Hemeroteca Politikon - De lo posible

Nota sobre la limitación de efectivo en transacciones

7 Ene, 2012 - - @jorgegalindo

Conversando con Kantor, que de finanzas sabe mucho más que yo, han salido algunas ideas interesantes sobre la medida anunciada por el Gobierno de limitar las transacciones en efectivo. Allá van.

La clave, para empezar, es que no se limitan las transacciones en efectivo, sino las transacciones en efectivo que se pueden declarar. Si yo pago mil euros por una obra y no lo declaro, puedo seguir utilizando el dinero que tengo bajo una baldosa. La prohibición es algo mas limitado: dice que nadie puede presentar una factura mil euros sin que corresponda a una transacción bancaria. Con esta medida el dinero negro es más difícil de blanquear, lo que significa que si uno pretende blanquearlo, la prohibición se lo impide, y en general quien quiere utilizar el dinero para adquirir propiedades y quien no se siente seguro guardando efectivo, va a tender a rechazarlo más que antes. Así que el efecto, en principio, sería justo el contrario del que tantos, entre ellos Jesús Encinar, esperan.

Ahora bien, esto es un análisis superficial. Al mismo tiempo hemos de considerar que solo el sector ilegal (drogas, reventa de bienes robados, etc) mueve
como el 5% del efectivo nacional. Ese sector no va a desaparecer, porque es un sector que sirve a una demanda real y nada elástica, no habiendo (como es lógico) soluciones monetarias a la delincuencia. ¿Qué hará el sector “negro”? Empezando por el ilegal, hará dos cosas: perfeccionar sus medios de blanqueo, y recurrir a depósitos de valor diferentes del efectivo, que ganarán aceptabilidad y uso monetario.

La opinión de Kantor es que en lugares como Italia y España, que se encuentran en medio de una recesión y que tienen impuestos altos para el nivel de renta de estos países, con esta prohibición se crean las condiciones para poner en un contacto más íntimo al sector informal legal con el sector ilegal.

Mi opinión es que esto bien puede ser cierto. Al final hemos de comparar si el efecto conjunto de la parte negativa (la que hemos definido arriba) y la positiva (blanquear es más difícil) deja a la economía peor de lo que estaba. Dicho de otra forma, ¿qué efecto será mayor? ¿la parte del informal que se formalizará, o la que ahondará en la ilegalidad? Desde luego, una situación de baja demanda y altos impuestos sobre la renta no ayudan a que el efecto positivo domine. Aunque en última instancia el factor determinante es el control sobre el posible fraude. Si hay suficiente control, es decir, si el miembro de la economía informal siente que puede ser fácilmente pillado, será cuando se venga al lado formal.

Nota: que nadie entienda que me parece mal que los impuestos tengan el nivel que tienen. Creo que aunque ejerza una posible presión favorable a la evasión fiscal, los efectos positivos son superiores (si el dinero se gestiona como toca, pero ese es otro cantar).