Ahora

La estructura de Politikon y su relación con los partidos políticos

27 Jul, 2012 - - @jorgegalindo

Puede parecer que la marcha de Ramón Mateo es una mala noticia para Politikon. Y en parte lo es, sin duda: perdemos en nuestro ‘núcleo duro’ a alguien que no solo aportaba un conocimiento del que los demás carecemos, sino que además era una voz sensata en la toma de decisiones y un impulsor fundamental de cualquier iniciativa que se nos ocurriese. Pero en realidad, en tanto que éxito profesional para él, no podemos sino alegrarnos, y mucho. Porque tanto que nos quejamos de la selección de élites de nuestro querido país, que alguien como Ramón entre a tener influencia en la toma de decisiones ha de ser considerada por nosotros como una excelente noticia. Y si hemos tenido algún tipo de papel en ello, el motivo de alegría es aún mayor.

Como es lógico, toda esta situación nos ha llevado a reflexionar sobre qué es Politikon, y qué queremos que sea, dónde nos situamos (siempre con necesaria modestia, dada nuestra ‘juventud’ como proyecto) en el panorama político español. Y la respuesta es que creemos que somos y queremos ser algo que no existe, o al menos no es nada habitual en nuestro país, donde la disciplina de partido es una institución que devora incluso a los medios de comunicación privados. Lo primero que nos define ya lo sabéis: perspectiva analítica, lo cual no quiere decir que consideremos que exista una única respuesta para cualquier problema, sino que pensamos que cualquier respuesta para ser considerada ha de partir de una construcción argumentativa lógica y coherente con una revisión crítica de la realidad a la que se refiere. Para ello, nos parece que una premisa esencial a la hora de configurarnos como colectivo es nuestra radical independencia de los grupos en liza, en este caso partidos políticos. Esto se traduce en una estructura determinada y un compromiso asociado. Dicha estructura se basa en un núcleo o Consejo de Dirección de Politikon en el que (y este es el compromiso) ni hay ni habrá ninguna persona cuyo trabajo o sustento dependa de un partido político o grupo parlamentario. Tras la marcha de Ramón, nos parece lógico y honesto que si cualquiera de nosotros se viese en el futuro en una situación similar, hiciera lo propio. Es más: nos parece lo mejor para Politikon, en aras de mantener su capacidad analítica y argumentativa. El Consejo está formado por siete personas: Juan Font, Kiko Llaneras, Jorge San Miguel, Roger Senserrich, Pablo Simón, Cives* y yo mismo.

Alrededor de este núcleo contaremos con una serie de colaboradores más o menos habituales. Queremos que estos colaboradores aporten aquello que a nosotros, por falta de conocimientos especializados, nos resulta imposible hacer. Tal vez destaquen entre ellos Thiago Ferrer y Octavio Medina (nuestra más reciente incorporación, y no podríamos estar más satisfechos del ‘fichaje’, dicho sea de paso) por número de publicaciones. Pero hemos contado con otros muchos, y pensamos ampliar este círculo en los próximos meses para ofrecer más análisis, y más riguroso.

En resumen: creemos que el éxito de Politikon radica en que somos capaces de ofrecer algo que pocos o nadie más tiene hoy en día por estos lares: un análisis político independiente y accesible sobre los asuntos que ocupan a España y a Europa (y a veces a otras partes del mundo). Un análisis que, sin pretender ser la única palabra válida en el tema, sí se basa en unos criterios de calidad y validez en la construcción de argumentos. Y la mejor forma de garantizar esta cualidad es mantenernos formalmente separados de los partidos políticos en nuestro núcleo central. Esto, por supuesto, pasará a plasmarse en breve en el diseño de la página. Pero sirva esta nota como exposición primera.

Dicho lo cual no nos queda sino desearle (otra vez) la mejor de las suertes a Ramón, y agradecerle que nos haya dado tanto no solo con su estancia en Politikon, sino incluso con su marcha. Y ahora, a trabajar. Que hay mucho, muchísimo por hacer.

 

* Cives se ve obligado a firmar con seudónimo por motivos profesionales ineludibles, que no están relacionados con ningún partido político.