Ahora

Harry Potter y el Misterio de las Economías de Red

15 may, 2012 - - @egocrata

Me temo que estos días nos vamos a hartar de leer noticias deprimentes sobre la eurozona, así que me voy a permitir hablar de algo un poco menos importante un ratito. Estos últimos días estuve por Florida de vacaciones (sí, en Estados Unidos a veces nos dan vacaciones), disfrutando de la rica herencia cultural e intelectual del estado, y creo que vale la pena compartir algunas impresiones y reflexiones sobre este viaje tan espiritual.

Bueno, lo de espiritual es un decir, que estaba en Disneyworld y Universal Studios en Orlando. Pero eso no quiere decir que no haya aprendido algunas cosas.

1. Lo más importante: Harry Potter and the Forbidden Journey es increíble

Es la atracción estrella de Universal Islands of Adventure, y prácticamente la única responsable que un parque secundón saliera del agujero. No me extraña. El cacharro en cuestión es una auténtica maravilla técnica, y la mejor dark ride que he visto nunca, de muy, muy lejos. La atracción realmente da la sensación de estar volando; todo el engendro es una oda a la saga con un nivel de detalle enfermizo. La sección donde se hace cola, sin ir más lejos, es un auténtico paraíso friki, un paseo por Hogwarts con cientos de detalles perfectamente cuidados.

Para los aficionados a la ingeniería, por cierto, el sistema detrás de la atracción es de vicio: los pasajeros se sientan en un banco montado al final de un brazo robótico de seis metros de alto montado sobre un vehículo guiado mediante raíles, todo ello oculto en la oscuridad. Durante el recorrido el brazo tiene completa libertad de movimiento, poniéndose incluso vertical para simular aceleraciones, y girando de una decorado a otro y de una pantalla envolvente a otra de forma automática. La cantidad de tecnología que tiene esta atracción es casi cómica, pero la ilusión creada es impagable.

2. DisneyWorld es enorme

Me habían dicho que era grande. Sabía que era grande. Pero 121 kilómetros cuadrados, se mire por donde se mire, es una auténtica barbaridad. Disneyworld es como una pequeña república independiente, con sus carreteras privadas, estupendo sistema de transporte público, cuatro parques temáticos, dos parques acuáticos, campos de golf, centros comerciales y una auténtica burrada de hoteles gigantescos. Cuando digo república, por cierto, sólo exagero un poco; es un distrito / ciudad autónoma independiente.  Lo tremendo, además, es la burrada de espacio que aún tienen sin ocupar.  Pueden seguir ampliando hasta el infinito, o casi; hay espacio a patadas.

Todo el invento, por supuesto, es totalmente autocontenido. Puedes llegar al hotel, dejar el coche y pasarte una semana de parque en parque y de atracción en atracción sin salir nunca del territorio Disney. Alojarse dentro del parque es barato por un buen motivo: una vez te tienen ahí, Disney te va a estar sacando jugo las 24 horas del día.

3. Tomarse el turismo en serio

Más allá de la anécdota sobre el tamaño, es curioso ver la escala con la que trabaja Disney para darse cuenta que en España nos estamos tomando el turismo casi en broma. Aunque Eurovegas sigue pareciéndome una mala idea (o al menos una idea que no merece subvenciones públicas a gran escala), ahora entiendo un poco mejor el volumen de la inversión. La cantidad de capital metido en Disneyworld es sencillamente mareante, pero el retorno también lo es. Orlando es una ciudad en medio de la nada (está lejos de la costa) y con un clima horrendo cuatro meses al año (calor y humedad a todo tren) pero atrae turistas como nadie. Imaginad algo a esa escala pero en un sitio que vale la pena visitar.

4. Concentración económica

Alrededor de Orlando, y siguiendo la estela de Disney, hay un montón de parques temáticos: Universal, Sea World, Busch Gardens, Legoland, Silver Springs, The Holy Land Experience (!!!) y varios parques acuáticos. A primera vista parece estúpido construir un parque de atracciones al lado del centro de ocio más famoso del mundo, pero es de hecho una estrategia racional. Orlando recibe hordas de visitantes cada año camino de Disney al que le gustan estos centros de ocio; muchos aprovechan que están ahí para ir a más de un parque.

