Sociedad

De la inutilidad (relativa) de los colegios privados

15 mar, 2012 - - @egocrata

Una de las señas de identidad de las familias de clase media-alta y alta son los colegios privados. Los padres, preocupados por la educación de sus retoños, desconfían de esa educación universal, generalista y gratis, y a grito de “you get what you pay for“, se apresuran a matricular a sus niños en algún prestigioso centro de enseñanza de esos que cuestan un montón de dinero. El chaval seguro que sale más culto, refinado e inteligente, con una formación de esas que lo deja como un elegido para la gloria.

Lo divertido de todo esto, sin embargo, es un pequeño secreto: los colegios privados no sirven para nada, al menos desde un punto de visto puramente educativo. Felix Salmon lo mencionaba el otro día, hablando de la obsesión de la gente con dinero de Nueva York de gastarse $32.000 al año en colegios superespeciales y superelitistas; un niño de clase media o media-alta aprende exactamente lo mismo en una escuela pública que en una muy exclusiva y privada institución de enseñanza. Si un chaval viene de una familia de renta media con padres atentos que tienen un montón de libros en casa (un indicador de cultura/ educación, por cierto), la mayoría de estudios señalan que no importa a qué colegio vaya, el resultado educativo será bastante similar. El colegio importa poco; lo importante es el entorno familiar y nivel educativo de los padres. No sólo eso, este es un resultado que aparece en múltiples estudios.  La diferencia se mantiene, de hecho, incluso entre centros educativos públicos “buenos” (digamos, concertadas de prestigio) y otros más pobres.

¿Por qué sucede esto? Empecemos por el lado educativo, por qué la calidad del colegio parece no tener demasiada relación con lo que aprenden los alumnos de clase media. La respuesta básica es socialización; un niño que está acostumbrado a ver a sus padres leyendo, manejando números o escuchándoles decir una y otra vez que ir a la universidad es muy importante y que tienen que pensar qué quieres se de mayor. No es sólo cuestión de disciplina, preocupación por las notas que sacan o ayudarles a hacer los deberes (aunque también ayuda), es simple cuestión de crecer en un entorno familiar en el que estudiar y leer es algo natural y cotidiano. Si a esto le añadimos estabilidad familiar, un entorno tranquilo, saludable y sin conflictos y un poquito de amor de madre, la misma naturaleza curiosa de cualquier renacuajo de siete años hará el resto del trabajo.

Queda explicar, sin embargo, por qué la gente insiste en gastarse cantidades absurdas de dinero en colegios que realmente no hacen demasiado para mejorar la educación de sus hijos. La respuesta, en este caso, no es tanto sacar buena nota en selectividad, sino asegurarse que sus hijos tengan las amistades “correctas”. No me refiero a eso de no mezclarse con la chusma de la pública, o algo parecido; la idea en este caso es contactos,  relaciones sociales y asegurarse que tu familia se mueve en el círculo de amistades que hace que la carrera profesional del chaval vaya bien encaminada. Es por este motivo que parece que media clase política catalana parece haber salido de un par de institutos de Barcelona (Escolapios de Sarrià y La Salle Bonanova), y la mitad de los banqueros de Connecticut parecen haber salido de Taft o Hotchkiss. Por el mero hecho de haber ido a un determinado instituto de la ciudad, uno acaba por tener en su agenda unos cuantos diputados autonómicos a poco que estuviera despierto. En el fondo es un buen negocio.

En cierto sentido, esta clase de decisiones son una señal muy clara que la igualdad de oportunidades es algo mucho más complicado y ambicioso de lo que parece en un primer momento. No basta con tener escuelas públicas decentes; uno necesita colegios públicos lo suficiente maravillosos para que los ricos decidan bajar a la tierra y mezclarse con la chusma de clase media. Segundo, y no menos importante, la calidad del colegio parece no importar para los niños que viven en familias medianamente acomodadas, pero eso también implica que la calidad del centro educativo tiene una importancia descomunal para los alumnos de familias pobres.

También, por cierto, explica uno de los secretos del éxito de lugares como Finlandia, Holanda o Corea para conseguir resultados tan buenos de movilidad social: tener relativamente poca gente pobre (y un estado de bienestar estupendo) realmente hacen las cosas bastante más fáciles. Esto de la igualdad de oportunidades que tanto me gusta mencionar sale realmente muy caro. Pero eso es para otro día.




75 comentarios

  1. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos De la inutilidad de los colegios privados politikon.es/2012/03/15/de-la-inutilidad-de-los-colegios-…  por aldelgadog hace [...]

  2. Scchummi dice:

    O sea, que la diferencia está en que en los colegios públicos se obtiene capital humano y en los privados se obtiene capital humano y capital social.

  3. Manu dice:

    Buen artículo, Roger. Pero creo que falta un matiz importante en el proceso de decisión.
    No creo que la mera acumulación de capital educativo y “social o relacional” sean todos los motivos, ni los principales.

    Cuanto más poder económico tiene una familia más importancia concede a dónde y con quién se educan sus hijos.

    De dónde salen y quiénes son sus profesores.

    El aspecto relacional tras el colegio es mínimo a lo largo de la vida. Mi generación de Preu (de un internado) cumplrá 50 años de salida del colegio en no muchos más y hemos comenzado a preparar la celebración. El 96% no nos hemos visto ni hablado desde entonces.
    Más allá de una forma de comportamiento social y unas creencias morales los elementos comunes no son tantos.

    Por otra parte basta ir a cualquier aeropuerto del mundo en las fechas de arranque de los cursos y regresos de vacaciones para ver que los internados de élite internacional están más fuertes que nunca.
    No debe sorprendernos: Un niño casi siempre se educa mejor interno en manos de profesionales con vocación (seglares o no) que externo o en las manos de funcionarios.

    Si sumamos unas tasas de divorcio que superan el 40 o 50% razón de más para que se eduquen lejos.

    Esto es lo que el dinero de verdad está comprando hoy para sus hijos. Incluso hemos visto a figuras de nuestra extrema izquierda más mediática y bullanguera con su niño en un internado suizo. Ella sabe bien por qué. Seguro.

    En resumen, todos queremos lo mejor para nuestros hijos pero tendemos a definirlo no tanto en términos utilitarios (know how and know who) como en una formación que tenga en cuenta aspectos morales, el espíritu del ser humano religioso, ateo o agnóstico en profundidad, que el estado laico es incapaz de proporcionar y de ahí el dramático fracaso educativo y la degradación de valores de todo occidente.

    Esta es, en mi opinión, la razón principal para escapar de este sistema de enseñanza que, como acabamos de ver, se emperra en la degradación sistemática de los niños. Y claro que lo consigue.

    Saludos

    • max dice:

      Citations needed, citations needed everywhere.

