Internacional & Política

Demografía, republicanos y extinciones políticas

9 nov, 2012 - - @egocrata

Hace cuatro años, tras la victoria de Barack Obama en las Presidenciales, hablaba del mayor problema a medio plazo del partido republicano: la demografía.

Los republicanos tienen que aprender Demografía. Nada de Ciencia Política, demografía. Acaban de llevarse un repaso de impresión, que sólo parece menos doloroso porque vienen de llevarse una paliza escandalosa en la las legislativas del 2006. Una buena idea para ellos puede ser ver quién les votó ayer.

Respuesta breve: blancos, en zonas rurales, mayores de 45 años, sin estudios universitarios. Cuanto más viejetes, más votos. Sí, también tienden a ganar entre la gente que tiene mucho dinero, pero eso son pocos votos. Los demócratas, mientras tanto, ganan 2 a 1 el voto latino, 9 a 1 el afromericano, 2 a 1 los menores de 30 y básicamente 3-1 en agregado entre los que caen en la categoría “no-blanco” y “no-cristiano”, que componen sobre un 40% del electorado.

Ahora, por 25 pesetas, adivinen qué grupos de población están creciendo a marchas forzadas en Estados Unidos, y qué grupos de población se están estancando. La base de los demócratas en estas elecciones no sólo es más amplia que la de los republicanos, sino que además tiende a crecer infinitamente más rápido. O el partido republicano descubre una manera de atraer a minorías (esto es, deja de jugar a ser racista en sus ratos libres) y a los jóvenes (algo que se traduce en dejar de defender los valores morales de 1950 y tomarse la igualdad de oportunidades en serio, entre otras cosas) o no se van a comer una rosca en años.

Dos años después, en las legislativas del 2010, los demócratas se llevaron una soberbia paliza. El partido republicano sacó un resultado fantástico, ganando una amplia mayoría en la Cámara de Representantes. Sólo una horrible selección de candidatos en el Senado previno mayorías conservadoras en ambas cámaras.  Los expertos del GOP vieron esto como una demostración que el partido aún podía ganar elecciones. Olvidaron, sin embargo, un pequeño detalle: el electorado en las mid-terms es siempre más reducido, más viejo, más blanco y más conservador comparado con las presidenciales. Tras dos años de recuperación realmente anémica (a finales del 2010 la economía americana apenas daba señales de vida) las bases demócratas se quedaron en casa, simplemente.

Esta semana, sin embargo, las elecciones presidenciales han sido bastante distintas. Hace cuatro años, un 74% de los votantes eran blancos no hispánicos. El martes, la proporción bajó hasta un 72%. Romney ganó este grupo por goleada, 39-59.  El problema para su campaña fue el resto: Obama ganó entre afroamericanos (6% del electorado) 93-6, asiáticos (3% del electorado) 73-26, y entre hispanos (un 10% de los votantes) un absurdo 75-23. A pesar de haber sacado entre los votantes blancos un resultado aún peor que Michael Dukakis en 1988, Obama ha acabado ganando por goleada.

Podemos llamarle la ley de hierro de la demografía: en 1980 un 91% del electorado que escogió a Ronald Reagan era blanco. Esa proporción bajó a un 89% en 1984, y un 85% en 1988. La serie ha seguido avanzando, lenta pero segura, año tras año (83, 81,77, 74,72). Mientras tanto, el apoyo de los demócratas en este grupo ha ido aumentando en paralelo. El partido republicano ha apostado, como en elecciones anteriores, por la coalición creada por Richard Nixon de hombres blancos cabreados del sur y norteños ricos. Era probablemente la última vez. El GOP ha perdido unas elecciones que podría haber ganado, y lo ha hecho por su cada vez más insistente manía de alienar a todo aquel que tenga un aspecto ligeramente distinto a su base.

¿Suena como una historia creíble, verdad? Bueno, no tan rápido. Para empezar, el voto latino es bastante más sencillo de lo que parece: no votan demócrata porque los republicanos son mala gente que los mira mal, sino porque es el partido más cercano a ellos ideológicamente. Um ejemplo: un 61% de votantes hispanos tiene una percepción favorable sobre la reforma de la sanidad de Obama, un porcentaje mucho mayor que la media de la población. La inmigración es importante para descalificar candidatos abiertamente hostiles, pero una reforma migratoria con apoyo republicano no bastaría para atraer el grupo. Los demócratas tienen una ventaja natural de partida. Los latinos tienen unas preferencias políticas más progresistas que la media de la población; no tiene demasiado secreto.

