Sin categoría

Igualdad de género y costes de despido

16 nov, 2011 - - @

La industrialización reduce la ventaja de productividad del trabajador masculino, pero el estado de Bienestar moderno perjudica a la mujer con una desventaja inesperada. Entre las economías industrializadas, los Estados de Bienestar más intervencionistas protegen a los trabajadores del despido fácil. Los empresarios invierten en la formación de sus trabajadores específica para la empresa (firm specific skills) y naturalmente desean maximizar el rendimiento de esta inversión. Quieren evitar invertir en gente que luego se irá de la empresa, llevándose el capital humano acumulado con ellos. Pero las mujeres se quedan fuera de este juego porque los empresarios saben que es más probable que desaceleren o interrumpan sus carreras para cuidar de sus hijos o de su casa. Esta condición reduce la probabilidad de que se hagan inversiones a largo plazo en la formación femenina y por tanto, las empresas en economías con empleo muy protegido tienden a evitar contratar y ascender a
las mujeres. (…)

En cambio, las economías de mercado con gobiernos menos intervencionistas son, paradójicamente, más propicias al empleo femenino. Cuando los mercados de trabajo están relativamente desprotegidos, la antigüedad de un trabajador en una empresa determinada se puede esperar que sea correspondientemente más corta. En esta situación, los trabajadores invierten en formación general (general skills) que sean transferibles entre empresas y la estructura de producción de los empresarios se desarrolla alrededor de una mano de obra fungible. (…) En economías dónde los hombres están tan inseguros en sus trabajados como las mujeres, las reglas del juego en el mundo laboral son más o menos “gender neutral” y eso afecta a la repartición del trabajo doméstico.

Women, work and politics, pg 6 de Torben Iversen y Frances Rosenbluth

El libro lo empecé ayer y tiene una pinta estupenda. Según cuentan en el prólogo, se trata de explicar la emergencia de normas sociales y de “roles” de género en función de la ventaja comparativa del hombre y la mujer en el mercado laboral. Parten de la observación de que la repartición del trabajo doméstico es más igualitaria cuando la mujer tiene mejores oportunidades en el mercado de trabajo. Cuando la mujer no tiene buenas oportunidades en el mercado de trabajo, los padres (la sociedad) tiende a valorar el ser buena esposa y priorizar evolutivamente la estabilidad del matrimonio porque, en efecto, es la estrategia ganadora para la mujer. Esto hace que sea posible modelizar esto como un “contrato” doméstico que depende de las “outside options” de la mujer.

Si encuentro tiempo, haré una reseña o un post cuando lo termine.

Actualización: Aunque lo suyo es que os leáis el libro, podéis echarle un vistazo a este paper que resume el argumento.

Un comentario

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Igualdad de género y costes de despido politikon.es/materiasgrises/2011/11/16/igualdad-de-genero…  por Sigerico_Redivivo hace […]

Comments are closed.