americanadas & Primary Colors

Primary Colors (XLVII): votando en Michigan

28 Feb, 2012 - - @egocrata

Dos notas rápidas sobre las primarias republicanas de mañana en Michigan:

1. Romney debe ganar, sí o sí:

La familia de Mitt Romney es de Michigan, un estado del medio oeste que será decisivo en las generales. El bueno de Mitt aún no ha sido capaz de ganar ningunas primarias en la región, el centro de la batalla electoral en todas las elecciones presidenciales. Si Romney no gana mañana, su campaña recibirá una varapalo tremendo; si el tipo no es capaz ni ganar en casa, su vulnerabilidad ante Santorum será más que evidente.

2. Rick Santorum es un candidato horroroso en una generales:

Me podría pasar toda la noche enlazando la cantidad casi infinita de tonterías que este tío ha sido capaz de soltar las últimas semanas, pero no quiero aburrir. Santorum ha protestado que Obama quiere promover la educación superior (“la universidad está llena de ateos” y “quiere adoctrinar a los niños en el elitismo”), ha dicho que sigue “otra teología” (ha aclarado que era el ecologismo) y ha dicho que la separación Iglesia-Estado le parece “vomitiva“, entre otras perlas. En unas generales, estas burradas son una garantía de perder por 20 puntos en un día bueno; en el partido republicano… bueno, digamos que el sector evangélico del partido te entiende perfectamente.

3. Romney no es que sea mucho mejor:

Cuando le preguntaban si le gustaban las carreras de la NASCAR, Romney contestó que “no las sigo como uno de los aficionados más entusiastas, pero tengo amigos que son propietarios de equipos en NASCAR”. Para un candidato intentando combatir la idea que es un pijo millonario sin contacto con la realidad, decir esto días antes de enfrentarse a una de las elecciones más importantes de su vida tiene mérito. Y el tipo lleva varias de este calibre.

4. Los demócratas prefieren a Santorum:

Nada haría más felices a los demócratas que ver a Rick Santorum como candidato a las presidenciales. Obama se lo comería con patatas; es un tipo no precisamente listo, muy, muy religioso y con una tendencia casi patológica a decir tonterías a destiempo. Las bases demócratas están de hecho tan contentos con Santorum que han decidido que van a hacer algo especialmente encantador y desalmado: algunos piden ir a votarle, aprovechando que en Michigan uno puede votar en las primarias del partido que le plazca.

¿Funcionará? No sé. Algunas encuestas recientes, como la última de PPP, señalan que la cosa está muy, muy ajustada y que eso puede bastar a Santorum para ganar en el estado. Algo encantador. Y si suena feo, esto no es precisamente inusual; Rush Limbaugh se pasó las primarias del 2008 pidiendo que los republicanos votaran a Hillary Clinton. Cuando los activistas políticos americanos se ponen bordes son gente muy simpática.

Veremos qué sucede mañana. Si Romney pierde en Michigan, estas primarias pueden alargarse lo suyo.