Uncategorized

Seguimiento de la huelga del 14-N a través de la demanda de electricidad: datos históricos y nuestra metodología

12 Nov, 2012 - - @kikollan

Actualización: Tenéis los detalles del seguimiento en http://politikon.es/14N/. En esta página explicamos la metodología empleada, así que pueden leerse en paralelo.

El próximo miércoles en Politikon volveremos a hacer un seguimiento de la huelga a través de su impacto sobre la demanda eléctrica. El objetivo es tener una medida aproximada del éxito de la huelga, a la vez que poder compararla con otras convocatorias.

La caída del consumo está relacionada con la caída de la actividad laboral, proporcionando así una medida indirecta del éxito de la huelga. La ventaja de esta aproximación es que nos ofrece una medida objetiva y nos sesgada, en contraposición a las cifras de trabajadores en huelga que ofrecen convocantes y gobierno, y que acostumbran a discrepar, son opacas y sospechosas de sesgo. La demanda eléctrica ofrece una medida indirecta, pero más robusta y confiable. Esta medida es especialmente útil para hacer comparaciones, permitiendo medir el éxito relativo de la huelga del 14-N en relación a convocatorias anteriores.

El miércoles lo que haremos es un seguimiento de la caída de demanda a lo largo de la jornada de huelga. Además, gracias al trabajo de Juan Font, tendremos los datos y gráficos actualizados en tiempo real (¡cada diez minutos!). Tomaremos la información que ofrece Red Eléctrica, la procesaremos para calcular la caída de la demanda, e iremos comparando esa caída con las observadas en las huelgas de marzo de 2012, septiembre de 2010, etc. Y conforme avance el día me encargaré de ir actualizando con un análisis breve.

De momento hemos preparado el texto que sigue con datos históricos, cálculos para las huelgas anteriores, y los detalles de la metodología que hemos decidido utilizar. Veréis que el método es muy sencillo, pero creemos que es una aproximación razonable y suficientemente precisa para ser informativa.

Tenéis la misma información y algún detalle adicional en el informe (pdf).

 

La idea básica

Para medir el seguimiento de la huelga nos apoyamos en un hecho principal: que el nivel de actividad laboral se refleja en el consumo de electricidad —por ejemplo, los fines de semana el consumo cae entorno al 20% por la menor a laboralidad (ver gráficos 6 y 8)—. Es decir, que cuanto cuanto mayor sea el seguimiento de la huelga, más se reducirá la demanda eléctrica. La idea es que midiendo la caída del consumo de electricidad tendremos una estimación del éxito de la huelga.

Pero, ¿cómo sabemos cuanto ha caído la demanda eléctrica? Lo que suele hacerse es  comparar la demanda real con la demanda de un día normal, pero hay varias alternativas. Nosotros usaremos la que consideramos mejor: usar la excelente previsión de Red Eléctrica para comparar. Lo que haremos es calcular la caída de la demanda comparando la demanda real con la previsión de demanda que ofrece el modelo. Así tendremos una idea muy precisa de cuanto ha caído el consumo por efecto de la huelga, respecto al consumo que hubiese habido de ser un día normal.

Esta aproximación para el seguimiento de la huelga tiene varias ventajas:

  • Ofrece una medida objetiva del impacto de la huelga sobre el consumo eléctrica.
  • Permite una comparativa razonable del seguimiento de distintas huelgas.
  • Considera factores externos, como la estación o el clima, gracias al modelo de REE.
  • No tiene parámetros ‘ajustables’, evitando así posibles sesgos.
  • Es transparente y relativamente sencillo.

En resumen, la caída del consumo eléctrica ofrece un indicador del éxito de la huelga, indirecto, pero medible y objetivo. Además este indicador permite comparar unas huelgas con otras, ofreciendo una buena medida del éxito relativo de la convocatoria.

