Internacional

La vieja retórica del partido republicano

23 May, 2012 - - @egocrata

Siempre me exclamo de la retórica desaforada del partido republicano y su casi patológica afición para inventarse demócratas socialistas en todas partes. La oposición del GOP a todo lo que tiene que ver con Obama ha sido brutal, completamente desproporcionada a un presidente a todas luces moderado y fiscalmente responsable (no, no bromeo).

El otro día por TPM, sin embargo, enlazaban fotos de un librito para colorear producido producido por los conservadores a principios de los sesenta, explicando a los niños lo malo que era el Presidente Kennedy. Antes de su asesinato, Kennedy fue un presidente muy demonizado, en parte por ser católico, en parte por ser un liberal de Nueva Inglaterra en los turbulentos años de la lucha por los derechos civiles. Lo curioso es que las críticas son de fondo casi idénticas a lo que dice el GOP hoy: los burócratas del gobierno van a decirle a tu médico que debe hacer (la polémica, esos días, era Medicare), los asesores de Harvard se creen por encima de todo y quieren sacarnos del patrón oro (algo que hizo Nixon, un republicano), la ayuda federal a la educación es un instrumento de dominación sobre los estados (eliminar el departamento de educación es uno de los mantras del GOP) y Kennedy ataca empresas capitalistas, pero deja a Castro en paz (y quien dice Castro, dice Irán).

El partido republicano lleva criticando exáctamente las mismas cosas con el mismo grado de histeria desde hace cincuenta años, parece. La diferencia es que esta clase de retórica en tiempos de Kennedy estaba restringida a las bases, algunos chiflados de derechas y poco más. Estos días uno escucha estas cosas en el Congreso en boca de los líderes del partido y en campaña en boca de candidatos presidenciales. Los extremistas realmente han tomado el control del GOP en muchos aspectos; no es una exageración.