      En serio. No veo claro, y por tanto agraderia referencias, para:

      1- Que un niño de familia biparental se eduque mejor interno.
      2- Que un hijo de familia monoparental se eduque mejor interno.
      3- Que una “figura de la extrema izquierda mas bullanguera” sepa bien porque manda a sus hijos a un internado.
      4- Que “Occidente” tenga un “dramático fracaso educativo” y una “degradación de valores”
      5- que lo anterior sea fruto de la falta de “formación que tenga en cuenta aspectos morales”

      Como siempre, afirmaciones extraordinarias, necesitan pruebas extraordinarias.

      Un saludo.

      • Manu dice:

        Hola, Max:

        Ya que estamos en el lunch break aprovecho para recordarte que Nicolás Georgescu-Roegen arranca su “The entropy law and the economic process” alertando a sus alumnos, todos profesores de las Unis del Ivy League, que nunca ha habido en la historia tanta proliferación de modelos matemáticos y de análisis de correlaciones aplicados a ciencias sociales ni menos adición neta de conocimiento sintético.
        Es decir de mejor comprensión de lo que nos rodea para, de verdad, mejorarlo.

        Por mi parte ni siquiera lo intento porque no conozco gobierno europeos que den fondos para estudiar algo tan interesante como la relación entre fracaso escolar y tipo de familia.

        Lo único reciente que recuerdo es el dato publicado de que la incidencia de muertes por violencia doméstica es 12 veces mayor en parejas de hecho que en matrimonios. Tras ese dato se acabó la financiación así que fíjate tú.

        Lo que digo en el post que cuestionas es fruto de mi experiencia y de los indicadores o indicios que apunto.
        Concretamente en que los grandes colegios de Inglaterra, Suiza, USA, Irlanda están a reventar de españoles internos en una medida inconcebible hace no muchos años.
        Una gran parte de esos colegios son de chicos o de chicas y el tuition mensual no baja de los 3000 euros todo incluido.

        Igualmente si un día se te das una vuelta por una ceremonia de graduación de cualquiera de las universidades privadas de Madrid (ya he perdido la cuenta de cuántas son antes de que la mía, Deusto, y Esade estén tratando de abrir aquí) verás que un número desproporcionado de sus jóvenes titulados son vascos o catalanes. Probablemente más del 50% provienen de las comunidades más identitarias.

        Dado que estos territorios no andan escasos de universidades, la pregunta es: ¿Por qué un padre pagaría un mínimo de 2,500 euros (entre pitos y flautas tuition, colegio mayor, etc) para que su niño se venga a la meseta donde apenas llueve, etc?

        Me he hecho esa pregunta muchas veces y he llegado a la conclusión de que no puede ser que en esta sociedad los más ricos sean los más tontos y que estén empeñados en hacer daño a sus hijos.
        No puede ser.

        La gente normal vota con los pies y busca lo mejor para sus hijos. Es posible que se equivoquen pero hay que entender la enorme diferencia que hay entre lo “posible” y lo “probable”.

        En lo referente a fracaso escolar occidental si te haces esa pregunta es que no te han contado aún que un 3% los universitarios ingleses pasarían el examen de entrada de las universidades chinas o cómo la universidades americanas están plagadas de docentes Hindúes, Japoneses y Chinos.

        Esa batalla se perdió hace mucho y lo que hoy sucede aquí me tocó vivirlo hace 35 años en USA.

        Pero tienes razón, no tengo modelos que lo corroboren. Sólo mi experiencia y algunos indicios que a mi me funcionan como forma de saber por dónde no he de ir.

        Lo de los “valores” en otro momento porque es más gordo y de más calado..

        Un saludo

        • Dani dice:

          Alguien que ha leido a Georgescu-Roegen! Me quito el sombrero, Sr. Manu.

          Yo fui a los Escolapios en Barcelona, pero a los del carrer Ample, gestionado por curas progres de la época, nada adoctrinantes, mucha chiruca y foc de camp, eso sí. Recuerdo que en 7º de EGB dedicábamos media hora al día a leer los titulares del Avui, editábamos una revista con una imprenta rudimentaria de colotipia y teníamos una “emisora de radio” a través de la megafonía del colegio. Será la nostalgia, pero con el paso de los años me he dado cuenta de lo mucho que le debo a ese colegio y a mi hermana mayor, por llenar la casa de libros.

        • Juanlo dice:

          ya que lo mencionas… dices que esos colegios de internación ingles, suizos, irlandeses…. estan llenos de españoles… ¿me podrías decir cuantos españoles se pueden permitir pagar 3.000 euros al mes por la educación de sus hijos? ¿a cuanto asciende la cantidad de “medida inconcedible” 10, 15? Debo ser un raro… porque las únicas personas que he conocido que han salido de ese tipo de colegios han salido practicamente “yonkis” perdidos y viviendo de las rentas paternas, basicamente por la escasa libertad y la ferrea disciplina que se induce en ellos, que provoca basicamente que los alumnos busquen vias de escape que pocas veces se relacionan con la gran ansia de sabiduría, y conocimiento que intentas hacernos creer, pero al igual que tu, menciono partes de mi experiencia propia.. y generalizar con eso más que ridículo, es peligroso.

          Que se pague más por una cosa, no implica que sea mejor, es ridiculo que yo me compre un mac para leer el correo a diario, al igual que es ridículo pagar esas cantidades por la educación de un hijo para que adquiera una base de conocimientos y se le enseñe (que no eduque.. si buscas educar a tu hijo fuera, será que no tienes ganas de hacerlo por ti mismo, porque por tiempo, entonces nadie podría… en teoría) lo básico para su desarrollo en este mundo, a no ser que la hípica o el polo sean unos pilares básicos y necesarios para el desarrollo del chaval en cuestión, cosa que dudo bastante.

          Hay una cosa que creo que olvidas, y es el “hambre” y la motivación de logro, que sin duda son mayores a escalones más bajos de la sociedad, por una simple razón, al que le dan todo, no valora el esfuerzo en conseguirlo, y de ahí que aunque sea dificil ascender en esta sociedad ( gracias a los grupos elitistas que controlan quien o no debe subir más de lo debido) siempre que puedan y tengan la oportunidad, subirán un escalón los que con sudor y sangre han luchado por crearse un futuro, y no recoger la herencia dada por mama y papa.

        • AITOR dice:

          Estimado Manu,

          Mi experiencia me dice todo lo contrario de lo que le dice a usted la suya.

          Pero al igual que usted, tampoco me apetece poner datos que corroboren mi opinión.

          Por lo tanto, la opinión no es más que eso opinión y como no nos conocemos y además firmamos desde el anonimato, no podemos refrendar nuestras opiniones con nuestra reputación (sea la que sea).

          Afirmar sin referencias, es como no decir nada.

      • G. dice:

        Con abrir un poco los ojos creo que sobran pruebas. Ese hombre tiene más razón que un santo; últimamente, cuando no se está de acuerdo con una apreciación, se requieren referencias a diestro y siniestro, como si la opinión en sí no valiera nada sin un algo que la respalde. Un algo, por otra parte, que ha de salir también de una apreciación lo que, irremediablemente, nos llevaría al Big-bang para los evolucionistas o a Dios para los creyentes, motor inmóvil según Aquino.

