Economía

Paradojas del empleo en los PIIGS (I)

17 Mar, 2013 - - @octavio_medina

Durante los últimos años España se ha ganado a pulso la reputación de zona catastrófica para el empleo, especialmente para los jóvenes. Los datos de enero nos dejan una tasa de paro juvenil superior al 55%. El único (y estúpido) consuelo que nos queda es que no somos los peores. Grecia, en su particular espiral descendente, nos superó hace unos meses, tanto en tasa de desempleo para el conjunto de la población como en paro juvenil. Unas de las respuestas más habituales a estas cifras es que los datos no se pueden comparar porque en España calculamos la tasa de desempleo de forma diferente, o porque hay una economía sumergida no recogida en las estadísticas – la idea de que el país estallaría si la tasa de paro fuese tan elevada.

Ya dije hace casi un año que, si bien como dijo Jorge Galindo, Eurostat se encarga de que las tasas de paro de los países europeos sean comparables, sí que es cierto que hay que mirar con cuidado para ver lo que realmente está pasando. Para ello es vital recordar la forma en que se calculan todas estas estadísticas. Mientras que la tasa de paro o desempleo se calcula como el porcentaje de desempleados sobre el total de la población activa (todos los que o tienen trabajo o lo están buscando), el employment rate o tasa de ocupación es el número de ocupados (personas que trabajan) dividido entre la población en edad de trabajar (de 15 a 64 años generalmente).

Por lo tanto, dependiendo de las magnitudes, podemos encontrarnos con tasas de ocupación y de desempleo que, a pesar de describir la misma situación, nos dejan sabores de boca muy distintos. Si seguimos la evolución de la tasa de paro en EEUU, por ejemplo, nos da la impresión de que la situación ha estado mejorando de manera sustancial desde 2010. No obstante, la tasa de ocupación sugiere lo contrario: Que la mejora se debe, sobre todo, a que mucha gente se ha cansado de buscar trabajo y por lo tanto ha dejado de contar como población activa.

latest_numbers_LNS14000000_2003_2013_all_period_M02_data

Tasa de Paro en EEUU (BLS)

LNS12300000_608868_1363549273508

Tasa de Ocupación en EEUU (BLS)

Con los PIIGS pasa algo parecido. Italia tiene una tasa de paro del 11.8%, mientras que la de España es del 26.6%, casi 2.3 veces más. Pero echémosle un vistazo a los datos de ocupación:

Ocupación

Datos de Eurostat – media anual, excluyendo el T4 de 2012

 La interpretación cambia bastante. En los años de la burbuja inmobiliaria y la etapa inicial de la crisis, España se parecía bastante a Irlanda. La tasa de ocupación de ambos países aumentó bastante, en gran medida gracias a los empleos del sector de la construcción, para luego caer en picado cuando la burbuja estalla. Esa caída se estabiliza alrededor de 2010, pero llegado este punto nos separamos de los irlandeses y seguimos cayendo, mientras ellos se quedan como están. Por otra parte, es fascinante el caso de Italia. Mientras España crece y decrece de forma bastante contundente, da la impresión de que en Italia nunca cambia nada. Las oscilaciones son mucho menores.

Lo curioso de todo esto es que a pesar de las diferencias brutales en tasas de paro, las diferencias en ocupación a día de hoy –a excepción de Grecia– no son tan grandes. Lo que pasa es que tanto Irlanda como España tenían tasas de ocupación más altas que el resto de PIGS al comenzar la crisis, y ambas cayeron alrededor de 10 puntos, convergiendo con la de Italia. Pero, más allá de lo que indican las tasas de paro, el porcentaje de la población de 15-64 años con trabajo en los tres países está dentro de una horquilla de 3 puntos. El peligro, naturalmente, es que España se escape por abajo, siguiendo la trayectoria de Grecia. Por desgracia, los datos del último trimestre de 2012 no son nada halagüeños.

En cualquier caso, si las tasas de ocupación son tan similares y las tasas de paro difieren tanto, ¿qué es lo que se nos escapa? Mi primera intuición fue pensar en los efectos de la burbuja y el abandono escolar; podría ser que hay más jóvenes buscando trabajo en España y sus homólogos italianos siguen en la escuela o la universidad. El que alguien esté estudiando o no no tiene ningún efecto sobre la tasa de ocupación (porque es simplemente el resultado de dividir trabajadores entre población en edad de trabajar), pero sí que cambia la tasa de paro. En general, si estamos estudiando a tiempo completo no somos población activa porque ni tenemos trabajo ni lo estamos buscando. Por lo tanto, si hay más jóvenes que estudian en Italia, ello bajaría su tasa de paro pero no cambiaría su tasa de ocupación. No obstante, el porcentaje de jóvenes que son parte de la población activa es similar en ambos países, con lo cual no nos vale como respuesta.

La respuesta está, en cambio, en las mujeres. Como podéis ver en el gráfico a continuación, la tasa de inactividad (población que ni tiene trabajo ni lo busca) es 15 puntos (!!!) más alta en Italia que en España. En muchas otras cosas no es así, pero en este caso estamos más cerca de países como Alemania o Reino Unido que del resto de PIGS.

inactividadmujeres

Datos de Eurostat (T3 2012)

Dicho de otra manera, lo que nos permite mantener el tipo frente a Italia o Irlanda en términos de ocupación, a pesar de que nuestra tasa de paro sea mucho mayor, es que en España tenemos una tasa de participación femenina en el mercado laboral más alta que en los países con los que se nos suele comparar.