El segundo problema con el argumento puramente demográfico es más simple: Romney ha sacado menos votos de blancos no-hispánicos en números absolutos que McCain hace cuatro años. Simplemente, un montón de votantes blancos del GOP el 2008 se quedaron en casa este ciclo. La participación el 2012 parece que será algo menor (unos seis millones de votos menos), con casi toda la caída concentrada en los blancos.

Los demócratas han movilizado a su electorado de forma increíblemente efectiva (¿recordáis esa gente hablando de entusiasmo republicano y apatía demócrata? no fue el caso), los conservadores dejaron más de seis millones de votantes en casa. Sean Trende atribuye esta caída de la participación a la campaña fuertemente negativa de Obama, y no va del todo desencaminado. Los anuncios atacando candidatos normalmente no convencen cambios en el voto, pero pueden desmovilizar parte del electorado.  ¿Qué historia es más convincente? Con las encuestas post-electorales que tenemos a mano ahora mismo, es imposible decirlo, pero esta tabla me basta para tomarme la explicación de inminente catástrofe demográfica del GOP con cierta cautela.

Queda finalmente hablar sobre un último punto, el futuro del partido republicano. El GOP ha perdido el voto popular en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales; ¿Forzará esta derrota una reflexión, reformas, cambios de mensaje, o seguirán en sus trece, camino de ser una minoría semi-permanente? ¿fue la victoria de Obama el triunfo del inevitable destino demográfico, señal que el realineamiento demográfico es tan fuerte que incluso un presidente demócrata con un 7,9%* de paro puede ser reelegido? La verdad, no lo sé. Si el electorado de las midterms del 2014 es menos blanco que el 2010, y los demócratas sobreviven, quizás sí, pero es pronto para decirlo.

Si ese fuera el caso, y los demócratas empiezan a desarrollar una ventaja demográfica natural parecida a la de los republicanos en los años ochenta, algo podéis dar por seguro: no va a durar demasiado. Los demócratas aprendieron que sus viejas bases de los gloriosos años sesenta (la coalición del New Deal) no iban a volver, y a principios de los noventa presentaron un candidato moderado, sureño y populista completamente distinto a los viejos derrotados de años pasado. Si los republicanos llegan a la conclusión que su estructura de apoyos actual les lleva a una derrota perpetua, cambiarán, y rápido. La demografía tiene un peso importante, pero los partidos no son estúpidos. Si el votante mediano en Estados Unidos se ha desplazado a la izquierda, el GOP va a empezar a perseguir el centro tarde o temprano.

El debate interno del GOP los próximos meses va a ser fascinante, sin duda.

*: sí, ese es un dato horrible de palo en el resto del mundo. Lo sé, lo sé. 

15 comentarios

  1. Navarta dice:

    Se generaliza en exceso en España con el tema racial en USA. Estoy muy de acuerdo contigo cuando antepones argumentos ideológicos a los puramente raciales. A veces, desde España, los analistas de tertulia, lanzan conclusiones basadas en argumentos raciales que no se sostienen de ninguna manera y les avergonzarían de aplicarlos a las elecciones españolas (un ejemplo sería hablar de voto gitano), por otro lado, un voto que empiricamente podemos comprobar, ha ido tradicionalmente a posiciones conservadoras aunque desde fuera pudiera parecer lo contrario.

    Creo que esto viene dado por un cierto tuficllo antiestadounidense, al creer que los ciudadanos americanos son menos racionales al realizar sus elecciones, no como nosotros los europeos, que somos ciudadanos altamente ideologizados, según sus análisis de mesa camilla,y por tanto, intelectuialmente superiores desde la cuna.Ese creo que es el argumento que subyace detrás de muchas opiniones vertidas desde España.

    Por ejemplo, cómo alguién, con dos dedos de frente, puede pensar que el voto latino de California o Nevada, mayoritariamente mejicano, tiene algo en común, más allá al idioma, con el muy conservador voto latino del sur de Florida, mayoritariamente cubano.

    Al final habrá que pasar del “Es la demografía, idiota”, al “Es la ideología, idiota”.

    • Epicureo dice:

      Hombre, claro que no es tan simple. Hay cuestiones ideológicas. No es lo mismo el latino de California que el de Florida, ni el blanco de New Hampshire que el de Mississipi. Por supuesto la situación socioeconómica tiene mucho que ver (las minorías tienen un menor porcentaje de clase media-alta).

