Política

Reformas, partidos y el vacío del PSOE

9 jul, 2012 - - @egocrata

Otra encuesta, otra confirmación que el PSOE no levanta cabeza.  Ocho meses después de perder las elecciones los socialistas no hacen más que ir de mal en peor en las encuestas;  menos de un 25% de los votantes dice que quiere votarles. Es bastante natural que los votantes sigan culpando al PSOE del desastre que es la economía española (y con razón, por supuesto); Los americanos, incluso hoy, siguen echando la culpa a George W. Bush de la recesión.  Lo que es completamente anormal es que el apoyo del partido siga cayendo de esta manera, y más con el triste espectáculo que está ofreciendo Rajoy estoy días.

¿Por qué? No hace falta ser un genio para darse cuenta que para empezar, el partido socialialista está casi desaparecido estos días. El mensaje del partido es confuso, tontorrón y lleno de tópicos reciclados de programas electorales de los años ochenta; lejos de intentar buscar nuevas ideas y un nuevo lenguaje para dejar claro que no son el partido que se estrelló en noviembre, el PSOE parece estar obsesionado en repetir errores. Los socialistas están en contra de recortes y están en contra de subir impuestos; lo de cuadrar presupuestos es algo que parece no importarles. Reformas, lo que se dice reformas, ni una; la “alternativa” a la reforma laboral del PP fue volver al modelo anterior de Zapatero, que tantos éxitos nos ha dado. Por no pedir, ni siquiera han pedido perdón; los dirigentes del partido podrían haber dicho que el gobierno olvidó los ejes de un gobierno de izquierdas, o que miró atrás, o lo que quieran, y decir que no se volvería a repetir. Pero ni eso.

El origen del problema, obviamente, es que es muy difícil dar ideas nuevas, pedir perdón y hablar de nuevos tiempos para el partido cuando el liderazgo de la organización es continuista. Por mucho que Felipe pida que el partido tiene que actuar como si estuvieran en el gobierno, tener un puñado de veteranos del último ejecutivo diciendo que harán lo que ya hicieron es bastante contraproductivo. Los votantes culpan al PSOE de los problemas del país;  si el partido quiere recuperar la confianza del electorado, tiene que empezar por hacer borrón y cuenta nueva dando señales claras que el partido ha cambiado.

El pequeño problema, sin embargo, es que es muy difícil cambiar cuando no queda casi nadie. Basta con repasar futuribles para un posible relevo de Rubalcaba y la vetusta dirección actual, tenemos una ejecutiva llena de apparatchiks anónimos o veteranos de mil derrotas electorales (pregunta: ¿cuántas elecciones tiene que perder Trinidad Jiménez para que salga de la dirección?), los dos últimos barones regionales que quedan con vida (uno cuestionado por sus bases, el otro en una precaria posición electoral), y un par de portavoces que no han tenido responsabilidades ejecutivas en su vida, y que van camino de seguir sin llegar a tenerlas.

Fuera de la ejecutiva, el partido tiene dos o tres jovenes promesas que no han demostrado gran cosa (y sí, incluyo a este – no lo he visto o he oído ni una vez), una exministra de Zapatero que se presentó al Congreso sin programa, un montón de veteranos de gobiernos de los ochenta y algún ministro de la primera época de Zapatero que no se ha atrevido a dar un paso adelante (Sevilla, López Aguilar, etcétera). El PSOE, ahora mismo, es un erial; aunque quisieran hacer una reforma en profundidad poniendo nuevas ideas sobre la mesa, parece que no hay nadie con capacidad o ganas de hacerlo.

La estrategia del PSOE ahora, si quisieran tener alguna, debería ser agachar la cabeza y empezar de cero. El partido está seco; la única manera de conseguir una renovación es reformar la organización de veras, abriendo las puertas a gente nueva, y modernizar el partido renovando sus vetustas instituciones. Esto no quiere decir, por cierto, lanzarse a hacer cosas efectistas y populacheras estilo primarias; los socialistas madrileños llevan años con esta chorrada, y el partido está más muerto que nunca en la región. Las primarias pueden funcionar si el partido puedo generar candidatos viables y equipos preparados; si no son capaces de reclutar esa gente, escoger entre un tonto y un incompetente no aporta nada.