 

Ejemplos: la caída de la demanda en las últimas huelgas

A continuación se muestra la caída de la demanda eléctrica que se produjo en las dos última huelgas, la del 29 de marzo de 2012 (grafíco 1) y el 29 de septiembre de 2010 (gráfico 2). Más adelante se ofrecen detalles del cálculo. También mostraremos que la previsión de demanda del modelo de REE tiene una enorme precisión en los días sin huelga (ver gráfico 3).

Gráfico 1. La caída total del día fue de un 14,67%.

Gráfico 2. La caída total del día fue de un 13,74%.

 

¿Por qué usar el modelo matemático de REE? 

hay varias opciones para calcular la caída de la demanda eléctrica respecto a un día normal, dependiendo de como se represente ese “día normal”. Nosotros hemos decidido usar la previsión del modelo de Red Eléctrica con ese fin. Es decir, calculamos la caída de la demanda comparando la demanda real con la previsión de demanda que ofrece el modelo. Esta nos parece la mejor opción, sobre todo por una razón: así aprovechamos el conocimiento que REE tiene sobre factores externos que afectan a la demanda, como la cercanía de días festivos, la estacionalidad, o la climatología.

La precisión del modelo —para alguien que, como yo, se dedica a hacer modelos— es asombrosa: REE reporta un error del 2% a lo largo del año (Informe, pdf). Dado que la electricidad, básicamente, no puede almacenarse, una previsión de la demanda es necesaria para que se produzca la energía necesaria sin que se produzcan cortes del suministro ni incurrir en un conste excesivo. Además, esta precisión ahorra mucho dinero. Este modelo es el que usa REE en la subasta diaria de electricidad para anticipar la demanda que necesitará satisfacer al día siguiente, y que por tanto es la que tiene que comprar a los proveedores. De su precisión depende dinero porque comprar electricidad “imprevista” es, obviamente, más caro.

En definitiva, el modelo es muy bueno y no usarlo parece mala idea.

Gráfico 3. La precisión del modelo un día normal: el erorr el 7/112012 fue del 0,13%.

 

La comparativa de las últimas huelgas

La tabla siguiente muestra la información de que disponemos sobre la caída de la demanda eléctrica en convocatorias anteriores de huelga.

Gráfico 4. Comparativa entre huelgas.

Para las dos huelgas más recientes el cálculo de la caída lo hemos realizado usando los datos que ofrece Red Eléctrica en su web: cifras de demanda real, estimada y programada desde 2007, a intervalos de diez minutos. Para las huelgas anteriores no disponemos de los datos directamente de REE, sino que los tomamos de noticias de prensa (en concreto este artículo de RTVE).

 

 ¿Cómo se hace el cálculo de la caída respecto al modelo?

El cálculo es muy sencillo. tomamos datos de demanda real y estimada a intervalos de diez minutos y calculamos su diferencia en porcentaje. A la vez vamos promediando esas diferencias para tener la caída hasta ese momento (ver gráfico 5). Básicamente estamos calculando la integral del área entre las dos curvas, con la precisión que da un intervalo de diez minutos (sí, podíamos usar un método RK, pero el efecto sería más opaco y la ganancia en precisión mínima).

El cálculo es exactamente el mismo que ya hemos hecho con las huelgas de 2010 y marzo de 2012, y que podéis consultar aquí (pdf) y aquí (pdf).

Gráfico 5. Ejemplo de cálculo para las tres primeras franjas de diez minutos.

 

Algunas preguntas frecuentes.

 

FAQ. ¿Por qué no medir la caída comparando la demanda el día de huelga con el día anterior, o el miércoles pasado? 

Es una opción posible, pero que consideramos peor. Es posible calcular la caída de la demanda respecto usando como referencia de “día normal” el miércoles pasado o el día de ayer. El problema es que esto introduce mucho variabilidad no controlada. Si se observan series de datos, se puede apreciar que la variabilidad de la demanda de un día a otro es considerable (ver gráfico 6), dependiendo de factores como la cercanía de festivos, la estación, o la climatología, y por eso usar un día concreto en el cálculo introduce mucho ruido en los cálculos.

