Política

La pregunta más importante para la izquierda

24 mar, 2012 - - @

El otro día discutía (en persona, y en Twitter) sobre la opción de marcharse de España, decisión que muchos amigos míos, conocidos en persona o no, han tomado ya. Paradójicamente, irme de España me resultaría fácil y complicado. Fácil, porque nací fuera, me crié nómada y siempre he tenido bastante detachment con las cosas – y para las personas, está el Facebook o el Skype para los íntimos. Y difícil, porque el hecho de haber nacido extranjero y haber pasado toda mi vida en España me hace plenamente consciente de lo importante que es este país para haberme hecho tal y como soy; al contrario que muchos españoles (ninguno de los cuales me lee) no doy por sentadas ciertas cosas que comprendo perfectamente que nunca habría podido vivir, o tener, si me hubiera quedado en Brasil. Y eso me lleva a estar profundamente agradecido a España. Y, sí, sé perfectamente que España no me devuelve el agradecimiento: soy joven (relativamente), universitario y de izquierdas, tres factores que me hacen un perfecto candidato para tomar la puerta de salida. Pero lo dije el día en el que el PP ganó las elecciones y sigo defendiéndolo: este es un país muy bonito, me da mucha pena tirarlo. Y quien diga que España no se merece nuestro esfuerzo para hacerla un lugar mejor… podría desmentirle larga y ampliamente, pero me ahorraré los panegíricos patrioteros para otra ocasión más festiva.

En todo caso, desalienta ver la desilusión extenderse como una mancha de aceite en la izquierda española. El otro día estuve cenando con dos muy buenos amigos, militantes socialistas dedicados, y todo el tiempo que pasamos hablando de política estuvo plagado de silencios dolorosos, bufidos significativos y frases que se quedaban a medias pero que dejaban clara la desilusión. Este fin de semana mismo puede consumarse la destrucción definitiva del sistema bipartidista por el que tanto protestó el 15-M, para convertirse en un sistema “de partido y medio” a la sueca o a la australiana, donde la pregunta no es qué partido puede ganar las elecciones, sino si el partido mayoritario sacará mayoría absoluta o no. Hasta un hombre tan ponderado como don Roger se puso el otro día en modo friki enfurecido, literalmente mandando a todo este bello país, según las inmortales palabras del Tano Pasman, a la reputa madre que le recontramil parió.

Y la verdad es que con razón. Ver los mítines del PSOE, donde sacan a Felipe González y a Alfonso Guerra en una histérica tentativa de vudú político; ver a IU, que no contentos con poner de portavoz parlamentario al hombre con la voz más desagradable de este lado de los Urales (¡!) se vuelven a salir con la vieja cantinela del socialfascismo a poco que les dejan la oportunidad… Y si encima los muchachos y muchachas del 15-M que sí que tienen cierto nivel intelectual – que los hay y que los conozco – no pueden salir a la calle  porque se les llenan las manifas de perroflautas, magufos y pijipis apestando a incienso con ínfulas de viajes a la India y rabos de nube, pues apaga y vámonos.

La izquierda ahora mismo no tiene rumbo. Aunque detesto las batallas simbólicas y desprecio a los que las dan más importancia de la que se debe, he de reconocer que la izquierda ha perdido la batalla de las palabras. Primero perdimos “libertad” a manos de la derecha, y ahora nos están quitando “cambio” de las manos. Partidos y sindicatos de izquierdas se han convertido en instituciones netamente conservadoras, incapaces de darse cuenta de que el mundo ha cambiado. El bicho del capitalismo global no solo está fuera de la jaula, sino que ha cogido la jaula, le ha puesto una etiqueta y la vende en Desigual a 49,99. Y ahora, viendo como el agua sube día a día, prefieren empeñarse en salvar su ex-revolucionario culo.

Y es, a mi humilde entender, por la incapacidad de dar respuesta a la que, para mí, es la pregunta más importante para la izquierda española, y, si me apuran, para la europea:

¿De qué queremos que viva este país?

Porque la derecha lo tiene muy claro. Para ellos, el punto de referencia, su gran triunfo político y económico, fue el milagro español de los 50 y los 60. Edificado sobre la espalda de los emigrantes, sobre el sudor de los curritos, sobre la sangre de los sindicalistas, sobre los pechos de las escandinavas y sobre los sobres que engrasaban (y engrasan) todo el sistema. La derecha considera que España es el tercer mundo, siempre lo será, y estas ínfulas de país moderno que hemos llegado a tener son lujos de progres que rompen los fundamentos sobre los que se edifica España. La derecha quiere que vivamos de lo que siempre hemos vivido: del tajo en la obra, del pincho de tortilla y del hotel con piscina en Almuñécar. Y sobre esos principios está construida la reforma laboral del Gobierno. Destinada a reducir drásticamente los salarios y crear una masa de mano de obra precaria y poco formada que nos haga competitivos con Eslovaquia, Letonia o Rumanía.

Eso es lo que quieren. Eso es lo que están consiguiendo. Y nosotros no presentamos alternativa alguna.

El sistema actual NO FUNCIONA. Un país donde en los años de espectacular bonanza económica un 10% de su población activa no trabaja (una tasa de paro que haría caer gobiernos en países más sensatos: “Battle Royale” se pasa en un Japón donde la tasa de paro es de un quince por ciento, for God’s sake). Y a pesar de que la propuesta de contrato único de mis compadres de Politikon me resulta sensata y cuenta con mi interés y apoyo, no deja de ser un medio para un fin que no conocemos.

Porque volvemos a la pregunta inicial: ¿de qué queremos que viva este país?

