Ahora

Reflexiones veraniegas sobre el futuro del automóvil

15 ago, 2012 - - @egocrata

Aviso: artículo veraniego de futurismo desbocado. Sabéis que me equivoco en las previsiones constantemente. Hoy probablemente me equivocaré aún más. 

Ayer andaba leyendo Marginal Revolution cuando me encontré con este pequeño artículo de Alex Tabarrok en que mencionaba de pasada algo a lo que llevo dándole vueltas una temporada: el coche sin conductor como tecnología. Me refiero la inevitable evolución de estos maravillosos juguetes que está probando Google hasta que puedan ser fabricados a gran escala a un coste asequible. Ahora mismo son prototipos de coste prohibitivo, pero como todo producto basado en software y electrónica es sólo cuestión de tiempo hasta que sus componentes no sean mucho más caros que un teléfono móvil medianejo.

Aunque parezcan un juguete para gente que no disfruta conduciendo, los coches sin conductor pueden llegar a ser, potencialmente, una revolución en cómo vivimos y cómo organizamos nuestras ciudades. La tecnología es aún muy joven, pero las ventajas de estos vehículos una vez su implantación se extienda son gigantescas. Veamos.

1. Incremento notable de la capacidad de transporte por carretera:

Incluso en hora punta, sólo un 5% de la superficie de una autopista está cubierta de coches.  Los conductores “orgánicos” necesitamos cosas como distancias de seguridad, tiempo de reacción y demás y no podemos ocupar espacio de forma demasiado eficiente.

Una autopista llena de coches sin conductor comunicándose automáticamente entre ellos, sin embargo,  tiene una ventaja tremenda: todos los vehículos tienen reflejos inhumanos, coordinación perfecta y pueden circular muy, muy, muy apretaditos entre sí.  Cuando podemos tener comunicación telepática varios cientos de veces por segundo podemos ver cruces como este, añadiendo capacidad donde hasta ahora no la teníamos. Por añadido, responderán mucho mejor a imprevistos y atascos; nada de tener conductores frenando cuando ven un accidente, y el sistema podrá asignar el tráfico a rutas alternativas que no estén congestionadas de forma automática.  Todo esto, por descontado, a velocidades medias mayores que cualquier conductor humano puede tolerar. Un Michael Schumacher robotizado no comete errores ni se distrae, así que puede circular más rápido.

El único problema para nostálgicos es que llegaremos a un punto donde será necesario prohibir tener a humanos al volante en según que zonas, para que no molesten a los robots con sus tiempos de reacción de cerebro cretácico reptiliano.

2. Uso muchísimo más intensivo de vehículos:

Un coche particular en Estados Unidos está parado sin hacer nada un 98% del tiempo. Esto será cosa del pasado dentro de unos años.  Cada mañana llamaremos un coche de tu compañía de alquiler / leasing / flota a una hora determinada, vendrá a buscarnos, y nos llevará automáticamente donde queramos, posiblemente recogiendo y dejando otros pasajeros de camino. Cuando lleguemos a la oficina el vehículo no se quedará parado en un solar ocho horas hasta que sea la hora de volver a casa, sino que automáticamente se encaminará a otro destino a recoger más pasajeros.

Esto tiene varias ventajas importantes. Primero se acabó tener que gastarte 10.000 / 20.000 euros en un bien de equipo que tienes sin utilizar 23 al día. Sólo eso representará un ahorro importante. Segundo, será posible construir ciudades muchísimo más densas, ya que no será necesario aparcar en ningún sitio. El robo-taxi te dejará en la puerta y se largará camino de otra carrera, sin que tengas que preocuparte de nada. Tercero, las compañías operadoras probablemente deberán cambiar la flota cada 3-4 años, ya que los vehículos se llevaran unas palizas descomunales circulando tanto. Esto probablemente compensará el hecho que será necesario un parque de vehículos mucho menor, ya que estarán en uso constante y circulando casi con plena ocupación.

3. El transporte público será completamente distinto:

Será interesante ver cuál es el tamaño ideal de un vehículo automático – supongo que veremos turismos, furgonetas o minibuses haciendo viajes, con transportes mayores según el nivel de densidad de los destinos servidos y precios más bajos como más gente se mueva en ese corredor. Los ferrocarriles no estarán necesariamente obsoletos, pero su uso estará restringido sólo a zonas con mucho volumen de tráfico o viajes largos. Al tener automatización completa y no necesitar aparcamientos combinar coche y tren será bastante más sencillo, ciertamente, pero sólo será más rápido en zonas donde ni los roboconductores puedan evitar la congestión (centros de las grandes ciudades).

