Economía

De la migración de investigadores

15 Nov, 2012 - - @octavio_medina

Hace unas semanas unos investigadores del National Bureau of Economic Research publicaron un paper sobre la movilidad de los investigadores en distintos países. La revista Spectrum nos ha hecho el gran favor de pasar los datos de una tabla a una gráfica estupenda que muestra el porcentaje de investigadores de un país que son inmigrantes (izquierda) y el porcentaje de investigadores de ese país que emigran (derecha). Los resultados son muy interesantes.

Da la impresión de que las variables que importan son tres: dónde está tu país, qué idioma se habla y cómo de buenas son tus universidades. Es decir, geografía, lengua y calidad. Suíza es un ejemplo de éxito en los tres casos: Tiene grandes centros de investigación, sobre todo en el ámbito tecnológico (como el ETH Zürich y la École Polytechnique de Lausanne), está en el centro de Europa y además habla tres lenguas compartidas por países a su alrededor. No es casualidad que un porcentaje altísimo de sus investigadores sean alemanes. Por otra parte EEUU tiene una ventaja comparativa tan apabullante en su sistema de educación superior y sus centros de investigación que la geografía pasa a no importar demasiado. Es más, China e India son sus principales emisores de estudiantes. Y por supuesto, el ser un país de habla inglesa siempre ayuda.

Ahora vayamos al caso de España. Primero, nos parecemos a Italia. Nuestros países emisores y receptores son similares, y ambos estamos en el furgón de cola en cuanto a movilidad. La gran diferencia es que nuestros investigadores se mueven menos pero nosotros recibimos más investigadores de otros países. Quizá tenga algo que ver con los tres factores que mencioné antes:

1. En términos de geografía, Italia está algo mejor posicionada que España (vis à vis el núcleo de grandes economías europeas, está claro), pero no parece que sea un factor determinante.

2. En cambio, la lengua sí puede ser clave. Por desgracia no he encontrado estudios sobre la calidad de enseñanza (y aprendizaje) del inglés en distintos países, así que tendré que utilizar evidencia anecdótica. Los españoles hablamos muy poco inglés. Quizá ello ayude a explicar el diferencial con Italia en términos del número de investigadores que enviamos a otros países. Por otra parte, la lengua también nos da una ventaja comparativa muy importante, que es el que casi todo un continente hable castellano. No es casualidad que nuestro primer país emisor de investigadores sea Argentina. En Latinoamérica tenemos un potencial que muy pocos otros países tienen. Es cuestión de aprovecharlo.

3. En términos de calidad, es evidente que tanto el sistema universitario español como el italiano distan mucho de ser brillantes. No hay ninguna universidad italiana ni española en el top 200 del Times. No obstante, recibimos más investigadores franceses que Italia, y más italianos vienen a España que viceversa. Sí, es agarrarse a un clavo ardiendo, pero puede que algo estemos haciendo marginalmente mejor (léase, tenemos excelentes escuelas de negocios).

En conclusión, sobre la geografía no podemos hacer nada, pero si reformamos nuestro sistema universitario, empezamos a tomarnos en serio la enseñanza del inglés para facilitar la movilidad de los investigadores españoles y hacemos uso del potencial que tenemos en Latinoamérica (cosa que ya hacen escuelas privadas), tenemos mucho que ganar.

 

PD: No puedo terminar sin mencionar la cultura que es Japón. Una economía enorme, uno de los países más ricos del mundo y no entra ni sale nadie.