Porque si no tenemos una respuesta a esa pregunta no podemos diseñar una política económica. Si no podemos diseñar una política económica no tenemos un proyecto político. Si no tenemos un proyecto político, nuestras campañas (electorales o no) se resumen a buscar el candidato que resulte más simpático y a repetir como loros que la derecha lo hace mal. Y visto el éxito arrollador (sarcasm mode) de este planteamiento político, si no tenemos una respuesta a la pregunta no volveremos a ganar unas elecciones así nos maten.

De dos una: o seguimos lamentándonos o empezamos la remontada. Y lo más importante es responder a esta pregunta.

Yo me voy de España, si es necesario. Pero si me voy, es para volver. Y para trabajar por tirar de este país hacia el futuro.

Seguiremos informando.

54 comentarios

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos La pregunta más importante para la izquierda politikon.es/2012/03/24/la-pregunta-mas-importante-para-l…  por ContratoUnico hace […]

  2. Mohorte dice:

    El otro día lo discutíamos en Twitter. Yo tengo 22 años. Vivo muy bien, pero al abrigo de mi entorno familiar. Si tuviera que sostenerme por mí mismo sería incapaz, porque apenas cuento con ofertas laborales razonables recién licenciado. Mi futuro próximo, que es el mismo que han tenido compañeros de facultad que llevan ya varios años licenciados, es saltar de beca en beca (ninguna de ellas supera los 600 al mes) trabajando para empresas que no van a tener ningún interés en contratarme. Ante esta perspectiva, tengo dos opciones: o seguir de trabajo precario en trabajo precario que no me sirve ni remotamente para independizarme, o seguir formándome. Pero es una formación que, en el actual sistema laboral, no me va a llevar a ninguna parte. Así que muchos tenemos en mente la tercera vía: huir.

    Una buena parte de mi generación se siente así. Impotente. A todo ello hay que sumar una clase política empeñada en hacer de España cada día un lugar peor, no ya sólo a nivel económico, sino también a nivel social. No entraré en asuntos ideológicos, pero creo que seamos de derechas o de izquierdas, a todos nos parece frustrante que el precio del alquiler de la vivienda sea tan alto que siempre merezca la pena comprarse un piso. Y nadie hace nada por solucionarlo. Cómo nadie hace nada, aparentemente, por solucionar nada que sea un problema y un obstáculo para las generaciones futuras.

    En este clima social, político y económico, muchos vemos que España le ha dado bastante a nuestros padres, pero que no está dispuesta a darnos demasiado a nosotros. Así que sí, nos sentimos agradecidos, pero a medias, no tanto por lo que nos da, sino por lo que un día dio.

    Hablo desde un punto de vista muy personal, pero últimamente estoy muy cabreado con España. Tanto como para largarme y no volver. Supongo que será una cuestión psicológicamente irracional, pero tampoco me quedan ganas para reconstruirla. Como decía, la impotencia a veces lo impide.

    Y sí, a ratos apetece involucrarse, querer cambiar el país, quedarse, construir algo mejor y todo eso. Pero luego ves que el PSOE sigue llevando a sus mítines a Felipe González y Alfonso Guerra, que junto a Griñán y Rubalcaba triplican la edad de buena parte de sus votantes. A fin de cuentas, de los votantes que están pensando en largarse de España. De verdad, es desesperante verles tan desconectados de la realidad. O al menos de la realidad futura del país.

  3. rrazo dice:

    Comparto la mayor parte de los sentimientos que evoca el artículo y como yo soy más de la clase dirigente que de la trabajadora (ergo me gusta más procrastinar que hacer ;-) ) doy una idea para otra campaña de politikon.

    Que tal un decálogo de cosas que los españoles de menos de 40 años podemos hacer para que las cosas mejoren y que no incluya firmar cosas en actuable.

    Lo digo porque la verdad no tengo nada claro que medios tengo que seguir para mandar sugerencias o quejas a mi diputado (¿tengo uno?), no se a que periódicos podría mandar cartas para que fueran más las opiniones que se pudieran leer e incluso no se que hacer cuando el periódico pase de largo de mis comentarios.

    No se, en general, que hacer más allá de descargar mis pensamientos en un blog o en meneame (no, es broma, no comento en meneame…. no mucho…) .

    Quiero una movilización, una corriente, un algo a lo que me pueda sumar y que, como esos amigos tuyos del 15m, no se vea enmascarada por tonterías o por exigir cosas imposibles.

    Quiero hacer algo…

    • Lightboy dice:

      Y como tu hay cientos, entre los que me incluyo.

      ¿Que hacemos?

      • Pau dice:

        Otro más que no sabe qué hacer. Chapeau al artículo y al comentario.

        Sólo matizaría un punto: lo primero es tener una política económica?? No es precisamente ése el problema, subyugar la política a la economía? Lo primero, primerísimo, es hacer limpieza del sistema (eliminar corruptos de las listas, cargos sobrantes, consejeros a dedo, reformar el sistema de gobierno entero), y luego nos encargamos de la economía, el medio ambiente, las relaciones exteriores, etc.

        Un político no es más que un gestor del país, por algo se les llama “Ejecutivo”

  4. EdénFélix dice:

    No puedo más que aplaudir toda y cada una de las palabras e ideas expresadas en el texto. Bravo.

    Por un lado yo ya he emprendido el camino, acabo de emigrar de España por tercera vez en 5 años, aunque he acabado regresando las 2 primeras y puede que lo haga una tercera de aquí a un tiempo por las mismas razones que esgrimes, me duele y mucho dejar mi país, mi casa, en las manos en las que se encuentra actualmente.