    • Carlos V. dice:

      Je je, otro soñador… la enseñanza pública está igual que la sanidad pública, la deuda pública..los organismos públicos y lo digo porqué lo he padecido. Ahora lo hemos solventado con un centro concertado y hay un abismo en todo.
      Bienaventurados los que defiendan este artículo filosófico.
      ¿Porqué no hablamos de masificación? o de tener que ver en un colegio público como en la puerta del centro llegan dos padres “a las manos”…
      Inocente….

    • Marta dice:

      No se en qué te basas, a parte de en tu opinión o experiencia para afirmar que “un niño casi siempre se educa mejor interno en manos de profesionales con vocación (seglares o no) que externo o en las manos de funcionarios”. Si es en ésta última, no puedo por menos que compadecerte, a ti y esos pobres chavales que son “aparcados” en manos de terceras personas, ya que sus deshumanizados progenitores solo pueden proporcionales dinero. Para tratar a los hijos así, es mejor no traerlos al mundo. Empiezo a entender de qué tipo de pasta están echas las actuales y futuras clases dirigentes y hacia qué despeñadero intentan conducirnos, es nihilismo puro y duro. Ya lo decía Platón, el amor mueve el mundo y si nos falta, es mejor estar muerto, que es lo que deasean muchos de esos chavales y lo digo desde la experiencia profesional.

  4. Tineo dice:

    Sin entrar en la “calidad”, en Chile a partir de implementar el “cheque escolar”, se dio una situación que aquí se describe.
    http://www.webmanager.cl/prontus_cea/cea_1998/site/asocfile/ASOCFILE220030402123414.pdf
    Con la educación pública al alumno se le asigna un colegio, con el cheque escolar uno elige y no necesariamente a los privados elitistas.
    Como curiosidad, en el distrito de Madrid el mayor número de colegios privados de reciente inauguración se da en la zona sur.
    Como ejemplo:
    http://www.colegiomirasur.com/

  5. Victoriano Urbina dice:

    Interesante artículo aunque manifiesta a mi jucio varios defectos:

    1) no parece sensato extrapolar resultados de estudios estadounidenses sobre situaciones de EEUU a ningún sitio y menos a esta España. De hecho los informes PISA, que sí tenemos, cuentan otra historia
    2) otro, fundamental: la libertad de los padres de poder educar a sus hijos es un derecho y una obligación. Eso es independiente del rendimiento estrictamente académico, que es tan solo una parte del rendimiento escolar.

    • minosabe dice:

      Los informes PISA cuentan, cuando se refieren al caso español, que no existen diferencias significativas entre centros públicos y privados y que, a igualdad de extracción social del alumno, los centros públicos lo hacen cuando menos igual de bien que los privados.

  6. El Burgués dice:

    Seguro que en España alguien que va al Colegio Británico y alguien que va al IES XXXX tienen el mismo nivel educativo y el mismo nivel de inglés/idiomas. Sí, segurísimo. Los estudios en USA valen para USA, no para Hispanistán.

    • Juan dice:

      Completamente de acuerdo.
      Lamento tener que decirlo, pero uno de mis clientes es un colegio privado inglés, que por cierto es bastante caro. A menudo, durante mis trabajos, estoy en las aulas mientras se enseña a los alumnos, y a pesar de tener un nivel de estudios altos, me sorprende el nivel de las explicaciones que se le dan a los niños, cosa que por desgracia no veo en los IES para los que también realizo trabajos ocasionales.
      Si algún día tengo la posibilidad económica de llevar a un hijo mío a este centro, lo haré sin dudarlo, aunque probablemente eso nunca se de.

    • urjs dice:

      evidentemente, solo faltaba q en un centro con ensenyanza en ingles no tuvieran mejor nivel en dicho idioma queen otro castellano parlante. No puedo estar mas de acuerdo conel articul. Mi grupo deamigos todos hemos estudiado en colegio e instituto publicos, y todos nosotros somos titulados superiores de “exito”.

      La diferencia en los resultados medios de los centros es q en los privados la mayoria de familias estan inteesadas en la ensenyanza de sus hijos mientras q no pasa asi en los publicos. Sin embargo el mismo ninyo obtendria resultados similares en ambos lugares.

  7. aldelgadog dice:

    Yo sólo digo que en C.O.U., cuando llegaron los de la privada a mi instituto, el nivel que traían no era para tanto. La privada sirve para adoctrinamiento y para establecer relaciones clasistas. Y la mejor educación del mundo es la finlandesa, donde está prohibida la privada.

    • Tineo dice:

      Prohibida en Finlandia? Me paice que no.

    • Juan dice:

      En el sistema finlandés no está prohibida la enseñanza privada. Simplemente, por el nivel de la pública (a años luz de la española), la privada no tiene demanda. Algo similar sucede con su sistema sanitario, donde no ha lugar algo de pago cuando lo gratis es fantástico.

      • Loximann dice:

        Y una leche que no hay demanda para sanidad privada. Mehiläinen mueve un montón de clientes y de pasta, para empezar. Y para seguir, les sanidad pública es una de las cosas con que más descontenta está la gente. Lo de la educación privada es cierto, sólo he oído hablar de las escuelas Steiner, de las que todos dicen que dejan a los chavales atontados con su educación jipilondi.

        • Foobar dice:

          Tengo amigos (ya bien entrados en los 30) que se educaron en escuelas de Rudolf Steiner, y de atontados no tienen un pelo, sino muy al contrario.

  8. José Jarauta dice:

    Una de las cosas más importantes que se heredan son las relaciones personales. Que

    los hijos socialicen en el entorno apropiado es un plus. Además dá lustre y es un activo

    más para vender.

    http://www.salon.com/2004/09/16/tsurumi/

  9. Maknovista dice:

    Los de las relaciones sociales es un poco mito. Tener un ex-compañero de pupitre banquero es útil, obviamente, pero tener uno mecánico o dueño de un bar tampoco está mal.

    Y en el Británico se aprende mucho inglés, pero corres el riesgo de que te salgan los hijos como los de LOEWE. Yo prefiero que mi hijo se relacione con gente que vive en el mundo real y vaya a clases de inglés por la tarde.

    • José Jarauta dice:

      Cuento más selecto sea el club menos posibilidades hay de juntarse con el servicio,

      por supuesto que éste siempre tendráalguna oportunidad,siempre que muestre

      la tenacidad, espíritu de sacrifico y el talento necesario.

      “Bracing for $40,000 at New York City Private Schools”..

      JENNY ANDERSON and RACHEL OHM
      Published: January 27, 2012

      …And paying teachers is only a piece of the puzzle. Léman Manhattan

      Preparatory School has a gym whose floor is cleaned twice a day. The Trinity

      School has three theaters, six art studios, two tennis courts, a pool and a diving

      pool. Poly Prep Country Day School raised $2 million to open a learning center this

      year that has six full-time employees offering one-on-one help with subjects as

      varied as note-taking and test-taking.”…

      http://www.nytimes.com/2012/01/29/nyregion/scraping-the-40000-ceiling-at-new-york-city-private-schools.html?

