Economía

Buenos trabajadores en la empresa equivocada

20 Mar, 2012 - - @egocrata

Uno de los grandes problemas de la economía española, y una de las causas de nuestra demencial tasa de paro, es la baja productividad de los trabajadores españoles. Es algo que comentábamos el otro día, contestando a algunos políticos que creen que en España no se trabaja lo suficiente, y que debemos tener en mente cada vez que hablamos sobre cómo salir de la crisis.

Lo que vemos en la mayoría de sitios, sin embargo (incluído el artículo del otro día), es un número, un índice o dato único de productividad media por trabajador, hora trabajada o algo parecido en España, pero nunca se le da demasiada importancia a la composición de esas cifras. La productividad española es mala, en general, así que tenemos que arreglarla como sea, incluso si eso significa bajar los salarios a cañonazos.

Un artículo reciente en Nada es Gratis, sin embargo, incluye una estadística muy, muy curiosa, que vale la pena ser repetida: productividad laboral según tamaño de empresa en la siempre ineficiente España y en los increíblemente productivos Estados Unidos.

Echando un vistazo a la tabla es fácil darse cuenta que los trabajadores españoles no son tan malos. Es más, en empresas de tamaño similar, el aguerrido currela español produce más o menos lo mismo que sus colegas americanos, con diferencias relativamente escasas en los márgenes. El problema realmente grave es otro, que creo se ve bastante claro en esta gráfica que hemos visto por aquí otras veces:

Exacto: en España tenemos PYMEs a patadas. Nos sobran PYMEs por todas partes. Tenemos tal cantidad de ellas, de hecho, que se bastan por si solas para hacer que nuestras cifras de productividad sean realmente lamentables.

¿Por qué sucede esto? Como comentan en NeG, el origen de este mal no es que España esté llena de españoles y los empresarios de este país son todos unos cafres unicejos con boina. El problema, en este caso, es algo tan simple como incentivos, y más concretamente el increíblemente absurdo sistema regulador español y sus increíbles trabas burocráticas.

La estupenda, realmente idiota reforma laboral del PP tiene un ejemplo de libro de esta clase de trabas: el contrato indefinido de apoyo a trabajadores, el enésimo intento de arreglar el mercado laboral español creando otro engendro anticuado. Esta criatura permite contratar a un trabajador en periodo de pruebas durante un año sin coste de despido, algo que ya de por sí es extraño, pero lo más divertido es que sólo está disponible para empresas de menos de 50 trabajadores. Si tienes un negocio pequeñito y empleas a 48 personas, el estado te deja contratar a dos tipos y hacer con ellos lo que quieras. Si quieres expandir tu negocio un poco y fichar a tres, ahora eres un malvado capitalista y tienes que pasar por el aro como todo el mundo.

En un mundo con economías de escala, esto crea unos efectos secundarios especialmente espantosos. Las empresas pequeñas viven en un delicioso mundo de regalos institucionales constantes, ya que son los “emprendedores” que generan “la mayoría del empleo”, etcétera, etcétera. Si esta pequeña empresa sale de la burbuja de mini-negocios sin ambiciones y quiere empezar a crecer, una vez que cruza el umbral regulatorio invisible que señala a los malvados capitalistas ya puede prepararse. Nada de bonificaciones ni contratos chungos. Nada de papeleo reducido. Nada de impuestos abreviados por baja facturación. Nada de incentivos, deducciones o protecciones para pequeñas empresas. A partir de ahora te vas a comer el mismo carro de regulaciones que esas desalmadas multinacionales como Telefónica, Endesa y Carrefour, y pobre de tí que nos vengas lloriqueando que el convenio del sector no se adapta a lo que haces.

La regulación, el papeleo y los impuestos tiene costes. Entender los convenios colectivos, negociar con sindicatos y adaptarse a la regulación es complicado;  una empresa tiene que dedicar un montón de tiempo, dinero y recursos para adaptarse a todos estos requisitos. Para una megacorporación multinacional gigante, el coste por trabajador o unidad vendida para enfrentarse al papeleo es relativamente pequeño, ya que lo que sirve para 200 trabajadores probablemente es válido también para 30.000. Para una empresa que recién salta del mundo casi sin regulación de las micro-PYMEs a la segunda división de la mediana empresa, esto resulta muchísimo más caro, provocando que muchos directamente renuncien a crecer. Es algo que vemos en otros países como Francia a menudo, y que España repite sólo que elevado a cotas aún más absurdas.

Queda responder un par de cosas. Por una lado, por qué las empresas pequeñas son en general menos productivas. Más allá de las economías de escala, Cives me enseñaba el otro día este artículo de Jonas Agell sobre cultura organizativa en empresas pequeñas y como establecen su sistema de retribuciones. El resultado es curioso: los gestores de las PYMEs son mucho menos propensos a pagar por rendimiento, tener salarios demasiado distintos entre trabajadores o tomar acciones disciplinarias que en empresas grandes. Son, en otras palabras, organizaciones más paternalistas y menos burocráticas, y la productividad y esfuerzo de los trabajadores se resiente por ello.

La otra pregunta, claro está, es qué debemos hacer para ayudar a aquellas empresas que pueden dar el salto a expandirse, creando más empleo y trabajadores más productivos. La respuesta, en este caso, creo que es bastante obvia. Por un lado, simplificar radicalmente el demencial sistema regulatorio español (insisto: la palabra “gestoría” no tiene traducción al inglés) y por otro (todos a una) un contrato laboral único.

El problema de este país no es que seamos una pila de idiotas incompetentes. El problema es que insistimos en intentar ganar batallas equipados con mondadientes, y después nos extrañamos que no podemos competir.