      Pero también es cierto que en Estados Unidos las razas son importantes de una manera que aquí no imaginamos. No conozco los Estados Unidos tan bien como Roger, pero lo que conozco es una sociedad notablemente segregada; eso de las series de televisión que siempre hay siete blancos, un negro, un hispano y un asiático no se corresponde mucho con la realidad. La identidad racial cuenta.

  2. Alatriste dice:

    “el realineamiento demográfico es tan fuerte que incluso un presidente demócrata con un 7,9%* puede ser reelegido”

    Creo que ahí falta “de paro”…

    Y respecto al GOP, tal vez aprenda, tal vez no. Ciertamente le costaría mucho encontrar un modo de cambiar sin perder a los miembros del Tea Party… y podría acabar como tros partidos del pasado. No he visto muchos Whigs en las noticias ultimamente…

    Ah, por cierto, querría haceros una sugerencia: me resulta frustrante ver vuestra tantalizante lista de “Leyendo ahora mismo” y luego no saber qué os han parecido esos libros tras leerlos ¿Qué tal una sección semiregular de crítica de libros y/o una ampliación de esa lista con un breve comentario bajo las portadas?

    • Navarta dice:

      Suscribo petición de sección de crítica literaria, eso si, por favor, nada parecido al “Negro sobre Blanco” de Sánchez Dragó jeejej

  3. Undry dice:

    Lo siento, no me he podido resistir con lo del impulso demográfico …

    http://www.youtube.com/watch?v=ZEPQan-fHKI

    Y al fin y al cabo, en Cataluña ya tienen una virgen negra …

  4. José Manuel dice:

    No sé Creo que de menos de aquí a dos años lo que se leerá de los conservadores será algo así:

    ‘Everyone is saying the Republicans need to adopt policies that will appeal to this or that group: the middle class, Hispanics, women, Asians, whatever. They call this “putting together a coalition” or “modernizing the party” or “adapting to demographic reality,” but whatever they call it, it’s exactly the wrong thing to do.[1]‘

    Van a aventar más eso de ‘volver a las bases’ y ese tipo de cosas…

    [1] http://www.nationalreview.com/corner/333031/let-s-not-open-catering-firm-fred-schwarz

  5. Joshua dice:

    ¿Y no será que más que irse el electorado hacia la izquierda es que han sido los dos partidos los que se han ido a la derecha?
    Desde luego, si duermes dos en una cama y haces eso suele ocurrir que el que está más a la derecha se cae de la cama el primero. No estaría de más que los republicanos les diesen un empujoncito a los Demócratas hacia el centro de la cama. Vamos, digo yo…
    Y no, no creo que hayan sido los demócratas los que han empujado hacia afuera, más bien parece que son los propios republicanos los que se han echado al monte, dejando un espacio que, o lo ocupan los otros o está vacío.

    • jasev dice:

      Coincido. La gran victoria del Tea Party no ha sido electoral, ha sido ideológica: debido a la obsesión compulsiva de los medios norteamericanos de buscar el punto medio entre demócratas y republicanos, el Tea Party ha logrado desplazar el punto de vista republicano a la derecha de forma suficientemente significativa como para que el punto medio también se desplace hacia el centro.

      Porque, no lo olvidemos, aunque Obama haya ganado finalmente de paliza en el colegio electoral, no olvidemos que en el voto popular ha ganado tan sólo por 2,5 puntos de diferencia. No creo que pueda decirse que el electorado se haya ido hacia la izquierda considerando que el partido que habla de las violaciones “legítimas” y cree que los huracanes están provocados por el matrimonio homosexual ha sacado tal cantidad de votos.

  6. Dion. dice:

    En todos los “talk show” se habla ya de un acercamiento de los republicanos a los latinos Los latinos van a ser sin ningún género de dudas el caballo de batalla del GOP (ya que el voto afroamericano lo dan por imposible). Y los latinoamericanos son algo más conservadores en asuntos sociales y religiosos que otras minorías, lo que les puede dar alguna oportunidad.

    Y otra cosa que hay que decir es que los demócratas han ganado también porque arrasan entre los votantes menores de 30. Algo que ha quedado claro es que el “voto joven” de hace 4 años no fue un fenómeno rock, sino toda una generación que se ha hecho anti-republicana por haber crecido en los años desastrosos de Bush 43, igual que la generación del “baby boom” se hizo conservadora por haber madurado en los años de desorden de la administración Johnson. No obstante, el péndulo generacional puede cambiar otra vez a favor de los republicanos. No olvidemos que la ideología libertaria tiene mucho tirón en ese segmento del electorado, y si los republicanos no lo han capitalizado este año es porque ahora mismo esta marginada por su stablishment.