      • Maknovista dice:

        Oiga, pues lo mismo que tiene el centro cívico de mi barrio y la tarjeta para usarlo todo cuesta unos 100 euros al año en lugar de 40.000.

        Bueno, miento. A lo mejor el gym lo limpian una vez al día y no 2. Siempre ha habido clases.

        • aksanov dice:

          Me cuesta creer que la gente piense que pagando más se aprende más. ¿En la privada 2+2=5??? Es que el foro se las trae… No hemos entendido nada. Yo no pago porque mi hija tenga una piscina de reglamento dentro de la escuela PORQUE ESO NO ME SOLUCIONA NADA, no le enseña a pensar. Y los profesores han esudiado en la mismas universidades, ¿no? o ¿existen universidades para formar a porfesores de la escuela pública que son distintas de las que forman profesores para la privada?
          Yo, que he estudiado fifty-fifty (o sea en la pública un tiempo y en la privada otro) puedo responder que los de la privada-privada, son muy muy justitos. La concertada se empieza a salvar un poco y en la pública hay de todo aunque hay excepciones en todos los casos.
          NUNCA aconsejaría llevar a una hija a un internado de élite. Es devastador.
          Aprendes algunas cosas, pero sobre todo aprendes que NO LE IMPORTAS A NADIE. En la escuela te quieren contento porque eres el cliente y además “el cliente siempre tiene la razón”. Lo demás no cuenta: Money rules the world. Y no hay más.

  10. Maria Rosa Sogues Edo dice:

    Roger , tampoc ha anat malament…penso que tot pot influir.

  11. Manu dice:

    Como no tengo un modelo estocástico para demostrarlo me tengo que basar en mi propia experiencia. Modestamente, es lo único de que dispongo en este caso.

    Mis primos mayores fueron compañeros de internado de Emilio Botín. Salvo un par de partidos de golf con EB, con un hermano de Ballesteros y con este último en Pedreña hace unos doce o trece años la última vez que se habían visto fue en 1954 y nunca han hecho un solo negocio juntos.

    Años después me llegó el turno de internado con algún banquero de menor fuste y tampoco hemos hablado nunca en la vida tras el colegio. Entre otras cosa porque lo tenía enfrente en el dormitorio, me caía fatal, era de letras y nos partimos la cara muchas veces.

    Cuando le tocó a mis hijos resulta que la mayor de las niñas tuvo siempre problemas con el hijo de un presidente del entonces INi y con uno de los herederos de las mejores patatas fritas nacionales. Se pegaron varias veces y ya adolescentes, ella, con toda la razón del mundo, fue la causa de que expulsasen a uno de los críos. Naturalmente nunca se han vuelto a hablar, se odian cordialmentre, etc….

    Ergo, no tengo la menor evidencia de que las relaciones del colegio y del internado te sirvan de mucho; entre otras cosas porque en primer lugar la vida no funciona así y, en segundo lugar, porque como te dejes llevar por los sentimientos en cosas de pasta te va a ir fatal y eso lo sabe todo el mundo comenzando, naturalmente, por los banqueros.

    Pero bueno, puede haber excepciones.

    • José Jarauta dice:

      Obviamente es una condición importante (no necesaria) y además hay más

      factores. También hay hijos respondones y hay que tener en cuenta la facilidad de

      uno para establecer relaciones personales. Luego están las preferencias

      personales, Si a uno le gusta la biología y estudia con hijos de financieros pueden

      suceder cosas interesantes.

  12. Madre dice:

    La diferencia no radica en el colegio. si público o privado, si no en la gente que lleva ese colegio. Yo tengo una hija en un colegio publico del centro de Madrid y a pesar de ser publico la profesora segrega a niños y niñas otorgandoles diferentes roles para desarrollos comunes. Por supuesto con la connivencia de dirección y lo peor es que si protestas y ter quejas, tanto padres y madres de los compañeros de tus hijos, como el equipo docente, te hacen la vida imposible. El problema siempre somos las personas.

  13. PaulJBis dice:

    Pues ahora mismo me estoy acordando de una anécdota que leí hace años: Freeman Dyson, el famoso físico inglés, fue a visitar a su hija Esther mientras ésta estudiaba en Harvard, y se sorprendió al ver el poco tiempo que dedicaban a tareas académicas. Su hija le respondió: “es que aquí no se viene a estudiar, papá. Se viene a relacionarse y a conocer gente importante”.

    La hija, Esther Dyson, es actualmente una famosa empresaria e inversora del mundo “puntocom”.

  14. Maknovista dice:

    En realidad la motivación de las clases medias-altas para llevar a sus hijos a colegios privados o concertados para mi está clara: que sus hijos no se mezclen que moros, negros y gitanos.

    Vamos, que no eligen tanto la clase social con la que quieren mezclarse sino con la que no quieren.

    • Zerreitug dice:

      A mi me parece que hay mucho de ésto, que no tiene otro nombre que racismo, y la excusa que se da es que en un colegio privado la educación es mejor.

    • Juan dice:

      Buena excusa.
      Lamento comunicarte que en este mundo ya existen miembros de todas esas razas millonarios. En el colegio más exclusivo de mi provincia encontrarás gente de toda europa, chinos, indios, árabes, y oh! sorpresa! también hay negros provinientes de africa, norteamérica y caribe (Jamaica).

    • Damian dice:

      Totalmente de acuerdo. Cuando pregunto a otros padres por qué mandan a sus hijos al privado, mayormente es “para que no vayan a una clase llena de gitanos y extranjeros”.
      Mi hijo va al público, por cierto.

    • T_Memeli dice:

      Hace años fuí profesor de secundaria en un instituto del centro de Barcelona. 90% de inmigración de medio mundo. Poner orden a tanta entropía (llamémosla diversidad) es misión imposible. No creo que la motivación principal de los padres sea racista, pero si conocen la dinámica de institutos con esas condiciones hacen bien en buscar otros centros. Es una vergüenza y un crimen contra esos niños que no pueden permitirse ir a la privada lo que hemos permitido que hiciesen con la pública. Aunque bueno, es acorde con la importancia que se da en España a la educación. Y tres cuartos de lo mismo respecto de la igualdad de oportunidades.

  15. Anónimo dice:

    Yo estuve 5 años en colegios de pago (de provincia, nada excepcional) religiosos con internado, y creo que su superioridad es en gran medida un mito (no sé si los muy muy caros serán así). En mis colegios ponían con frecuencia como profesores a curas con carrera en una especialidad determinada, pero sin ser profesores y (salvo algunas honrosas excepciones) sin tener vocación ni capacidad para serlo.