Por añadido, la existencia de Disney crea una serie de efectos de red curiosos que hacen construir en Orlando algo mucho más atractivo. Por ejemplo, no sé cuántos maquilladores profesionales, decoradores que trabajan con fibra de vidrio, técnicos de mantenimiento de montañas rusas y actores dispuestos a vestirse de Spiderman hay en Estados Unidos, pero estoy seguro que en Orlando hay a patadas, todos intentando trabajar en Disney. Si encima tienes un (estupendo) aeropuerto hecho a medida para viajar con niños y una infraestructura hotelera y de servicios sólida, montar el parque en Florida es cada vez más barato. La gran inversión inicial de la tropa de Mickey Mouse acaba por crear una industria. Es pura geografía económica.

5. Desigualdades

El sector turístico, sin embargo, tiene un efecto curioso: las desigualdades. Un parque temático es intensivo en capital, ya que requiere una inversión descomunal, y en mano de obra poco cualificada. Las atracciones modernas requieren muy poco personal, al estar muy automatizadas, pero mantener el parque limpio y los turistas bien servidos exige una cantidad de gente inmensa. Disneyworld tiene limpiadores por todas partes, con auténticas burradas de gente paseando por el parque haciendo el número disfrazados del Pato Donald, atendiendo visitas y vendiéndote cachivaches. El problema, claro está, es que estos trabajos no pagan bien, y menos en un estado sin presencia sindical fuerte.

6. Haciendo las cosas bien. A ratos.

Si hay algo impresionante en Disneyworld es la atención al detalle en todo menos en una cosa: la comida. No es que sea mala (he comido basura peor en otros parques) es la total falta de variedad de un restaurante a otro. El mismo menú, con poquísimas variaciones, en todas partes. Incluso un tarado como yo al que le chiflan las hamburguesas acabó hasta la coronilla.

7. Las mejores atracciones:

Por si alguien tiene ganas de perder el tiempo en Wikipedia, mis atracciones favoritas estos días fueron:

  1. Mission: Space, en Epcot. Técnicamente no es tan impresionante como Potter, pero se le acerca (una centrifugadora que llega a 2,5Gs). Se ganó mi corazoncito por la temática ¡viaje a Marte!
  2. Harry Potter, ya comentada.
  3. Revenge of the Mummy, Universal Studios.
  4. Rip Ride Rock It, Universal Studios.
  5. Tower of Terror, Disney Hollywood Studios.
  6. Popeye and Bluto’s Bilge-Rat Barges, una atracción acuática especialmente enloquecida en Islands of Adventure.

Mención especial para Space Mountain (Magic Kingdom), que sigue siendo estupenda, Haunted Mansion (Magic Kingdom),  muy mejorada y aún impresionante, y Rock and Roll Coaster starring Aerosmith  (Disney Hollywood), una montaña rusa con un trazado estupendo.




11 comentarios

  1. Pablo dice:

    ¿Tranporte público?

  2. Roger S. dice:

    Disney tiene una red gigantesca de autobuses, barcos y monorraíles dentro del parque.

    • Pablo dice:

      ¿Pero son de titularidad pública?

      Porque, en tal caso, sería interesante estudiar el modelo de gestión por si se puede extrapolar a otras áreas, sectores o Administraciones.

  3. Lole dice:

    A gran distancia Port Aventura parece que va en la misma dirección. Han pasado más de 15 años de su inauguración. Actualmente su parque temático es sólo una fracción del conjunto de las instalaciones que hay. Hace pocos días abrieron Shambala, que deja pequeña a la Dragon Khan. Y eso que estamos en crisis.

    Por supuesto, nada que ver con casi todas las demás inicitivas de este país, léase Warner, Terra Mítica o Isla Mágica.

    Siempre me ha apetecido visitar Orlando, aunque pilla un poco lejos. Por favor, ¿y qué me dices de las colas, Roger?

  4. Roger S. dice:

    Colas muy pocas, aunque por lo que parece tuvimos mucha suerte. Todo el mundo estaba sorprendido de ello. No espere más de 20 min en ninguna atracción. Ni en Porter, de hecho.

  5. José Manuel dice:

    Efectos de red, eso que hace llorar a los políticos, y al niño dios. Hace unos años un político (vivo en México, je) se preguntaba por qué las empresas preferían una ciudad sobre otra, si la segunda estaba ‘bien posicionada’ según él. Lo que este señor no podía ver es que en la primera ya había otras empresas haciendo cosas y que alrededor de la segunda solo había vacas.

    Creo que este es un concepto, entre tantos, que debería ser obligatorio conocer en la administración pública.