    En cuanto a que Obama ha ganado por sólo 2,5 puntos: sí, por “sólo” 2,5 puntos cuando más del 60% del país dice que las cosas van en la mala dirección, hay un desempleo alto para sus estándares, ha bajado el nivel de renta disponible por hogar…si aún así Obama ha ganado por 2,5 puntos, qué no hubiera sacado si las cosas fueran bien. Eso es lo que ha descolocado al GOP.

  7. Sin duda el voto latino será el campo de batalla. Desde el punto de vista moral, podrían estar más cerca de los republicanos, pero desde el punto de vista de ideología política y de política económica, de entrada se sitúan más cerca de los demócratas. Creo que la agenda política estadounidense se llenará de asuntos propios de la socialdemocracia, porque es una demanda o, digamos, una sensibilidad propia de los latinos.

  8. Andrés dice:

    Mover al GOP hacia posiciones más centristas es difícil precisamente por el modelo federal estadounidense. Un candidato que apoye posturas liberales en temas sociales no va a conseguir el apoyo de su propio partido en los estados más conservadores para no perder a su votante más radical.

    Incluso si consiguen un candidato y un discurso más centrista, dependen del candidato Demócrata. Un candidato más centrista (H.Clinton) no les dejaría pescar en ese caladero y uno más la izquierda que les dejase ese espacio podría ser incluso latino (J.Castro).

    Antes que un cambio profundo en los planteamientos republicanos, veo un candidato independiente centrista que venga de las bases republicanas, pero con un mensaje que llegue a ese nuevo electorado clave de las minorías. Un M.Bloomberg que, además, venga de una exitosa carrera política podría ser la llave a que el sucesor de Obama no tenga una carrera relativamente fácil hacia la Casa Blanca. Todo esto, claro, considerando que sepan aprovechar la ventaja demográfica, que en política todo es posible.

  9. dalek_fan dice:

    Demografía y minorías, sí. Esa es la clave, dicen.
    El partido republicano está anclado en algunas cuestiones que por mucho que movilicen a la base cristiano-conservadora, para el resto del electorado son estúpidas.
    Mencionais el racismo casi siempre, pero ahora se está librando una nueva batalla de derechos civiles, con algunos paralelismos con aquella. Y los republicanos se encuentran sosteniendo la postura que, según las encuestas gallup que han reflejado un vuelco enorme en pocos años, ya es perdedora en ese país.
    Y sí, incluso también entre afroamericanos y latinos, que en teoría siempre se ha sostenido que rechazan mas todos los asuntos del matrimonio gay que los blancos.

    Según algun “pundit” de fox news, el voto gay puede haberle costado Ohio. No sé que fiabilidad tendrá siendo foxnews pero ahí lo dejo:

    http://www.foxnews.com/opinion/2012/11/09/how-gays-in-ohio-could-have-won-election-for-romney/

  10. Aloe dice:

    Las mujeres no son una minoria (son de hecho la mayoría) y han votado mucho menos que los hombres por el GOP, en todos los grupos raciales.
    La diferencia de votos por género se ha hecho más grande, y nadie aventura si eso es provisional (debido al empeño de los republicanos por sacar a pasear el aborto y las violaciones, suponiendo que eso sea provisional y en el futuro no planteen esos temas) o si las razones son más amplias (¿más preocupaciòn por la sanidad, reclamacion de igualdad de salario, mayor preocupacion por las prestaciones sociales de las que muchas dependen para sus hijos?).
    En cualquier caso la proporción de mujeres no va a cambiar,ahi la demografia no les perjudica. Pero si no cambia la tendencia, tampoco hace falta, para que arrinconen al GOP.

  11. Quevedin dice:

    De todas maneras, en Texas, estado donde los hispanos ya son cerca de mayoría creo que Romney aumentó ventaja frente a McCain. El voto hispano es muy multipolar, hoy en el programa de chris hayes hicieron un análisis muy bueno sobre la influencia de la moratoria en la deportación de los jóvenes de la DREAM ACT en estas elecciones. Allí también apuntaron que la mayoría más interesante es la asiática, que en 8 años ha pasado de sólidamente republicana a estar totalmente con Obama.

  12. [...] obstrucionismo y  la feroz campaña desatada por la derecha republicana durante su mandato. Obama ganó ampliamente entre el casi  30% que ocupan las diversas minorías: consiguió el apoyo del 93% de los [...]

Comments are closed.