    Por otro comparto plenamente la crítica hacia la crisis ideológica y propositiva de la izquierda española. Como militante de la izquierda, en diversos partidos, desde los 18 años (ahora mismo tengo 30), siempre me he acabado desencantando por aquello que destacas, la izquierda no tiene más proyecto que creerse superior moralmente que la derecha, viviendo en una complacencia ajena al mundo actual desde que tengo uso de razón.
    Hace meses me embarqué en un proyecto supuestamente nuevo y renovador, que ha acabado siendo un chiste de mal gusto al estar manejado en la sombra por los mismos de siempre, aquellos que viven como dioses desde su parapeto y su inacción social pues cuentan con la garantía de tener sustento y posición gracias a pardillos como yo o los que nos subimos a su barco. Resultó muy doloroso y desilusionante, pero no por ello pienso rendirme. No me resigno a dejar mi país en mano de la derecha ni a dejar la izquierda en manos de incompetentes.

    Volveré.

  5. narbona dice:

    Chapó….!! Gracias por decirlo en voz alta. Sí que se te lee. Yo lo he hecho.

  6. Oscar dice:

    Es bueno saber que no soy el único militante de un partido de izquierdas que se siente así. Pero entrando un poco al trapo en el tema de la estructuralidad de la nueva mayoría absoluta del PP; viendo los datos de la encuesta del CIS sobre sus nuevos votantes, yo no tengo tan claro que esta mayoría absoluta del PP vaya a durar para siempre. Me explico, tienen mucho votante de centro, poco ideologico que no se va a casar con ninguna opción electoral si dentro de un año no funcionan sus recetas y estamos peor que nunca, como parece que va a pasar.
    Veo más probable una destrucción de los partidos que una nueva hegemonia popular.

  7. Miguel dice:

    En España, si vemos los porcentajes de desempleo, y en qué provincias se concentra, no es difícil discernir qué actividades se están viendo perjudicadas. Además, si ves los datos del INE de los últimos años verás qué es lo que hemos dejado de producir. En realidad esos datos ya son públicos, y nuestra mayor fuga está en la industria y el sector primario.

    Es decir, estamos dejando de fabricar cosas.

    Una buena respuesta para esa interesante pregunta sobre “qué es lo que quiere hacer España”, sería satisfaciendo a la cuestión de por qué hemos dejado de fabricar cosas, y si tenemos que fabricar cosas, las mismas cosas, cosas distintas, o tenemos que seguir sin fabricar nada.

    Por otro lado, en mi estricta opinión personal, la derecha no le ha robado a la izquierda ninguna idea interesante sobre “la libertad”, aunque puede que tengamos un concepto de libertad distinto.

  8. anton dice:

    Suscribo la idea argumental de post: Que economía queremos: ‘hacia arriba’, del conocimiento, i+d, innovación, valor añadido, productiva o ‘hacia abajo”: camareros y albañiles (y su correspondientes empresarios chapuzas) compitiendo con Estonia, China, etc… Si ‘partidos y sindicatos de izquierdas se han convertido en instituciones netamente conservadoras, incapaces de darse cuenta de que el mundo ha cambiado’, o, peor, aún, si se han convertido en representantes indolentes y acomodados que suponen (y con razón ) que a pesar de 5.3 millones de parados, recortes de derechos, reducción de salarios, desahucios masivos de familias, etc.,se ganarán retiros dorados en El Consejo de Estado o en cualquier multinacional….pues habrá que hacerles saber que estaban equivocados. Y que o se toman las medidas necesarias para enderezar la situación económica (que las hay) o los que tendrán que marcharse de España serán ellos. Hacérselo saber con todos los medios que sean necesarios. Los responsables únicos de que todavía no lo sepan, están delante de nuestros espejos.

  9. Miguel dice:

    Es decir, que la culpa de lo que sucede en España es de los sindicatos, porque no podemos competir contra países que no tienen sindicatos, como China.

    Además las deslocalizaciones son culpa de los sindicatos.

    Flipando en todas las escalas de colores

  10. Josechu dice:

    ¡Enhorabuena por el artículo y los comentarios!
    Soy votante de derechas, lo he sido siempre, y aunque no comparto muchos de tus argumentos me ha parecido muy interesante tu punto de vista.
    Al hilo del comentario de Mohorte, sobre las escasas oportunidades laborales para los jóvenes, quiero añadir que, desde mi punto de vista, no se trata de una situación coyuntural sino que es algo por lo que todos hemos pasado cuando éramos recién licenciados: tengo 40 años y en mis comienzos profesionales la situación era similar a la actual. Encadené un par de becas de 50.000 Ptas., luego un par de contratos en prácticas por 100.000, después contratos por obra de 6 meses… Tardé algunos años en lograr un contrato indefinido por un sueldo “suficiente” de 200.000 Ptas. ( lo que hoy se llama “mileurista”).
    Cuando contaba en casa lo difícil que me resultaba encontrar el trabajo ansiado, mi padre, medico de 76 años, me decía que él había empezado igual que yo… A comienzos de los años 60.
    No se trata por tanto de un problema coyuntural sino estructural: los comienzos fueron así para todos, para mi, para la gente de mi entorno y para los de las generaciones anteriores.
    La buena noticia es que, poco a poco, todo llega aunque los comienzos no sean fáciles.
    Suerte.

    • Carlos dice:

      Josechu,

      Te reto a que descubras un solo contrato de 600 euros por prácticas en todo el territorio nacional.

      Por otro lado, 200 mil ptas son 1.200€ a los que si le aplicamos la inflacion de 15 años por lo menos saldrían unos 1.500€ actuales.

      Un dato que se te ha escapado. Tenemos un paro juvenil de casi el 50%: no hay trabajo y el poco que hay cada vez es más precario. Las diferencias con respecto a tu época son obvias… o es que acaso había un generación formada y cualificada que se veía forzada a emigrar en tus tiempos?