    No permitían repetir (te echaban), así que las víctimas de semejante desmán las sacaba adelante la pública. Tampoco te dejaban entrar con asignaturas suspendidas. Es decir: seleccionaban alumnos capaces de aprender con profesores-curas mediocres (curas que utilizaban porque no tenían que pagarle sueldo) y se libraban de los suspensos. El colegio conseguiría, imagino, medias estadísticas magníficas.

    Lo único bueno que en mi opinión tenían eran los amplios horarios preestablecidos de estudio en el aula con vigilancia estricta. Disciplina de toda la vida, que cualquier familia puede imponer en su casa sin pagar a nadie.

    • minosabe dice:

      Te queda por decir que muchos de esos colegios aprobaban a los más cabestros a condición de que no se presentaran a la selectividad, para no quedar retratados. A nivel nacional y hasta finales de los años 90, se observaba claramente como las notas de selectividad de los institutos públicos superaban a las de los privados, con el agravante de que la nota media final era mejor para los privados ya que “su propio expediente” se encargaba de subirla.
      A partir del año 2000 esa tendencia es más dispar, coincidiendo con la llegada del aluvión de emigrantes y con la degradación social del español medio.
      Por cierto, el racismo sobre los inmigrantes es básicamente económico y no lo padecen quiénes tienen una situación económica realmente holgada.

  16. [...] que tanto me gusta mencionar sale realmente muy caro. Pero eso es para otro día. via politikon.es This entry was posted in Diarreas mentals? by francesc. Bookmark the [...]

  17. Pepe dice:

    Un tanto peculiar el título. Para ser animales yo si dijera de alguna persona “de la hijoputez de pepe (relativa)”, quizá todo el mundo vería mi artículo, pero estaría siendo sensacionalista.

    Hay que recordar que muchas de las personas que arremeten contra la enseñanza privada, no se dan cuenta de que muchas muchas veces tiene mucha calidad y es cierto que la pública la pagamos igual o más, pero allí no se tiene derecho aparente de exigencia (cosa bien injusta por cierto).

    Dado lo cual, y dado que la manipulación a la que someten a los niños es directamente proporcional al respeto que tienen algunos padres en esta sociedad para con los profesores (maestros de verdad de vocación no abundan últimamente), he de decir que generalizar es de idiotas en general y que pese a ser un idiota (relativamente) yo estudié en ambas enseñanzas, públicas y privadas y la mejor formación sabe usted dónde la recibí: en ambas, eso sí de los maestros, no de los profesores. La diferencia es conceptual y se basa en que los primeros viven para enseñar y los segundos viven de enseñar. Ambos han estudiado lo mismo, pero no son lo mismo.

    Por tanto, después de haber dedicado la mayor parte de mi vida a enseñar le digo a usted, desde mi experiencia, que su artículo está cargado de gilipolleces (relativamente), que viene de gil y sus dos pollas, por el ilustre “Gil de Biezma y sus dos pijas hijas que diríamos hoy”.

    Pese a eso, toda crítica es una oportunidad encubierta.
    Saludos!

  18. alpha dice:

    Es un artículo interesante pero me parece que simplificas la situación en exceso y acabas llegando a conclusiones erroneas. La pública tiene la desventaja de tener que mantener a todos los chavales en el centro, y eso incluye a los problemáticos. Si un alumno causa problemas en un centro privado, se le puede echar.
    En la ESO los chavales lo tienen muy fácil para reventar una clase (o todas las que se propongan), y el profesor de la pública no tiene medios para castigar a los alumnos infractores, mientras que el de la privada sí.
    Es cierto que en la pública se puede abrir un expediente al alumno, pero son tan lentos que para cuando llegue el castigo el alumno ya habrá olvidado la falta, por lo que además se cabreará ante tamaña injusticia.
    ¿Significa eso que todos los que queramos unas clases decentes para nuestros hijos tenemos que meterlos en la privada? No, solo que es necesario que los profesores cuenten con las herramientas necesarias para poder imponer orden en las clases.
    Por otro lado, no todos los colegios privados son elitistas, o semilleros de contactos, por lo que pretender justificar el gasto de todos estos padres con ese sueño no me parece muy correcto.
    En lo que sí comparto tu opinión es en el hecho de que la educación impartida en casa por los padres es muy importante de cara al rendimiento escolar del alumno. De todas formas dista de ser el único elemento que marca los resultados del alumno.

  19. Alfeizar dice:

    Sí pero no

    Sí a la importancia del “entorno familiar y nivel educativo de los padres”.

    No a dejar de lado el “entorno” del colegio en sí mismo.

    En un colegio con una predisposición de los alumnos a un nivel educativo bajo (no entro en el tema económico, sino sólo en el educativo), no se potenciará tanto el desarrollo de los estudiantes. Los profesores bajarán el nivel (de forma voluntaria o no) Y los mas avezados preferiran no destacar demasiado en su entorno. (Sí, esa fue mi experiencia) Lo cual a su vez le hará perder fuelle (y base) de cara a los cursos superiores.

    Creo que le falta a tu comentario esta 3ª pata. Es verdad que he conocido algún colegio de pago que educativamente no estaba a la altura de su prestigio educativo y que dentro de lo público hay colegios buenos y malos. Pero el tema del entorno de los demás estudiantes y de la (pre-)disposición de los profesores, sí influye y mucho en mi opinión..

    Lo triste para los que no disponemos de demasiados recursos y sin embargo sí tenemos ciertas nociones de cultura, es que no es fácil conocer la calidad educativa de un colegio público a priori para poder llevar a nuestros hijos. Sin embargo, uno privado se encarga de darse a conocer por activa y por pasiva.

    Creo que esto es lo que tienen los privados que superan a los públicos: Es una apuesta segura por la educación.
    ¿Como llevar este valor a los públicos? Me encantaría que hubiera líderes políticos que se encargaran de hacer esto. Pero ahora mismo eso no lo hay tanto….

  20. Artir dice:

    Creo que el post debiera titularse más bien “De la inutilidad (relativa) de los colegios caros”. La tesis es que la mensualidad pagada no determina los resultados educativos, no que sea privado o público. Los colegios privados suelen ser más caros que los públicos en su gran mayoría, cierto, pero esto no tiene por qué ser así.

  21. Lucer dice:

    Yo he estado en colegio público y en colegio privado (bilingüe inglés).

    En primer lugar, me gustaría decir que lo que aprendí del idioma en la pública (nivel nulo, yo corregía a la profesora) y en la privada (bilingüe) no tiene comparación.

    En segundo lugar, la forma de comportarse de los niños de escuela pública es muy distinta, porque en la escuela pública, igual que en la privada, aprende el que quiere, pero en la pública suele ser más común la figura del niño que ni quiere ni deja estudiar.

