De casinos y dudas

Llevo una temporada dándole vueltas a todo el asunto Eurovegas y sus dichosos casinos, y lo cierto es que si bien no he cambiado de opinión, creo que vale la pena matizarla un poco.

Para empezar, hay dos debates paralelos en esta discusión,  ambas con respuestas bastante distintas. Por un lado tenemos la petición de Sheldon Adelson de recibir una serie de prebendas, ayudas y ventajas fiscales a cambio de invertir todo ese dinero. Sobre eso, creo que no debería haber discusión posible: nada de regalos o leyes especiales para atraer esta clase de inversión. Jesús Fernández-Villaverde tenía un largo artículo en Nada es Gratis que ya enlazamos en su momento, y sigo pensando que tiene razón. Sabe Dios que España necesita un buen puñado de reformas para salir del pozo donde andamos metidos, pero desde luego no creo que aprobar excepciones a mansalva para un tipo megalómano que cree que Newt Gingrich sería un buen presidente de Estados Unidos no es exactamente lo que debemos hacer.

El otro debate, que creo que es más interesante y mucho más ambiguo, es si queremos los casinos incluso si Adelson accede a construirlos sin leyes a medida previas. Sobre esto José Rodríguez, José Antonio Donaire y Laia Balcells han escrito estos últimos días, y creo que vale la pena plantearse si los casinos serían de por sí una buena idea. Ha habido muchas voces quejándose que apostar por esta clase de inversiones es insistir en el modelo de sol y playa, renunciando a la modernización de España y apostando por convertirnos en el parque temático de Europa. Mi reacción ante esta clase de críticas es, ¿qué tiene eso de malo?

España es el tercer o cuarto destino turístico del mundo; sólo Francia, Estados Unidos y China reciben más visitantes. Contando que segundo y tercero son dos malditos continentes y el primero de la lista tiene París, lo nuestro realmente tiene mérito. Tenemos un país con un clima realmente fantástico, un montón de ciudades preciosas y cantidad de lugares únicos prácticamente desconocidos esperando ser explotados. Medio país está lleno de castillos medievales, corcho;  lo raro es que no tengamos aún más visitantes. El país tiene una materia prima absolutamente excelente para atraer turistas, y es algo que hacemos bien. No sacar réditos de ello es como tener a Messi en tu equipo y sólo sacarlo a jugar los días impares. Realmente es tirar dinero y talento a la basura.

La cuestión, sin embargo, no es tanto si debemos ser un destino turístico o no, sino cómo conseguimos ser algo más que eso. España, en muchos aspectos, es el estado europeo que más se parece a California. El clima es básicamente idéntico, sin ir más lejos; incluso la cantidad de población y superficie son comparables. Incluso nuestra burbuja inmobiliaria fue parecida, cosa que tiene mérito. El estado tiene unos problemas fiscales descomunales también, algo que debería sernos familiar. California, como España, es un destino turístico de primer orden (es uno de los estados que más visitas recibe – tener Los Ángeles, San Francisco, sequoias gigantes, Yosemite y Death Valley, entre otras minucias, ayuda), pero tiene además una economía increíblemente diversificada, siendo como el hogar de Silicon Valley, Hollywood y gran parte de la industria aeroespacial del país. Aunque el estado tiene problemas graves (merced de su demencial política fiscal y de vivienda, pero ese es otro tema), el ser un coloso turístico no les ha ido del todo mal.

¿Por qué? Hasta hace unos años (antes que se suicidaran fiscalmente con leyes estúpidas) el modelo de California para alcanzar la prosperidad era relativamente simple. Por un lado, poner una cartel bien grande diciendo que se admiten visitantes, y dejar que el fantástico clima hiciera el resto para atraer más población. Con esto recaudaban dinero. En el otro lado, invertir cantidades bestiales de dinero en el mejor sistema de universidades públicas del país, complementadas por un fantástico sistema educativo en niveles inferiores. Los parques tecnológicos alrededor de Stanford, el acceso a capital riesgo y demás detalles son más conocidos y menos misteriosos, pero la esencia del modelo californiano había sido siempre aprovechar que son imbatibles merced a su situación geográfica para poder invertir en el resto de la economía más que nadie con esta ventaja.

