Manuel Arellano recibe el premio Jaime I de Economía.

Esta mañana me he enterado de una noticia estupenda para los economistas españoles, como es el hecho de que el trabajo de Manuel Arellano haya sido reconocido con el premio Jaime I de Economía. Le he pedido a mi amigo Iván Kataryniuk, que fue alumno suyo, que nos glosara su trabajo. Aquí va:

En el día de hoy se ha conocido que Manuel Arellano ha sido galardonado con el premio Jaime I de Economía. La distinción viene a premiar a uno de los economistas españoles más influyentes de los últimos 20 años. Un dato sirve para ilustrar esta influencia: su trabajo de 1991 con Stephen Bond es el cuarto artículo económico más citado según el Ranking de la web IDEAS.

La investigación del profesor Arellano ha tenido un impacto fundamental en el conocimiento económico. El uso de estimadores eficientes en modelos de datos de panel, en los que observamos los datos de un mismo individuo a lo largo del tiempo, ha permitido grandes avances en ámbitos tan vastos e importantes como la productividad de las empresas , el impacto de la desigualdad en la criminalidad, la influencia de la política monetaria en el comportamiento de los bancos o la relación entre crecimiento y democracia.

Por último, debo destacar que Manuel Arellano ha formado a una gran cantidad de nuevos economistas en su clase en el CEMFI y lo ha hecho de forma cordial, amable y alejada de disputas e intereses. Felicidades, profesor.

Quiero únicamente destacar un fenómeno interesante. Algo curioso si miráis el Ranking de ideas corregido por factor de impacto es que hay un grupo de econometras (Heckman, Lars Hansen o Arellano y Bond), en general relativamente desconocidos para cualquiera que no esté muy metido en el mundillo, que ocupan los primeros puestos. Una forma de interpretar este hecho es que una vez que un econometra consigue ponerle su nombre a un estimador, cualquiera que lo use tiene que citarlo de modo que esto “hincha” de alguna manera el impacto de una publicación. Pero otra forma de interpretarlo es como una manifestación de la importancia que tienen los avances técnicos, aunque estos puedan pasar más desapercibidos para el público en general. Como señala mi amigo Iván, la investigación de Arellano ha servido para que muchos otros utilicen su trabajo en ramas muy distintas de la economía. Me ha recordado a lo que decía Jordi Galí cuando le dieron a JFV el premio de la Fundación Banco Herrero de que la gente, como JFV, que hace investigación técnica/fundamental le facilitaba mucho la vida a la gente como él, que hace trabajo aplicado.

Difúndelo:

Suscríbete

Síguenos en tu lector RSS, por Twitter o Facebook.

Los comentarios están cerrados.