Economía

Buenos trabajadores en la empresa equivocada

20 mar, 2012 - - @egocrata

Uno de los grandes problemas de la economía española, y una de las causas de nuestra demencial tasa de paro, es la baja productividad de los trabajadores españoles. Es algo que comentábamos el otro día, contestando a algunos políticos que creen que en España no se trabaja lo suficiente, y que debemos tener en mente cada vez que hablamos sobre cómo salir de la crisis.

Lo que vemos en la mayoría de sitios, sin embargo (incluído el artículo del otro día), es un número, un índice o dato único de productividad media por trabajador, hora trabajada o algo parecido en España, pero nunca se le da demasiada importancia a la composición de esas cifras. La productividad española es mala, en general, así que tenemos que arreglarla como sea, incluso si eso significa bajar los salarios a cañonazos.

Un artículo reciente en Nada es Gratis, sin embargo, incluye una estadística muy, muy curiosa, que vale la pena ser repetida: productividad laboral según tamaño de empresa en la siempre ineficiente España y en los increíblemente productivos Estados Unidos.

Echando un vistazo a la tabla es fácil darse cuenta que los trabajadores españoles no son tan malos. Es más, en empresas de tamaño similar, el aguerrido currela español produce más o menos lo mismo que sus colegas americanos, con diferencias relativamente escasas en los márgenes. El problema realmente grave es otro, que creo se ve bastante claro en esta gráfica que hemos visto por aquí otras veces:

Exacto: en España tenemos PYMEs a patadas. Nos sobran PYMEs por todas partes. Tenemos tal cantidad de ellas, de hecho, que se bastan por si solas para hacer que nuestras cifras de productividad sean realmente lamentables.

¿Por qué sucede esto? Como comentan en NeG, el origen de este mal no es que España esté llena de españoles y los empresarios de este país son todos unos cafres unicejos con boina. El problema, en este caso, es algo tan simple como incentivos, y más concretamente el increíblemente absurdo sistema regulador español y sus increíbles trabas burocráticas.

La estupenda, realmente idiota reforma laboral del PP tiene un ejemplo de libro de esta clase de trabas: el contrato indefinido de apoyo a trabajadores, el enésimo intento de arreglar el mercado laboral español creando otro engendro anticuado. Esta criatura permite contratar a un trabajador en periodo de pruebas durante un año sin coste de despido, algo que ya de por sí es extraño, pero lo más divertido es que sólo está disponible para empresas de menos de 50 trabajadores. Si tienes un negocio pequeñito y empleas a 48 personas, el estado te deja contratar a dos tipos y hacer con ellos lo que quieras. Si quieres expandir tu negocio un poco y fichar a tres, ahora eres un malvado capitalista y tienes que pasar por el aro como todo el mundo.

En un mundo con economías de escala, esto crea unos efectos secundarios especialmente espantosos. Las empresas pequeñas viven en un delicioso mundo de regalos institucionales constantes, ya que son los “emprendedores” que generan “la mayoría del empleo”, etcétera, etcétera. Si esta pequeña empresa sale de la burbuja de mini-negocios sin ambiciones y quiere empezar a crecer, una vez que cruza el umbral regulatorio invisible que señala a los malvados capitalistas ya puede prepararse. Nada de bonificaciones ni contratos chungos. Nada de papeleo reducido. Nada de impuestos abreviados por baja facturación. Nada de incentivos, deducciones o protecciones para pequeñas empresas. A partir de ahora te vas a comer el mismo carro de regulaciones que esas desalmadas multinacionales como Telefónica, Endesa y Carrefour, y pobre de tí que nos vengas lloriqueando que el convenio del sector no se adapta a lo que haces.

La regulación, el papeleo y los impuestos tiene costes. Entender los convenios colectivos, negociar con sindicatos y adaptarse a la regulación es complicado;  una empresa tiene que dedicar un montón de tiempo, dinero y recursos para adaptarse a todos estos requisitos. Para una megacorporación multinacional gigante, el coste por trabajador o unidad vendida para enfrentarse al papeleo es relativamente pequeño, ya que lo que sirve para 200 trabajadores probablemente es válido también para 30.000. Para una empresa que recién salta del mundo casi sin regulación de las micro-PYMEs a la segunda división de la mediana empresa, esto resulta muchísimo más caro, provocando que muchos directamente renuncien a crecer. Es algo que vemos en otros países como Francia a menudo, y que España repite sólo que elevado a cotas aún más absurdas.