No es un modelo precisamente complicado de ejecutar, ciertamente. Los españoles, me temo, hemos preferido dedicarnos a utilizar los réditos de nuestra estupenda situación geográfica para dar toda clase de privilegios extraños a un montón de grupos sociales (desde trabajadores indefinidos a empresarios oligopolísticos), construir un montón de edificios inútiles y endeudarnos hasta las trancas (en Estados Unidos, a esto le llaman “Nevada” o “Florida”), pero eso no quiere decir que tengamos que renunciar a copiar el modelo original. Si Adelson decide construir los casinos en Barcelona (no nos engañemos: la ciudad con playa es mejor destino) nada debería impedirnos usar parte de lo recaudado en paliar las externalidades negativas que genera un casino (en forma de hordas de inspectores de hacienda) y dedicar el resto a financiar universidades obscenamente bien, tras reformar los manicomios actuales con una buena dosis de napalm. Barcelona ya es una ciudad increíblemente atractiva para congresos y grandes eventos. Imaginad lo que sería con los casinos y una infraestructura bien desarrollada.

Si Adelson no quiere poner el dinero sin regalos (¿dónde se irá? ¿a Portugal? Pffff), la verdad, tampoco será un gran problema. El país sigue ahí, y las ventajas enormes que tenemos no desaparecen. Podemos atraer inversiones en este sector, de los pocos que sigue funcionando bien en toda la economía (aunque deberíamos ser más productivos también aquí – eso es para otro artículo), y utilizarlo como trampolín para alcanzar cotas más altas. Mientras recordemos que el turismo no es un fin,sino un medio, y que no queremos caer en la trampa del monocultivo, es una oportunidad a explotar.

Difúndelo:

Suscríbete

Síguenos en tu lector RSS, por Twitter o Facebook.

, , ,

18 Responses to De casinos y dudas

  1. @edulfc 9 abril, 2012 a las 15:08 #

    Con lo del napalm me has ganado.

    • rrazo 9 abril, 2012 a las 15:30 #

      A mi me ganó con lo de Portugal xD

      • Carlos Jerez 9 abril, 2012 a las 17:15 #

        Jajaja, a mí también. Lo de napalm para las universidades ya esta muy leído.

        Para mi entre universidades y mercado laboral flexible, se explica mayormente lo de California. Barcelona podría ser San Francisco, es más estoy casi seguro que de esa ciudad hasta Valencia sería un buen terreno para nuestro propio Silicon Valley, solo nos falta buenas mentes que lo sepan explotar.

        Y con los casinos, completamente de acuerdo, aunque ahora se me ocurre otro destino natural, Benidorm.

  2. OPINIÓN Y DEBATE 9 abril, 2012 a las 18:17 #

    Hola, buenas tardes.

    Estamos tratando de buscar soluciones al enorme desempleo que afecta a España, y quería invitarle a participar en el foro: http://www.opinionydebate.tk/viewtopic.php?f=11&t=388&sid=bcb37bfb8b785c4bd3022fc962357841

    Necesitamos la opinión de gente como usted que entienda de economía.

    Si lo desea puede promocionar su fantástico blog en la sección “Anuncia tu Web”, así puede dárselo a conocer a los foristas y ganar alguna visita.

    Reciba un cordial saludo.

  3. Undry 9 abril, 2012 a las 20:37 #

    Hola

    No se si me lo he saltado, pero el principal escollo que le veo yo al tinglado este de las euro-Vegas y que no veo mencionado (por cierto, Nevada es el estado con mayor desempleo de EEUU, así que igual el modelo no es tan bueno http://www.bls.gov/web/laus/laumstrk.htm) aparte de lo que dice es que este señor pide que el estado (o la comunidad) le avalen la inversión.

    Es decir, si sale bien, se lo lleva crudo y si sale mal, lo pagamos nosotros.

    Saludos

  4. El Burgués 9 abril, 2012 a las 20:58 #

    ¿A Barcelona, una Comunidad gobernada por gente que quiere salirse de España (y eventualmente de la UE)? No sé.

    Valencia huele mucho mejor. Si no fuera por la corrupción.

    • Francisco 10 abril, 2012 a las 10:53 #

      Que perra con lo de no darle nada a Barcelona no sea que se marchen.

      Para ir así por la vida, dales ya la independencia macho.

      Por cierto, por mi, Eurovegas se puede ir a una CCAA secesionista o a Lisboa, o a Marruecos. No perderíamos nada nunca visto. Aun cuando pueda ser positiva, con eso no vamos a salir de la crisis ni arreglar el país.