      Siento que tu actitud es conservadora y reaccionaria pero estoy de acuerdo en que el problema es estructural. Hay que cambiar el sistema porque nunca saldremos de la crisis, ni España, ni ningún país, siguiendo este modelo de crecimiento perpetuo, de neoliberalismo injusto, de acumulación indefinida… de la dictadura del dinero.

  11. Carles Sirera dice:

    Con las maletas preparadas y soñando con una postdoc con financiación extranjera, hace ya tiempo que estoy solo en mi país. De mi promoción del instituto (un instituto público repleto de chiflados intelectuales que competimos y nos ayudamos hasta alcanzar una excelencia notable), la mayoría hace años que están trabajando fuera. De mi promoción, hay unos cinco doctores por 30 alumnos, pero en España quedamos dos (por poco tiempo). Los que emigraron están casi 40% en los USA y en Alemania y el resto entre Italia, Francia, Inglaterra y lationamérica. De los 30 graduados, sólo uno es funcionario (médico) y el resto trabajamos en la privada, como contratados en el sector público (estamos en los 30 tacos) o se hicieron autónomos. Licenciados creo que, en total, fueron 25. Ya son 10 años o más de experiencia laboral, sin ver un contrato indefinido (aunque no sé si lo hubiésemos querido). Mucho curro, mal sueldo y siempre con la esperanza de que saldría algo mejor.
    De mi promoción salieron bioquímicos, físicos, médicos, farmacéuticos, fisioterapeutas, filólogos, economistas, historiadores, periodistas, veterinarios, trabajadores sociales, matemáticos e incluso algún que otro ingeniero, todo esto sin contar que, profesionalmente, hemos sido principalmente camareros, djs o animadores de hoteles, campamentos y fiestas de odiosos niños. No hubo ni abogados ni filósofos (ahora que pienso en esto, no sé por qué me llena de orgullo).
    Todos eramos de izquierda sensata, muy del rollo de la ilustración a pesar de tintes postmodernos… Y, poco a poco, todos estamos abandonando nuestra ciudad y me doy cuenta que emigrar no es triste. La tristeza es para los que se quedan en una ciudad en la que se enseña que debes sentarte a esperar que llegue tu turno, que algo mejor te aguarda en un futuro indeterminado.
    Y el problema de la izquierda y sus partidos es que han hecho suya esa forma de vivir provinciana con sus funcionarios de partido y sus viveros de jovencitos especialistas en calentar la silla con la esperanza de que en el futuro, por alguna ley inexorable de la alternancia política, les tocará su turno y serán colocados en alguna estructura de poder.
    Y, ante tanta misera, todos emprenden proyectos egoistas, sea emigrar, sea hacerse abogado corporativo o sea afiliarse al PP valenciano.

  12. wowow dice:

    Fácil, porque nací fuera, me crié nómada y siempre he tenido bastante detachment con las cosas

    Panoli

  13. wowow dice:

    perdon por mi anterior mensaje, lo dejo pq es lo q pienso de esa linea, pero ahora he leido el articulo entero.

    Deberias haberlo orientado más en la idea principal que entiendo quieres transmitir: no abandonar el barco, que es lo facil. Hablas de otras cosas que tienen que ir en otra parte, no aqui.

    Esta de moda hablar mal del pais y salir echando pestes a otro lugar donde hay alguna “familia prometida” que nos van a querer un monton. Paises como Alemania, donde quienes gobiernan son los cristiano-democratas o como huevos se llamen (si, que mas que nos pese, el PEPE no se llama cristiano).

    Pero vamos, todo se basa en lo bien que lo han hecho los otro paises.

    1) Nos dan dinero para generar una buena mano de obra cualificada, creando universidades a porrillo, por todas partes y…
    2) Nos ayudan con la idea de que “ESPAÑA ES LO PEOR” que tanto nos gusta a nosotros mismos recrear y por ultimo
    3) A ellos todo les va fenomenal, con lo que todos en estampida a sus paises.

  14. wowow dice:

    “”Todos eramos de izquierda sensata, muy del rollo de la ilustración a pesar de tintes postmodernos… Y, poco a poco, todos estamos abandonando nuestra ciudad y me doy cuenta que emigrar no es triste. La tristeza es para los que se quedan en una ciudad en la que se enseña que debes sentarte a esperar que llegue tu turno, que algo mejor te aguarda en un futuro indeterminado.”””

    Muy bonita tu vida, entonces por que te vas? A mi me parece lo triste pirarse a arreglarse uno mismo la vida. Prefiero quedarme aqui, pagar aqui los impuestos, y si puedo, pelear por mejorar las cosas aqui, que esta la gente que siempre he conocido toda la vida.

  15. Manu dice:

    Si en vez de ver el mundo en términos maniqueos utilizásemos un mínimo de racionalidad analítica veríamos que hasta aquí hemos llegado por fundamentalmente un motivo y que la Izquierda es uno de los principales responsables de lo que está sucediendo.

    Lo que veo cuando escucho a mucha gente que se pretende de Izquierda es una adhesión emocional a una idea y que esta idea no resiste ni el análisis ni la confrontación con sus resultados de gobierno.

    Es muy fácil enamorarse del número 8, por ejemplo. Y tatuártelo en el alma desde la infancia sin cuestionártelo por un instante.

    Pero estas personas debieran hacer un esfuerzo por entender las razones profundas de por qué si saben que dos y dos son cuatro se pasan la vida pretendiendo que salga el ocho.

    Cuando nuestros actos desafían y ofenden nuestra razón es tiempo de llegarse al terapeuta porque no estamos bien.

