Internacional

Obama empieza a soltar bofetadas

1 may, 2012 - - @egocrata

El miércoles hará un año que Osama Bin Laden fue asesinado en Pakistán por Navy Seals americanos. El raid que acabó con la vida del hombre más buscado del planeta es uno de los momentos más importantes del primer mandato de Obama. El presidente tomó un riesgo enorme lanzando la operación, pero tomó la decisión correcta; cuando tocó jugársela, acertó.

Los responsables de la campaña electoral de Obama, no hace falta decirlo, se mueren de ganas de repetir esta historia una y otra vez de aquí a las elecciones de noviembre. Cargarse a Bin Laden vende bien, y ponerse la medalla evita que los republicanos puedan dedicarse a acusar a Obama de débil o pusilánime. Aún así, Obama y sus muchachos no se conforman con aporrearse el pecho y aullar como machos Alfa en política exterior; este mensaje puede ser refinado. Y eso han hecho estos días, con un anuncio deliciosamente impertinente que han colgado este fin de semana en internet. En el video, Bill Clinton empieza explicando el ataque primero, y señala que Mitt Romney no se hubiera atrevido a lanzarlo de ser él presidente. El candidato republicano dijo que no enviaría tropas de forma unilateral a Pakistán para capturar a un terrorista en los debates de campaña del 2008, al fin y al cabo. Mira, aquí tenéis una cita.

Lo cierto es que Romney dijo eso en la campaña del 2008. Lo mismo hicieron Hillary Clinton, John McCain y prácticamente todo el mundo que se presentaba a las primarias excepto Barack Obama. Durante la campaña muchas voces criticaron al entonces senador por decir abiertamente que enviaría comandos a Pakistán  como una torpeza diplomática, y tenían razón. El gobernador de Massachusetts respondió entonces con cautela, como debía ser. El problema, claro está, es que a toro pasado  la respuesta suena ahora débil, por muy razonable que fuera entonces. El anuncio lanz un ataque tan cínico como ridículo, sacando cosas fuera de contexto y hablando en blanco y negro sobre un problema con un montón de matices.

Es también, precisamente por este motivo, un ataque potencialmente muy, muy efectivo. ya que coloca a Mitt Romney en una situación absurda. Si intenta explicar que la prudencia de sus respuestas el 2008 eran una cortina de humo, y que él hubiera lanzado el ataque igualmente, los demócratas se pondrán las botas con su cambio de opinión. Si defiende lo que dijo, quedará como un débil que no cree en las gloriosas fuerzas armadas. Si dicen que el hubiera invadido ya Pakistán a estas alturas, parecerá un psicópata. Es un ejemplo de libro de política del sopapo (bitch-slap politics): un ataque obviamente provocador, obviamente ridículo pero que obliga a uno de los candidatos a responder, una y otra vez, a preguntas basadas en una premisa falsa,  del estilo “¿ha dejado ya de pegar a su mujer?”. La idea no es tanto hacer daño convenciendo, sino haciendo que el rival parezca débil. Los republicanos convirtieron esta clase de trolleo electoral en una obra de arte en las elecciones del 2004,  y parece que la campaña de Obama está más que dispuesta a soltar bofetadas del mismo modo.

¿Suena como una campaña llena de esperanza, mensajes positivos y demás bobadas? Por supuesto que no. Una de las grandes virtudes de Obama como político es que es capaz de hablar suave pero soltar leña como un profesional; si uno tiene que ser rastrero, ruín y falaz, no tiene remilgos en reclutar a alguien (un ex-presidente, en este caso) para que clave una puñalada trapera donde más duele. Obama no está intentando ser justo; lo que quiere es hacer que Romney parezca débil. Si atendemos a la respuesta del candidato republicano hoy, diciendo que “incluso Jimmy Carter hubiera lanzado el ataque”, parece que lo están consiguiendo; la respuesta natural es, obviamente, “así que Mitt está a la izquierda de Carter en este punto”, algo que medio partido demócrata andaba repitiendo hoy por CNN.

De momento la campaña de Romney ha respondido con una maniobra clásica de la derecha americana (no es broma, lo hacen a menudo):  filtrar una noticia a los tabloides británicos.  En este caso, poniendo Navy Seals  a decir que la decisión de enviar un comando a asaltar un complejo fortificado en medio de la noche en un país aliado basado en información incompleta en contra de la opinión del Secretario de Defensa y el Vicepresidente era una cosa fácil. Ya me diréis. El objetivo, sin embargo, no es ganar el argumento, sino hacer que Romney lo pierda. De momento, parece estar funcionando.