De forma paralela, obviamente, realmente no tendremos transporte privado, ya que “nuestro” coche no parará nunca. Todo el transporte será “compartido”, con  un elaborado sistema de alquiler de fondo. Algo parecido a los Zip Car pero a mucha mayor escala.

4. Los coches podrán ser eléctricos:

Una flota de robo-vehículos no necesita que todas las plazas de aparcamiento de la ciudad tengan enchufe para ser prácticas. Basta con  tener un lugar accesible donde puedan ir a descansar cada vez que estén bajos de batería mientras el resto del equipo sigue dando vueltas con entusiasmo. Dado que las cargas del sistema son predecibles, casi todos los vehículos estarán “a plena carga” durante horas punta, recargando “en oleadas” en horas valle y volverán a base cada vez que sea necesario.

Si un viajero necesita hacer un desplazamiento largo (como mi conmute, 40 millas cada mañanita) puede haber disponible un parque de vehículos de combustión interna en esos casos, o se pueden combinar viajes ferrocarril/robocoche, aprovechando que un tren sin paradas a 200 Km/h es infinitamente más eficiente que cualquier trasto sobre neumáticos a esa velocidad.

5. Transporte más accesible (y seguro) para todos:

Nada de carnets. Adolescentes, minusválidos, ciegos, ancianos, todo el mundo tendrá el mismo acceso a transporte – probablemente a buen precio, ya que no lo utilizarán demasiado en horas punta (sí, los viajes serán más caros cuando hay más demanda. Duh). Aún más importante, los accidentes de tráfico serán algo del pasado – el error humano, causa principal de más de 90% de colisiones, habrá desaparecido.

6. Utilizarán infraestructura ya existente:

Este es el mayor chollo de esta tecnología: no necesitamos construir carreteras nuevas. En rutas especialmente importante podremos añadir sistemas adicionales (“carreteras inteligentes“), pero dejando de lado estas excentricidades, el único cambio significativo serán redes de garajes, zonas de carga y mantenimiento la infraestructura actual es perfectamente suficiente. De hecho, muchas de nuestras calles serán excesivas: una ciudad moderna desperdicia una cantidad descomunal de asfalto en aparcamientos.  Paradójicamente creo que el dilema más importante será cómo adaptamos las calles a peatones, ya que los muy optimizados robots no serán muy amigos de los pasos de cebra. Si hay tensiones, las veremos ahí.

7. Muerte a los taxistas

El precio de una licencia va a caer en picado casi seguro. Por fin.

 ——-

Los cambios descritos arriba son ciencia ficción, no hay duda, y es bastante probable que no los empecemos a ver hasta dentro de una década. Tengo la sensación, sin embargo, que serán relevantes en muchas otras áreas más allá de cómo nos desplazamos. El coste del transporte, sin ir más lejos, será menor. Las ciudades densas serán más cómodas y manejables. Será un paso más en la progresiva automatización de tareas, desplazando mano de obra no cualificada al aumentar la productividad de un sector económico exponencialmente.

El futuro será un sitio estupendo, donde no tendré que pagar las letras del coche. Espero que llegue pronto.

27 comentarios

  1. Angel dice:

    Pues sí, creo que por ahí irán las cosas… Este es el tipo de tecnología al que nadie hace demasiado caso pero que cuando llegue a implantarse cambiará profundamente nuestro modo de vida. Me pregunto como influirá en actividades como el transporte de mercancias (camioneros, repartidores) y cual será la reacción de la gente a la que le apasiona conducir…

  2. Aitor Calero dice:

    Vaya atracón de singularity university que te has pegado! En 10 años medio mundo seguirá pagando intereses de la deuda con mucha suerte.

  3. fesja dice:

    Algo así pienso yo también que sucederá. Sin embargo hay un punto que veo que puede hacer retrasar todo esto y es el tema de las denuncias/seguros. ¿Quién paga si el coche tiene un accidente? ¿Es culpa del fabricante de hardware? ¿de software? ¿Es culpa de la persona que está en modo semi-automático? Con lo que les gusta a los americanos las demandas ya veo muchas tensiones.