Por supuesto, reformar instituciones es muy difícil; es muy poco probable que Rubalcaba tenga ganas de hacerlo. Volvemos al un debate que lleva unos días dandos vueltas por NeG (Jesús Fernández-Villaverde lleva unos días con ello), y que hemos mencionado alguna vez por aquí también: el PSOE está organizado de esta manera por muy buenos motivos, o más concretamente, porque los que deciden sobre cómo funciona el PSOE viven muy bien bajo este sistema de organización. Los líderes del partido no cambiarán ellos solitos; necesitan que alguien cambie la estructura de incentivos para forzar estos cambios. Y en un partido con tan pocos militantes como el socialista, los dirigentes no es que vayan a recibir demasiadas presiones de los que ya están ahora.

Insisto: si queremos que los partidos políticos cambien en España, lo mejor que puede hacer uno es meterse en un partido  político. El PSOE es cómicamente pequeño (insisto: el PSC tiene menos de 1.500 militantes en Barcelona ciudad; el PSM anda sobre los 3.000 en Madrid) que un grupo de gente decidida con ganas de hacer cosas puede tener un peso tremendo en el debate interno. El PP es un poco más grande, pero tiene aún menor tradición participativa y es más vulnerable a grupos externos. Recordad como la AVT básicamente “tomó” la política antiterrorista del partido hace unos años. Un grupo de liberales organizados en serio (no liberales buscando ser cooptados) puede armar un ruido espantoso.

Los partidos y sus instituciones son, por definición, equilibrios; son como son porque nadie tiene incentivos para que las cosas cambien. Si queremos reformas, lo primero que debemos hacer es cambiar esos incentivos. Y eso, al hablar de partidos, quiere decir meterse dentro.

27 comentarios

  1. Fernando dice:

    Siempre digo, medio en broma medio en serio, que un partido que se llame “socialista y obrero” donde esté a gusto alguien como Bono huele a chamusquina :-P

    Pero se ve que este partido tiene una estructura rígida, se mueve lento, no puede reaccionar a los cambios porque está tomado por un puñado de “barones” regionales que, como mucho, reclutan caras nuevas para que los rodeen mientras ellos siguen en su puesto haciendo exactamente lo mismo que llevan haciendo toda la vida. Así nunca van a recuperar la confianza de sus votantes.
    ¿Cómo tienen los huevos de hablar de “cambio” los mismos individuos que hace cuatro telediarios eran ministros de anteriores gobiernos, o que no han dejado de ocupar puestos de responsabilidad en su partido en décadas? (por cierto, esto va también por Rajoy y su lema electoral, porque en las últimas generales teníamos dos “apostantes por el cambio” que habían sido ministros hace nada). De pena.
    Queda por ver si al final, a base de hundirse más y más, reaccionan de una vez.

  2. carmen sanchez dice:

    Empiezo por manifestar mi total acuerdo con el análisis que hace el autor de este artículo. Está claro que el PSOE está fosilizado. También coincido en que, pese a su desprestigio, necesitamos a los partidos como vía de participación en la democracia. Ahora bien, creo que es necesario dar la vuelta al calcetín de los partidos, abrirles de par en par a la sociedad y reinventar sus funciones y prácticas. Pero nada será posible si la ciudadanía, al mismo tiempo, no se activa a tope. Recomiendo a este respecto un excelente artículo sobre este tema: http://www.otraspoliticas.com/politica/los-partidos-y-el-pecado-de-la-fidelidad

  3. [...] Reformas, partidos y el vacío del PSOE. Compartir: This entry was posted in Política and tagged cambio, crisis, democracia, instituciones. Bookmark the permalink. ← Independència i mil.lenariesme [...]

  4. MuGaR dice:

    Para mi no es casualidad lo que, en paralelo, ocurre a España y al PSOE. Esto no es un problema tipo a “el poder desgasta, sobre todo al que no lo tiene”, es algo de más calado.

    El partido socialista está agotado como el Estado que construyó (pues la España autonómica es obra socialista fundamentalmente) y veo difícil que los destinos de uno y otro tomen caminos distintos.