  5. andr 9 abril, 2012 a las 21:34 #

    Recomendada lectura de la situación de Adelson en Singapur. El negocio llevo inversiones, pero los locales temen el problema de las adicciones http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/las-vegas-singapur-1633004

  6. navarta 9 abril, 2012 a las 22:52 #

    Tras los putodromos de la Junquera para atraer el turismo sexual, llegan los casinos a Barcelona. La Cataluña de Mas va aser lo más parecido a la Cuba de Batista. Bueno, este comentario es una broma fácil hecha mirando al tendido :))

    Creo que si somos la potencia turística más importante de Europa, aquella empresa de ocio que decida crear un gran centro de ocio como Eurolasvegas, considerará a España como el destino ideal de las inversiones, pero si superados por la crisis económica actual, nuestros políticos de turno empiezan a suplicar por esa iversión como si nuestro pais fuera la Alemania de 1945, le daremos al inversosr la impresión de que estamos dispuestos a casi todo por conseguir sus casinos, y este, como es lógico, y más tratándose de un tema relacionado con el juego, aprovechará esa mano de cartas para obtener el máximo beneficio subastando el proyectp entre dos comunidades.

  7. Carlos Jerez 9 abril, 2012 a las 23:11 #

    Disculpadme por el offtopic pero mientras navego por internet escucho el debate que tienen en “La noche en 24h” y solo me quedo con la idea del bajo nivel de la discusión política a nivel periodístico que tenemos en España. Sin duda el mejor de ellos es Escolar y aún él te suelta algunas perlas que no te cuento. ¿Os imagináis un medio en el que para informar o debatir un tema trajeran expertos del mismo? Porque casi todo lo que he oído es de economía y da la impresión de que ninguno tiene alguna idea de la misma.

  8. carlos 9 abril, 2012 a las 23:33 #

    Creo que hay una errata en la última frase, se entiende que quieres decir precisamente lo contrario, que el turismo es medio, no fin:

    “Mientras recordemos que el turismo es un fin, no un medio, y que no queremos caer en la trampa del monocultivo, es una oportunidad a explotar.”

    • Roger Senserrich 9 abril, 2012 a las 23:40 #

      Corregido. Gracias!

  9. angelitoMagno 10 abril, 2012 a las 07:56 #

    Muy de acuerdo en lo del turismo. En España hay una especie de rechazo hacia el turismo, como si produjese rechazo por ser una industria de segunda. Me parece absurdo, es como tener importantes reservas de petróleo y negarse a explotarlas sin ningún razón lógica para ello.

    • Francisco 10 abril, 2012 a las 10:55 #

      “como tener importantes reservas de petróleo y negarse a explotarlas sin ningún razón lógica”

      Vamos, uno se mete con Cataluña y el otro con los Canarios…

      :)

  10. Frost 10 abril, 2012 a las 11:46 #

    Yo no veo nada de malo en el turismo, al contrario. Se trata de un sector que crea un número importante de externalidades positivas… si se explota bien. El problema es que por turismo se suele entender “sol y playa en Benidorm, habitando en panales humanos”. No se suele entender “disfrutar de parajes naturales e históricos bien conservados y administrados”.

    Lo que no puede ser es que tengamos parques naturales ardiendo, monumentos que son patrimonio de la humanidad cerrados a cal y canto sin explicación, o infraestructuras culturales colosales inauguradas pero más vacías que la pirámide de Keops tras la visita de los británicos. Y todo ello en una sola provincia (La Coruña). De lujo, ¿verdad?

    Ciertamente tenemos un potencial increíble, pero ese potencial hay que explotarlo con un poco de cabeza. Hay que invertir en ese potencial, y mantener esas inversiones. En Baviera, otro lugar que tiene casi un castillo en cada pueblo, no he encontrado ni uno que no cuente con su museo, con una atención al visitante en varios idiomas, un centro de interpretación, etc. Todo ello a precios razonables (menos los castillos de Füssen, que son carísimos, pero es otra historia).

    Aquí es difícil encontrar una calidad turística asi hasta si vas al Escorial. Es lamentable, en serio.

  11. Transmetropolitan 10 abril, 2012 a las 14:58 #

    A mí lo que me ha ganado es que alguien plantee hacer algo más con el turismo que llenarse los bolsillos sin más. Me gusta eso de que sea un medio y no un fin.

Trackbacks/Pingbacks

  1. De casinos y dudas - 9 abril, 2012

    [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos De casinos y dudas politikon.es/2012/04/09/de-casinos-y-dudas/  por KrisCb21 hace [...]

  2. Balance del gobierno: reformas, sí; eficacia, no | NeoEunomia - 10 abril, 2012

    [...] España se ha agudizado la controversia con el destino Eurovegas pero, como ha señalado Roger, el problema está en las condiciones privilegiadas que propone, no en sí en el negocio. Por otro [...]