  4. Carlos Jerez dice:

    Muy bonito todo, incluído la muerte de los taxistas, comparto la mayoría de las cosas pero con algunos cambios. En 10 años o 20, creo que seguirá habiendo bastantes personas con coche privado y algunos que hasta decidan conducir por si mismos, lo que fastidiara un poco la coordinación perfecta tan deseada. Lo de los coches de combustión interna para trayectos largos pues… creía que estabas más puesto en el tema, pero son innecesarios, ya hay coches eléctricos que te hacen 500 kms sin recargar, en 10 años será lo normal y barato. Hay una cosa que me ha hecho cambiar mi idea en tu post, leyendo artículos sobre avances en la autoconducción, al sistema de Google, probablemente el más avanzado, le veía la pega de ser antiestético, difícil de vender un coche así. Ahora que me has dado a pensar en los coches automáticos como un servicio de taxis de uso habitual, si que veo mucho más probable su implantación a pesar de esos defectos estéticos.

  5. Vaca_mu dice:

    El pricipal problema que le veo es que el Partido Republicano va a estar en contra:

    http://www.youtube.com/watch?v=7D1Qa3oNvP8

    • Francisco dice:

      Es evidente que en el país donde la libertad individual de ir armado es sagrada es complicado un sistema de vehículos controlados por el gobierno de uso comu…nitario o comunista directamente.

      Me imagino al tea Party aliado con la NRA disparando a los robo coches desde los edificios.

  6. PaulJBis dice:

    Charlie Stross, el escritor británico de ciencia ficción, lleva prediciendo esto desde hace tiempo:

    http://www.antipope.org/charlie/blog-static/2010/11/i-hate-cars.html

    Lo que pasa es que él lo ve a bastante largo plazo (para el 2050 o así).

    Aconsejo leer también los comentarios en la entrada.

  7. Pau dice:

    Según tú, el coche como símbolo de status social y como expresión de la propia identidad/personalidad va a acabar en 10 años.

    Si fuera publicista me estaría riendo aún más de lo que me río.

  8. Epicureo dice:

    Creo que hará falta bastante más de una década para que todo esto funcione.

    Los pleitos no tienen por qué ser un gran problema. Hoy en día hay seguros para todo, y cada coche tiene su seguro obligatorio, que cubre tanto los fallos mecánicos como los humanos. Si las pruebas demuestran que los conductores robot tienen menos accidentalidad que los humanos (no sería muy difícil) las compañías de seguros no dejarán de ofrecer seguros más baratos para estos vehículos; no son tontas. Y para el ocasional caso penal, seguro que las compañías automovilísticas tienen mejores abogados que los luditas.

    La gente a la que “le gusta conducir” será una especie en extinción, dado que no será necesario sacarse el carnet para conducir estos coches (lo que supone muchos gastos y problemas). En unas pocas décadas abundarán tanto como ahora la gente que escribe con pluma de ganso.

    De los puntos que planteas:

    1. La capacidad de las carreteras podría multiplicarse fácilmente por 5… a condición de que todos los coches estén automatizados. Un sólo conductor manual supondría el caos. Habría que hacer que el piloto automático fuera tan obligatorio como el cinturón de seguridad, y esperar a que se renueve toda la flota.

    2. Un sistema de “taxis robot” será mucho más factible, y podría estar disponible incluso antes que los vehículos privados con piloto automático. Sin duda, en poco tiempo haría desaparecer el mayor problema de la economía española: los taxistas, lo mismo que desaparecieron los carboneros, los hieleros y las mecanógrafas. Otra profesión relativamente segura y bien pagada que desaparece, acercándonos a un futuro en el que la humanidad se dividirá entre capitalistas ricos y esclavos con salarios de subsistencia.

    3. Los efectos sobre el transporte público no serán importantes porque los turismos automáticos serán siempre mucho más caros (de adquirir y de operar) que un autobús o un ferrocarril (por supuesto estos tampoco necesitarán conductor). Los pobres seguiran yendo en colectivo, como siempre, y cada vez hay más pobres. Además la capacidad del ferrocarril y el metro para mover a mucha gente no tiene rival. Sí competirá muy favorablemente con el automóvil privado, pero actualmente hay una mística del “coche propio” que se tardará muchas décadas, puede que generaciones, en cambiar. No creo que lleguemos a ver “ciudades sin aparcamientos” durante nuestra vida.

