Estaba en una posición insostenible. Tres millones de votos en agregado menos, con los tres estados restantes o muy justos o casi perdidos (Ohio parece insalvable, y es crucial), y sin ninguna opción que el público entienda si se envían los abogados.

Cuatro años más del tarado este, con el congreso y el senado sólidamente republicanos, y sin que tenga que irse con chiquitas ya que no se presentanta a la reelección. Miedo.