    Si el Estado autonómico ha de morir, así tb le ocurrirá al PSOE (si se recicla tanto que no lo reconoce ni “la madre que lo parió” será otro partido aunque mantenga el nombre), si el actual modelo sobrevive (no veo cómo) el partido tendrá otra oportunidad (dios no lo quiera).

    Ojo que al PP le va a pasar otro tanto (esperemos), porque ambos apostaron todo por este modelo de Estado y sus organizaciones están construidas a la medida del modelo, de ahí la resistencia al cambio, que es imposible que venga de ellos salvo suicidio—>destrucción de su estructura de poder y giro de 180º en los planteamientos que llevan defendiendo 30 años en el caso del PSOE y 20 en el caso del PP (acuerdos autonómicos de 1982 y 1992, factor común = PSOE). Una rectificación tal que debería llevarnos a exigir su inmediata disolución.

    Anyway, muy tontos tendríamos que ser los españoles (que lo somos) para seguir votando a unas élites degeneradas (parecen los austrias, con “hijos” cada vez más tontos—> no me digan que ZP y Mariano no tienen algo de “hechizados”), corruptas e inmovilistas. A ver si los politikinos pedis ya que nadie vote tampoco al PSOE. Si no por España que sea por venganza.

  5. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Análisis de las causas del declive actual del PSOE politikon.es/2012/07/09/la-triste-desesperada-vacuidad-de…  por Pacou hace [...]

  6. Gulliver dice:

    “Los socialistas están en contra de recortes y están en contra de subir impuestos; lo de cuadrar presupuestos es algo que parece no importarles”

    Porque cuadrar presupuestos es algo que no da votos, sino todo lo contrario, aceleraría la caída libre del PSOE. Si el PSOE incluye en su discurso hacer la n-ésima reforma laboral, más recortes, subir el IVA…, subir las tasas universitarias, sería un discurso impopular y que no se diferencia en nada de lo que dice y hace el gobierno de Rajoy. Con ese discurso en las próximas elecciones los ciudadanos castigarían al partido actual en el gobierno y también al principal partido de la oposición. Los partidos pequeños y medianos serían los grandes beneficiados.

    Es triste pero lo que hay que hacer para ser un partido responsable no es lo mismo que lo que hay que hacer para conseguir ganar las elecciones. La ciudadanía como conjunto no elige a los representantes de un modo racional. El PP fue absolutamente irresponsable durante la pasada legislatura y le ha ido muy bien y me temo que los incentivos que tiene ahora el PSOE son los mismos que tenía el PP cuando estaba en la oposición.

    • MuGaR dice:

      Considero un error denominar “incentivos” a lo que es necesidad. No es que el PSOE no tenga incentivos para actuar de otra manera, es que no puede, por su estructura y su dinámica. La libertad para es mucho menor de lo que se suele creer y eso no hay “incentivo” que lo arregle.

    • Undry dice:

      Hombre, tiene una cosa sencilla:

      – Persecución del fraude (pero en serio, no para figurar) De aquí van a salir bastantes miles de millones.
      – Denuncia del concordato (recordemos que les aflojamos varios miles de millones de euros cada año a Rouco y compañía) para separar de una vez el estado de la religión (el que la quiera, que se la pague, como hacen en EEUU)
      – Prohibición de meter dinero público en espectáculos como tauromaquia o deporte profesional (otra cosa es hacer campos de fútbol o baloncesto para la juventud y no tan jóvenes que echan un partidillo con el equipo del barrio)
      – Contrato único (algo que aquí mola mucho) para todos los nuevos contratos con el modelo austriaco con indemnización decreciente (cuanto más tiempo tienes un trabajador más barata se sale su “mochila” mes a mes)
      – Liberación de horarios para los negocios (a lo mejor esto debe ser progresivo, primero para las pymes y al cabo de un tiempo para los grandes)
      – Eliminación de subvenciones a sindicatos. Los sindicatos deben financiarse por sus afiliados. Eso si, las conquistas conseguidas en las negociaciones solo afectan a los afiliados.

      Claro que a ver quien tiene lo que hay que tener para hacerlo (ya se acojonan de decirlo) Y si encima se atreven a meter mano a los oligopolios como eléctricas o petroleras, mejor que mejor.