    La Izquierda y su correlato artificioso, la derecha, son dos pingajos mentales usados para manipular emocionalmente a aquellos que lo permiten.
    Es la garantía del fracaso absoluto personal y social porque contradicen leyes tan evidentes como la gravedad.
    Y lo que contradice leyes naturales se termina pareciendo a una religión de sustitución.

    Buenos días

  16. Ninel dice:

    Es exactamente lo que he hecho. Después de 20 años en España, vuelvo a Francia, que es de donde me marché a los 11 años. Me dolió en su momento por mis amigos y mi familia pero ahora con trabajo y viendo que la vida que siempre quise tener es posible veo las cosas de otra manera. Lo que pesa son las personas. Al país le pueden dar mucho por el culo. En estos casos hay que ser egoísta y ver lo que es bueno para uno mismo. Espero que hagas una correcta elección pues seguramente no tengas dos oportunidades.

  17. Manu dice:

    España siempre fue tierra de nómadas.
    Somos emigrantes natos y suele irnos bien en todas partes porque la base humana es buena, llana, currante y espabilada. Ahora, además se van titulados pero poca gente con oficio. Gente que, de verdad, sepa hacer algo que le permita vivir de sus manos. Esto se ha perdido y es una pena. No sér donde leí que en toda la comunidad de Madrid o en Cataluña no queda nadie que sepa hacer un par de zapatos y hace cuarenta años había uno en cada calle.

    Hace cien años en las provincias del norte se fue yendo en torno al 25% de la población. Es decir, casi todos los jóvenes se iban. Cuba, México, Venezuela, Argentina, Brasil, Australia, USA, Canada. En los puertos grandes los barcos llegaban al muelle y en los pequeños anclaban a unos cientos de metros los vapores y goletas de pura vela y la gente se llegaba en bote con la maleta y comida para el viaje.
    Esto de ahora es jauja.

  18. Marc dice:

    Palabras muy acertadas, yo lo resumiría en: Tiene la izquierda un business plan para España?

  19. Al-Khwarizmi dice:

    El PSOE lleva mucho tiempo sin ser ni parecerse a un partido de izquierdas. Imagino que si tus amigos “militantes socialistas dedicados” se consideran de izquierdas, su desilusión no será nueva. Ya llevarían ocho años desesperados al ver cómo Zapatero continuaba inflando la burbuja inmobiliaria que creó Rato, fomentando ese modelo de turismo y ladrillo que criticas, y de propina haciendo cosas como bajar impuestos a los banqueros.

    Yo soy de izquierdas y por eso ni se me ocurre apoyar ni votar a un partido de centro-derecha, como el PSOE. Si tus amigos y otros como ellos hiciesen lo mismo, tal vez no tendríamos que estar lamentándonos viendo cómo nuestra democracia va mutando hacia un bipartidismo derecha vs. ultraderecha, estilo USA, mientras el país se hunde en la miseria.

  20. MISTERX dice:

    luego las ratas que se marcharon volverán cuando los que nos quedemos aquí levantemos la mierda que nos dejo la izquierda.
    pero claro las ratas son las primeras en abandonar el barco .

  21. carlos dice:

    España esta como esta por el dejar hacer de los españoles y todos los demas. La culpa de que España este en ruinas se debe al borreguismo de la mayoria de la sociedad, poca cultura ciudadana o ninguna, se vota por amiguismo, clientelismo y gilipollismo. Solo saben pasar de izquierdas a derechas y muchos sin saber porque. No toda la poblacion esta atontada, los que no lo está y quieren cambiar las cosas con ideas y conceptos que apoyo, mueven gente por toda España, pero no quieren que el movimiento se politice. Y como pensaís cambiar las cosas, agitando las manos, convocando una constituyente sin visibilidad politica(firme para que se haga). Pero aun asi sigo pensando que hay fundar un partido politico NUEVO Y DE IZQUIERDAS. UN portavoz con carisma y experiencia politica. Pero en vez de luchar ,quereis escapar, fuera nunca estareis en casa! ami me da igual tengo dos nacionalidades y hablo 5 idiomas, pero es mejor luchar en su tierra, que en una extranjera, por muy europea que sea. Os lo dice un hijo de emigrantes, que vio lo que pasaron sus padres! y hoy no os van a tratar mejor, por muy estudiados que esteis, cuando su pais este tocado: SOBRAREIS.
    La lucha nunca termina!

    • Roberto dice:

      Coincido bastante con el punto de vista descrito en las dos primeras frases. Iba a escribir mi propio comentario pero veo que me lo puedo ahorrar.

      No coincido con la última parte: los meses que pasé en Inglaterra en 2004 (beca de trabajo) y 2006 (trabajo) me sentí más en casa que en España porque la cultura se adaptaba mejor a mi. No me pude quedar en aquella ocasión porque a mi pareja no le gustaba ni quería hacer los obligatorios sacrificios iniciales.

      Puedes intentar cambiar todo un país o puedes cambiar tú de país. Ahora estoy tratando de emigrar a otro lugar que creo que se adaptaría más aún a mi forma de ver la vida (he tenido amigos viviendo allí y los he visitado durante bastantes días en dos ocasiones) y en este caso mi pareja tiene claro que si estoy bien no volveré y quizá lo nuestro se acabe. La sola idea de seguir aquí hundido en el fango cultural y moral me anula. En todas partes ha habido emigrantes que no han vuelto, que han rehecho su vida adaptándose al lugar de destino y me parece bien. Los que vuelven los que emigran únicamente por asuntos económicos o los inadaptados, casos que no son el mío.

  22. Antonio dice:

    Estupendo artículo. En serio, estupendo. Das en el clavo.

    … Pero…

    Yo tengo otra pregunta.