Los problemas por esa variabilidad podrían reducirse usando valores promediados. Es decir, tratar de calcular un “día normal” usando los miércoles de todo el año, o del último mes, o todos los días de la última quincena, etc. Un primer problema de esta aproximación es que introduce parámetros a ajustar, decisiones, que son una vía para sesgar los resultados. En cualquier caso, es algo que puede hacerse, y aunque no elimine los problemas de variabilidad no controlada, si puede reducirlos.

La razón para no usar esta aproximación es que tenemos una opción mejor: usar el modelo de Red Eléctrica. El modelo hace básicamente lo mismo, predecir el consumo del dúa en condiciones normales —sin huelga—, pero de forma sofisticada, con la experiencia de años haciendo esto cada día, considerando muchos factores y validando los resultados de una forma sistemática. En definitiva, disponer del modelo de Red Eléctrica soluciona los dos problemas, evita sesgos y permite controlar los efectos del clima y otros factores de una forma sofisticada.

Gráfico 6. Ejemplo de la variabilidad diaria de los datos de demanda eléctrica.

 

FAQ. ¿cómo afecta la recesión? ¿y el clima? ¿y el calendario?

En gran medida estos efectos se corrigen al usar el modelo de REE para calcular la caída de demanda eléctrica provocada por la huelga (ver detalles arriba). Algunos efectos podrían mantenerse si introducen una variación a lo largo del año en el porcentaje de demanda eléctrica que depende de la actividad laboral, lo que afectaría a la comparación entre huelgas ocurridas en distintos meses (ver detalles en una pregunta posterior).

 Gráfico 7. Ejemplo de la variabilidad a lo largo del año 2011.

 

 FAQ. ¿Estimáis el seguimiento de la huelga en porcentaje de trabajadores?

No, no es nuestro objetivo. Medir el seguimiento de la huelga en porcentaje de trabajadores es muy difícil. Incluso si tuviésemos una medida exacta de la caída de la demanda eléctrica laboral, relacionar eso con un número de trabajadores no es trivial —por ejemplo, una fábrica puede mantener maquinaria en marcha sin trabajadores, solo por evitar el coste extra del arranque. Nos conformamos con dos objetivos más modestos: (1) obtener un indicador aproximado del éxito de la huelga y (2) ser capaces de comparar el seguimiento de la huelga con otras convocatorias anteriores.

 

 FAQ. ¿Podemos comparar con un domingo para calcular el porcentaje de seguimiento en número de trabajadores? 

La respuesta rápida es que no. Efectivamente, los domingos mucha gente no trabaja, pero alguna sí. Es decir, si no sabemos exactamente cuanto trabajadores no acuden al trabajo en domingo, la comparativa no sirve para estimar el seguimiento de la huelga en porcentaje de trabajadores.

Dicho esto, la demanda de un domingo, o del fin de semana, si es útil para poner en contexto el efecto de una huelga. Con todos los datos de 2011 hemos calculado que la caída típica de la demanda eléctrica durante el fin de semana está entorno al 15% (respecto al lunes-viernes anterior y siguiente). Esto puede observarse en los gráficos 8 y 9.

Ahora pensemos en el día de huelga: por ejemplo, durante la huelga de marzo la caída de demanda fue del 13,5% respecto a lo previsto, es decir, que sus efectos fueron casi similares a los habituales de un fin de semana.

 Gráfico 8. Ejemplo de la menor demanda eléctrica que se produce durante un fin de semana.

 

Más información

En el informe adjunto (pdf) hemos incluido esta misma información y dos cuestiones adicionales que usan ecuaciones, “Al comparar entre huelgas, ¿afectaría a la comparativa las variaciones del peso de la demanda eléctrica atribuible a la actividad laboral?” y “Apéndice. Una pseudo-formulación matemática”.

Para correcciones, comentarios o aclaraciones, podéis contactar conmigo por correo ([email protected]) o por twitter (@kikollan).