      Bueno, creo que ya puedo despertar.

      • MuGaR dice:

        Si el PSOE fuese adelante con ese programa ya no sería el PSOE. Estáis pidiendo otro partido, en el que milita gente distinta a la del PSOE.

  7. polkillas dice:

    Yo decidí en las últimas elecciones votar a Equo, visto el erial en que se había convertido el PSOE y dado que las propuestas de IU tampoco me convencían. Y como simpatizante de un partido nuevo, tengo una duda: ¿cuál es el problema con que un partido “sistémico” se hunda?
    He leído bastantes artículos sobre los cambios electorales en Grecia (que me parecen muy parecidos a lo que puede pasar aquí, con la excepción de los neonazis) pero, si se confirma a largo plazo el sorpasso del Pasok por Syriza, la situación no sería muy diferente. Entonces, si el PSOE se hundiera y otro partido tomara su lugar, ¿habría un problema real?
    Y, por favor, no estoy sugiriendo que Equo pueda ser ese partido, pienso más en una UPyD ambidiestra o IU, que está ya en el 13% según el CIS.

    • Undry dice:

      Yo creo que mientras haya algo alternativo que ocupe su lugar no pasa por que un partido se hunda, por muy grande o histórico que sea.

      Lo malo es que se quede un partido único estilo PRI mexicano.

    • Pues yo preferiría que Equo le quitara el puesto a la IU del Consejero en Bankia como “partido alternativo al PSOE por su izquierda”…

  8. Manuel dice:

    Aunque este casi de acuerdo con el artículo y con la mayoría de las opiniones vertidas aquí creo que hay un factor que no se está teniendo en cuenta: el tiempo. Por estos foros se habla contínuamente de que las empresas deben ser más grandes y los grupos de poder que tienen que caer etc,etc. Quizá lo que hace falta es que el modelo de PYMES etc etc se caiga por si sólo y a partir de ahí lo mismo es si el partido que termina enarbolando la salvación se llama PP. PSOE, UPYD o GALLINAS COLORAS. La cosa se tendrá que poner muy mal para que luego se ponga bien, de momento sálvese quien pueda y el sálvese quien pueda se lleva mejor con protección social pero sobre todo no hundiendo más la economía…triste sí.

  9. Penny dice:

    Muy interesante, Roger

    Durante largos períodos de tiempo, las instituciones están en situación de equilibrio, pero de forma esporádica se dan situaciones extraordinarias y se producen rupturas. Es probable que dentro de poco veamos uno de esos momentos

    ¿Qué nos podéis enseñar los politólogos sobre los cambios entre estados?

    ¿Qué pasa con las “élites” al pasar de una dictadura a una democracia?

    ¿Qué pasa con las “élites” cuando cambia el color del gobierno?

    ¿Con qué frecuencia se producen hara-kiris políticos? ¿qué variables los explican?

    Saludos

    PD El cambio de los partidos mediante la ocupación me parece que es un poco como creer en los Reyes Magos: bonito, pero ingenuo. ¿Hay experiencias históricas?

    • Carlos Jerez dice:

      Bravo Penny, muy buen comentario como de costumbre, dime cual es tu blog o create uno. Me sumo a las preguntas y a las dudas sobre la ocupación de los partidos que tanto pide aquí Roger.

      En cuanto al post, está bastante bien, es cierto que el partido está anquilosada pero aún se puede renovar, aunque sea parcialmente. Creo que podemos encontrar una experiencia al respecto con el mismo Zapatero, un desconocido antes del 2000 quien rodeado de un grupo de jóvenes diputados como Sevilla y Caldera, supuso cierta ruptura con el pasado del PSOE.

      Está claro que a todos nos gustaría ver ya algún futurible de “renombre”, fue una pena que se largaran Aguilar y Sevilla, lo de Griñán no se ni como te atreves a nombrarlo y para algunos Rubalcaba está haciendo tiempo a la espera de López. Tengo mis dudas de que quiera dejar el liderazgo del PSOE y más cuando seguramente de aquí al 2015 aumenten mucho las posibilidades de gobernar, pero la idea de utilizar a Rubalcaba como “azote” contra el gobierno y al joven ex-lehendekari Patxi López, que ha gobernado la única comunidad que no se ha ido a pique (sin entrar en detalles sobre sus méritos), ha sabido templar su PSE desde el histerismo anterior (¡Rosa Díez!) y sería el primer presidente vasco, con lo integrador que suena eso, no parece mal plan.