Y sí, estas son la clase de tonterías que pueden hacerte perder una campaña en Estados Unidos. Si la prensa le clava a Romney el sanbenito de “no saber defenderse” o “tener posiciones complicadas” la narrativa de aquí a noviembre puede ser muy distinta. En unas elecciones ajustadas (y si la economía sigue creciendo a medio gas, lo serán) esta clase de chorradas puede darte unas elecciones. Que le pregunten a John Kerry si no.




9 comentarios

  1. carlos dice:

    Yo sigo sin ver la dificultad de tomar la decisión. Precisamente es una decisión muy de película americana. Lo difícil habría sido resistirse a matar a Bin Laden porque te preocuparan la responsabilidad y las relaciones con Pakistán. Decir: “me la soplan la soberanía pakistaní y las leyes y los juicios, entramos a saco” me parece bastante más sencillo.

    Sobretodo sencillo de justificar ante la opinión pública americana: “Obama matar hombre malo”. Ya ves tú.

    • PaulJBis dice:

      La dificultad está en que, a priori, no había garantías totales al 100% de que fuera Bin Laden el que estuviera ahí, ni de que todo fuera a salir bien. Imagínate que entran al ataque… y resulta que estaba viviendo ahí un general paquistaní o un príncipe árabe. O que entran al ataque… y sale mal y cogen prisioneros a varios soldados americanos. ¿Qué se hubiera dicho?

      A toro pasado es siempre muy fácil juzgar.

  2. Arkaitz Mendia dice:

    Qué grande Roger. Lo acabo de “descubrir” y hay que ver cómo se aprende con sus pots! Sigue así!

  3. Ivan K dice:

    Una recomendación de lectura para quien disfrute con las tácticas de las campañas electorales. http://www.webster.edu/medialiteracy/journal/FINALKARLROVE.pdf

  4. jorge c. dice:

    Veo que no han leído es link: http://www.washingtonpost.com/opinions/the-path-to-osama-bin-ladens-death-didnt-start-with-obama/2012/04/30/gIQAfFmdsT_story.html
    Tampoco klo que escribió Dana Millbank en el WAPO: President Obama, campaigner in chief: The preezy of the United Steezy is making me queasy.
    Además de lo expresado por Arianna Huffington: “”Using the Osama bin Laden assassination, killing, the great news that we had a year ago, in order to say basically that Obama did it and Romney might not have done it … to turn it into a campaign ad is one of the most despicable things you can do.” Traducción uno de los despreciables actos que se puedan hacer”
    Todos estos señores son demócratas Roger!!!
    Leos tus comentarios y me gustan, pero en cuanto hablas de los republicanos o de Obama pierdes objetividad y credibilidad

  5. No, sé perfectamente que como publicidad es despreciable.

    POR ESO MISMO me gusta.

    No es un anuncio bonito. Es un sopapo cínico. Eso quiere decir que no se está para historias, y quiere ganar de veras. Nada de buenismo y cogérsela con papel de fumar diciendo que son más morales que nadie.

    Ganar las elecciones primero.

  6. jorge c. dice:

    si, estoy de acuerdo, pero:
    a) si uno se tira a presidente en usa (o en Nepal) es por que se quiere ganar de veras, sino mejor no te presentes!!
    b) y sí nada de buenismo, y está demostrado que en usa (y en Nepal) la cosa no funciona, pero entonces que se diferencia de los republicanos (o como miércoles se llame el partido opositor en Nepal)???
    c) y uno de los links del Wapo indica además que la operación contra Osama pudo realizarse porque durante los años anteriores se desarrollaron los medios adecuados. Como dijo alguien el exitismo de Obama es como si Nixon hubiera atribuido la llegada a la luna a su coraje…
    d) y lo que es peor, nadie se lo cree

  7. Y dale con llamar América a Estados Unidos. Acuérdense también de Canadá, Chile o El Salvador, por favor. Seamos precisos al escribir y hablar.

    ¿Qué clase de educación les y nos suministran hasta el punto de poder “vendernos” a un futuro presidente con las mismas técnicas de márketing necesarias para vender un pintalabios o un fin de semana en Benalmádena?

Comments are closed.