    Parece ser que en el PP cabe todo el mundo por igual: Liberales, democratas-cristianos, franquistas, caciques que sólo están en política para poner la mano, empresarios del siglo XIX, monárquicos, xenífobos, centralistas, antiabortistas, homófobos, etc (OJO: no digo que los peperos sean así, digo que en PP caben todo tipo de personas de derechas)

    Ahora mi pregunta: ¿Por qué en la izquierda somos tan excluyentes? Parece que nos cuesta estar unidos. Parece que en este artículo te avergüenzas de “perroflautas, magufos y pijipis apestando a incienso con ínfulas de viajes a la India y rabos de nube”
    ¿Te imaginas una manifestación “provida” en la que los organizadores se quejaran de que se les ha llenado de neoliberales?

    ¿Es posible un país (o una izquierda) en el que quepamos todos?

    • Manu dice:

      Hay dos motivos y son de manual.

      El primero es de Neurología: La mayor parte de las decisiones que se toman al votar son instintivas. Ni siquiera se puede decir quje sean emocionales porque puede haber emotividad de base racional.
      Esto hace que la mayor parte del esfuerzo político se consuma en estimular los instintos primarios subliminales. Miedo, Seguridad. Protección. Envidia, etc. Una vez se ha establecido esta relación con un grupo de votantes es casi indestructible.

      La Izquierda, impotente para disimular su fracaso económico, ha ido buscando voto de nicho en los extremos. Este factor de pérdoda de voto no lo quiere reconocer pero es tan fuerte o más que el paro.

      No hay mucho que se pueda hacer. Es sistémico una vez se elige el camino del instinto básico.

      A la derecha le sucede algo parecido en proyección simétrica y también está condenada al fracaso. Es la estrategia inconsciente que optimiza el rendimiento de ambos al turnarse.

      Es el tablero de juego lo que necesita cambios importantes y complicados. No hay soluciones geniales de ningún mesías.

      Saludos

  23. Ana dice:

    Me parece de ser muy corto de miras que pienses que un motivo que impulsa a los jóvenes a irse es ser de izquierdas. Creo que no entiendes en absoluto que España está tan jodida que esto no se trata de jóvenes socialmente comprometidos disgustados por recortes y más recortes. Esto en muchos casos es un sálvese quién pueda, en otros el orgullo de haberte formado durante años y saber que nadie va a pagar lo que vales, o la ilusión de tener un sueldo acorde con los gastos del país en el que vives.

    Además es del todo frívolo decir que no te vas porque el país es muy bonito cuando hay personas a las que no le queda otra opción.

    El éxodo no es cosa de izquierdas o de derechas. Es cosa de personas.

  24. Emilio dice:

    Leyendo las cosas que escribes encuentro muchos pensamientos que se me han pasado por la cabeza. Sin embargo, mi respuesta es la siguiente: no es que no queramos ayudar a España, es que ésta no se deja.
    ¿Que la izquierda no está sabiendo reaccionar? En buena parte es verdad. Pero no es cierto que no haya alternativas. IU tendrá sus cosas malas, pero ahí sigue estando, y en muchos casos tenían razón (y la siguen teniendo) sobre los líos en que nos hemos metido. Y hace poco salió un partido nuevo, llamado Equo, que defendía no sólo un ideario muy relacionado con la izquierda, sino que tenía un claro modelo productivo basado en alta tecnología y energías renovables… pero en lugar de eso, los españoles decidieron votar otra cosa. Obviaron en buena parte a Equo, prefirieron la abstención a IU, y en el PSOE, han apostado por las opciones más conservadoras y autorreferenciales, en vez de un nuevo modelo de cara a la sociedad. Para colmo, PSOE y PP convencieron tanto a la gente de que hay que apretarse el cinturón, y el capitalismo nos ha convencido tanto de que el libre mercado es bueno, que ahora todo el mundo se lo cree.
    En definitiva, la cosa está fastidiada. Cambiar esto a corto plazo es prácticamente imposible. Yo he intentado encontrar trabajo en España, pero lo veo complicado porque mi país no quiere apostar por la ciencia. Quedarse para muchos sería un suicidio. Prefiero marcharme e intentar cambiar las cosas desde fuera, pero con el escepticismo de que no sabemos si esto podrá a llegar a ser algún día.
    En todo caso, mucha suerte, y hasta ahora.

    • EdénFélix dice:

      No es mi intención polemizar y polarizar la discusión, pero me río y mucho de la opción EQUO, a la que he pertenecido desde sus inicios y he abandonado porque es una maldita estafa, no solo a nivel interno sino a nivel externo, con caras visibles que no dan la talla ni política ni profesional para encabezar un proyecto político serio.

      Lo siento por muchos amigos que he dejado allí, pero EQUO no es alternativa seria, ni por discurso (el cual no se creen ni sus miembros de la Comisión Gestora) ni por la mayoría de su masa participativa.

      Necesitamos una nueva opción política de izquierdas que tenga claro qué quiere para España y para los españoles y cómo piensa lograrlo y cómo piensa dejar participar a los ciudadanos. Esa opción no la representa EQUO, ni de coña, y aquellos que me conocen saben que hablo con un extenso conocimiento de causa.

  25. Manuel Cruz dice:

    Los votantes de izquierdas no sé, pero sus políticos y “famosos” sí que lo tienen claro. La izquierda ha creado más millonarios que la lotería. El problema es que siempre son los de arriba los que ganan y los de abajo los que pierden, como en las buenas estafas.

    La “derecha” se junta toda en bloque porque no les queda más remedio. Su propaganda dice que la izquierda es paro, corrupción, hambre y miseria, y lo peor es que no es una trola, se confirma siempre que gobierna.

