mercado laboral & Sociedad

Mercado laboral, dualidad y estado de bienestar

15 Mar, 2012 - - @egocrata

José Fernández-Albertos y Dulce Manzano han publicado un artículo fascinante en la Fundación Alternativas sobre el apoyo social al estado de bienestar en España. En contra de lo que sucede habitualmente, los electorados de ambos partidos mayoritarias tienen preferencias bastante parecidas sobre este tema. El apoyo al estado de bienestar no tiene un carácter ideológico o partidista, algo francamente extraño. De hecho, los grupos sociales con menos recursos económicos no son los más favorables a una expansión del estado de bienestar, aunque apoyan políticas redistributivas.

El origen de esta curiosa distribución social de preferencias, obviamente, no nace del vacio, sino de la peculiar configuración del estado de bienestar español. De forma más específica, sobre cómo las extrañas instituciones del mercado laboral hispánico hacen que el sistema de seguridad social beneficie más a los “insiders” (los afortunados con contrato indefinido) que a los outsiders (parados y temporales):

En mercados duales un sistema de seguridad social que exija un periodo mínimo de contribución para ser beneficiario y fije el monto de las transferencias de manera proporcional a los ingresos durante la vida laboral, protege especialmente a los insiders -quienes han podido cotizar a la seguridad social de forma sostenida y mantener salarios más altos- y penaliza a los trabajadores con ingresos más bajos e historias laborales más precarias. Así cuanto mayor es el grado de división de la clase trabajadora (mayor grado de dualismo), menos redistributivos serán los programas de seguridad social y, por ende, el Estado del Bienestar.

Como mayor es la dualidad del mercado laboral, menos efectivo es el estado de bienestar, especialmente uno basado en cotizaciones sociales. Los que apoyan el sistema actual, por tanto, no son necesariamente los pobres, sino aquellos realmente beneficiados por el sistema: los insiders. A los jóvenes, precarios y demás chusma les toca depender de la familia, porque el estado realmente no les da un céntimo. La interacción entre dualidad y un sistema contributivo lo único que consigue es que no estemos protegiendo a quienes peor lo están pasando en la crisis, sino a los que ya están empleados. El resultado es realmente surrealista:

Los insiders, quienes no forman parte normalmente del grupo de trabajadores con bajos salarios, apoyarán una expansión del Estado del Bienestar pero no necesariamente una mayor redistribución de los ricos hacia los pobres. Los trabajadores con salarios más bajos, aunque desean un grado más alto de redistribución, no estarán muy dispuestos a que el Estado del Bienestar se expanda en un mercado de trabajo dual dado que se les excluirá de los privilegios que gozan los asalariados mejor pagados. En cambio, en países con mercados de trabajos no duales, los partidarios de la intervención del Estado del Bienestar tenderán a tener preferencias más fuertes por la redistribución al tener dicha intervención una naturaleza más redistributiva. Por tanto, es de esperar que la correlación positiva entre preferencias por la redistribución y por el Estado del Bienestar esté condicionada por el nivel de dualismo en el mercado laboral.

Dicho en otras palabras: tenemos un electorado condenado a la esquizofrenia. La dualidad del mercado laboral español no sólo es injusta con los que están fuera del sistema, sino que encima hace que toda esas proclamas de proteger el estado de bienestar les suenen al timo de la estampita, ya ellos no ven un duro de ese gasto público. Mientras tanto los que más servicios quieren son los que están relativamente bien; el paro está sobre el 16% en adultos entre 25 y 54 años, y un 10,5% en mayores de 55.

Hemos conseguido montar un mercado laboral que no sólo excluye salvajemente a un tercio de la población activa, sino que además se las apaña para sabotear cualquier intento del estado para redistribuir renta y combatir la pobreza. Lo nuestro es realmente de frenopático.

Pero no, el problema es que no trabajamos suficiente horas o cobramos demasiado. En fin. (y sí, Cives, esto es sarcasmo)

 


11 comentarios

  1. Cives dice:

    Roger, querido, ¿me explicarías qué relación tiene la última frase -dónde no tengo muy claro si niegas que tengamos un problema de competitividad o vuelves a argumentar que deberíamos (incentivar a la gente a) trabajar menos porque en España se vive de puta madre y mejor aprovecharlo- del artículo con la exposición básicamente válida del resto?