  6. Undry dice:

    Roger, con todo el respeto, me parece que llevas demasiado tiempo en los USA y no te acuerdas cómo se hacen las cosas en Europa y menos en España.

    Yo no he estado en Disneyworld (Orlando) pero sí en Eurodisney (París) y en Disneyland (Anaheim, California) Ambos parque son muy similares en distribución y atracciones (aunque veo que en Orlando ya se han actualizado) y están rodeados de hoteles, pero como dirían en Pulp Fiction hay “sutiles diferencias”:
    - En ambos hay autobuses que te llevan del hotel/parking a la entrada del parque. En Francia, búscate la vida. Para saber que autobús usar, o preguntas en recepción o preguntas a la gente (y con lo amables que son los gabachos ya te digo) En California, en cada autobús, aparte del conductor había tres empleados del parque: uno te daba la bienvenida, otro decía “This way, please” (para 8-10 metros) y un tercero te recordaba que había un escalón para subir al autobús.
    - En Francia los caminos, colas, etc, estaban indicadas con cuerdas. En USA había gente indicándolo.
    - Por la noche, con los fuegos, en Francia no los vi (empezaban unos días más tarde) pero en Disneyland te prometo que literalmente había cientos de empleados con una especie de linternita indicando dónde podía verlos la gente y que no se detuviera en los caminos. Había una persona cada dos metros aproximadamente …. y mira que aquello era grande.
    - Para irte, más gente diciéndote hasta pronto (en Francia, como mucho unos seguratas con cara de mala hostia)
    - Los dos estaban muy limpios, pero en EEUU se veía mucha más gente limpiando.

    El traer ese modelo aquí no significa la creación de trabajo. Lo que hacen en USA con diez personas se hace en Europa con cuatro (eso hasta que llega el economista de turno y los reduce a dos) En EEUU en todos los parkings de pago que estuve tenían a personas cobrando, mientras que en España no recuerdo la última vez que pagué a una persona en un parking (y aquí lo del Valet Parking … como no sea en algún hotel céntrico sin parking debajo, prácticamente no se ve) Y todo eso, aunque sean de mala calidad, son miles de puestos de trabajo que en Europa/España están hasta mal vistos entre la clase empresarial.

    saludos

  7. [...] 16, 2012 Miguel Deja un comentario Ir a los comentarios En un artículo de @Egocrata sobre sus vacaciones en Disney World, (quien pudiera…), resalta el hecho de la existencia de un [...]

  8. Realice dice:

    No he podido evitar mirarlo. El término municipal de Valencia (que, además del casco urbano, se alarga mucho por el Sur para contener la Devesa del Saler y el lago de la Albufera, hasta llegar a El Perelló, 25 km al sur de Valencia) tiene 134 km cuadrados. Todavía no cierro la boca ante el dato de la extensión de Disneyworld.

  9. YoTambienEstuveEnOrlando dice:

    Un consejo para la próxima: para comer bien en los parques de Orlando (cualquiera de Disneyworld o Universal o similares), igual que en Disneyland Paris es seguir la máxima: “lo barato sale caro” (en Port Aventura no es así… la comida sabe igual de normalita en los fast food).

    En los parques temáticos de Orlando hay muchísimos restaurantes que están muy muy bien. Si tienes suerte, incluso puedes pillar un bono de comidas junto con la estancia en el hotel de WDW y sale baratísimo (los ofertan de vez en cuando). Eso sí, los buenos restaurantes se deben reservar con anticipación (hablo de 8 meses).

    Menos el castillo de las princesas de Magic Kingdom (que la comida era normalita pero el espectáculo merecía la pena), disfruté una barbaridad. Por ejemplo: el Yak & Yeti (en Animal Kingdom), casi todos los de Epcot (Akhersus o San Angel), Narcoossee’s en el Hotel Grand Floridian, Mithos en Island of Adventure, el Sci-Fi en Disney Studios…

    ¿No has citado en la lista de atracciones preferidas Star Tours? Impagable ir lo más tarde posible, donde el viaje aleatorio te ofrece los destinos más emocionantes (la hora friki, los demás están viendo Fantasmic, otra maravilla).

    Y Toy Story Mania es otra maravilla!!

    Animal Kingdom, por cierto, también es totalmente recomendable. Aunque sólo sea por Safari + Expedición Everest + El Rey León.

    Por cierto… ¿qué tal los Star Wars Weekends? (Muerta de la envidia estoy)

    Saludos y gracias por vuestro blog. Os leo todos los días.

Comments are closed.