    Las izquierdas no se juntan así las maten, porque lo único que les mueve es la ENVIDIA. Por eso hay tanto hippie y antisistema en sus filas, por eso se anteponen ellos a los demás, por eso aniquilan entre sí si no tienen en frente a un enemigo común. Por eso las políticas de “quítate tú pa ponerme yo”. Por eso hace oposición en vez de gobernar. Por eso sólo funciona mientras hay café para todos, y se hunde en cuanto llega la crisis.

    La envidia no construye nada, sólo sabe destruir. El socialismo social funciona como un algoritmo genético inverso. El socialismo económico es científicamente inviable. La izquierda sólo necesita aplicarse un tiempo para convertirse en su propia enemiga. Es un conglomerado construido a partir de una pésima idea pervertida por pseudointelectuales.

    Lo mejor que puede pasarle a sus bases es que la izquierda política desaparezca, y lo peor, que resurja, ya que la envidia lamentablemente nunca desaparecerá.

  26. Ximo dice:

    El artículo está muy bien para cierto espectro de españoles, los españoles de Madrid por ejemplo. Pero para la España real, eso es catalanes, vascos, gallegos, valencianos o mallorquines no es más que otro artículo que reduce el ser a lo que son unos cuantos y que han metido ese ser en la cabeza del resto. En el País Valenciano tenemos Compromís, en Catalunya tenemos CiU, ICV y ERC, en Galicia el BNG, en el País Vasco PNV y otros y en Mallorca el PSM…

    Es muy empobrecedor el eterno bipolarismo que los españoles tienen en la cabeza de PP o PSOE, y todo ello es debida a la pobreza de unos pocos que justamente es donde está el poder político y los medios de comunicación. El día que España o mejor aún la Península actue con respeto desde la diversidad y el conocieminto de los diferentes pueblos que habitan en esta parte del mundo empezarán las conciencias a despertarse y dejaremos de oir tonterias. El artículo está muy bien a mui parecer, pero cuando dice España debería decir Madrid…o lo que fuera.

  27. atunov dice:

    Deacuerdo con el artículo.

    Solo matizar que en mi opinión nuestros son políticos son el reflejo de nuestra sociedad, y creo que es aplicable a cualquier nación democrática. Por lo tanto, solo un cambio de mentalidad en nuestra comunidad hará posible un cambio de políticas en todos los sentidos.

    Saludos.

  28. andres dice:

    Dicho sin ánimo de ofender, me parece un artículo infantil y demagógico, indigno de figurar en Politikon. Saludos

  29. Alberto García dice:

    ¿Cual es el plan socialista para España? No habéis leído a Marx XD

    Personalmente dudo que el PP o “la derecha” que se dice en el artículo que representa tengan un proyecto más definido para España que la socialdemocracia con el PSOE por delante. Los primeros simplemente van a tender a aplicar políticas y su sistema de caciquismo que llevarán a una “Valencianización” y el PSOE tratará de capear el temporal para intentar conseguir un sistema productivo con algo más de valor añadido donde en vez de explotar camareros se explote a universitarios.

    El socialismo y cualquier idea política de mínima igualdad y fraternidad está en momentos en momentos bastante bajos a nivel mundial. La gente a interiorizado determinadas tesis sobre la ineficiencia del colectivismo como si fueran verdades universales por más que desde un punto de vista etológico o simplemente lógico sean estupideces.

    La Izquierda esta fuera del mapa político, así que los socialdemócratas como sucedáneo a medio camino o pactista está de más.

  30. Y.G. dice:

    ¿¿Es que no se puede ser capitalista y de izquierdas o qué?? Nórdico, vamos.

    • anton dice:

      Claro que se puede. Y, además, es el modelo que mejor resultado económico da para la mayoría social. El problema, parece ser, es que algunos (los que no son mayoria social pero sí tienen el poder economico) no lo quieren..Un problema. A resolver.

    • anton dice:

      Claro que se puede. Y, además, hasta la fecha, es el modelo económico que mejor rendimiento ofrece a la mayoria social de un pais. El problema, parece ser, es que a algunos (que no son mayoria pero si tienen el poder economico) no les interesa nada de nada. Un problema. A resovler.

    • anton dice:

      Claro que se puede. Y, además, hasta la fecha, es el modelo económico que mejor rendimiento ofrece a la mayoría social de un país. El problema, parece ser, es que a algunos (que no son mayoría pero si tienen el poder económico) no les interesa nada de nada. Un problema. A resolver.

    • Alberto García dice:

      Claro que si, también Carlista y de izquierdas. A mi me chirría menos tener un rey pasmarote que un mercado de valores donde la gente se lucre especulando o una banca privada.
      Los países Nórdicos están muy bien, si vives allí, a ver si aguanta un poco más allí la socialdemocracia.

    • antonio dice:

      Claro que se puede. Y es, hasta la fecha, el modelo de economía política que mayor rendimiento ofrece a la mayoría social de un país. El problema, parece ser, es que hay algunos (que no son mayoría pero si tienen el poder económico) que no lo quieren nada de nada. Un problema. A resolver.

  31. Frost dice:

    Estupendo, aunque amargo artículo Thiago. Mi enhorabuena. Yo también tengo las maletas casi listas. Después de años encadenando de becas, he decidido que ese periodo se terminó, especialmente tras el jarro de agua fría que ha sido comprobar que las becas de postgrado en España no se conceden bajo criterios de mérito y capacidad, sino de enchufe. Así que he comenzado a buscar empleo en Alemania, con el objeto de mudarme allá en cuanto termine la beca con la que estoy trabajando actualmente. Ya estuve un tiempo allí y entonces terminé por volver. Esta vez pretendo irme por un año, pero no es algo fijo. Principalmente, porque mientras que no me faltan ofertas de trabajo para irme (y eso a pesar de las barreras de entrada que supone ser licenciado en derecho), dudo que las vaya a tener para volver.