    • Manuel dice:

      Epicureo:”Otra profesión relativamente segura y bien pagada que desaparece, acercándonos a un futuro en el que la humanidad se dividirá entre capitalistas ricos y esclavos con salarios de subsistencia.”
      ¿y por qué tiene que ser así? ¿Acaso conforme ha avanzado el progreso en la historia la pobreza ha aumentado?

  9. Alnair dice:

    Otro detalle. El espacio natural de los vehículos eléctricos en ciudad es bajo tierra. Los eléctricos, al no tener emisiones son fáciles de soterrar ya que no precisan de complejos sistemas de ventilación. Por eso los metros van por el subsuelo y en cambio es muy complicado hacer tramos subterráneos para vehículos de combustión.

    Así que en le futuro los coches acabaran moviéndose principalmente bajo tierra, saliendo a la superficie solo para cargar y descargar pasajeros y dejando la superficie para peatones y ciclistas. Circular por la superficie en coche será un tormento a 20 km/h y teniendo que ceder el paso a todo el mundo.

    • Jaime dice:

      Pregunta, ¿es posible/económicamente viable hacer una red de túneles lo suficientemente densa como para cubrir una ciudad?
      Para empezar desde el punto de vista geológico, ¿peligros de derrumbe, etc?
      Y, no menos importante, desde el coste que eso puede suponer. Lo digo porque solamente en Madrid el jaleo de soterrar parte de la M30 ha sido una obra faraónica que ha dejado otro agujero económico (aparte del que se pretendía) considerable que se tardará años en pagar… Si tenemos que hacer eso multiplicado por 500, no sé yo si sale a cuenta…

      Ya digo, sin tener demasiada idea…

      • Alnair dice:

        Naturalmente solo especulo, pero sería suficiente en hacer una red de túneles que permitiera luego hacer circulaciones por superficie muy cortas. Es decir, una red de salidas del túnel a la superficie separadas unas 5 manzanas.

        Además, suponiendo la mejor eficiencia de los coches automáticos no se necesitaría una densidad de calles tan grande como en superficie.

        Lo que encarece obras como la M30 es que tienen que hacerse muy superficiales, con frecuentes tramos descubiertos por cuestiones de ventilación. Por contra los túneles de metro y tren se hacen con tuneladoras a profundidades mucho mayores sin tener que afectar ninguna construcción de la superficie, lo que es mucho más económico.

        El coste de la M30, para 32 kilómetros de longitud que tiene fue de casi 6.000 millones, lo que sale a 189 millones por kilómetro (http://www.carreteros.org/tonterias/m30/nuevo/coste/coste.htm).

        El coste del kilómetro de túnel de metro ronda los 30 millones (http://www.anden1.org/anden2/foro/viewtopic.php?f=13&t=608). Nada que ver.

        • amalricnem dice:

          Los tuneles son una infra cara por motivos energeticos. No hay ninguna tecnologia previsible que pued reducir costes por debajo del nivel actual (en condiciones ideales)

          • lara dice:

            Gran parte del subsuelo de la ciudad ya esta “tunelado” por garajes, y, si como decis, los aparcamientos no fueran necesarios, solo habria q reconvertirlos.

  10. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Reflexiones sobre el futuro del automóvil politikon.es/2012/08/15/reflexiones-veraniegas-sobre-el-f…  por neyla hace […]

  11. ¿De dónde va a salir la cantidad enorme de energía necesaria para mover todos estos coches autónomos y con ellos todo el software necesario de coordinación y gestión?

    Lo de hacer túneles es inviable geológica y técnicamente en muchas zonas, y no digamos en las ciudades, donde el subsuelo aloja gran cantidad de infraestructuras. Por cierto, ¿qué hacemos con las carreteras actuales? ¿Las abandonamos, las reciclamos? ¿A qué coste? También con vehículos autómatas.

    ¿Qué hay del transporte de mercancías y las operaciones de carga y descarga de las mismas? Habría que adaptar todas las naves infraestructuras etc… a esto.

    No digo que no haya servicios de transporte sin conductor en el futuro, ya los hay en algunas ciudades, pero de momento veo más factible vehículos más individuales, tipo motos eléctricas, bicicletas eléctricas, o tipo twizy.

    • Pau dice:

      Lo cierto es que, eléctricos o no, con conductor y sin conductor, lo que sobran son los coches directamente.