    En tercer lugar, el nivel de las asignaturas era bastante mayor. Aprendí francés (tercer idioma) como nadie, en la asignatura hablábamos de todos los temas imaginables: manipulación genética de los alimentos, esclavitud, paro, inmigración. Igualito que el “un, deux, trois, quatre-vingt dix” de la pública. En literatura en bachillerato me obligaron a leerme veinte libros, y me examinaban de ellos con preguntas aplicadas, por lo que no podías descargarte un resumen de El rincón del vago y listo. Mi prima por bachillerato no se leyó un solo libro, ya que recurría a este último método, y su lista de libros obligatorios era de cuatro. En historia, en vez de aprenderme el rollo de memoria, que es lo que te piden en selectividad, me hacían preguntas específicas, que había que razonar, por lo que no solo había que memorizar, había que comprender lo que estudiabas.

    Sinceramente: en la educación pública aprende el que quiere, y el que no quiere le hace la vida imposible a los demás. En la educación pública, si te toca un mal profesor normalmente te jodes, y punto. En la privada a veces (solo a veces) si te quejas, sirve para algo. En la educación pública, el nivel de idiomas es de risa.

    Tal vez sea porque el sistema que estudié es distinto al español, pero yo noté la diferencia. Nunca negaré que tuve estupendos profesores en la pública, ni tampoco negaré que allí aprendí muchísimo, pero agradecí el cambio a la privada y, en muchos aspectos educativos, noté una mejoría. Y creedme, la privada está llena de pijos elitistas niños de papá, pero suelen ser civilizados. Y más traicioneros, también.

    • pabajo dice:

      Es curioso. Mi experiencia es la inversa a la tuya. Mi vida mejoró muchos enteros al pasar a la educación pública, personal y académicamante (y no me echaron por zoquete, malpensado).
      Coincido plenamente con el artículo de Roger. Yo añadiría que, además, se cae por su propio peso que la educación privada no añade nada. Y yo iría más lejos: es la pública la que añade, y lo haría aún más si no le pusieran palos en las ruedas (sin modelos matemáticos, Manu).

      Me explico:
      Publica=>profesor seleccionado
      Privada=>profesor no seleccionado, generalmente muy joven y sin mucha idea.
      Publica=>mejor pagados
      Privada=>peor pagados
      Públlica=>Mejor horario, más vacaciones=>más felices, más tranquilos, mejor rendimiento
      Privada=>demasiadas horas=>más cansancio y estrés

      Si la calidad de la enseñanza depende del profesorado, es evidente que el de la enseñanza publica, al menos en España, ofrece más garantías.

      Pero hay más. No sólo se trata de aprender matemáticas y lengua. Se trata de entrenarse para la vida real. La enseñanza privada es una burbuja social. La enseñanza publica ofrece más variedad social, una realidad más interesante.

      ¿Por qué los ricos se equivocan? Fácil. Por lo mismo que se equivoca el que tiene un cáncer y vende la casa y gasta sus ahorros en irse a operar a USA en lugar de en la SS. Lo gratuito parece peor pero es muy discutible que lo sea, en estos casos.

      En Educación, ante la duda, el padre elige hacer el esfuerzo (si puede), para no sentirse culpable, para tener la sensación de estar haciendo el máximo posible. Va con la psicología del ser humano y hay multitud de ejemplos. Otro: me compro el microondas con grill, 20 programas y acceso a internet, gastándome 200 euros en lugar de 50, pero al final sólo lo uso para calentar la leche y descongelar. Es decir, cuanto más me gaste mejor, no sea que… Está en nuestros huesos. Añádele unas gotas de racismo colectivo, un chorrito de marketing por parte de los colegios privados, y termina con un toque de “carguémonos la educación pública porque no nos da pasta” por parte de algunos sectores poderosos (conspiranoia? puede ser, aquí si que no tengo algoritmo), y obtendremos el resultado: los ricos se equivocan.

      Por otro lado, el rico es rico porque le encanta la pasta. Si algo no cuesta dinero, no vale. En fin, quién quiere modelos matemáticos.

      Y Max: me encanta ;)

      • Lucer dice:

        Es una pena que los profesores de enseñanza pública que he tenido se hayan dado muchas veces de baja por depresión por no poder controlar a sus alumnos, por ejemplo. Y no veo por qué en la privada han de estar peor pagados.

        Y no te equivoques: no toda la gente que va a colegios privados es rica. Y no todos los colegios bilingües cuestan 3000 euros al mes, como se ha dicho.

        Y lo de que los profesores de la privada normalmente son jóvenes y sin mucha idea es una falacia tan grande, que mejor lo dejamos.

        Considero que la educación pública estaría mucho mejor si hubiese un mejor método de control del alumnado y más respeto hacia las figuras docentes y hacia los demás.

        Y por ejemplo, me gusta mucho más la educación universitaria pública que la privada en España. Pero en cuestión de colegios, mi experiencia ha sido esa. Y sí, la educación privada es una burbuja social, sólo has de tener la cabeza suficiente como para no encerrarte en ella. Y sinceramente, no me parece que deba catalogarse de burbuja social a un entorno en que el alumno respeta al profesor, y el profesor al alumno. Me parece sinceramente cojonudo, me parece que es como debe ser. La realidad “más interesante” de la pública a veces yo la llamaría más dura, más frustrante, más hiriente para muchos.

        Y no sé en qué colegios privados habréis estado, pero en el mío los españoles éramos los menos: había gente de todas partes. Es decir, que diversidad había. Más que en la pública.

    • Maknovista dice:

      Pues yo aprendí francés en un instituto público que entonces no tanto, pero ahora creo que tiene un 80% de alumnos extranjeros.

      4 horas a la semana, durante 4 años, en una clase de 5 personas y con una Doctorada en Filología Francesa de profesora.

      Y pudiendo practicar con los argelinos y senegaleses en el recreo.

      Y en los colegios privados, salvo que sean bilingües (británico, alemán, etc.) la educación en idiomas apesta como en los públicos o más.

  22. EC-656 dice:

    Te doy toda la razón, el único pro que le puedo ver, llámame clasista o lo que quieras, es el entorno del alumno, que no será el mismo en el que un alumno pasa de curso suspendiendo no se cuantas, que en un colegio en el que a la mínima dejadez se va a la calle.

  23. Jorge dice:

    No saber educar en la diversidad no es error. Es una deformación profesional de seguir con la homogeneidad y de la Administración, por no invertir en refuerzos y apoyos.

  24. Jorge dice:

    Quería decir que el problema de la inmigración es que no se disponen de las herramientas docentes y personales suficientes. No es el problema en sí la multiculturalidad.

  25. elgallagher dice:

    Roger, te dejas un motivo de peso por el que los padres deciden llevar a sus hijos a colegios privados o concertados, y creo que es el más importante, pero no queda tan bonito en tu “denuncia”: llevan a sus hijos al colegio en el que ellos estudiaron y del que guardan buen recuerdo. Soy economista y trabajo en un colegio concertado y la mayor parte de los alumnos son hijos de exalumnos. Según ellos mismos dicen (los padres) el motivo principal es que, por experiencia, este colegio es el único del que tienen referencias y son positivas, por lo tanto se aplican el dicho de “más vales malo conocido…”

  26. alguien dice:

    Yo estudié en La Salle Bonanova y pero no soy político, tuve que emigrar fuera de mi país España hace años, ir a cierto colegio (privado o no) no determina ningún futuro, para ser político no es necesario ni nunca a la escuela, como lo demostró Rajoy y companía

  27. Manu dice:

    Me quedaba por responder a Max acerca de lo que creo que ha sucedido en lo referente a los valores que, entre todos, colegios, padres y políticos, hemos conseguido transmitir a la descendencia. Siempre con las debidas salvedades y excepciones.