    Ya con los resultados electorales en la mano a estas horas, no sé si estar animado o desalentado. Quizá un poco de cada cosa. Animado, porque es posible que la mayoría del PP en España no sea tan “hegemónica”, y se pueda ir al traste más rápido de lo que creemos. Desanimado, porque teniendo en cuenta lo horriblemente mal que ha hecho el PSOE su papel en España en general, y en Andalucía en particular, resulta desalentador la baja accountability de los grandes partidos en España. Básicamente, PP o PSOE pueden gobernar llevando el país al desastre, que tranquilamente pueden esperar a obtener de nuevo la mayoría sin rectificar una coma su discurso. Es lamentable, porque de esa forma nunca mejoraremos ni un ápice.

    Creo que este país afronta un futuro muy delicado. Los partidos políticos no tienen incentivos a cambiar. La generación joven y más preparada está dispuesta a abandonar el país, sin trazas de volver. Debido a la dualidad del mercado, en España se quedarán los jarrones Ming del mercado, que llegado cierto punto (bastante cercano) no podrán sostener el Estado de bienestar. Entonces la derecha habrá conseguido su victoria y nos habrá devuelto de un plumazo a 1925. Solo les faltará establecer la religión católica como oficial del reino, restablecer el servicio militar, y restablecer el sufragio censitario.

    ¿Qué debe hacer la izquierda ante esta perspectiva? Ayer se decía en la radio que el PSOE debía volver a sus orígenes. Y yo me pregunté “¿significa eso que debería aceptar de nuevo el marxismo?” Tal cosa es ridícula, pero es cierto que la izquierda necesita buscar de nuevo su espacio ideológico, obliterado por la derecha. Sin embargo, quien mejor puede articular ese espacio ideológico son los intelectuales y los jóvenes, los cuales estamos siendo expulsados a patadas del país.

    A la larga, me temo que España se verá tan machada por la derecha neo-liberal, que quizá la siguiente generación de trabajadores, los que ahora están naciendo, no contemplen como tan ridícula la opción comunista.

    • Carles Sirera dice:

      Frost, ¿cómo que las becas de postgrado se conceden por enchufe?
      ¿Te refieres a las FPU o FPI? Yo no he visto enchufe. Sí que he detectado una grave falta de transparencia en la ANEP con les becas postdoc de movilidad, una transparencia que es mayor en las JdC o las RyC.
      Por otra parte, si estás disconforme con el actual modelo de I+D en España, hay unas cuantas asociaciones de jóvenes investigadores que intentan mejorar el modelo, aunque la mayoría de sus fundadores hayan emigrado o estemos en ello.

      • Frost dice:

        Me refería a becas privadas. No tengo muchas opciones a optar a una beca de investigación como jurista que soy. Recuerdo haber optado a la del Tribunal Constitucional, pero desestimaron la petición sin siquiera decirme el porqué. Me planteé seriamente recurrir, por emitir un acto administrativo sin motivación. Pero entonces me salió otra beca más interesante, que es la que tengo actualmente.

      • Frost dice:

        Como jurista, puedo optar a pocas becas de investigación. Yo estaba pensando principalmente en las privadas, pero aquellas que son creadas por órganos políticos no son mucho mejores. Recuerdo haber optado a una del Tribunal Constitucional, y me la denegaron sin ninguna clase de motivación. Si no me hubieran otorgado la beca con la que actualmente estoy trabajando, habría recurrido seguro.

        No obstante, os apoyo completamente en lo que se refiere a que exista mayor transparencia en la concesión de becas de investigación, o que se cambie el modelo de I+D, que por comentarios de algunas amistades me consta que es pésimo.

  32. Alberto dice:

    La cuestión es si tienen que decidir ellos a base de subvención y regulaciones de que queremos vivir. Yo quiero vivir de hacer aplicaciones, otros con energias renovables, otros con la agricultura ecológica, otros con plasticos, etc. ¿Quien son ellos o tu para decidir que es lo correcto?. Esto es la fatal arrogancia. En Andalucia tenemos lo que merecemos y seguira siendo asi.

  33. javier dice:

    Sí, claro, la izquierda no tiene nada que ver con lo que ha pasado en este país ni en Europa. Como se nota que además de ser ustedes gente principal y no insignificantes trabajadores, no sufrieron en sus carnes los ochenta y noventa.

  34. […] decidiendo qué mundo prefieren, no cómo llegar a él. Otra cosa es cuando los políticos no tienen ni la más remota idea sobre qué ofrecer, pero ese es otro […]

  35. Débora Sánchez dice:

    Interesante artículo, pero, ¿de qué queremos vivir en Andalucía? ¿Del PER? ¿De las subvenciones europeas?

    1.523.465 de andaluces (el 24% del censo de las últimas elecciones) parecen querer seguir manteniendo este sistema que no tiene sostén posible, ¿o sí? Yo no lo veo.

    Ciertamente, habrá que buscar respuestas, pero que sean compatibles con el resto del planeta, porque a estas alturas de la película, como que eso del autoabastecimiento y de cerrar fronteras, lo veo complicado.

    Esto es peor que buscar la cuadratura del círculo.

    • Arturo dice:

      De seguir así las cosas, no me extrañaría demasiado que llegase a Ezeiza una multitud de españoles, como en los viejos tiempos.
      Los acompañarán aquellos de doble nacionalidad, que serán recibidos como el hijo pródigo.
      Si se adaptan a este loquero, podrían ser felices…

  36. […] razón Thiago en que quieren un país de paletas, camareros y recepcionistas de hotel, siempre ha sido así. Que […]

Comments are closed.