Queda responder un par de cosas. Por una lado, por qué las empresas pequeñas son en general menos productivas. Más allá de las economías de escala, Cives me enseñaba el otro día este artículo de Jonas Agell sobre cultura organizativa en empresas pequeñas y como establecen su sistema de retribuciones. El resultado es curioso: los gestores de las PYMEs son mucho menos propensos a pagar por rendimiento, tener salarios demasiado distintos entre trabajadores o tomar acciones disciplinarias que en empresas grandes. Son, en otras palabras, organizaciones más paternalistas y menos burocráticas, y la productividad y esfuerzo de los trabajadores se resiente por ello.

La otra pregunta, claro está, es qué debemos hacer para ayudar a aquellas empresas que pueden dar el salto a expandirse, creando más empleo y trabajadores más productivos. La respuesta, en este caso, creo que es bastante obvia. Por un lado, simplificar radicalmente el demencial sistema regulatorio español (insisto: la palabra “gestoría” no tiene traducción al inglés) y por otro (todos a una) un contrato laboral único.

El problema de este país no es que seamos una pila de idiotas incompetentes. El problema es que insistimos en intentar ganar batallas equipados con mondadientes, y después nos extrañamos que no podemos competir.




21 comentarios

  1. Drissang dice:

    Estoy de acuerdo con el artículo.

    Prcisamente ayer hablaba con un compañero de la frontera de los 50 trabajadores y de como tratar de formentar el crecimiento de las empresas podía ser beneficioso y nunca parece tenerse demasiado en cuenta. Siempre se habla de crear nuevas empresas pero no de empujar las ya existentes más allá de facilitar el crédito pegandoles palos a los malvados bancos.

    Lo que ya es más difícil es el “como”, pero creo firmemente que una simplificación de trámites y regulaciones no nos haría ningún daño.

    Claro que mi visión no es imparcial… he trabajado en dos gestorías y actualmente estoy en una pequeña empresa en la que YO soy la gestoría.

  2. Manuel dice:

    No vas desencaminado, pero (y lo digo desde el más profundo respeto) te vuelves a quedar en los conceptos de manual, alejado de la realidad.

    Hazte una pregunta, ¿cuánto gasta un gran empresa en TI al cabo del año y cuánto una pyme? ¿cuánto en consultores externos para mejorar su funcionamiento, ser más flexibles y dinámicos?

    Te lo adelanto, las Pyme entre poco y nada, las grandes mucho, hasta el punto de tener sus propios departamentos de TI, orientandos a no solo la parte hardware de la TI, sino también a dotar a los empleados de herramientas Software para que sean más productivos.

    Yo he trabajado con Pymes como Consultor, y trabajo en una empresa grande, y mi experiencia con las Pymes no puede ser más decepcionantes.

    Bases de Datos de clientes en MS Access, que es un engendro que puede ser llamado muchas cosas pero nunca una base de datos. Programas de facturación pirateados que no se adaptan a lo que realmente necesitan, porque quien lleva la empresa considera que comprar licencias y ser legales es tirar el dinero.
    Departamentos de ventas donde los pedidos se siguen recogiendo solo por teléfono y en blocs multicopia, que luego se deben de copiar a un Excel para registrarlos. Les hablas de aplicaciones a medida, o adaptar software existente, de montar una sencilla página para clientes registrados donde poder hacer los pedidos y te miran mal o ponen el grito en el cielo si el presupuesto supera los 300€ por una web.

    Y te hablo tanto de empresas de 10 personas como de empresas que eran líderes en su sector, pero que seguían trabajando exactamente igual que hace 30 años (si funciona ¿para qué cambiar?).

    ¿Contrato único? ¿retribuciones por productividad?…

    Admito que son cosas que ayudarían, en algún caso, pero que no son la panacea.

    Como te decía trabajo en una empresa grande, donde la productividad es mayor que en una pyme, sin necesitar contratos únicos y donde los variables por productividad u objetivos son una utopía.
    Ahora, lo que sí funciona (aunque no siempre) es contar con herramientas para poder hacer tu trabajo, y una mentalidad orientada a adaptarnos a lo que el mercado nos demande en el menor tiempo posible.