    Vaya por delante que no soy una persona religiosa, que me tomo los dogmas con amplio escepticismo y perspectiva histórica y que, en lo que a nuestra religión se refiere, creo que ya le va siendo tiempo de actualizarse y ser un poco más coherente con sus proclamas doctrinales. También con excepciones.

    Dicho lo cual paso a los valores del estado fruto del laicismo, los de verdad no las falsas proclamas.

    Los que, como todos los valores, se transmiten con el ejemplo y el respeto que produce verlos en vivo y en directo. Lo que decía Descartes: Lo que se ve con claridad y nitidez.

    Pues lo observable es que el estado laicista tiene una mala opinión del ser humano, una opinión minimalista, mísera y material en exceso. Reduccionismo andante.

    En primer lugar, como sabemos, un ser humano lugar es alguien que nace si a la madre le da la gana y no aborta porque el niño le causa problemas.
    Es decir los nacidos en este estado saben que difícilmente pueden confiar en el concepto “madre” de modo incondicional.

    Esta es una diferencia importante con los nacidos en generaciones anteriores porque podíamos creer en ellas a ciegas. Hoy esto ya no es el caso.
    “Mamá”, para los niños de hoy es alguien de quien no pueden estar seguros. Mal comienzo para construir autoestima.
    De “papá” mejor ni hablar como uno sea hijo de divorciados (más del 25% y una probabilidad de llegar a serlo superior al 50%) con custodia materna (99%). Estos no van a tener un referente masculino porque también el cole las mujeres docentes serán más del 90%.

    A seguir, como sabemos desgraciadamente todos, tampoco es posible confiar en el concepto “familia”.
    Familia es algo etéreo, de geometría variable. Algo que hoy tienes y mañana te voló y no te queda otra que irte con mami y si tienes suerte no verás a su novio haciendo Zapping a la hora de los deberes.
    Un gran irritante, este del zapping del novio de mami.

    Esto es otra gran diferencia con los niños de antaño. Por eso la familia es hoy el bien más añorado por los niños y en mi infancia ni nos lo planteábamos porque estábamos tan seguros de ella como de la madre, del aire o del padre. Eran incuestionables.
    Podían morirse, pero de no ser así era seguro que los tenías y se notaba su presencia a veces excesiva.

    Otra diferencia es que tenías trabajo seguro.

    No trabajaban los muy ricos o los vagos
    Bien en casa bien fuera de ella, bien en Suiza o en Venezuela. Trabajo no te faltaba desde los catorce años y si tenías la suerte de aprender un oficio, como zapatero, chapista, mecánico, modista, contable, etc. no tendrías un problema en toda tu vida.
    Esta sería decente, sin grandes lujos, con un sueldo bastaba para vivir, tener tu casa, esposa e hijos en estado de revista y acogedor y no pasabas las horas pensando si mañana tendrías con qué pagar la ropa y el respeto de tus propios hijos.

    Hoy ¿qué podemos decir que no nos haga llorar?

    Pero es que hay más. In “illo tempore” los impuestos eran manejables.

    Tenían dimensión humana. El equivalente del IVA, el ITE, era menos del 1.5%. El IRPF casi no existía, el IBI tampoco, el agua era gratis y la luz casi. La SS, (antes de que los políticos se gastasen las contribuciones en comprarse votos regalando pensiones no contributivas) te garantizaba una pensión y tratamiento hospitalario toda tu vida.

    Todo esto, el laicismo imperator se lo ha cargado.

    Hemos de suponer que esto es así porque el ser humano que el laicismo tiene en mente no se merece otra cosa.

    Pero lo que realmente pone el broche simbólico a toda esta cosmología es esa práctica contaminante de la incineración terminal y los programas de eutanasia activa gestionados por los comités hospitalarios que hemos ido organizando en silencio. Para eso sí había dinero.

    Lo de la incineración es realmente freudiano. Somos la primera generación de occidentales que se desvanece para los antropólogos del futuro. “Aquí no vivió nadie. Esto fue un mal sueño” dirán.

    Y como tras la incineración no hay nada pues lo que queda es, simplemente, preguntarse: “Osti, tú. Y entonces ¿por qué?”
    ¿Por qué?.
    Esta pregunta te ronda cada segundo y en esta forma de estado no tiene respuesta a nivel del subconsciente individual y colectivo. Día y noche un por qué sin respuesta.

    Y dado que no tiene respuesta tampoco necesitas valores porque si no respondes la primera pregunta nada de lo que venga después tiene razón de ser. Deviene subjetivo y obligatorio.
    Es decir, nada, y mucho menos esta forma de vida, tiene ya sentido explicable a un niño o a un joven.

    Por aquí empiezan los colapsos. Por los valores perdidos.

    Bueno, Max, esto es lo que de momento puedo responder a lo sucedido.

    Llevamos menos de 200 años de consolidación de una forma de estado que opera con un concepto minimalista del ser humano y ya está yéndose por la alcantarilla.

    Mientras tanto los curas, que llevan 2000 años y han visto de todo, siguen mirando a otro lado a que pase este mal sueño.

    Lo he escrito mientras me avisan para bajar a cenar pero, aunque haría cambios, creo que lo esencial se entiende: lo construido destruye autoestimas individuales, barre la confianza social en cosas que eran inquebrantables, convierte la solidaridad intergeneracional en un acto irracional y elimina motivaciones.
    Lo peor es que hasta el colapso final no tiene arreglo.

    Buenas noches

  28. J.R.F dice:

    Muy buen articulo y totalmente de acuerdo,en mi caso concreto mi hijo fue a un colegio privado y lo único que vi,es que salió todo al revés de mis planteamientos y creencias sobre este tipo de colegios.Malas compañías,malos profesores,drogas, ya que al tener dinero los padres,los niños tienen más fácil acceso al dinero con las consiguientes consecuencias,etc,etc.Pero sobre todo lo peor fue,la falta de información y el engaño con las notas de sus estudios,esta gente solo mira el dinero,la enseñanza de tu hijo le importa un bledo.

  29. Matizador dice:

    Muy simplista la afirmación de que lo importante es el nivel cultural de los padres. Si sustituyeras esa frase por lo importante “son los estímulos positivos culturales que el niño reciba a lo largo de su infancia” sería más fácil de suscribir por los lectores. Mi madre es analfabeta y mi padre sabe leer y escribir a duras penas; de pequeño en mi casa no había libros ni instrumentos y he salido músico y con 2 carreras. Así que quizás el factor parental no sea tan importante como quieres señalar en tu artículo. Bien es cierto que su condición de personas sin estudios les hacía enfatizar la importancia de una educación, pero mi curiosidad e inquietud científica desde luego no la heredé de ellos (sin ánimo de demeritarlos, son mis padres y mataría por ellos), sino más bien del contexto al que fui expuesto de manera directa e indirecta fuera de mi casa, no en ella.