      PD: Hablando de Díez, ¿os imagínais si hubiera sido elegido líder del PSOE allá por el 2000? ¿Habría conseguido modernizar las instituciones españoles como parece que pide ahora (de las pocas que pide cosas similares a las que aquí, en FEDEA, FMI y en mi casa se dicen)? ¿o habría lisa y llanamente roto España?.

      Saludos

  10. [...] esperanzas en que el ansiado cambio se produzca voluntariamente. Una opción, como sugiere Roger Senserrich, es meterse dentro de los partidos para cambiarlos. Y otra, montar uno desde [...]

  11. Violet Carson dice:

    The economy? no, the electoral system, stupid.

    Estimado señor: Lo ha clavado. El PSOE es actualmente como un viejo galeón desarbolado después de la batalla. Pero el capitán que nos ha quedado después de la galerna no es tonto y no tiene miedo a inmolarse porque sabe que es su destino.

    Los resultados de las municipales combinados con los de las generales tuvieron un efecto perverso. Hay mucho tonto que a pesar de resultados lamentables se atreve a sacar pecho. Como Tomás Gómez.

    Hay que formular un nuevo liderazgo y quitarnos de encima la “herencia” zapateril. De momento Leire Pajín se ha ido y ojala no vuelva. La candidata derrotada parece que sigue activa pero por ahí no vamos a ningún lado. Eduardo Madina es un buen chico, pero su mayor aporte es ser víctima del terrorismo. El horizonte es tan plano que incluso un chico tan bajito como Emiliano García-Page despunta. No lo pierda de vista. Tiene muy claro que su futuro está en Castilla la Mancha. Pero podría perfectamente ser un valioso puntal nacional.

    ¿UPyD?¿IU?¿alternativas?¿va en serio? Con nuestro sistema electoral no. Y no va a cambiar. Antes veremos en la Moncloa a un presidente de CIU que a Rosa Díez o a Cayo Lara.

    Porque la alternativa… querido amigo (permítame la confianza), seguimos siendo nosotros. UPyD ha sacado cinco diputados, cuatro en Madrid y uno en Valencia. En el resto del territorio ¿tienen a alguien? IU son las costas donde se refugia la izquierda volatil cuando lo útil no es lo primero, pero son unas como las playas de Honduras, estériles, aburridas y llenas de mosquitos. Enseguida invitan a ser abandonadas.

    Tenemos pocos militantes sí, pero disponemos de unos 1.900 alcaldes y casi 22.000 concejales. UPyD tiene una alcaldesa en un pueblo de 200 habitantes en Ávila y 152 concejales. IU no llega a 60 alcaldes y menos de 2.300 concejales. Eso es potencia. Los militantes van y vienen, aparecen de vez en cuando por la sede, van a las asambleas, critican, pero a la hora de la verdad, quienes curran es un puñado.

    Volveremos. Lo hemos hecho otras veces. En nuestra larga historia hemos sobrevivido a caciques, dictaduras, guerras, más dictaduras, debacles electorales y a Fraga. Redefiniremos el discurso, forjaremos nuevos liderazgos, y volveremos. Sobre todo, no hay que perder los nervios.

    Lo raro es que a seis meses de la debacle electoral más importante de nuestra historia reciente, estuviéramos en condiciones de ganar las elecciones (que ilusos). Rajoy y sus mariachis son un desastre pero no llegan a tanto. Queda un mucho camino por delante, pero recuerde, no es sólo la economía, el sistema electoral también ayuda.