    • Francisco dice:

      Creo que Roger intenta decir (perdón si no es asÍ) que el contrato único y otras medidas lo que harían es fomentar el crecimiento, crear competidores mayores y de ese modo por pura teoría de la supervivencia del más fuerte aniquilar a esa puñeteras Pymes que no se gastan el dinero más que en Porches Cayenne del dueño.

      ¡¡Muerte a las Pymes!!!

      ¡¡Aniquilación y exterminio del autonomo innecesario!!

      (( Esto último es opinión mía, Roger no cree en el uso de las armas como motor de evolución social… )) :)

  3. alter_ego dice:

    Yo pensaba que la principal causa de nuestra “demancial tasa de paro” era que los bancos ya no concedían créditos a las empresas, de tal modo que estas perdían la solvencia necesaria para invertir y mantener los sueldos de la plantillas; por no hablar de lo que les adeuda la administración y del frenazo inmobiliario.

    Quiero decir que las concidiones que se denuncian en la entrada como factores clave de nuestra desbocada tasa de paro estaban igualmente vigentes en 2006 cuando bajamos al 7 u 8 %, no recuerdo bien. Así que esas trabas de las que habla Roger no deben ser tan importantes cuando el dinero circula a manos llenas.

    • cives dice:

      Esto es como decir que la principal causa de nuestra tasa de paro es que vivimos en un universo físico poblado por criaturas humanas.

      Obviamente, que haya una restricción de crédito brutal y una demanda muy débil es un elemento central para explicar el paro.

      Pero eso no explica por qué tenemos un paro por encima del de nuestros vecinos que tienen condiciones del sistema financiero equivalentemente abominables.

      Es un tema que hay que decir más: España tiene el doble de paro de sus vecinos ajustado por el ciclo y eso significa que no es un problema de demanda, es un problema estructural, de oferta, o como queráis llamarlo.

      Finalmente, no estaría de más subrayar que tener un tejido con un montón de PYMES -que son muy dependientes del crédito externo y muy poco capaces de financiarse mediante capital- es algo que hace que cualquier sistema shock de crédito sea especialmente dañino sobre el sistema productivo.

    • Kartoffel dice:

      Mi tío no se murió por fumar, ya que antes de tener cáncer de pulmón, en 2006, también fumaba y seguía vivo.

    • Manuel dice:

      El paro demencial en España existe desde siempre por diversos factores.

      ¿Por la restricción del crédito?… pues no, lo primero porque el crédito se debería usar únicamente como forma de conseguir dinero para invertir y crecer en tu negocio, no como forma de vida, que es lo que han hecho muchos en España.

      Antes las Pymes vivían con los ingresos que conseguían, Reinvertían los beneficios en la propia empresa, buscando formas de ganar mercado y conseguir más contratos.

      Pero con el disparate crediticio se acostumbraron, como muchos españoles, a vivir a costa del Banco.
      Si este año he ganado 600.000€, en lugar de invertirlos tiro de la línea de crédito que el banco me ofrece de 900.000€ y ese dinero ‘pa la saca’.

      Si mi negocio crece, en lugar de pensar en cómo hacer más con la misma gente, contrato más gente (total, el dinero no es mío, es del banco) y que trabajen igual que los que ya estaban.

      Con el cierre del grifo, por parte de los bancos, he visto a empresarios quejándose de que ‘por culpa de los bancos’ habían tenido que poner 400.000€ de su bolsillo para mantener su negocio, en tono de completa indignación.
      No sé, pero ¿qué esperan? ¿que los metan los bancos arriesgándose a no recuperarlos? ¿que los ponga papá Estado para que ellos no se jueguen nada?

      Inversiones 0% en I+D, visión corto-placista (plan de negocio para el año, nunca a mayor plazo), costumbre de vivir del crédito y/o subvenciónes, limitarse al mercado doméstico en su totalidad.

      ¿Cuántas grandes empresas hay en España? ¿y cuántas no son ex-monopolios estatales, Bancos, Energéticas o Constructoras?

      España es un país de escasísimas empresas solventes con visión internacional, con cientos de miles de empresas dependientes del mercado interno y el Estado.