    No, really.

  2. cives dice:

    Supongo que entonces sería más humor beckettiano ¿no?

  3. jcsanzprat dice:

    Roger, en el post de los colegios 21 comentarios, aquí excepto cives que no cuenta 0. Todo el mundo da por perdida su vida e intenta al menos dar alguna oportunidad a sus hijos, o es que el contrato único no le interesa a nadie. Sea lo que sea ¿ ves que estamos perdidos y sin solución ?

  4. José Jarauta dice:

    El trabajo temporal ya era un grave problema a comienzos del siglo XX. Veo muy verde

    el tema todavía.

  5. Gorgias Marat dice:

    Pregunta en voz alta, ¿si el estado de bienestar español se volviera mucho más redistributivo, veríamos como disminuye su popularidad? Y pregunta de política ficción, ¿los votantes del PSOE se opondrían a modificar el estado de bienestar para que fuera más redistributivo?

    • cives dice:

      Depende de como lo formules. Dentro de la mitología de izquierdas existe todo un apoyo incondicional al Estado de Bienestar para ricos (por ejemplo, las subvenciones a “la cultura”, la semigratuitidad de la universidad, etc), o las ayudas a la compra de vivienda (en nombre del derecho a la vivienda) que son un gasto netamente regresivo pero, por lo visto forman parte de un acervo que debe ser apoyado independientemente de cuál sea su efecto.

  6. Miguel dice:

    A mi no me parece mal que el estado de bienestar sea contributivo. Eso protege y da seguridad a las clases medias, que es donde estamos la mayoría. Desde cierto punto de visto me parece justo proteger mas a quien mas ha cotizado. Si no se podría favorecer la cultura de la dependencia del estado, con familias enteras viviendo generación tras generación del estado sin haber contribuido nunca nada, como pasa en UK.

    En UK que es dónde yo vivo ahora, existe la paradoja de que la clase media paga impuestos, gana mucho dinero para recibir beneficios y prestaciones, la clase alta paga pocos impuestos (ya sabemos) y no necesita las prestaciones, la clase baja no paga impuestos y recibe todos los beneficios. Por lo que es la clase media trabajadora la que paga a la clase pobre que se queda en casa con razón o sin razón. Esto creo situaciones perversas como que mucha gente con prestaciones sin trabajar ni pagar impuestos, viva mejor que mucha gente de clase media o clase baja que trabaja, lo cual es el colmo de los colmos.

    El sistema español quizá no sea muy redistributivo, es mas bien un seguro provisto y gestionado por el estado con cotizaciones obligatorias que te protege cuando las cosas van mal en función de lo que hayas cotizado anteriormente.

    Que tanto los de derechas como los de izquierda apoyen el estado de bienestar me parece perfecto, es lo mejor que le puede pasar para que nunca se pierda. Si solo apoyará a los pobres, habría mas personas en su contra y al final desaparecería tanto para clases medias como para bajas, dejando solo España solo con dos clases baja y alta.

  7. Capitulator dice:

    En contra de lo que se afirma más arriba, España es todavía un país emergente con predominio de las clases populares. La clase media “europea” a muy endeble y precaria aún. En ese contexto, ponernos un sistema contributivo es un lujo, siempre lo ha dudo.más aún cuando en españa nunca hemos tenido una red de seguridad secundaria (asistencial y no contributiva) comparable al reino unido o Alemania.Hemos empezado la casa social por el tejado, dejando fuera a los más desfavorecidos y castrando el elemento redistributivo.
    Yo seria radical y avisaría por el modelo británico, me cargaría todo el sistema contributivo.

  8. […] pública hablando de su tema es estupendo (¡aunque lo siento, Urquizu, pero el artículo que citas yo lo encontré antes!),  poner a la autora de “Manolito Gafotas” hablando de desarrollo económico, […]

  9. […] (re)diseñamos el estado de bienestar (que en España, recuerdo, es muy poco redistributivo “gracias” a nuestro mercado laboral), es necesario tener esta clase de decisiones en mente. Hasta […]

Comments are closed.