    • pescador dice:

      Yo, sintiendolo mucho, no puedo estar de acuerdo con tu diagnostico. En Valencia fueron derrotados en el 95 y, veinte años después, ni liderazgo, ni reconstrucción, ni ideas…..la única forma de renovar la cupula del PsoE actual sería aplicar el viejo estilo español de liquidar a los enemigos políticos, podar para que aparezcan los renuevos. Si vas a esperar a que se caigan las hojas actuales, lo llevamos claro

    • Alberto García dice:

      Si no es después de una re-fundación y para cambiar el modelo económico español a algo nuevo, sostenible y a poder ser ligeramente socialdemócrata casi mejor no vuelvan.
      En otro orden de cosas me encanta eso de menos-valorar militantes y presumir de cargos que cobran muchos de ellos, no me cabe duda, parásitos. Muy democrático y socialista XD.

    • carlos dice:

      Pues UPyD pasó de 300.000 a 1.100.000 votos en 4 años. Más crecimiento, porcentual o en términos absolutos, no lo encuentras en ninguna otra fuerza española. Rosa Díez, os guste a muchos o no, es además la líder mejor valorada. Y han sabido ser responsables cuando tocaba, véase Asturias, sacándole al PSOE allí más de lo que probablemente merecían con 1 diputado de 45.

      Lo queráis algunos o no, si queréis alternativa ahí la tenéis: crecimiento, liderazgo, buena imagen, y partido visto como de centro (donde están la mayoría de los españoles).

      Y hablando de poder controlar el debate de un partido político, UPyD no llega ni a 10.000 afiliados … en toda España.

      Si alguien quiere hacer algo productivo, ya sabe dónde ir.

  12. torderacarrasco dice:

    Te veo demasiado optimista, Roger. Es necesario juntar un mínimo de 100 militantes liberales en una agrupación para hacerse con el control ideológico de la misma. Y hablo de agrupaciones de ciudades medias. Si ya están divididas en distrito más difícil es.

  13. Alberto García dice:

    A mi tampoco me importaría demasiado si desapareciera, sus siglas son ya tan vacías como las de PCE y las ideologías que defendían superadas por los tiempos. No vendría nada mal una nueva izquierda con algo de afán científico o por lo menos empírico, práctica y responsable. Yo no creo que los ciudadanos sean tan estúpidos, nos podríamos quejar de que nuestro voto fuese a parar a partidos no responsable si hubiese algún partido responsable al que no hemos votado, y no hay muchos así entre los que hayan tenido representación parlamentaria en las últimas 2 o 3 legislaturas.

  14. bat dice:

    Yo conozco un grupo de gente que está intentando algo así en una ciudad media y de momento lo que han conseguido es un proceso disciplinario por ‘disidentes’ y que la familia del partido ‘A’, ahora con el control del partido, les acuse de trabajar en secreto para la familia del partido ‘B’.

  15. Hejo dice:

    @bat: un caso similar con un grupo de veteranos que pedían más democracia dentro de su partido. Un todopoderoso aparatchik los llamó a rebato, y dado que no cedían, les ofreció un empleo con sueldo dentro del partido. Es este caso, se negaron y hasta hubo alguna devolución de carnet. En este caso.

    La pregunta de Roger sigue en pie: ¿ es o no es una posible vía intentar los cambios desde dentro de un partido ? Nadie dice que sea tarea fácil. Pero gritar desde fuera seguro que es menos eficaz.

    • bat dice:

      Pues yo creo que la reforma ‘desde dentro’ es casi imposible. Y sin duda no tan fácil como la suelen pintar por aquí (“un grupo de gente decidida con ganas de hacer cosas puede tener un peso tremendo en el debate interno”). Esa es mi opinión

      Y espero que los que no la compartan se afilien mañana al PSOE o al PP a tocar los cojones a los aparateros. Entiendo que el objetivo de Roger es bastante seguramente positivo.

      Pero desprestigiar o minusvalorar cualquier iniciativa ‘desde fuera’ es un error grave bastante común en Politikon. La AVT o los LGTB no se afiliaron todos al PP y al PSOE para influir en su mensaje, y que yo sepa Pablo Iglesias no empezó su carrera política cambiando ‘desde dentro’ el Partido Liberal.

  16. José María dice:

    Me parece muy certero el artículo, diaria casi impecable.Pero empiezo por decir porqué
    no un partido nuevo al margen del PSOE, de corte socialdemócrata y de convicciones repúblicanas por lo menos en esencia.

Comments are closed.