  4. Alatriste dice:

    Pues no, Alter Ego, no… que nuestra tasa de paro sea demencial por desgracia no tiene nada que ver con la crisis sino que es algo permanente, tenemos _SIEMPRE_ una tasa de desempleo doble o más que países comparables al nuestro. En el mejor de los momentos, allá por 2007, España quizá bajase del 8,5% de paro, y estoy completamente seguro de que no bajó del 8%. Los países “normales” para llegar al 9% de paro han necesitado los peores momentos de la peor crisis desde 1929 (los que llegaron, que muchos consiguieron evitarlo).

  5. Shine dice:

    Y dale la burra al trigo… España está llena de españoles y los empresarios, hay de todo, pero son bastante burros. Es viejuna, pero es reveladora:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/78532-empresario-espanol-de-peor-formados-de-ue.html

    Otro día explicaremos una pregunta del Informe de Competitividad ese que hace Sala i Martí donde preguntan a los propios directivos si contratan por meritocracia o por “corriente contínua”. Adivinen por dónde sale España.

    Si os creeis que contratos únicos o reducción de burocracia va a cambiar demasiado el panorama vais listos.

  6. oalfonso dice:

    Los bancos si que prestan dinero, lo que sucede es que no prestan a empresas ruinosas sin planes de negocio creíbles (cuando los tienen), los bancos no prestan a quienes piensan que no se lo van a devolver.

    ¿Qué empresas son las de los planes de negocio chapuceros y poco profesionales? Pues las Pymes.

  7. guition dice:

    Estando de acuerdo en cuanto al contenido lo que no me gusta de esta entrada es el tono rotundo que se parece a lo que critica.

    ¿El problema de España es que está llena de…? Elija opción según gusto:

    a. Españoles
    b. Pequeñas empresas
    c. Grandes empresas
    d. Políticos
    e. Empresarios
    f. Trabajadores
    g. Sindicatos
    h. Billetes alemanes
    i. Bipartidismo
    j. Comunidades autónomas

    Una empresa tiene dificultades para superar la barrera de los 50 trabajadores, eso está claro. Nuestra legislación es un batiburrillo de normas y excepciones propias del señor K del relato kafkiano. El que piensa más en su idea de negocio que en cómo aprovechar la legislación tiene las de perder. Aquí, para emprender, mejor ser abogado que ingeniero. Y además el estado deja de ingresar dinero en ayudas absurdas para las PYMES (para cierto tipo en la práctica).

    España, puesto 133 en facilidad para comenzar un negocio según el Banco Mundial, eso sí es rotundo:
    http://www.doingbusiness.org/rankings

    Lo que tampoco se puede decir ahora es: las PYMES no molan y no sirven para nada. La distribución de tamaños sin las distorsiones patrias es exponencial en los otros países. No creo que haya otra forma de que comiencen que ser una PYME, más si no vives en California. Bueno sí, también está la posibilidad de ser la típica gran empresa corporativista proveniente de la época de la autarquía falangista y más tarde privatizada. Unas cuantas del Ibex-35. No solo hay dualidad en el mercado laboral, también parece que lo hay en el empresarial.

    Por otra parte el tamaño óptimo de una empresa puede ser muy variable. Yo sigo prefiriendo ir a tomarme un café al sitio pintoresco de la esquina que a Starbucks, y a los turistas también. Me da igual si los puestos de trabajo se crean en una gran empresa o en mil pequeñas, mientras funcione. Por otra parte, comparar la productividad de una empresa grande con la de las pequeñas es como comparar a una persona rica con otra pobre y concluir que la primera tiene mayor capacidad de generar ingresos. Las empresas grandes son las empresas de éxito, las que no, dejan de serlo.

    “Hey, Amancio, ¿Qué leches hace con una tienda de ropa? Así no se va a ninguna parte.”
    “Wozniak, que me acaban de decir que si no eres IBM eres el mal.”

  8. @edulfc dice:

    Una cosa Roger (y todos). Una PYME es una PYME, dos PYME siguen siendo dos PYME, al igual que un CD es un CD y dos CD siguen siendo dos CD. No existe el plural en las siglas.

  9. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Buenos trabajadores en la empresa equivocada politikon.es/2012/03/20/buenos-trabajadores-en-la-empresa…  por kylian hace 1 [...]