      Un futuro mejor debería ser con muchos menos coches.

      El coche eléctrico cambia de fuente de energía pero continúa generando los mismos problemas, sólo que la parte medioambiental de estos se trasladan a otros sitios: de donde se usa el coche hacia donde se desechan/fabrican las baterías… la huella ecológica es la misma si no mayor. Hay bastante escrito al respecto.

      Por cierto, lo de los coches sin conductor es tan viejo como los mismos coches.

  12. Pongamos que no antes del año 2030, mínimo.

    • … Y lo digo porque de aquí a ese año 2030 (que son “solo” 18 años) habrá muchas cosas más y más importantes en las que ocupar el dinero y las neuronas. Ojo, no lo sigo porque no lo desee, todo lo contrario, sino porque creo que habrá problemas de todo tipo mucho más gordos que optimizar el tráfico rodante.

  13. Demócrito dice:

    En diez años lo más que habrá pasado es que la crisis haya escampado y se recuperen las ventas. Se verán más vehículos alimentados con combustibles alternativos y más híbridos y poco más.

    Los primeros vehículos sin conductor serán los de transportes públicos, y no sé yo si lo veré antes de jubilarme.

  14. Javier dice:

    Eso me recuerda a los futurólogos que en el siglo XIX predecían que tifo el mundo comería en comedores comunitarios: Las economías de escala y los ahorros de tiempo serían brutales.

    Y es verdad. Pero no ha sucedido.

    • Manuel dice:

      Pues no lo descartes en España… a lo mejor lo que pasa es que se tiene que poner la cosa fea para que uno se olvide del privilegio de tener una cocina en casa…

  15. Niandra dice:

    Algo así se pensó para Masdar City, pero lo abandonaron…

    Y eso que construían la infraestructura desde 0

    http://singularityhub.com/2011/03/01/masdar-city-abandons-public-transportation-system-of-the-future/

    El sistema que indicas no es válido en cuanto haya un sólo vehículo que no esté automatizado. En el crucecito de marras del que muestras una simulación, un conductor sin este sistema saltaría del vehículo en marcha y que sea lo que dios quiera…

    En cuanto a los punto 2 y 3, lo que cuentas me suena a EMT, Metro, … Una cosa es que se revolucione el transporte público o que aparezca esta nueva forma de robo-taxi, pero el vehículo en propiedad no va a desaparecer, por clasismo (yo soy más que tú, yo no tengo que olerte mientras voy a mis clases de equitación), por prioridad (tengo que llegar antes aquí) o por falta de planificación (cojo el coche, voy a la peluquería, ays, tengo ahora que ir a la tienda de fotocopias, leches, me he olvidado el carné en casa y tengo que volver).

    En Madrid hay una red extensísima de transporte colectivo con frecuencias realmente altas en algunos casos, que te permiten desplazarte en relativo poco tiempo de una punta a otra de la ciudad en diferentes alternativas (ese metro, tren y autobús verde en Alcobendas, por ejemplo) y sin embargo sigue habiendo muchísimos atascos de coches en su mayoría ocupados por una sola persona. Y seguro que no son fans de Ayn Rand ni nada!

    La completa implantación de esta tecnología crearía una nueva forma de transporte y un transporte público quasi-personal de calidad, pero Ana Botella seguiría queriendo ir a la peluquería con su Robo-Taxi y los otros tres de sus escoltas.

  16. JosepVe dice:

    Una cosa que ha se está experimentando hace tiempo, y de hecho una de las primeras implementaciones de la “automatic highway”, serán los convoyes de coches. Se formarán a partir de vehículos individuales que se juntarán en la autopista. No será necesario conmutar de transporte: tu te sentarás en tu coche (o en uno de alquiler, leasing o la formula que salga) al salir de casa y no tendrás de cambiar en todo el viaje. Se acabó el problema de la última milla. El sistema en global será mucho más conveniente y también más eficiente que la combinación coche-tren. Las malas noticias: pues sí, al igual que el resto del transporte publico tal como lo entendemos hoy, se acabó también el tren.

  17. Yo estoy con Pau. No has tenido en cuenta en tu predicción que los coches hoy en día no se venden como medios de transporte sino como prótesis penianas.

    Y esta manera de pensar choca frontalmente con conceptos como coches compartidos o robotizados. Así que no creo que el futuro llegue pronto. Ojalá me equivoque.

Comments are closed.