  30. Yomismo dice:

    Muy poético todo. Quizá en otros tiempos fue así pero hoy por hoy no. Me cambiaron de un público a un privado cuando era pequeño y sinceramente no hay color. De profesores bien cualificados a clases saturadas y escaso control sobre los alumnos.
    Hoy en día salvo que tengas mucha suerte, por donde yo vivo el 90% que fueron al público han repetido curso y muchos no acaban ni la ESO.
    Y eso no lo pone el dinero exclusivamente, solo la dedicación de directores y profesores a los que les exigen siempre estar al nivel.

  31. @edulfc dice:

    Creo que el tema está en los padres de los niños que estudian en colegios públicos. La mayoría de ellos en España no tienen estudios y son de clase media-baja.

    En cuanto una de estas familias de la pública tiene una cultura más o menos avanzada, fácilmente el niño podrá obtener más preparación que aquella que se obtiene en cualquier colegio privado elitista.

    En mi caso, coincido plenamente con lo que he descrito anteriormente. He aprendido mucho más entre libros que en el colegio, en el instituto y ahora mismo en la universidad. La verdad, conozco gente que va a colegios privados superelitistas y no han abierto más de tres libros en su puñetera vida (excluyendo Crepúsculo). Por eso coincido con Roger en el punto en que dice que es más importante la educación en casa que lo que te puedan enseñar en la escuela.

  32. [...] se incrementa notablemente si éste ha aprobado una oposición prestigiosa o ha pasado por ciertas instituciones educativas. Álvaro y Alberto Nadal, por ejemplo, fueron los primeros de su promoción de economistas del [...]

  33. CruzDiez dice:

    Agradecería que chusma fuera entrecomillado. Gracias. :)

  34. Adrián dice:

    “El colegio importa poco; lo importante es el entorno familiar y nivel educativo de los padres.” Es totalmente falso, y es una creencia que ha hecho mucho daño a la enseñanza. Importa mucho más 1) estudiar y 2) tener buenos profesores. (Y puestos a citar estudios, el informe PISA dice que el nivel sociocultural explica en España solo un 14% de las diferencias entre alumnos.)

  35. [...] aquí y más que interesante. Aún más en los tiempos oscuros que [...]

  36. Carles Sirera dice:

    Colaboro con la University at Albany y tengo bastantes estudiantes de New York y, además, mi campo de espacialización es la historia/sociología de la educación.
    Primero: El estado de Nueva York tiene una de las mejores redes de community schools (centros oficiales) de los USA. Eso hace que las clases medias ilustradas acudan a esos centros y que sus hijos beneficien al conjunto de los alumnos al ser ejemplos de exito social vinculado al conocimiento. En un contexto dualizado o bipolar del sistema educativo (publico para pobres, privado para ricos), los resutlados de la pública serían sustancialmente peores. Aquí se da una interesante profecía autocumplida: si la sociedad en su conjunto confía en sus centros públicos y acude a ellos, los hace mejorar en términos generales. Si los padres de los estudiantes son profesores de universidad, los profesores de instituto se esfuerzan más, porque saben sus alumnos y sus familias son competentes para evaluarlos.
    Segundo: El credencialismo funciona. Si un título de un centro de elite suele ser bien valorado, da igual que formacion den. Lo que importa es la valoración social del título.
    Tercero: La información importa. En teoría, llevar a los niños a un centro de elite es la mejor forma de introducirse en espacios de sociabilidad restringidos y elitistas.
    Por cierto, me hago un poco de autopromo. Mi libro: “Un título para las clases medias: el instituto Lluis Vives de Valencia, 1859-1902″ aborda estas cuestiones para el siglo XIX, por si alguien quiere algo de perspectiva histórica.

  37. [...] De la inutilidad (relativa) de los colegios privados. En Politikon. [...]

  38. [...] De la inutilidad (relativa) de los colegios privados. En Politikon. [...]

  39. [...] De la inutilidad (relativa) de los colegios privados. En Politikon. [...]

  40. [...] De la inutilidad (relativa) de los colegios privados. En Politikon. [...]

  41. erchache2000 dice:

    Recuerda hijo que lo importante no es lo que estudias, si no con cuál compañero te sientas…

  42. Pepitom dice:

    Lo más importante es que los padres sepan acompañar a sus hijos o hijas en su formación, demostrando que les importan lo que estudian.

    Este tipo de padres sabrà que escuela escoger, por que se informará bien de todas las que crea necesaria para poder inscribir a su hijo/a y no por lo que digan los demás.

    A nivel educativo es mucho más “transparente” la escuela pública que la privada.
    Normalmente la privada te venden cosas que no son, al fin y al cabo es un negocio para quien la dirige y normalmente te venden un producto que convence… pero ¡ojo! estan intentando venderte su película.

    Sin embargo la pública te explican claramente lo que hay.

    Si vives en una gran ciudad, según el barrio que vivas te interesará más una escuela u otra. Si que es importante fijarse en las demás famílias para darte una idea de con quien se relacionará tu hijo/a y lo que buscas, como es lógico, es que sean familias similares a la tuya.

    No es ser racista que no quieras que tu hijo/a no vaya a una escuela donde un 90% sean procedentes de otros países… Es normal que en estas escuelas el nivel de formación sea más bajo que otras. La mayoria de estos alumnos si llegan en la etapa de primaria, muchos no saben leer ni en su lengua…, sus padres no estan por ellos, trabajan todo el dia….Deben aprenderlo todo…
    Despues tambien estan los alumnos que necesitan una atención individualizada porque padecen algun transtorno psíquico, psiquiàtrico, físico…..
    Los maestros hacen lo que pueden, pero disponen de muy pocos recursos…

    En fin que a la escuela pública la descompensan de la privada por esta realidad.

    Los políticos tenían que haber distribuido mucho mejor a todos estos alumnos, me refiero a las escuela concertadas…, o ¿es que pagamos a la concertadas (impuestos) para que vayan solo las familias acomodadas?

    Nadie se mete con estas ESCUELAS CONCERTADAS, que solo van alumnos masculinos o femeninos… allí no ves ningun alumno con dificultades ni económicas, ni de otro tipo… al contrario…

    En fin que en este país nunca se ha apostado por una buena educación igual para todos. Siempre se han echo chapuzas culpavilizando a quien más hace (me refiero a los maestros) y a las personas más necesitadas, que lo único que quieren es vivir con dignidad.

    ¡Es una pena! Así nunca avanzaremos. Ya pueden ir cambiando las leyes de educación… ¡nada de nada!

Comments are closed.