  10. Alatriste dice:

    Polkillas, me dejas a tiro hecho una apreciación personal sobre el PP: más que “cercano a los empresarios” el PP es un partido cercano al viejo INI, funcionarial a tope. En vano se buscará en su cúpula a un empresario o nada que se le parezca (Rato era lo más cercano a serlo, creo). Practicamente todos o todos a secas, en cambio, son funcionarios en excedencia.

    Hasta quien ha pasado por la empresa privada, como Guindos, lo ha hecho a una edad relativamente avanzada, después de una carrera funcionarial, y él entró directamente en la cúpula de un banco. Por lo menos a mí no se me ocurre ninguno que tenga auténtica experiencia en crear y gestionar su propia empresa; en realidad, tampoco abundan precisamente los que tengan experiencia en trabajar por cuenta ajena… el 99% de ellos estudió Derecho, aprobó unas oposiciones, ocupó su plaza, y luego entró en política, algunos muy pronto.

    Y no creo que sea casualidad que sus soluciones al mercado de trabajo, aunque las llamen liberalizadoras, en la práctica sean estatalistas y burocráticas… casi diría que funcionariales en el peor sentido de la palabra.

  11. Epicureo dice:

    Me pregunto si en esos cuadros se cuentan como microempresas a la multitud de autónomos subcontratados y falsos autónomos que hay en España. Dudo que esto exista en otros países. Y aquí cada vez hay más.

    La alergia a contratar de los empresarios españoles (que tienen sus motivos, no digo que no) hace que muchos trabajadores, sin intención de ser empresa, recurran a esta solución.

    Y en estos casos la productividad no significa lo mismo que en una empresa, ya que lo que cobran es el equivalente de un salario, o sea bastante menos que lo que producen. La diferencia va a engrosar la cuenta de resultados de la empresa contratante, lo cual podría explicar (junto con las horas extra obligatorias y gratuitas) la altísima productividad de las empresas medianas españolas.

  12. [...] Vamos un chollo. Aquí se producen dos niveles de profundizamiento de la dualidad. Por un lado si eres un parado de menos de 30 años y tienes aún prestación por desempleo te van a ofrecer este contrato, ¿quién no va a aprovechar esta bicoca?. Un año en pruebas, te pagan solo el 25% de tu sueldo, y si te despiden a los 363 días de ser contratado no te pagan ni 1€ de indemnización. Por otro lado si eres un parado de menos de 30 años peeeero no te queda prestación por desempleo o no la has acumulado, ni te mirarán el currículum, o eso o pasarás a tener contrato aprendiz (paso anterior). Habrá parados de ocupabilidad más alta que otra basados en algo tan arbitrario como el mantener aún tiempo de prestación por desempleo y no por su capacidad profesional, productividad o cualquier otro criterio. [...]

  13. [...] Vamos un chollo. Aquí se producen dos niveles de profundizamiento de la dualidad. Por un lado si eres un parado de menos de 30 años y tienes aún prestación por desempleo te van a ofrecer este contrato, ¿quién no va a aprovechar esta bicoca?. Un año en pruebas, te pagan solo el 25% de tu sueldo, y si te despiden a los 363 días de ser contratado no te pagan ni 1€ de indemnización. Por otro lado si eres un parado de menos de 30 años peeeero no te queda prestación por desempleo o no la has acumulado, ni te mirarán el currículum, o eso o pasarás a tener contrato aprendiz (paso anterior). Habrá parados de ocupabilidad más alta que otra basados en algo tan arbitrario como el mantener aún tiempo de prestación por desempleo y no por su capacidad profesional, productividad o cualquier otro criterio. [...]

  14. [...] Vamos un chollo. Aquí se producen dos niveles de profundizamiento de la dualidad. Por un lado si eres un parado de menos de 30 años y tienes aún prestación por desempleo te van a ofrecer este contrato, ¿quién no va a aprovechar esta bicoca?. Un año en pruebas, te pagan solo el 25% de tu sueldo, y si te despiden a los 363 días de ser contratado no te pagan ni 1€ de indemnización. Por otro lado si eres un parado de menos de 30 años peeeero no te queda prestación por desempleo o no la has acumulado, ni te mirarán el currículum, o eso o pasarás a tener contrato aprendiz (paso anterior). Habrá parados de ocupabilidad más alta que otra basados en algo tan arbitrario como el mantener aún tiempo de prestación por desempleo y no por su capacidad profesional, productividad o cualquier otro criterio. [...]

Comments are closed.