ayuntamientos y alcaldes. Hubiera puesto en pie de guerra a más de medio país entre bancos, inmobiliarias, empresarios, partidos de izquierdas y de derechas, alcaldes y ciudadanos, y entre otras cosas hubiera pasado por subir los intereses y provocar un aumento del paro.

      Y creo que no me arriego ni un pelo si digo que entre los que más hubieran chillado hubiera estado Izquierda Unida, que lo hubiera llamado un ataque al derecho “constitucional” de todo ciudadano a una vivienda, afán recaudatorio, regalo a los bancos, etc, etc.

  14. Moctezuma dice:

    Como caso en México el actual presidente y ex-gobernador, Enrique Peña Nieto, firmo sus promesas ante notario. Cuando fue candidato a gobernador también firmo sus promesas ante notario y las cumplió, algunos consideran esto la razón de su triunfo.

  15. Serther dice:

    Cuando se calcula el % de cumplimiento de un programa electoral ¿ponderamos igual todas las propuestas o debería haber promesas de 1ª y de 2ª a la hora de valorar si se han llevado a cabo o no?

    • Pablo Simón dice:

      No se pondera de entrada. Como digo, no es fácil hacerlo sin que entren nuestras valoraciones personales, aunque comparto que de alguna manera debería poder “pesarse”

  16. Diana Gaines dice:

    La gestión de un gobierno se mide por el grado de cumplimiento de sus principales “promesas de campaña”, porque los electores votaron esperanzados en que se les cumplirá.

  17. […] (Para compensar, y antes del tráiler, enlazo también un artículo reciente en el que el politólogo Pablo Simón defiende que los partidos “cumplen sus promesas mucho más de lo que parece”). […]

Comments are closed.